Líderes en el arte de la cerveza, este semestre incorporarán dos nuevas propuestas para capturar los corazones y el paladar de los bebedores de cerveza. 

La marca utiliza tecnología de punta, incluyendo una aplicación para rastrear el producto desde la fábrica hasta el punto de venta.

Goose Island, reconocida cervecería originaria de Chicago, ofrece esta primavera todo el sabor de sus variedades de cerveza, con su historia y legado, cuyo modelo de producción ha permanecido casi inalterado desde su origen.

A menos de un año desde su llegada, cuenta con cuatro variedades distintas. En febrero aterrizó con tres versiones de su enorme portafolio, la famosa Goose IPA, ganadora en 6 ocasiones en la Great American Beer Festival en Estados Unidos, Honkers, cerveza inspirada en zonas campestres de Inglaterra y 312 Urban Wheat que se caracteriza por ser la más ligera y elaborada en base a trigo. Luego, en julio, se incorporó Sofie, una Farmhouse Ale añejada en barriles de vino y reconocida por ser la cerveza con notas cítricas ideal para el brunch y para beberla como Sofiemosa, cerveza combinada con jugo de naranja.

Su larga trayectoria en innovación y su pasión por crear productos diferenciados, permite a Goose Island ofrecer distintas alternativas para los fanáticos y también para quienes están descubriendo el mundo de las craft beer. Bajo este contexto, este segundo semestre llegan dos nuevas versiones: La Fest Bier, variedad elaborada especialmente para Oktoberfest, la fiesta de la cerveza y la Bourbon County Stout, vendida única y exclusivamente para el Black Friday de cada año (Noviembre).

La preocupación por mantener un producto fresco y artesanal los llevó a crear containers especiales que pueden ser manejados por una aplicación digital. Estos permiten mantener la cadena de frío a 2°C desde que el producto es elaborado, transportado a Chile y finalmente guardado en bodega, proceso que toma alrededor de un mes.

Para tener un mayor control de estos barriles y de los puntos de venta, cuentan con tecnología de punta que permite trackear los barriles mediante sus códigos de barra a través de una aplicación. De esta forma, es posible saber dónde están físicamente y a qué temperatura se encuentran simplemente haciendo un escáner a través de la plataforma.