Para disfrutar la casa, cocinar en familia, y de paso incorporar alimentos que siempre son grandes aliados para la salud, esta es una selección de alimentos que no deben faltar en tu despensa. 

Hay alimentos cuyos beneficios nutricionales nos hacen sentir sanos y fuertes durante todo el año. Sin perder de vista que una de las claves para estar saludables es mantener una alimentación variada y equilibrada, hay algunos alimentos que tienen propiedades especialmente importantes; por ejemplo, dentro de las frutas y verduras, destacan el brócoli, que aporta vitamina C, A y ácido fólico, o las espinacas, que son fuente de fibra, vitamina A, C, E, fibra y ácido fólico. “Otro grupo son los lácteos, que nos aportan proteínas y vitamina D, como la leche, el yogurt, y también los cereales fortificados con vitaminas y minerales”, señala la nutricionista de Nestlé, Gabriela Torres.

De las verduras de temporada, ¿cuáles son las más indicadas por su valor nutricional?

Lo primero es siempre recordar que la recomendación es consumir una gran variedad de verduras y frutas de estación, de diferentes colores, por su aporte de agua, fibra, vitaminas y otros elementos positivos para nuestro cuerpo, como los antioxidantes. Entre las más recomendadas, según su beneficio, están las altas en vitamina C (pimentón rojo y verde, acelga, achicoria, betarraga, coliflor, espárragos, repollitos de Bruselas y repollo), fuente de betacaroteno (verduras de color amarillo y anaranjado) y las que contienen alicina, compuesto que se ha asociado a una mejor respuesta frente a las infecciones, como el ajo, la cebolla y los cebollines.

Si nos aburrimos de consumir verduras en ensaladas, ¿cuál es la mejor forma de incluirlas en nuestra alimentación diaria?

Hay muchas opciones más allá de las ensaladas. Entre las más sabrosas y que gustan a grandes y chicos están las verduras salteadas, grilladas o al horno; también los budines y tortillas, que además tienen el aporte nutricional de los huevos, y creo que siempre, en invierno y verano, son bien recibidas las sopas y cremas de verduras. No necesariamente deben ser el ingrediente principal; otra buena opción es aumentar la cantidad de verduras que incluímos en preparaciones tradicionales como cazuela, carbonada o charquicán.

El chocolate, ¿podemos incluirlo sin sentirnos tremendamente culposos?

Más que “golosear” sin culpa, debemos recordar que una alimentación saludable nos permite incluir diversos tipos de alimentos, siempre que cuidemos las porciones y la frecuencia de consumo. Para todo alimento hay una porción recomendada. En el caso de los chocolates, por ejemplo, del clásico Sahne Nuss de 250g se recomienda consumir una porción de 2 cuadraditos, que aportan menos del 10% de las calorías que requiere un adulto promedio. La recomendación es siempre revisar la etiqueta de tus productos favoritos, para así incluirlos de forma adecuada y armónica con el resto de tu alimentación.