Prepara a tus seres queridos una comida saludable para su corazón en este Día de los Enamorados, y muéstrales que tienes un corazón de oro.

El Día de San Valentín, de los Enamorados o simplemente, del Amor, involucra corazones, dulces y flores, pero aquí hay otra manera de cómo demostrar el afecto. Puedes preparar una comida deliciosa con alimentos saludables para el corazón; algo que tú y tus seres queridos realmente puedan “comer con el corazón contento”. Susan Bowerman, Directora Senior de Educación y Capacitación en Nutrición Mundial de Herbalife Nutrition, nos comparte un menú directo al corazón:

Aperitivo

Quizá te gustaría comenzar con un brindis para una buena salud. Puedes usar champaña, la cual, así como el vino, contiene los antioxidantes naturales de las uvas, o puedes preparar una bebida sin alcohol, añadiéndole un toque de jugo de fruta 100% natural a un vaso con agua mineral. Los jugos rojos o morados, como de uva o granada, son ricos en polifenoles, los cuales son compuestos naturales en la fruta que ayudan a aumentar el flujo sanguíneo para apoyar la presión arterial saludable.

Entrada

Como primer plato, sirve una ensalada colorida. Las zanahorias anaranjadas, los tomates rojos, y la espinaca verde oscura, tienen esos colores gracias a los grupos de pigmentos antioxidantes buenos para el corazón, conocidos como carotenoides. Para un mayor beneficio, agrega un poco de palta y rocíala con un poco de aceite de oliva, ya que los carotenoides son solubles en grasa, cuando añades grasas saludables para el corazón en pequeñas cantidades en tu ensalada, ayuda al cuerpo para absorber estos compuestos beneficiosos provenientes de los vegetales. Agregar porotos cocidos también es una buena idea saludable para el corazón, ya que su fibra soluble en agua puede ayudarte a mantener los niveles de colesterol bajo control.

Plato Principal

Puedes cocinar pescado al horno o a la parrilla. El pescado, por lo general, es bajo en grasa total y grasa saturada, y también es una de las mejores fuentes de ácidos grasos omega-3 que son saludables para el corazón y pueden ayudarte a controlar los niveles de ciertas grasas en la sangre, como los triglicéridos y el colesterol.

Luego, disfruta de algunas semillas, como las almendras, nueces y pistachos, los cuales son ricos en unos compuestos llamados fitosteroles que pueden ayudarte a mantener el colesterol bajo control. Trata de rostizarlos un poco en el horno o en una sartén sin aceite para resaltar sus sabores naturales, y luego puedes rociarlos sobre algunos vegetales cocinados al vapor, como una deliciosa guarnición, o agrégaselos a tu ensalada.

Postre

Finalmente, no hay Día de San Valentín que no tenga un poco de chocolate. Los compuestos naturales del cacao, llamados flavonoides, actúan como antioxidantes y entre más oscuro es el chocolate, más son los flavonoides que obtienes. Para un postre doblemente saludable, vierte un poco de chocolate semi amargo derretido sobre algunos berries. Los pigmentos rojo-púrpura naturales que tienen las frutillas, frambuesas o arándanos también actúan como antioxidantes. ¡Así que a comer un poco de chocolate alto en cacao para culminar la cena!