Alguna vez te has puesto a pensar respecto de lo siguiente: cuando extrañas a tu pareja, a tus hijos a quien tu creas que ames, ¿le extrañas porque le amas o solamente estas experimentando la profunda necesidad de tenerle contigo, y por lo tanto estas develando tu profundo miedo a perderle?

Los seres humanos habitamos en el miedo, y específicamente en el miedo a la pérdida. Miedo a perder el afecto de quienes nos acompañan en nuestra vida, miedo a perder estabilidad económica, miedo a perder nuestro trabajo , miedo a perder status, pero en el fondo, se traduce en un profundo miedo a perder el afecto y el reconocimiento que todo lo anterior nos entrega.

Esto nos ocurre a todos pues todos venimos de historias de carencias afectivas. Si te niegas a reconocerlo quizás sea por el miedo a darte cuenta de que eres carente. 

Nuestras historias de carencias afectivas se remontan a nuestra más tierna infancia; aquella etapa de la cual no tenemos prácticamente recuerdos conscientes pero si están nuestros registros emocionales de soledad, abandono, sometimiento, etc. 

Con esas carencias devenimos padres. Así es y por lo tanto repetimos el ciclo de desamor con nuestros propios hijos pues ¿Cómo entregar a plenitud aquello de lo cual somos carentes? 

De esta forma construimos nuestras relaciones de pareja, nos relacionamos con nuestros hijos y después nos devastamos cuando incontrolables se revelan en aquello que llamamos “la edad difícil”. Nos volvemos frágiles y vulnerables frente a aquellos que nos entregan migajas de afecto, a quienes nos reconocen y nos dicen que somos buenos y con estos patrones inconscientes nos emparejamos. 

Establecemos contratos transaccionales no escritos en donde te entrego afecto en tanto tu hagas lo mismo. Nos acostumbramos a recibir esos afectos de quienes pensamos que amamos y generamos apego y sufrimiento que literalmente nos atan a relaciones no pocas veces turbulentas, relaciones basadas en la búsqueda del otro, en el miedo a perderle, en el egoísmo y por lo tanto en los celos y en las inseguridades; levantamos expectativas con respecto al otro y al darnos cuenta que no se cumplen nos provocan sufrimiento. Nuestras relaciones están enfermas y se basan en el miedo.

El amor verdadero no espera nada. No teme a la perdida ni tiene expectativas.

Solo ocurre con el otro a propósito del otro y no se contamina con las inseguridades ni con los celos. Es amor verdadero. El mismo que podemos entregar a nuestros hijos para que se completen afectivamente y no salgan al mundo inseguros como sus padres.

La mejor escuela para padres, ocurre cuando somos niños.

Si somos colmados del amor verdadero en nuestra historia, estaremos preparados para amar sin expectativa y sin condiciones, alejados de la violencia y del temor, solo amando.

Los seres humanos en mi opinión, hemos llegado a este mundo instalando una creencia equivocada; creemos que hemos venido a este mundo a cambiarlo y en realidad, hemos venido a amarlo y ser felices.

Profundiza sobre este tema en el siguiente video:

https://youtu.be/9MsvC2W72PA

Además, puedes explorar este tema y otros más en el nuevo MASTERY 2015, los días 19, 20 y 21 de noviembre. Toda la información la puedes encontrar en www.personasextraordinarias.com

Óscar Cáceres

Coach y Speaker Internacional

Creador de Extraordinary People Model

www.oscarcaceres.com

 

Twitter @ocaceresp