La Silla CLAK es apta para bebés entre 6 meses y 18 kilos, se adapta a la gran mayoría de mesas de comedor. Además cuenta con un sistema plegable y, para tú comodidad, no requiere herramientas para armado y desarmado.

Muchos papás que tienen bebés se sienten complicados al momento de salir. Ya que deberán darles comida a sus niños, pero no tienen como sentarlos. Especialmente en viajes y vacaciones.

Pensando en ello, una pareja de emprendedores creó la Silla CLAK, una innovadora silla de bebé que se adapta a la mesa de comedor, permitiendo al niño integrarse al corazón de la familia. Ya sea para comer, jugar o simplemente compartir.

Es liviana, cómoda, segura y su diseño plegable permite que se guarde fácil y que la puedas llevar donde quieras. Apta para bebés entre 6 meses y 18 kilos, siendo adaptable a la mayoría de las mesas con cubierta sólida. Además cuenta con un sistema plegable y, para tú comodidad, no requiere herramientas para armado y desarmado. 

La Silla, diseñada y fabricada en Chile, está pensada para que el mismo peso del bebé presione estructuralmente la silla con la mesa en 4 puntos diferentes, logrando quedar muy firme. Además tiene gomas antideslizantes en sus puntos de apoyo.

Roberto Mayerson, dueño de la Tienda Bebé Urbano -www.bebeurbano.cl- sostiene: “CLAK es plegable, fácil de limpiar y muy segura, su diseño es perfecto, se adapta muy bien con los nuevos tiempos. Además nos encanta poder apoyar emprendimientos Chilenos”.

La Silla CLAK se encuentra disponible de manera exclusiva en la Tienda Bebé Urbano, con despacho a todo el país a un precio de $69.990.-

Esta y más alternativas las encuentras en la Tienda Bebé Urbano, con ya 4 años de trayectoria ofreciendo la mejor experiencia de compra del mercado infantil, se ha convertido en un referente del rubro, al reunir -en un sólo lugar- productos atractivos y novedosos para tus hijos.

Más información en Gerónimo de Alderete 1546, Vitacura.

www.bebeurbano.cl

www.facebook.com/bebeurbanocl

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Fono: 2 219 5014

 

Ya está terminando junio y tanto los escolares como los universitarios se preparan para rendir sus últimos exámenes. Las horas de sueño y la alimentación se convierten en ítems relevantes,  considerando también los nuevos etiquetados. La Dra. Ana Claudia Villaroel, nutrióloga de Clínica Santa María, entrega algunos consejos sobre alimentación.

No es novedad la directa relación –y los beneficios– que tiene llevar una alimentación sana y el buen rendimiento académico, “y es que una buena alimentación permite que el cerebro cuente con los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento de la memoria, el pensamiento lógico, el pensamiento abstracto, entre otros”, señala la Dra. Villaroel.

Es por eso que llevar una dieta equilibrada no se refiere al hecho de restringirse con los alimentos, sino en saber elegir la calidad y cantidad de lo que se ingiere. Además, hay que tener presente las etiquetas de los alimentos, y saber distinguir cuáles se recomiendan consumir y cuáles sería mejor dejar fuera o consumir con menor frecuencia.

Por ejemplo, la especialista destaca que, “los alimentos refinados y procesados en cantidades excesivas, producen daño a largo plazo de todo tipo, incluyendo el daño neurológico”. Por ello, si lo que se quiere es mejorar el rendimiento académico, no es recomendable abusar de este tipo de comidas.  

En relación a lo anterior, el azúcar y la grasa atravesarían la barrera cerebral e interferirían a la hora de aprender. De hecho, una recopilación de evidencia realizada por Investigadores del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Chile, INTA, llamada “El Impacto de la Nutrición y la Actividad Física y la Función Cognitiva y el Rendimiento Académico”, muestra cómo la ingesta excesiva de carbohidratos refinados se ha relacionado con un peor rendimiento académico,  en todos los grupos de edad.

Y es que son varios los componentes de la dieta que tienen impacto a nivel cerebral durante este periodo de exámenes. Por ello, la Dra. Ana Claudia Villaroel, nutrióloga de Clínica Santa María, nos entrega estos cinco consejos:

  1. Es importante incluir los siguientes alimentos en la dieta diaria: frutas, verduras, legumbres, avena, frutos secos, alimentos ricos en proteínas como huevos y carnes de todo tipo, con mención especial del pescado por su aporte de omega 3.
  2. Evitar saltarse las comidas importantes del día, es decir, al menos tener considerada cuatro comidas.
  3. Beber tres litros de agua al día, dándole prioridad a este tipo de líquidos antes que a bebidas azucaradas.
  4. Evitar los snacks comerciales, en cambio preferir colaciones realizadas por uno mismo, más cuando muchos de los alimentos procesados pierden sus propiedades nutricionales positivas.
  5. El cacao está dentro de las sustancias que aportan fósforo y zinc. Así que una buena golosina para consumir con moderación es el chocolate con más de 70% de cacao.

 

En consideración a las altas cifras de obesidad infantil, desorden alimenticio y las restricciones de la Ley de Etiquetado de Alimentos y su Publicidad, nace “Good4Kids!”, un servicio de colaciones escolares saludables a domicilio que busca ofrecer una propuesta balanceada y variada de snacks sin sello negro, tanto sólidos como líquidos y semi-líquidos, de marcas conocidas como también de pymes en expansión que han decidido poner su foco en alimentos saludables.

Tras este emprendimiento, se encuentran dos mujeres preocupadas por la alimentación saludable, quienes se plantearon como objetivo hacerse cargo de un momento de consumo sumamente relevante para los niños como lo es el recreo o break, instancia en la cual se da un ítem clave en la alimentación de niños preescolares y escolares como son las colaciones o snacks, responsables de darles la energía que necesitan entre comidas.

Es así como a través de su marca Good4Kids! entregan un servicio que comienza eligiendo las mejores alternativas para que los niños se alimenten en el break o recreo. Posteriormente, arman packs semanales y mensuales, para luego despacharlos al domicilio de sus clientes. El pack para la semana tiene un costo de $6.000 y trae 10 productos (5 snacks sólidos y 5 snacks líquidos-semi líquidos).En el caso del pack para el mes, tiene un valor de $21.000 y consiste en 20 snacks sólidos y 20 snacks líquidos-semi líquidos.

La oferta considera fruta deshidratada, galletas sin azúcar, barras de cereal, puré de fruta, leches saborizadas, jugos de fruta, entre otros productos. Todo sin sellos y nutricionalmente equilibrados. La idea es que los papás se olviden del ítem colaciones y lo dejen en manos de Good4Kids!, asegurando que los niños coman rico y saludable en sus momentos de esparcimiento.

Para pedidos: +56999996155

Facebook e Instagram: @good4kidschile

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Las caídas en niños pequeños son más frecuentes de lo que creemos, sin embargo, diferentes factores harán la diferencia entre tener cuidados simples o consultar con un médico de inmediato.   

Si bien la premisa es no dejar a los bebés ni a los niños pequeños sin el cuidado de un adulto, lo cierto es que los accidentes ocurren y debemos aprender a distinguir qué síntomas son peligrosos y cuánto de creencias infundadas hay cuando un pequeño se golpea la cabeza.

Las caídas de cabeza son unas de las más frecuentes en menores de 3 años; ya sea desde la cama, mudador, coche o al tropezar o trepar algún mueble. Se producen porque aún no tienen desarrollados sus reflejos, porque van adquiriendo nuevas capacidades para moverse o debido a que tienen poca conciencia del peligro.

El pediatra Mauricio Jarufe, señala que la gravedad de los golpes en la cabeza está determinada por la posibilidad de que haya hemorragias dentro del cráneo. “Si bien hay otras complicaciones posibles, esta es sin duda la más frecuente y la que puede producir problemas graves y urgentes de resolver”, explica el médico. Un factor a tomar en cuenta, agrega, es la altura de la caída, aunque hay otros elementos que inciden, como el tipo de superficie o la forma de la zona contra la que se ha golpeado el menor.

Existen ciertos síntomas que se pueden considerar peligrosos, sin embargo no siempre conllevan una complicación mayor. Estos son: la pérdida de conciencia, vómitos repetidos, dolor persistente o progresivo, irritabilidad o llanto inconsolable en el caso de los niños que no hablan, cambios de conducta, alteraciones en la capacidad de movilizar todo o parte del cuerpo y/o movimientos anormales, entre otros.

El médico comenta que existen algunas creencias que se deberían desmitificar,  entre ellas que no se puede mover o no levantar al niño, “lo que sólo es aplicable cuando se ha producido un golpe de alta energía, en los que se sospecha de daño cervical, lo que es muy poco frecuente en los accidentes domésticos”. Otro mito es que el menor no se debe dormir, que no es lo mismo a que tenga un grado de inconciencia.  “En el caso de las guaguas luego del estrés que provocó la caída es normal que entren en somnolencia, por lo tanto la recomendación es vigilar frecuentemente que sea un sueño normal, estimulandolos cada una hora, por ejemplo, para asegurarse de que tienden a despertar normalmente”, indica el doctor Jarufe.

Es común que sobre todo los padres primerizos corran a un servicio de urgencia luego de una caída de cabeza, aún sin que el menor haya presentado alguno de los síntomas que se consideran de cuidado. Sin embargo, el pediatra señala que no tendría sentido si el golpe es de baja energía, como los que habitualmente se producen dentro del hogar, y que en el bajo porcentaje que tienen complicaciones importantes, los síntomas pueden aparecer incluso después de varias horas o incluso días. Claro está que se refiere a caídas leves y no de grandes alturas, ni golpes realmente fuertes o accidentes de tránsito, por nombrar algunas.

¿Cómo debemos revisar a los niños luego de una caída de cabeza?

El doctor Jarufe indica que lo primero que debemos revisar es si hay sangre, heridas o inflamaciones en la zona donde se produjo el golpe, para luego continuar con la revisión del resto del cuerpo, fijándose si el niño presenta dolor en alguna parte o si ha perdido su capacidad de moverse normalmente. Asimismo, enfatiza que los síntomas muy rara vez aparecen inmediatamente luego del golpe y que pueden manifestarse incluso días después del accidente, “por lo tanto la recomendación sería mantener la alerta por los siguientes 4 días después de un golpe sospechoso, aun cuando en casos de complicación estas suelen presentarse hacia las primeras 24 horas”, señala el médico.

Finalmente, el doctor Jarufe aconseja que posterior al golpe se debe mantener siempre vigilado al menor, de forma de permitir que realicen sus actividades normalmente, y observando especialmente la aparición de algún síntoma que pueda complicar su salud.  

 

Durante el embarazo, uno de los hitos más entretenidos y festivos; y que cada vez cobra más importancia es el Baby Shower. Aquella fiesta organizada por la familia y/o las amigas, para celebrar la muy pronta llegada de un nuevo integrante a tu familia.

Ahora bien, que por tratarse de una fiesta, temática, que dura varias horas, el organizarla puede significar un gran estrés… Y, precisamente para eso, queremos ofrecer una guía, para simplificar el trabajo, y colaborar para que todos se diviertan como nunca, y tanto la madre como su bebé, aún en el vientre, se sientan felices y agasajados.

Quien lo organice, lo primero que debes tener claro es el presupuesto con el que cuenta, y luego dónde va a ser la celebración. Dos punto fundamentales, ya que sabiendo el “dónde” se ve cómo a decorar y el cotillón necesario. Así, en la lista debe estar considerada la comida, los juegos, el ítem decoración y los recuerdos.

De todos modos, confía en nosotros, ¡no se necesita mucho dinero para hacer un baby shower inolvidable!

Luego, hay que elaborar la lista de invitados. Si la fiesta es para tu amiga, debes preguntarle si desea un baby shower mixto o sólo de mujeres. Además, a tener en cuenta que muchas de estas celebraciones, incluyen a los niños y bebés de las invitadas. Una vez que lo decidan, haz llegar la invitación, ojalá con un mes de anticipación.

La decoración del baby shower es un factor determinante. La mayoría se define según el sexo del bebé que viene en camino. Hoy, la mayoría de las tiendas de decoración tiene una sección dedicada a estas fiestas, y tiene cosas preciosas. En Santiago, en barrio Meiggs, existen tiendas especializadas que tienen  de todo, pensando específicamente en un baby showers.

Otras tiendas online, para los que tienen tiempo de ir a comprar:

www.abejareina.cl

http://www.decoracionbabyshower.cl

Si el presupuesto no permite el gasto, consigue ropa para colgar por todos lados, eso siempre se ve muy bonito.

Los juegos y actividades

Son muchos los juegos populares para baby showers. Uno de los más conocidos es medirle la panza a la embarazada. Cada participante corta un trozo de lana del tamaño que piensa que tiene la barriga de la embaraza y quien tenga el tamaño más cercano a la realidad, gana.

Otro entretenido juego es el del vestir al bebé. ¿Cómo? Se preparan muñecos y ropa de bebé y los invitados deben vestirlos con los ojos vendados lo más rápido posible. También está la carrera de mamaderas: los invitados deben tomarse una mamadera llena de jugo, bebida o agua, en el menor tiempo posible.

No olvidar

Algunas de las cosas importantes que debes tener en mente si vas a un baby shower:

  • Si estás invitada a un baby shower no olvides llevar un regalo para la futura mamá y su bebé. Algunas prendas que siempre son bienvenidas para el recién nacido son bodys, baberos, enteritos, calcetines y pantys. Pillin tiene toda una línea pensada para ellos, con telas especiales extra hipoalergénica, para cuidar su delicada piel y que estén cómodos en su primer tiempo.
  • Si estás organizando el baby shower, puedes tener recuerdos para los invitados. Pequeñas tarjetas o detalles agradeciendo su asistencia.
  • Muchas veces los papás también quieren participar de esta celebración. Si es así, debes organizar algunas actividades que lo incluyan, de seguro participará feliz y hará más simpático el baby shower o baby sour.

 

 

 

Mientras un grupo de legisladores presentaron un proyecto de ley que busca regular el uso de celulares en las salas de clases, expertos en el rubro opinan sobre los pros y contras.

Según estadísticas de la Subsecretaría de Telecomunicaciones, en septiembre de 2017 existían más de 22 millones de teléfonos móviles, cifra mayor a la cantidad de habitantes del país. Pero, ¿qué tan provechoso es usar tecnología en la sala de clases? ¿Cómo aprenden los niños y adolescentes en un ambiente digital? ¿Están preparados los profesores de Chile para que las incorporen de forma efectiva en la enseñanza? Es un debate que muchos padres y maestros tienen de forma regular.

Hace semanas grupo de parlamentarios chilenos impulsa una ley que busca restringir el uso de teléfonos celulares en la sala de clases de Educación Básica y Media, aludiendo a constantes quejas de profesores por un supuesto uso indiscriminado de estos aparatos. Esta medida pareciera seguir el cuestionado camino de Francia que prohibió definitivamente el uso del celular en todo el colegio. Medida que para muchos resulta radical y un claro retroceso.

Las nuevas generaciones son nativos digitales, por lo tanto el celular es un instrumento que ellos usan en su vida cotidiana. Importantes estudios han comprobado que la tecnología puede mejorar la enseñanza al interior de los colegios, así como estimular las ganas de aprender de los estudiantes.

Para Eugenio Severin, Director Ejecutivo de Tu clase, Tu país, los celulares son parte natural del paisaje y la actividad de los ciudadanos del siglo XXI por lo que no tiene sentido prohibirlos en las salas. “Hay momentos de la clase en que pueden ser un tremendo aporte y otros en que no, en que la experiencia privilegia el trabajo en grupo o la lectura o la atención de una exposición. Ni siempre, ni nunca. Depende del diseño que propone el docente”, opina.

¿Cómo usarlos de manera provechosa?

Usando aplicaciones educativas de aprendizaje que pueden ayudarlos a completar y mantenerse al tanto de su trabajo de clase. Así mismo, el uso de las redes sociales puede mantener a los estudiantes interesados ​​en la clase y alentarlos a participar en la discusión. Algunos profesores en Europa crean hashtags de Twitter o tableros de mensajes que los estudiantes usan durante las discusiones de la clase para compartir ideas.

“Ya son más de tres años viendo los grandes beneficios que significa incluir el uso responsable del celular en la educación, principalmente por la amplia gama de oportunidades que presenta en la formación de los estudiantes”, afirma Carmen Gloria Castro, creadora de Pixtoome (www.pixtoome.com), aplicación móvil que funciona como red de comunicación entre profesores, apoderados y alumnos, y que ha tenido excelente acogida en distintas escuelas del país.

"Los teléfonos pueden incluir videos, noticias, grupos de discusión en línea, entre otros. Permitir que los estudiantes accedan a estos recursos en clase puede fomenta la participación y las discusiones en las aulas", comenta Castro.

Temas a considerar

Además de las posibles distracciones e interrupciones, los teléfonos pueden ser utilizados por los estudiantes para acceder a la información, haciendo trampa mientras rinden un examen. Incluso si un estudiante no es atrapado, esto puede llevarlo a tener una comprensión pobre del material en el futuro, y es injusto para los estudiantes que estudiaron duro para hacerlo bien.

Así mismo, si bien los teléfonos celulares pueden ayudar a fomentar la participación al ofrecer diferentes canales de interacción, esto también puede conducir la desconexión de actividades cara a cara. Aprender a trabajar junto con los demás es una parte importante del aprendizaje.

Claramente, existen ventajas y desventajas. Aunque se pueden usar como una herramienta de aprendizaje, esto solo funciona mientras los estudiantes los utilicen de manera efectiva. “La discusión no debiera ser si debe haber celulares en el aula o no, sino cómo ellos representan una oportunidad para enriquecer la experiencia de aprendizaje de los estudiantes. Lo que corresponde es promover su uso responsable y con foco educativo, a partir del diseño que hace el profesor. Me parece especialmente interesante en la educación media”, comenta Severin.

“Nos urge contar con políticas públicas en educación con miras hacia la formación de habilidades digitales en los niños y jóvenes. Políticas que sean redactadas desde la experiencia tecnológica educativa y no desde la queja de la tercera edad”, concluye Carmen Gloria Castro.

 

Ad portas del fin del primer semestre escolar, no son pocos los papás que han padecido las dificultades académicas con sus hijos. Para mucho niños y jóvenes, la carga de tareas y estudio se volvió una pesadilla que se verá reflejada en la libreta de notas. ¿Cómo debemos enfrentar este tema los padres? ¿cómo ayudar a los menores no sólo a mejorar su rendimiento?

Aquí, profesionales expertos en el tema, nos entregan consejos y herramientas sobre cómo orientar a nuestros hijos a afrontar la etapa escolar y las obligaciones que conlleva.

Todos somos diferentes

Al consultar a los especialistas, lo primero que aclaran es que no podemos “medir” a todos los menores con una misma vara a la hora de evaluar el rendimiento académico, todos somos seres únicos, cada niño aprende a su ritmo y velocidad y lo que no es un buen desempeño para uno, puede ser un gran logro para otro.

La psicopedagoga Michelle Levy, especialista del Centro de Salud Adolescente SERJOVEN, explica que, a la hora de educar, siempre debemos tener en cuenta el concepto de diversidad, que se refiere a que todos los niños son diferentes y es fundamental respetar las diferencias individuales.

“El sistema educacional actual nos obliga a medir los aprendizajes en notas, pero el aprender tiene muchas más aristas que pueden ser iguales o más importantes que sacarse un 7.0, las que muchas veces, presionados por el ideal del éxito, tendemos a olvidar o poner en segundo plano”.

La doctora María José Villar, especialista en psiquiatría infanto-juvenil y del adolescente, también de SERJOVEN, coincide con que más allá del resultado final de una nota, lo importante es ver cómo el niño está viviendo el proceso de aprendizaje. “Un niño, aunque no tenga un resultado tan espectacular en términos cuantitativos, es importante valorar su esfuerzo y dedicación en su proceso de aprendizaje, más que la nota final”.

¿Cuándo debemos los papás preocuparnos por las notas?

Según la doctora Villar, hay que encender las alertas cuando hay una baja importante en las notas, por ejemplo, respecto del semestre anterior, y no por la nota en sí misma, sino porque esto es un síntoma de algo y es importante ver qué está pasando. Puede ser desde desmotivación, técnicas de enseñanza hasta problemas individuales o ambientales.

El bajo rendimiento escolar, dice Michelle Levy, puede ir ligado a un disminuido desarrollo de las funciones ejecutivas, (prestar atención adecuada y sostenida, capacidad de planificar o tener flexibilidad mental para tomar decisiones). El otro factor que afecta fuertemente en los aprendizajes son los trastornos ligados a lo socio emocional, que aquejan la auto percepción del alumno, lo que trae consigo, en prácticamente todos los casos, una disminución de la motivación, que tiene como consecuencia el bajo rendimiento escolar.

Una vez detectada el área de la dificultad, es necesario orientar a los padres a seguir el tratamiento idóneo, comenta la psicopedagoga. 

¿Amenaza o recompensa?

Muchos padres caemos en la negociación con nuestros hijos. “Si no te sacas un 5.0, no vas al cumpleaños, en cambio, si te va bien, te compro lo que quieras...”.

“No es sano en la relación padre-hijo condicionar el amor, la disponibilidad o la aceptabilidad de los padres a los hijos a las notas. El vínculo primario de los papas con los hijos tiene que ser estable, seguro, independiente de la nota, entonces, condicionar las conductas, los permisos, los castigos al resultado de una nota, por un lado, es darle mucha importancia y mucho poder a sólo una parte del desarrollo y por otro, no ayuda a crecer ni a fortalecer un vínculo de mayor seguridad y contención con los papas, que es lo más importante”, explica la psiquiatra María José Villar.

Los refuerzos positivos deben ir ligados a la satisfacción de haber obtenido resultados favorables en tareas que requirieron de esfuerzo y dedicación. La sensación de triunfo es la mejor recompensa, afirma Michelle Levy. 

¿Cómo apoyar al alumno?

Ambas profesionales nos entregan algunas recomendaciones para ayudar a nuestros hijos en el proceso de aprendizaje:

  1. Adquirir una metodología de estudio. Existen diferentes maneras de aprender, las más habituales suelen ser: aprendizaje a través de lo visual (resúmenes y mapas conceptuales); aprendizaje kinestésico, que son quienes requieren percibir los contenidos a través del cuerpo y de la experimentación; y finalmente, los alumnos que aprenden auditivamente. Es importante contar con esta información a la hora de ayudarlos a reforzar hábitos, los que deben ser constantes y sostenidos en el tiempo.
  1. Acompañarlos en la organización. Se pueden utilizar agendas o calendarios de semana/ mes a la vista, donde ellos deberán escribir sus obligaciones escolares y planificar lo más apegado a la realidad que les sea posible los tiempos que requerirán para cumplir con cada una de ellas. Acá es importante recalcar que las metas que se fijen sean realistas, evitando así quedar expuestos a frustraciones. Verter las obligaciones en un calendario, y planificar cada una de ellas, disminuye considerablemente la ansiedad relacionada al rendimiento. Esta actividad debe ser realizada en conjunto con el alumno.
  1. El tiempo que le deben dedicar los niños al estudio va a depender de la edad. Entre los 3 y 6 años, va a primar la flexibilidad por sobre la estructura, queremos transmitir que estudiar puede ser entretenido. Luego, desde los 7 años, el tiempo de estudio no debiera exceder los 20 minutos por sesión. Una vez vayan creciendo, progresivamente se puede llegar a los 40 minutos, luego de los que se requerirá de manera obligatoria al menos 10 minutos de descanso, el que debe ser sin uso de pantallas y ojalá al aire libre, aconseja Michelle Levy.
  1. Otra metodología que funciona muy bien, según la psicopedagoga, es utilizar las tecnologías al servicio de los aprendizajes. Cuando el uso de pantallas es guiado, puede ser de gran utilidad, abriendo un mundo ilimitado de información. La supervisión debe ser también una guía, enseñándoles a navegar por la web y a discriminar la información verídica, útil y de fuentes confiables.
  1. Monitoreo y apoyo: Es importante que los papás acompañen a los niños en el proceso de aprendizaje. Algunos van a requerir más ayuda y otros serán más autónomos, pero dejarlos solos en su proceso de aprendizaje es entregarles mucha responsabilidad, pues muchas veces -por el mismo desarrollo- no van a ser capaces, explica la doctora Villar.
  1. Ambiente adecuado y refuerzos positivos. Para poder apoyarlos en la casa y motivarlos, es importante poner ciertas normas, reglas y apoyar y supervisar que estudien. Hay que facilitar que tengan un ambiente adecuado, que no estudien con el celular al lado, con TV ni con música. Pero también debemos hacer refuerzos positivos más que castigos y premios. Por ejemplo, “estudiamos y después vemos la teleserie que nos gusta”.
  1. Respetar tiempos y espacios. Si bien hay que dedicar tiempo al estudio, se debe respetar que no sea el único momento que compartimos con nuestros hijos porque puede tener un impacto negativo en la relación padre-hijo. Entonces, si bien es importante que puedan apoyar y compartir en el proceso de aprendizaje no es sano que sea la única actividad que compartamos con ellos.
  1. No siempre los papás son el mejor profesor. A veces los padres no saben cómo enseñar una materia a los hijos, o los chicos no aceptan muy bien la ayuda del papá o la mamá y esta dinámica termina deteriorando la relación, entonces en esos casos, es mejor que intervenga un tercero. Puede ser un profesor particular, pero si no están los recursos, se aconseja pedir ayuda en el colegio o a un hermano, una tía o a otro apoderado. “Si por tratar al niño vamos a pelear, se van a generar tensiones que después pueden afectar otras áreas, no vale la pena. El costo es mucho más caro, porque el costo es de la relación y eso es impagable”, asegura la psiquiatra de SERJOVEN.

Finalmente, la doctora María José Villar recalca que si bien el rendimiento académico es un área de mucha preocupación de los padres, este refleja sólo un aspecto del desarrollo de un niño, no todo, por lo tanto se tiene que evaluar en general y no quedarnos sólo en la nota.

“Cada niño es un mundo. Debemos respetar la diversidad, así será más fácil ajustar nuestras expectativas como padres y entregar un apoyo real a las dificultades. Mantener una comunicación fluida y amable en todo momento y no dudar en pedir ayuda cuando la situación se convierta en un problema”, concluye la psicopedagoga Michelle Levy.

 

Todos los beneficios y suavidad que otorga el argán en el cuidado del cabello , Simond´s los tomó y creó una completa línea para el cuidado del pelo de tus hijas.

Se trata de la nueva línea “Brillitos de Argán”, que consta de un exquisito shampoo el que que otorga extra brillo y suavidad a cabellos delicados y sensibles. El  además suave  acondicionador de esta nueva línea,  protege el delicado pelo de tus hijos brindándole suavidad y flexibilidad para peinar y finalmente el útil spray para peinar, compañero ideal para terminar la hora del baño desenredando el pelo sin dificultad y facilitando el peinado diario de las más pequeñas.

Estos productos no contienen parabenos ni colorantes, además están dermatológicamente testeados.

Encuentra estos nuevos productos en farmacias y supermercados a un precio sugerido de $1.990 cada uno.