Además contribuyen a la estabilidad sicológica y dan sentido a la vida de sus dueños.

“Hay estudios que demuestran que las familias dan cuenta de mayor felicidad y diversión después de adoptar una mascota”, así lo señala Evelyn Muñoz, veterinaria de Purina Dog Chow, quien además comenta que numerosa bibliografía señala que las mascotas y en especial, los perros, aumentan la autoestima, combaten la depresión, contribuyen a la estabilidad psicológica, dan sentido y propósito a la vida del dueño y proporcionan entretenimiento.

Así, es fácil entender por qué los perros han ido ganando un rol cada vez más fundamental dentro del núcleo familiar.

Al respecto, Evelyn señala: “Algunas familias adoptan perritos abandonados, mientras otras compran mascotas de raza, pero todas evalúan factores como tamaño, edad, características específicas, carácter, etc., de acuerdo al rol que quieren que cumpla la mascota en la familia, es decir, si buscan un perro guardián, uno que juegue con niños, uno tranquilo que acompañe a un adulto mayor, etc. Y esto es muy lógico, porque todos tenemos un rol dentro de la familia, somos padre, madre, hijo, hermano, etc., y la mascota –como un miembro más- también tiene un rol.”

Como el perro pasa a ser un miembro más de la familia es necesario adaptarse a sus necesidades, a la vez que el animal se adapta también a las costumbres familiares. Así, podemos ver como los distintos tipos de familias escogen sus mascotas de acuerdo a sus preferencias. De hecho, según un estudio de Adimark, los hogares con perro son más orientados hacia el deporte, a relajarse carreteando y a tener hábitos alimenticios más desordenados, mostrando inclinaciones más sociales y festivas. Además, el hogar con perro es más social y outdoor, que el hogar con gato.

Para descubrir cuál es el rol que tiene el perro dentro de cada familia chilena, se puede ingresar a la página www.familiadogchow.cl de Purina Dog Chow donde hay miles de historias.