Las vacaciones pasaron volando y el nuevo año escolar está a la vuelta de la esquina. Sin embargo, con pequeños tips es posible volver a la rutina con un menor impacto y reducir el estrés, tanto en niños como en el caso de los padres.

Retomar horarios, volver a la vida escolar y sus exigencias es difícil para algunos niños y adultos. Esta vuelta a la realidad puede generar ansiedad en los más pequeños y puede verse acentuada por factores como asistir a un establecimiento nuevo o si en el propio llegan nuevos compañeros. También hay que sumar los tiempos y/o problemas de traslados, las nuevas materias y nuevos profesores, a los cuales deberán acostumbrarse.

El psicólogo e hipnoterapeuta José Luis Rojas, explica que el cambio de horario es un factor muy importante, ya que los niños deben volver a acostarse temprano y eso puede generar ansiedad en los padres, que quieren que se duerman a una hora determinada y en los menores, que les cuesta volver a acostumbrarse.

“La entrada a clases produce un estrés en los niños, pero también en los padres, ya que comienzan las ´carreras´ en la mañana por lograr despertarlos, utilizar el baño, desayunar, revisar que todo esté en la mochila, preparar las colaciones y en fin, toda aquella rutina que ya se había olvidado en la época de vacaciones”, señala el hipnoterapeuta.

Para enfrentar este nuevo año escolar, José Luis Rojas entrega algunas recomendaciones que ayudan a disminuir la ansiedad y lograr que este regreso a las aulas sea mucho más tolerable.

Como primera medida, el psicólogo recomienda, “para que a los niños no les cueste levantarse por la mañana, deben acostarse a una hora prudente. Es recomendable que no vean televisión ni utilicen dispositivos electrónicos al menos media hora antes de acostarse”.

Otro punto importante es dejar la ropa y mochila preparada el día anterior. “Así evitarán el estrés que se produce cuando no encuentran algo y están en contra del tiempo”, explica Rojas.

Levantarse temprano puede ser una de las tareas más difícil en este escenario. “Lo ideal es que despierten solos, sin embargo para habituar los horarios pueden utilizar el despertador las dos primeras semanas de clases”, señala el hipnoterapeuta.

Los adultos juegan un rol clave y José Luis Rojas recomienda, “en el caso del primer día de clases, los padres deben hacer que el menor se sienta apoyado y acompañado en este proceso, para evitar la angustia de la separación y el estrés propio de este hito”.

Finalmente, el especialista señala que es muy importante que los padres se muestren interesados por las experiencias de los niños los primeros días. “Háganse el tiempo de conversar con ellos y que les cuenten lo bueno y lo malo de cada día”, sugiere el psicólogo.

De esta forma es posible atenuar e incluso reducir por completo los efectos traumáticos del regreso a clases. Un escenario inevitable, tanto para niños como para padres.

Más información en www.hipnosalud.cl