Agosto es el mes del corazón, momento propicio para recibir recomendaciones sobre cómo cuidarlo y proteger nuestra salud. Bien sabemos que tener este órgano en óptimas condiciones se puede lograr a través de cambios en la dieta, disminuyendo el consumo de grasas saturadas y aumentando, por ejemplo, el consumo omega 3, pero lo que muchos ignoran es que también se puede mejorar la salud de nuestro corazón haciendo ejercicio.

La ex atleta olímpica y Directora de Educación Física de Herbalife, Samantha Clayton, asegura que muchas personas sólo toman en cuenta cómo lucen para juzgar su estado de salud, pero los resultados de llevar una vida activa se ven por dentro. “Los beneficios de tener el corazón en forma y los cambios positivos del interior del cuerpo sobrepasan con creces a los cambios exteriores”.

El ejercicio que es conocido por fortalecer el sistema cardiovascular es el cardiorrespiratorio o cardio, algunos ejemplos son correr, andar en bicicleta y nadar. “Debemos tener en cuenta que el corazón funciona todo el día y que entrenarlo ayuda a bombear y distribuir mejor la sangre. Este tipo de entrenamiento se debería llamar “entrenamiento para fortalecer el corazón”, afirma Clayton.

Beneficios del cardio según Samantha Clayton 

Frecuencia cardiaca en reposo más baja

Durante el ejercicio el corazón tiene que trabajar a una frecuencia más rápida para bombear sangre, como resultado, se hace cada vez más eficiente y necesita trabajar menos para hacer las actividades cotidianas y parecerán más fáciles. Usualmente este cambio se refleja en una frecuencia cardiaca en reposo más baja. 

Pérdida de peso

Hacer ejercicios cardiorrespiratorios aumenta tu nivel de actividad, por lo que el cuerpo quema más combustible. La fuente principal de la gasolina para del organismo para ejercicio cardio prolongado es la grasa almacenada. Si quieres ver resultados en tu apariencia también puedes combinar el aumento del gasto de energía con un consumo reducido de calorías, así verás una pérdida de peso significativa.  

Reducción de estrés

El cardio promueve la producción de endorfinas, el neurotransmisor cerebral que nos hace sentir bien, lo que causa una sensación conocida como “euforia del corredor”, la que en realidad se puede incluso obtener caminando. Además, hacer ejercicios puede sentirse como una meditación en acción y cuando comienzas a enfocarte en tu entrenamiento podrías terminar reduciendo tus niveles de estrés.