El origen del disco The Joshua Tree se remonta a la década de los ochenta en la gira de la banda por los Estados Unidos. La mezcla de su música folk norteamericana e irlandesa logra una armonía perfecta y si a eso le sumamos que Bono aparece como el único letrista del álbum le da un valor agregado al disco.

Durante un viaje realizado por Bono a África se inspiró. “[África] podrá tener un desierto físico, pero nosotros –refiriéndose al mundo occidental– tenemos otro tipo de desiertos”, le dijo el cantante a la revista Rolling Stone en 1987. En aquel momento, Bono mismo definía su vida como un desierto, preguntándose sobre la viabilidad de una carrera larga en la industria musical y el impacto de ésta en su matrimonio.

La relación amor-odio de U2 hacia Estados Unidos se escucha en In God’s Country oBullet The Blue Sky, la huelga de los mineros en Irlanda en el 84 se cuenta en Red Hill Mining Town, y la lucha de las madres de la Plaza de Mayo argentinas queda reflejada en la última pista del disco, Mother Of The Disappears. 

La revista Rolling Stone lo incluye como uno de los álbumes esenciales para entender el guitarreo. Solo en los dos primeros minutos del disco (el tiempo que dura la introducción de Where The Streets Have No Name), The Edge da una lección sobre lo que pueden dar de sí las cuerdas de una guitarra.

La portada de The Joshua Tree es una fotografía de Anton Corbijn en el Desierto de Mojave. Cuando Corbijn le contó a la banda sobre los “Joshua Trees”, nombrados así por una leyenda mormona, U2 decidió nombrar así a su disco por su significado espiritual. “Es un símbolo muy poderoso”, dijo Bono en la misma entrevista para Rolling Stone. El baterista Larry Mullen Jr. agregó que se supone que esa especie de planta son los organismos más antiguos en el desierto. “No pueden cuantificar qué tan viejo es, porque cuando lo corta, no hay círculos para indicar cuántos años tiene. ¡Tal vez sea una buena señal para el disco!”.

“The Joshua Tree”, el disco incluye tres de las canciones más tarareadas: Where The Streets Have No NameI Still Haven’t Found What I’m Looking For o With Or Without You. Esta última, el primer sencillo del disco, es una de las canciones más versionadas del grupo y fue su primer número 1 en Estados Unidos. 

Durante estos 30 años acumula más de 25 millones de ejemplares vendidos,  ha sido número 1 en 22 países, ha generado cinco millones de euros solo en derechos de autor, y fue el primer álbum del grupo en ganar un Grammy como mejor disco del año.