Los pinceles y brochas de maquillaje se sienten muy suaves y esponjosos cuando están nuevos. Con el tiempo, su uso y desgaste puede hacer desaparecer esa sensación. Los de buena calidad hacen que la aplicación del maquillaje se convierta en algo casi mágico y parezca profesional. Si alguna vez has comprado una, sabes lo caras que pueden ser y no durarán mucho si no las cuidas.

Todos los tienen en común que son terreno fértil para las bacterias. ¡Agh! Piensa en los aceites y gérmenes que se acumulan en tu cara y cómo se transmiten a los pinceles y brochas cada vez que entran en contacto con tu piel.

Los pinceles y brochas de maquillaje de alta calidad están diseñados para que duren años, pero sólo si los cuidamos, los limpiamos y los guardamos de manera adecuada. Aquí Herbalife Nutrition nos enseña cómo mantenerlos como nuevos: 

Limpia regularmente tus pinceles y brochas de maquillaje

Si siempre usas maquillaje, entonces límpialos una vez por semana. Si te maquillas con menos frecuencia, entonces, al menos una vez al mes.

Es mejor lavar los pinceles y brochas de maquillaje en la noche antes de ir a la cama, para que tengan oportunidad de secarse antes de que los uses la siguiente vez. Asegúrate de colocarlos horizontalmente para que se sequen. Si los colocas en posición vertical, el agua se filtrará en el casquillo (nombre sofisticado de la parte donde las cerdas se unen al mango). Cuando esto sucede, el agua puede debilitar el pegamento donde las cerdas se unen y el pincel o brocha empezará a perder cerdas. 

Utiliza una barra de jabón

No hay necesidad de que gastes dinero en limpiadores especiales para pinceles y brochas de maquillaje. Puedes lavarlos con un buen jabón blanco sin aroma. También puedes usar algún champú suave que no contenga sulfatos o, inclusive, algún champú para bebés. Mientras más suave, mejor.

Si realmente quieres tener un limpiador especial, entonces asegúrate de leer la etiqueta y no compres los que contienen alcohol. Sólo resecarán las cerdas del pincel o brocha y, a la larga, harán que se quiebren. Pero puedes lograr lo mismo con una simple barra de jabón:

  1. Moja completamente tu pincel o brocha con agua tibia.
  1. Una vez que esté saturado, rota el pincel o brocha sobre una barra de jabón hasta que haga espuma, o bien, aplica champú en una esponja y simplemente rota el pincel o brocha sobre la misma hasta que se forme espuma jabonosa. No te gustará ver todos los colores de maquillaje que salen de los pinceles y brochas.
  1. Es posible que tengas que enjuagarlos y continuar varias veces con la misma técnica de rotación para eliminar todo el maquillaje.
  1. Una vez que pienses que se haya eliminado todo el maquillaje, aceites y mugre, enjuágalo con agua tibia. Si las cerdas se sienten resbaladizas o viscosas, entonces será necesario que sigas enjuagándolos hasta que se haya eliminado todo el jabón o champú.

Si tus pinceles y brochas tienen una banda metálica, trata de que no se moje. Esto podría provocar que se oxide y, a la larga, destruiría el pincel o brocha.

  1. Aprieta levemente el pincel o brocha para retirar el exceso de agua y déjalos sobre una toalla limpia en una superficie plana. Deben secarse en unas 6 a 8 horas, por lo que lavarlas antes de irte a la cama es el mejor momento. 
No te olvides de los mangos

Puedes limpiar los mangos con un paño enjabonado. Si te asustan los gérmenes, usa un poco de alcohol desinfectante. De esta forma, puedes limpiarlos y desinfectarlos rápidamente. 

Conserva los nombres y números

Si realmente quieres mantener tus pinceles y brochas en excelente estado, pon un poco de esmalte de uñas transparente sobre el nombre o número que aparece en el mango, pues se borran con el tiempo y al lavarlos regularmente, observarás que empiezan a desvanecerse. Una capa rápida de esmalte protegerá definitivamente los datos, así no olvidarás cual usas para qué cosa. 

Acondiciona tus pinceles y brochas

Si notas que tus pinceles y brochas se sienten algo duros conforme avanza el tiempo, intenta darles un leve masaje a las cerdas con un poco de acondicionador para el pelo y enjuaga con agua caliente. Ponlos a secar en posición horizontal como lo harías normalmente, para que vuelvan a sentirse suaves y lujosos.