Saber estar solos con nosotros mismos es una de nuestras principales tareas, ya que es una forma de poder encontrarnos y conocernos mucho más, fortaleciendo nuestra autoestima y saber lo que queremos del mundo.

Con la llegada del invierno y los días más oscuros, muchos tienden a salir menos y, con ello, sin darse cuenta, a aislarse un poco de las actividades que con la energía del sol tendemos a hacer.

Pero pese a que la palabra soledad tiende a asustar, aprender a enfrentarte y sobrellevarla es importante, pues “pasar tiempo solo es algo que la mayoría de las personas experimentan en algún momento de sus vidas. Hay diferentes clases de soledad y las sensaciones que provocan también pueden ser diversas y de distintas intensidades”, explica Valeria Mandakovic, psicóloga y fundadora del Centro Alama, http://enfoquealama.com/

En este sentido, “no es lo mismo estar solo que sentirse solo. Algunas personas pueden estar solas sin tener sentimientos negativos hacia ello. La soledad implica estar solo (o no) y sentirse triste o deprimido por ello”, aclara la especialista.

Para manejar la soledad de una manera positiva y, con ello traer un poco de amor, felicidad y alegría a tu vida, Mandakovic, aconseja:

Pasa más tiempo con la gente que amas. Tu familia y amigos están ahí para reconfortarte y quizás hayan perdido contacto desde que comenzaste a estar más apegado a tu pareja. Salgan, vayan de paseo, cocinen, quédense en casa a jugar cartas, ver una película son actividades ideales para disfrutar acompañado en invierno.

Aprende algo nuevo para ampliar tu mente. Al hacerlo, te haces una persona más interesante con la cual charlar y hay una lista interminable de cosas por aprender. Puedes ir al museo, asistir a conciertos sinfónicos, obras de teatro, películas, leer libros sobre cualquier tema que elijas y averiguar lo que está pasando en el mundo, lo que ocurrió en el pasado o lo que se cree que ocurrirá en el futuro.

Perder el miedo a mirar dentro de nosotros, y afrontar la necesidad de saber cómo somos: nuestras ilusiones y ambiciones, limitaciones y miedos, además de evaluar honestamente la autoimagen.

Tomar la iniciativa para entablar nuevas relaciones; se puede determinar qué personas nos interesan, y luego elaborar una estrategia para contactarlas.

Interésate en los demás. Muchas veces nos preocupamos casi exclusivamente de nosotros mismos y siempre anteponemos nuestras necesidades, deseos o caprichos antes que el resto. Sin embargo, la mejor forma de llenar ese vacío que nos deja la soledad es cuando tú dedicas un poco de tu tiempo en servir a los demás, interésate genuinamente en las personas. Aprovecha para ayudar a alguien menos afortunado.

Cambia tu actitud. Puedes caminar por la calle agradecido por la diversidad de personas con las que compartes, desearles mentalmente una buena salud y buena fortuna, sonreír a cada persona que conoces, en definitiva, cambiar de actitud y detener la dinámica de lamento constante.

Para darte las herramientas para liberarte de este estado, el Centro Alama cuenta con diversos talleres para ayudarte en tu crecimiento personal. Un ejemplo de ello es el Taller Protección y Limpieza Energética, destinado a enseñar técnicas para proteger, limpiar y sellar tu campo energético. Ideal para cuando te sientes cargado con energía negativa, sientes mucha rabia, miedo, tristeza o excesivo cansancio sin razón aparente.

Más información en http://enfoquealama.com/