Una de las principales preocupaciones que tenemos durante el invierno es evitar los molestos resfríos provocados por las lluvias y también las bajas temperaturas. Pero no solamente debemos considerar precauciones o cuidados para nosotros, pues los animales, como gatos y perros, también se ven afectados por los cambios y enfermedades que provoca el invierno. A continuación entregamos algunos tips para que las mascotas estén sanos los próximos meses:

Alimento

Si bien es cierto que en invierno se tienden a consumir más calorías, en las mascotas, una alimentación balanceada ayudará a mantener las calorías necesarias para sobrellevar el frío. Esto debe ser especialmente cuidado si tu mascota vive fuera de casa, ya que frente a temperaturas bajas se eleva la demanda energética. 

“Debemos preocuparnos de brindar a gatos o perros un balance óptimo de nutrientes para suplir la demanda energética del cuerpo ante la necesidad de generar calor. Aunque no es necesario aumentar la cantidad o porción de alimento, ya que este incremento podría generar otras patologías preocupantes como es la obesidad o sobrepeso”, comenta Carolina Figueroa, Médico Veterinario de Royal Canin.

Paseos y bajas temperaturas

Sobre todo para perritos que viven en departamentos o lugares muy cerrados, es necesario no dejar de realizar sus paseos diarios. Sin embargo, se debe tener mayor cuidado con animalitos de pelo corto o con más años, ya que por su condición es preferible que salgan con abrigo adicional, siempre y cuando sea cómodo para ellos y respetándolos como especie, evitando humanizarlos.

Además, debemos tener cuidado por los cambios bruscos de temperatura ya que al llegar a las casas calefaccionadas, post paseo, puede tener mayor riesgo a enfermedades respiratorias.

A la hora de dormir, es necesario mantener un lugar seco y confortable para las mascotas que viven en el exterior de la casa.  Se necesita de un aislante o elevación respecto del suelo para que no se vean afectados por la lluvia y el viento fuerte.  Por otra parte, el lugar donde duermen debe ser lo suficientemente pequeño para concentrar el calor corporal que emiten.  Así también, se debe procurar que puedan llegar sin problemas hasta el lugar donde hacen sus necesidades, sin que tengan que pasar por áreas con barro o pozas. No es recomendable que nuestras mascotas tomen agua de lluvia o de pozas, porque puede estar contaminada. Siempre se les debe dar agua y alimento en platos limpios.

Enfermedades

Durante esta época del año es importante visitar al menos una vez al Médico Veterinario, para así determinar en qué estado de salud se encuentra nuestra mascota. Así como también estar atentos a cualquier cambio de comportamiento de nuestros gatos y perros, lo que nos puede alertar acerca de alguna enfermedad que esté padeciendo, enfatiza la Médico Veterinario de Royal Canin.

Cuando nuestras mascotas ya cursan alguna enfermedad respiratoria, pueden tener signos como decaimiento, fiebre, tos, narices congestionadas y bajo apetito, entre otros.  Un claro ejemplo es si el perro o gato no quiere alimentarse puede ser porque no percibe bien el olor del alimento, que es clave en la palatabilidad o lo que hace atractivo un alimento.

Además, debemos considerar que en invierno, las enfermedades más comunes en perros son la traqueobronquitis y bronconeumonías; y en el caso de los gatos, patologías asociadas al sistema respiratorio, como rinotraqueitis y bronconeumonías.

Es por esto la importancia de la prevención y evitar factores de riesgo para las mascotas, como por ejemplo, lugares con viento frío y con cambios bruscos de temperatura, teniendo énfasis en gatitos, cachorros y mascotas geriátricas.