Imprimir
Categoría: Nosotras
Visto: 253

 

En el Día de los Océanos, opta por un consumo responsable a la hora de lavar tu ropa. Prefiere productos amigables con el medio ambiente. Con pequeñas acciones podemos cuidar de nuestro entorno; esto depende de todos.

Este 8 de junio se conmemora el Día Mundial de los Océanos. Todos los días, toneladas de basura, desechos y compuestos químicos van a dar a nuestros mares. El mar conforma las tres cuartas partes del planeta en el que vivimos: es fuente de energía, regulador climático, hábitat de miles de especies, entre muchas otras propiedades que hacen posible nuestra vida.

Es por esto que, en esta celebración, queremos invitarte a ser parte del compromiso de cuidar nuestro ecosistema, lo que puede comenzar en casa, simplemente, teniendo un consumo responsable. Tenemos que cuidar la fábrica de manchas que es el maravilloso mundo en el que vivimos.

OMO también hace suyo este compromiso, ya que junto a Rinso y Drive, adaptó su fórmula para que sea amigable con el medio ambiente, eliminando el fosfato de sus compuestos. Lo más importante, es que este cambio no tuvo impacto en la performance del detergente. OMO logra un buen rendimiento de limpieza en programas de lavado ecológico: temperaturas más bajas y ciclos de lavado menos intensivos, reduciendo el consumo de energía, el uso del agua y las dosis de detergente.

¿Por qué fosfato?

Es común encontrar en las fórmulas de detergente el uso de fosfato como agente. Este tipo de compuesto, actúa ayudando a tratar la dureza del agua, que es la que tiene muchos minerales, como el agua chilena. También mejora el rendimiento del lavado y permite que los detergentes trabajen de manera más efectiva.

El problema viene cuando los residuos del fosfato llegan al mar. Este compuesto químico puede generar la proliferación de algas, creciendo a tal punto, que absorben el oxígeno de todas las especies que viven en nuestros océanos debido a la descomposición de la biomasa del plancton, creando así las denominadas “zonas muertas”, zonas anaeróbicas (sin oxígeno) donde las especies marina normales no pueden sobrevivir.

Gabriela Mardones, encargada de Soluciones de Unilever, explicó que si bien, el gran impacto generado por el fosfato proviene de la fertilización de suelos, “Unilever tomó la decisión de eliminar completamente de sus fórmula este compuesto, lo que permite tener un producto con menor impacto medioambiental, lo que se traduce en una reducción de las emisiones de CO2 hasta en un 50% por consumo individual”.

El logro de este objetivo es parte del Plan de Vida Sustentable Unilever, que tiene como objetivo reducir a la mitad nuestro impacto ambiental.