Muy común es pensar que durante invierno se deben consumir más alimentos calóricos, ya que esto se relaciona con conseguir una mayor temperatura corporal. Pero esta es una costumbre de los seres humanos, aunque nos preguntamos si es que es una realidad que se puede extrapolar para los animales: ¿necesitan las mascotas elevar su ración de calorías durante el invierno?

Carolina Figueroa, Médico Veterinario de Royal Canin, explica que “tanto gatos como perros deben recibir un equilibrio de nutrientes para suplir la demanda energética del cuerpo ante la necesidad de generar calor. Aunque esto no significa que se debe aumentar la cantidad de alimento diario, pues si se incrementa la ración podría generar sobrepeso o incluso obesidad”.

Los requerimientos nutricionales de felinos o perros no están relacionados a la estación del año, sino que más bien dependen de su peso, edad y nivel de actividad física. Este último punto marca la diferencia entre animales de similares condiciones, ya que las mascotas con una vida activa en exterior requieren más calorías que sus pares que permanecen al interior de las casas y llevan una vida sedentaria.

Y es que un perro adulto de raza pequeña y de aproximadamente 10 kilos, que vive en el  interior y no hace ejercicio, debe consumir la dosis que se recomendada en el saco de la comida. “Sin embargo, si el mismo can tiene una vida activa y realiza ejercicio puede ser recomendable ajustar la dosis de alimento o buscar un alimento específico según su estilo de vida”, comenta la especialista de Royal Canin.

Además, es bueno recordar que el pelaje de los perros y gatos es una importante y poderosa barrera protectora contra el frío. Aunque, sí existe una raza de perros que es más sensible al frío: Chihuahua, los que por su minúsculo tamaño suelen ser criados en interior, y no deben ser expuestos a cambios bruscos de temperatura.