Existen una serie de factores que influyen en la luminosidad de la piel, sin embargo, se deben tomar ciertas precauciones para mantenerla radiante. Una piel brillante es símbolo de nutrirla, hidratarla y protegerla de la manera adecuada. Para eso, la cosmetóloga de The Body Shop entrega ciertas recomendaciones para su cuidado. 

Muchas veces la piel no luce como las personas quieren, en algunos casos esto se debe a su aspecto opaco y desvitalizado a causa de distintos factores: el invierno, la contaminación, períodos de cansancio, estrés o cambios hormonales. Por esto, es importante mantener la piel protegida y con un aspecto luminoso y saludable por más tiempo.

Una rutina de belleza siempre es un buen aliado para mantener la piel iluminada y radiante. Diariamente se debe limpiar el rostro con una espuma que contenga algún tipo de AHA (Alfa Hidroxiácido), que ayuda a dejar la piel suave y con aspecto luminoso.

La cosmetóloga de The Body Shop, Alejandra Abarca, afirma que todas las mañanas antes de comenzar el día, se debe utilizar un sérum para hidratar profundamente la piel, para dejarla nutrida y revitalizada. Luego, se debe aplicar una crema de día rica en Vitamina C, que revive y aclara el aspecto apagado de la piel, proporcionando una iluminación natural. Para esto, la cosmetóloga recomienda utilizar la Hidratante Iluminadora de Vitamina C de The Body Shop, que entrega un estímulo diario de luminosidad.

Es muy probable que el tiempo en las mañanas no sea suficiente para una rutina de belleza, sin embargo, uno de los productos de The Body Shop que saca de apuros es el Face Mist Revitalizante de Vitamina C, que refresca y aumenta la luminosidad del rostro al instante.

De igual forma, existen recomendaciones caseras que también sirven para un rostro radiante como, por ejemplo, una mascarilla. Se sugiere mezclar una cucharada de miel, una de yogurt natural y una de harina de arroz, y luego aplicarla en la piel limpia durante 20 minutos. Esto junto a un buen maquillaje, puede servir para darle luz al rostro de manera rápida.

Vida sana, piel sana

Un estilo de vida saludable y ordenado, en conjunto con una alimentación balanceada, es fundamental a la hora de tener una piel radiante. Quizás muchos piensan que el deporte es solo para bajar de peso, sin embargo, realizar actividad física reduce los niveles de estrés, permite tener mejor rendimiento y buena calidad del sueño, aportando también en lucir una piel sana.

Una piel radiante se debe trabajar y dar los cuidados necesarios diariamente, es por eso que se deben conocer los productos fundamentales para mantener un rostro iluminado y revitalizado por más tiempo.