La argentina Florencia Rodríguez dictará el 14 de abril el taller de bordado y hierbas medicinales “Bordando un talismán cotidiano” para 8-10 personas. 

Por su parte, el joyero e ilustrador Nicolás Stimolo utilizará las maderas residuales de la casa para trabajar en una instalación.           

Estas actividades forman parte de las iniciativas de la entidad viñamarina que busca promover la cultura para una vida sustentable a través de la práctica de los oficios, la alimentación consciente y el cuidado de la tierra.                      

Luego de un exitoso taller de calzados a cargo de la zapatera argentina Lourdes Chicco Ruiz, la Fundación Planea de Viña del Mar acogerá a dos nuevas visitas ilustres: la dibujante y bordadora Florencia Rodríguez y el joyero e ilustrador Nicolás Stimolo. Ellos participarán de una Residencia en Casa Planea (Prat 222, Recreo, Viña del Mar), entre el 9 y el 18 de abril.           

Florencia, quien además del bordado cultiva la técnica de Bordado sobre Papel, dictará el sábado 14 de abril -de 9 a 19 horas- el taller “Bordando un talismán cotidiano” para 8-10 personas. A lo largo de cuatro horas, ella guiará a los alumnos para que aprendan los puntos necesarios para bordar saquitos -con historias personales o imágenes protectoras- pensados para albergar hierbas aromáticas y medicinales. Porque el taller también se encarga de enseñar las propiedades de estas ofrendas de la naturaleza en un campo donde éstas se cultivan de manera ética y sustentable En su paso por Chile, Florencia se ha dedicado también a experimentar con técnicas de teñido natural mediante plantas.

Nicolás, en tanto, experimentará con los trozos de maderas residuales de Casa Planea para ejecutar una obra propia. Una instalación que será una ofrenda para la sede de la Fundación.

Florencia: “Es interesante reflexionar desde una perspectiva feminista sobre el bordado”

Florencia Rodríguez dicta talleres de bordado desde el año 2014 en Buenos Aires. Esa pasión por el oficio la ha llevado a cultivar una técnica poco explorada: la del bordado sobre papel. Así, ha construido un universo repleto de animales, flores y pequeños homenajes a la naturaleza.

Mi primer encuentro con el oficio del bordado fue a través de un taller que tomé en el que aprendí las puntadas básicas, y a partir de ahí descubrí la posibilidad de dibujar con hilos. Mi primer acercamiento fue el bordado sobre tela y luego experimenté bordando directamente sobre papel”, cuenta Florencia.

Para ella, el bordado esconde además una historia estrechamente relacionada con el mundo femenino. “Siento que es interesante reflexionar desde una perspectiva feminista sobre la historia de ésta técnica que en general fue una práctica relegada exclusivamente a mujeres dentro de sus hogares, con infinidad de obras anónimas alejadas de las academias y los museos, pero a la vez presentes en todas las culturas y transmitidas de generación en generación”, analiza. “Por otro lado, personalmente la práctica de bordar me ayuda a construir una observación profunda de mí misma, expresando con los hilos lo que se siento desde adentro hacia afuera, me permite generar un espacio donde mi voz como oprimida cobra visibilidad, y eso es liberador y me fortalece. Encuentro a la vez, que al bordar en conjunto con otras mujeres e identidades disidentes esta fuerza se potencia muchísimo. Los encuentros y bordados grupales son bellísimos. El año pasado tuve la suerte de organizar junto a otras compañeras bordadoras, poetas y feministas una serie de encuentros transfeministas de intercambio de conocimientos y materiales, y fue una experiencia sumamente enriquecedora”.

“Estoy aprovechando la diversidad de vegetales que hay en Chile para experimentar con ellos tiñendo mis propios hilos y telas”, agrega. “Descubrí colores hermosos que logré obtener a partir del merkén, la palta, el choclo morado...”

-Fundación Planea busca promover la práctica de los oficios. ¿Qué importancia les das en estos tiempos?

-Considero que el ritmo que se nos impone desde esta sociedad industrializada y capitalista, el ritmo de lo inmediato y desechable e impersonal, nos lleva a olvidar lo bello, sanador y placentero que resulta crear algo con nuestro propio cuerpo. Siento a la vez, que el trabajo artesanal o de oficio nos lleva a vincularnos solidariamente otros seres humanos y con nuestro entorno natural. 

Nicolás: “Me inspira la fauna del planeta”

Si debe pensar en los orígenes de su pasión por los oficios, Nicolás Stimolo viaja hacia un momento de infancia: recuerdo con exactitud ser un niño y estar buscando pequeñas ramas de árbol para tallarlos con la herramienta que pudiese. Con el paso del tiempo fui investigando y aprendiendo por mi cuenta como usar algunas herramientas e intentando mejorar para lograr contar lo que quería con la madera”, cuenta quien hace dos años estudia joyería en Taller Eloi, de Buenos Aires, buscando técnicas para aplicar a su trabajo en madera.

Para él, el objetivo sugerido por la Fundación Planea -hacer una instalación con la madera residual de la casa- es un desafío porque le permite explorar nuevos territorio. 

“La idea es trabajar en un formato más grande del que acostumbro trabajar. Me cuesta salir del pequeño formato, por eso me emociona el desafío que me planteó Fundación Planea. Además usar las maderas autóctonas es un plus hermoso”, destaca.

-¿Qué te inspira para crear?

-Me inspira la vida en todas sus formas. Sobre todo me inspira la fauna del planeta. En mi obra intento mostrar con simpleza lo hermoso de la vida no humana. También me inspiran los objetos hechos con madera, sobre todo porque la madera deja ver el paso del tiempo y eso los hace muy interesantes. Encontré mucho que me inspiró en este viaje a Chile, hermosas maderas y animales.

FUNDACIÓN PLANEA

La Fundación Planea nace bajo el alero de una familia viñamarina. Conscientes de la necesidad urgente de revalorizar y actualizar el estudio de los oficios artísticos, emprendieron este sueño de promover la cultura para una vida sustentable a través de la práctica de los oficios, la alimentación consciente y el cuidado de la tierra.

Bajo esta misión, la fundación ofrece talleres, charlas, workshops, seminarios y proyectos trasformadores que generen cambios sustanciales en las personas.

Taller “Bordando un talismán cotidiano”

CUANDO: Sábado 14 de abril 2018. De 9 a 19:30 horas.

DONDE: Casa Planea (Arturo Prat 222, Recreo, Viña del Mar).

VALOR: $35.000. Incluye el traslado, las hierbas aromáticas, el almuerzo y los materiales de bordado.

Los cupos son limitados.

Inscripción en: www.fundacionplanea.org

Fundación Planea

Arturo Prat 222, Recreo, Viña del Mar, Chile

Fono: +56 32 2129566

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Facebook: @fundacionplanea

Instagram: www.instagram.com/fundacionplanea/