Enfermedades como cataratas, daño en la retina, quemaduras, tumores y hasta cáncer son algunas de las enfermedades que pueden provocar una exposición prolongada al sol sin tomar los resguardos necesarios

Empezamos a dejar atrás los días fríos, llegó el calor y el sol se empieza a transformar en un compañero frecuente del día a día, con ello la mayor exposición al sol resulta inminente y con ello sus temidos rayos Ultravioleta (UV). Frente a esto, recurrimos al protector solar para protegernos adecuadamente nuestra piel, sin embargo muchos ignoran que también es necesario tomar conciencia del daño que la exposición al sol puede provocarle a nuestros ojos.

El buen clima hace que pasemos más tiempo fuera, ya sea para divertirnos, hacer deporte o porque nuestro trabajo y vida cotidiana lo requieren. Con ello, una exposición a la luz solar excesiva y sin protección incrementa de manera significativa los riesgos de desarrollar una patología ocular en el mediano y corto plazo.

“Si bien resulta importante cuidar nuestros ojos de la exposición solar durante todo el año, en esta época los riesgos aumentan en conjunto con el aumento de las actividades al aire libre, por lo que la posibilidad de sufrir algún tipo de lesión aumenta exponencialmente”, afirma el doctor y director médico de la Clínica Oftalmológica Providencia (www.cop.cl), Eusebio García.

El especialista también explica que las consecuencias que ocasiona la exposición a los rayos UV son acumulativas, lo que quiere decir que el daño se va juntando a medida que pasa el tiempo. A ello se suma un factor clave, que es el que las células sensibles a la luz de nuestros ojos no se regeneran.

García comenta que algunas de las enfermedades que se producen son pterigion o carnosidad, cataratas, daño en la retina, quemaduras, úlceras y/o tumores y cáncer.

Ante ello la principal recomendación de García, tanto para niños como adultos, es usar anteojos de sol que tengan filtro de protección UVA y UVB de un 100% y tener la precaución de adquirirlos en comercios establecidos donde se pueda certificar que cuentan con esta protección, preferentemente en ópticas. También se aconseja que el modelo del lente sea lo suficientemente grande para cubrir frontal y lateralmente los ojos.

Para aquellas personas que utilizan lentes de contacto con protección UV, el médico señala que igualmente requieren usar lentes de sol. Lo mismo ocurre con aquellos pacientes que tienen un implante de lente intraocular.

Otra clave es evitar la exposición al sol entre las 11 de la mañana y 4 de la tarde, horario en el que hay altos niveles de radiación. Si es necesario exponerse, además de los lentes de sol, se aconseja el uso de sombrero.

Respecto de quienes usan lentes ópticos, García indica que estas personas tienen que usar lentes de sol graduados, con su respectiva receta oftalmológica. “El inconveniente en este caso, es que las Isapres y seguros complementarios por lo general no cubren este tipo de lentes. El otro problema es que no todos los lentes de sol se pueden graduar”.

Así, para estos casos recomienda como una opción la cirugía Lasik, ya que es una alternativa permanente, donde el paciente resuelve su problema óptico y por tanto, puede utilizar el lente de sol que más le convenga.

Finalmente, el experto de la Clínica Oftalmológica Providencia aclara que los lentes con tratamiento antirreflejo no filtran rayos UV y lo mismo ocurre con los fotocromáticos.

 

Ya comenzó una nueva ola de calor llegó al país, y ante ello es importante tomar en cuenta algunas precauciones  para mantener una hidratación adecuada, en especial los adultos mayores.

La coordinadora nacional de la Escuela de Nutrición y Dietética de la UST, María del Pilar Rodríguez, explica que hay que tener mucho cuidado con los líquidos que escogemos para hidratarnos, ya que no todos cumplen de forma eficaz esta función.

Durante los días de calor, una precaución que debemos tener en cuenta es mantener una hidratación adecuada, ya que los seres humanos perdemos líquidos a través de la orina, las lágrimas y el sudor, y éste último se incrementa con el calor.

Para la coordinadora nacional en una persona sana las necesidades de hidratación deben ser cubiertas en su mayoría por los alimentos con mayor contenido de agua, como líquidos, frutas y verduras, ya que como no existen depósitos de agua en el cuerpo, los riñones se encargan de mantener una regulación adecuada en condiciones normales de salud e ingesta. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado con los líquidos que escogemos para hidratarnos, ya que no todos cumplen de forma eficaz esta función.

“Es necesario precisar que la mejor hidratación para los adultos está dada por los líquidos rehidratantes (por su aporte de electrolitos) y el agua, ya que las bebidas carbonatadas o jugos en caja azucarados no hidratan eficientemente y contienen altas cantidades de azúcar por porción. Por otro lado, el té, café o bebidas alcohólicas, contribuyen a deshidratar debido a su efecto diurético”, explica la académica de la UST.

Aunque las  recomendaciones de hidratación están orientadas a la población en general, es necesario poner mayor atención a los lactantes, preescolares y adultos mayores, quienes además de beber abundante agua, deben utilicen ropa ligera, bloqueador y un sombrero, para así evitar la sudoración excesiva.

Importancia de la hidratación en adultos mayores

Entre los factores que afectan el consumo de agua en los adultos mayores podemos mencionar algunos cambios fisiológicos tales como: menor sensación de sed, saciedad precoz frente a menor ingesta de agua, función renal disminuida y aumento de la pérdida de líquidos, disminución  de las funciones gustativas y menor apetencia por los líquidos, y por consiguiente, se encuentran los cambios funcionales: como las restricciones de movilidad o acceso, y uso de medicamentos (diuréticos, laxantes, etc).

Por lo anterior, los adultos mayores son especialmente sensibles frente a la deshidratación. Para mejorar la hidratación en el adulto mayor se recomienda consumir agua aunque no se sienta la sensación de sed, esta ingesta debe ser de manera gradual a lo largo del día, principalmente en la mañana (300-400 ml), para evitar los despertares e incontinencia nocturna y prevenir el estreñimiento.

Finalmente, María del Pilar Rodríguez señala que una forma práctica de medir, en una persona saludable, si está consumiendo poca agua, es observar la orina, “ya que con poca hidratación tiende a tomar un color más oscuro”.

 

¿Eres de los que se queda pegado mirando con cierta envidia cuando ves a alguien trotando por la calle? ¿te encantaría poder hacerlo? ¿no sabes cómo empezar? Bueno, si ya tomaste la decisión, te compartimos los consejos y una guía de entrenamiento para principiantes de la exatleta olímpica y Directora de Educación Física de Herbalife, Samantha Clayton, que te permitirán empezar hoy mismo y alcanzar tus metas. 

El primer consejo es inscribirte en una carrera de 5 k. “Tener un objetivo y una fecha límite resulta ideal para mantenerte responsable, con motivación y con un compromiso con tu salud en general y tus metas de bienestar físico”, dice Clayton. En caso de que no sepas cómo empezar, lo primero es seguir los siguientes 8 consejos de la experta y luego seguir su programa de entrenamiento de 4 semanas:

1. Preparación

Antes de empezar con el entrenamiento, hay varias cosas que necesitamos hacer para prepararnos. De esta manera, lo único en lo que tienes que pensar cada día es la rutina para correr. Prepararte con antelación te ayudará los días en que tengas un horario ocupado.

2.Flexiona tu músculo pensante

El primer paso no es un paso para correr sino un paso mental. Haz el compromiso mental de empezar. Si antes no has cumplido con un plan, olvídate de eso; hoy es un nuevo día para empezar con la actitud de “Sí puedo hacerlo”.

3.Consigue un compañero de entrenamiento

Es mucho más fácil cumplir con un programa de entrenamiento cuando tienes un compañero que también lo haga. Encuentra a un amigo o familiar entusiasta para que juntos empiecen con el programa.

4.Busca una carrera para fijar una fecha

Tener una meta con una fecha específica hacia la cual trabajar resulta increíblemente útil. Te ayudará a mantenerte según lo planeado en tus metas de condición física y sabrás exactamente cuánto tiempo tienes para prepararte.

5.Ponte la zapatilla correcta

Utilizar el calzado incorrecto para correr interferirá con progreso y éxito. Correr con los pies adoloridos y con ampollas puede ser un obstáculo. Asegúrate de tener calzado ligero que te brinde la comodidad y el apoyo que necesitas.

6.Usa la ropa adecuada

Invierte en unas cuantas poleras que tengan propiedades de absorción y secado rápido. Y asegúrate de tener una visera o un sombrero que te proteja del sol en la cara. Si hace frío, comienza con varias capas de ropa que puedas ir quitándote para amarrarlas en la cintura.

7.Ve con el tanque lleno

Una vez que empieces a correr más de una hora, es importante que puedas tomar algo de “combustible” para hidratarte. Una botella portátil de agua o un cinturón para correr donde puedas llevar la botella es un accesorio excelente.

8.Sé flexible y mantén la concentración

Para avanzar en tu condición física, necesitas darte tiempo para correr. Pero no hay que ser demasiado estricto con un entrenamiento que te estrese. En su lugar, adopta una actitud flexible, trata al máximo de apegarte al plan, cambia los días y las horas según se adapten a tu vida cotidiana. Y, por último, escucha a tu cuerpo. Sintonizarte con lo que siente el cuerpo cada día y ajustar consecuentemente el entrenamiento, es una parte importante del proceso de entrenar.

Programa de entrenamiento de 4 semanas:

  1. Corre 3 días a la semana las distancias indicadas; corre a un ritmo constante.
  1. Haz otros ejercicios 2 días a la semana (entrenamiento cruzado X). Esto significa hacer de 30 a 45 minutos de ciclismo, natación, pilates, yoga, boxeo, baile, ejercicios aeróbicos de bajo impacto o cualquier actividad que disfrutes.
  1. Descansa 2 días a la semana.

Los días de descanso no significan quedarse todo el día en el sofá. Puedes disfrutar al estar activo, pero asegúrate de descansar para darle tiempo al cuerpo a que se regenere y se recupere. Si estar activo es algo nuevo para ti, puedes empezar simplemente con tres días caminando/corriendo y poco a poco agregar entrenamiento mezclado cuando sientas que estás listo. Si prefieres usar el tiempo como guía, considera unos 6 o 7 minutos como el tiempo promedio que se requiere para correr un kilómetro.

Después de la semana 4 de este programa, hacer una carrera de 5k sería una meta alcanzable. Si quieres una carrera de 10k, sigue trabajando con esta tabla aumentando un kilómetro de distancia cada semana. Este avance es adecuado y lento, lo que te dará tiempo para adaptarte y acostumbrarte a correr distancias más largas, asegura Samantha Clayton.

 

 

En cuanto a los procedimientos estéticos de blanqueamientos dentales, la Clínica Ortodontik no los recomienda durante el embarazo, lactancia, ni tratamientos de fertilidad, ya que aquellos que utilizan  Óxido Nitroso están contraindicados en las embarazadas -por el riesgo de aborto espontáneo en los primeros meses o parto prematuro en los últimos meses de gestación. No los recomienda porque no hay estudios suficientes acerca de su seguridad durante embarazo. 

Debido principalmente a los cambios hormonales que se presentan en el embarazo, las encías se vuelven más sensibles a la acumulación de placa bacteriana y esto favorece la aparición de gingivitis. Por otro lado, producto de los vómitos del embarazo cambia el PH de la boca haciendo más susceptible a la aparición de caries y erosión ácida del esmalte dental.

Frente a este panorama, la clínica Ortodontik -www.ortodontik.cl- elaboró una completa guía para cuidar tus dientes si es que estás esperando guagua o ya la tuviste. Siendo uno de las más importantes cuidar la higiene bucodental y tener una alimentación equilibrada, ambas medidas son fundamentales para prevenir problemas bucales en esta etapa tan especial.

Sobre los posibles tratamientos que se pueden realizar durante el primer trimestre del embarazo suelen ser sólo los de urgencia, ya que es durante este período cuando se van a formar las estructuras principales, tales como el Sistema Nervioso Central con el cerebro, el corazón y el Sistema Vascular de la guagua del feto.

“El segundo trimestre suele ser el momento ideal para realizar cualquier tratamiento dental, no existiendo ningún problema en utilizar anestesia local para asegurar la analgesia durante el tratamiento. El odontólogo usará fármacos anestésicos que no afectaran a tu bebé. Y en el tercer trimestre no es recomendable por la incomodidad que le produce a la embarazada la posición para los tratamientos”, sostiene la doctora Jaqueline Opazo Alveal, ortodoncista en Clínica Ortodontik.

Con respecto a las radiografías, la especialista comenta que éstas “son un elemento diagnóstico muy importante y la radiación que producen es mínima, por lo que, durante el embarazo, si se requiere, es posible realizar radiografías dentales siempre y cuando se ponga un delantal de plomo que cubra el abdomen de la embarazada y proteja al bebé”

Frente a los tratamientos estéticos de blanqueamientos dentales, no se recomienda realizarlos durante el embarazo, lactancia, ni durante tratamientos de fertilidad. Ello, porque los procedimientos con Óxido Nitroso están contraindicados en las embarazadas por el riesgo de aborto espontáneo, en los primeros meses, o parto prematuro en los últimos meses de gestación.  Y también porque no hay estudios suficientes acerca de su efecto.

Alguno de los mitos que escuchamos respecto de los dientes y el embarazo es “cada hijo me costó un diente”, sin embargo, los estudios clínicos demuestran que el embarazo no contribuye directamente al proceso de la caries, pues el calcio presente en los dientes de mamá permanece estable y no es factible que la demanda del feto de este elemento logre generar caries.

“La razón principal estaría asociada a mal control de la placa bacteriana, malos hábitos alimentarios, evaluación temprana por parte del Odontólogo para evitar el avance de la enfermedad” comenta Opazo.

Por otro lado, en la etapa la lactancia materna, la especialista asegura que no sólo tiene enormes beneficios nutritivos, inmunológicos y emocionales para el bebé. Sino que favorece el correcto posicionamiento de las arcadas dentarias y con ello, una buena oclusión dentaria (buena mordida entre los dientes superiores e inferiores). “La lactancia materna también facilita la respiración nasal del bebé, ayuda a un correcto posicionamiento de la lengua y a un buen desarrollo de la musculatura oral, previene patrones de deglución anormales, promueve una correcta forma del paladar, aumenta el flujo salival, entre muchas otras ventajas” comenta

Sin embargo, cuando se prolonga después del año -si es diurna y/o después de la erupción del primer diente de leche si es nocturna- puede favorecer a la aparición de caries en él bebé.

Finalmente, la especialista asegura que es de vital importancia la prevención y realización de examen odontológico antes y durante el embarazo, así como seguir correctamente las indicaciones de higiene bucal, el uso correcto cepillado de dientes, el cual permite la eliminación completa de la placa bacteriana. Como también, evitar alimentos azucarados, limpiar los dientes después de cada comida y después de malestares como náuseas y vómitos, nos ayudaran a prevenir los problemas bucales durante el embarazo.

Mayor información en www.ortodontik.cl

 

Una alimentación balanceada y el ejercicio son claves para mantener una vida saludable. Sin embargo, hay muchos mitos que circulan alrededor de la capacidad de la mujer para realizar  actividad intensa de forma constante durante el ciclo menstrual.

El período existe, sí; y todas las mujeres conviven con él. Pero en lugar de entenderlo como una limitante, muchas mujeres lo naturalizan y lo atraviesan “sin detenerse”, sin poner pausa a sus múltiples actividades, desafiando sus objetivos, sin pensar en fechas o momentos del mes.

Es por esto que, en esta oportunidad, comentaremos los beneficios de realizar actividad física durante el ciclo menstrual:

  • El síndrome premenstrual abarca varios síntomas, muy conocidos por la mayoría de las mujeres como cefaleas, cólico en el bajo vientre y baja presión, entre otros; y una receta no muy conocida para disminuir estas molestias es incrementar la actividad física y el ejercicio.
  • Ejercitarse libera endorfinas, neurotransmisores que minimizan la sensación de estrés y mejoran el ánimo, calman el dolor, la inflamación y el malestar en general.
  • Durante el período premenstrual es recomendable el ejercicio aeróbico, como correr, nadar, andar en bicicleta o salir a andar en patines. Estas actividades mejoran la fuerza muscular, en particular los músculos respiratorios y el corazón, lo que beneficia directamente la circulación sanguínea, la tensión arterial y la salud mental. 
  • A su vez, este tipo de actividades son beneficiosas para prevenir la retención de líquidos y mejorar el hábito intestinal.
  • Otras actividades complementarias recomendadas durante el ciclo son yoga, meditación y pilates, ya que mejoran el estado de ánimo y la química del cuerpo, regulando hormonas, favoreciendo la postura y reduciendo dolores lumbares o de abdomen. Además, estas disciplinas aumentan el nivel de confianza y mejoran la percepción corporal, permiten dormir mejor y pueden incrementar las horas de sueño y descanso efectivo.
  • Una recomendación importante para tener en cuenta es la hidratación constante que es primordial y, al finalizar, realizar una elongación general a conciencia, para así evitar calambres o lesiones musculares.

Kotex Sport con su completa línea de toallas, protectores diarios y tampones, incentiva a que no te detengas, a que te sientas segura y cómoda para continuar con tu entrenamiento sin pensar en el período.

 

Dra. Sandra Miasnik

Médica Ginecóloga especialista Kotex

 

 

Aunque va a depender de cada mujer y del momento que está experimentando, hay ciertos elementos comunes que se presentan en este proceso tanto en el aspecto físico, como emocional, conductual y social. El psicólogo de Clínica Santa María, Patricio Elgueta, relata cuáles son los cambios que se presentan en cada fase.

Ser madre es una de las experiencias más importantes por las que puede pasar una mujer, pero a la vez una de las más difíciles, ya que debe enfrentarse a la responsabilidad de cuidar a otra persona, ayudándola a crecer, aprender y desarrollarse. “La llegada de un hijo, es uno de los momentos más significativos tanto para la mamá, como para su pareja y entorno social, siendo una gran oportunidad de desarrollo y crecimiento para todos”, explica el psicólogo de Clínica Santa María, Patricio Elgueta.

Pero los cambios psicológicos en la mujer no sólo ocurren una vez que el niño nace, sino que también durante la etapa de embarazo, donde se presentan una gran cantidad de experiencias nuevas, las cuales se van a vivir de distinta forma, dependiendo de cada caso. “Cuando los hijos son buscados, las alteraciones ya se han iniciado una vez que la madre ha tomado la decisión de tenerlo, mientras que si el embarazo es inesperado, la mujer va a hacer frente a nuevas emociones y pensamientos en relación a las consecuencias de hacerse cargo de otra vida, los que serán positivos si no hay conflictos anteriores”, manifiesta.

El experto detalla que, durante el embarazo, los cambios serán amplios y profundos, afectando a toda la existencia de la mujer hasta consolidar una nueva identidad en la que ya no será más ella sola en el mundo, sino que será ella y su hijo.

Elementos comunes de cambio

El proceso de tener un hijo, afecta a todas las dimensiones experienciales de la vida de la mujer, desde cambios en el cuerpo, emociones, pensamientos y conductas, hasta lo social y laboral, las que podrán crear una experiencia positiva o negativa, dependiendo de las condiciones y el desarrollo de la mujer.

“La madre primeriza tendrá una apreciación distinta que la que ya tiene niños, pero si ha resuelto satisfactoriamente sus etapas de desarrollo anteriores, logrando una identidad y autonomía, enfrentará en buenas condiciones su embarazo y las tareas que deberá resolver con su pareja, familia y los grupos sociales en los que participa”, enfatiza el psicólogo.

Otro aspecto muy importante en la construcción de la relación entre ambos será la capacidad de la mamá de identificarse y, a la vez, diferenciarse de su hijo en la relación que establecen desde el mismo embarazo. “Este acto es simultáneo y debe fluir sin mayores conflictos en ambas personas. En términos concretos, el niño no es de la madre ni es como ella, es un sujeto único e irrepetible, que porta rasgos de ambos progenitores los cuales no se evidenciarán definitivamente hasta que alcance la adultez. De hecho, de esto resultará la normal adquisición de autonomía que requieren los hijos para desarrollarse y convertirse en sujetos autovalentes, sanos y productivos para sí mismos y para el mundo que los rodea”, explica el experto.

“En cuanto a la ansiedad, las nuevas cosas que debe enfrentar a diario hacen que la madre aprenda a manejarla. Por último, también sufrirá alteraciones en la capacidad de organizarse y responder a las nuevas demandas que le imponen sus cambios y los de su guagua a lo largo de los años”, añade Patricio Elgueta.

Cambios en cada trimestre del embarazo

A lo largo de los nueve meses, el experto explica que las alteraciones siguen algunos patrones habituales pero siempre hay excepciones y variaciones en la intensidad con que son percibidos.

  • Primer trimestre: En este período, los cambios son mayormente emocionales y cognitivos, ya que aunque el hijo sea esperado, la mujer suele invertir tiempo en corroborar y adaptarse a la idea de que está embarazada. Sentimientos como ansiedad e incertidumbre van a presentarse tanto por el miedo a perder al niño como por las tareas que deberá emprender una vez que nazca. En cuanto a lo físico, van a haber muchas modificaciones imperceptibles para la mujer hasta molestias como náuseas, vómitos, entre otras. 
  • Segundo trimestre: Durante esta etapa, lo más evidente serán los cambios en el cuerpo de la mujer, por ejemplo, el aumento abdominal y más tarde los primeros movimientos fetales, lo que también generará incertidumbre en la madre. Además, comienza a vivir en un estado de mayor ensimismamiento, ya que concentra su atención en la actividad de la guagua y a adaptarse a la idea de que realmente hay una vida en su cuerpo. También se tornará más calma, sensible y emocionalmente perceptiva, cambiando algunos ciclos de actividad y descanso, alimentación y sueño. 
  • Tercer trimestre: En los últimos meses, la mujer estará cansada y tendrá una necesidad imperiosa de tener el hijo para tocarlo, mirarlo, olerlo, escucharlo y sentirlo, aunque también comienza a tener una mayor energía para enfrentar ese momento. Cómo ya ha vivido la mayor parte del proceso, se encuentra más relajada con ella misma y con el mundo, logrando una mejor comprensión de los cambios y su sentido, conversando con otras madres y buscando respuestas a sus dudas.

 

El desprendimiento de retina es un trastorno ocular grave que casi siempre lleva a la ceguera si no se trata rápidamente. Expertos recomiendan un rápido diagnóstico y tratamiento para evitar consecuencias permanentes.

Según cuenta el Dr. Jorge Villalba, Retinólogo de Clínica Oftalmológica Providencia, la retina es la capa más interna del ojo, una delicada membrana con células sensibles a la luz y vasos sanguíneos que la nutren. La retina convierte los rayos de luz en impulsos eléctricos que viajan a través del nervio óptico hacia el cerebro, donde se interpretan como las imágenes que vemos.

Esta membrana tapiza el interior del ojo como lo hace un empapelado en las paredes de una habitación. El interior de esa habitación está ocupado por una gelatina transparente que se denomina cuerpo o humor vítreo, compuesto principalmente de agua (hasta en un 95%) y el resto por ácido hialurónico y colágeno insoluble.

El Desprendimiento de Retina produce acumulación de líquido entre la capa interna y externa de la membrana que cubre la retina, lo que lleva a que la retina desprendida no pueda funcionar ni nutrirse adecuadamente.

El desprendimiento de retina ocurre por inflamaciones graves, altos miopes, traumatismos, retinopatía diabética, complicaciones de cirugías previas, entre otras. Asimismo, quienes la han sufrido con anterioridad corren riesgo de volver a tenerla.

El Dr. Villalba indica los síntomas de esta patología:

Aparición súbita de cuerpos flotantes. 

Aparición de sombras en el campo visual. 

Visión borrosa.

Sensación de luces intermitentes, entre otros.

Para los desgarros, agujeros o desprendimiento de la retina el único tratamiento es quirúrgico. (Cirugía de Desprendimiento de Retina, Vitrectomía).

Asi que ya sabe, si sufre alguno de estos síntomas, no dude y visite de inmediato a un experto retinólogo, para no sufrir con consecuencias que pueden ser permanentes en algo tan vital como lo es nuestra visión.

 

Este simple hábito es una de las mejores formas de detener la propagación de gérmenes y reduce de manera efectiva el riesgo de la enfermedad mano-pie-boca en hasta el 60% de los niños. 

De acuerdo al último reporte Hygiene Matters de Essity, las mujeres se lavan las manos con más frecuencia que los hombres.

En octubre, se celebra el Día Internacional del Lavado de Manos, un acto de higiene tan simple, pero al mismo tiempo muy importante para prevenir la propagación de infecciones, y un hábito que no todos tendrían incorporado a su rutina diaria. Consciente de su relevancia y como empresa internacional líder en productos de higiene y salud, Essity realiza un trabajo permanente de educación a nivel mundial para que todas las personas, tanto en el colegio como en el trabajo y dentro o fuera de la casa, mantengan sus manos limpias.           

De acuerdo a las estadísticas que maneja Essity, tal es la importancia de lavarse las manos que el 20% de las infecciones respiratorias, incluyendo el resfrío común, puede prevenirse a través de esta práctica. Además, los buenos hábitos de higiene han demostrado que reducen de manera efectiva el riesgo de la enfermedad mano-pie-boca en hasta el 60% de los niños. Por otra parte, una de cada diez personas a nivel global sufre cada año enfermedades causadas por alimentos, muchas veces vinculadas a la preparación de comida con higiene deficiente de manos.           

Además, en su último reporte Hygiene Matters (La Higiene Importa), que lleva a cabo Essity anualmente desde 2008 para crear conciencia sobre la relación entre la higiene, la salud y el bienestar, se estableció que las mujeres se lavan las manos alrededor de 9,5 veces al día, en comparación a 7,6 veces en el caso de los hombres. Adicionalmente, el 83% de las mujeres realiza este acto después de ir al baño, mientras que solo el 74% de los hombres lo hace.

En el reporte, también se encontró que el 85% de los encuestados asegura que se lava las manos con suficiente frecuencia, aunque el 71% dice que los demás no lo hacen lo suficiente.

Respecto de las técnicas de lavado de manos, la empresa resalta asimismo que los gérmenes se pueden encontrar en toda la superficie de las manos, especialmente debajo de las uñas. “Cuatro áreas que la gente suele olvidar lavar son las yemas de los dedos, los pulgares, la parte posterior de las manos y las muñecas”, afirma la compañía especialista en higiene y salud.

Entonces, la recomendación es lavarse las manos siempre con agua tibia y jabón durante, al menos, 20 a 30 segundos, y en toda la superficie, sin olvidar los pulgares, enjuagarlas y secarlas bien con una toalla de papel.