El trastorno del lenguaje, es un problema muy común en las etapas tempranas de los niños y la fonoaudióloga infantil de Clínica Dávila, Camila Torres, explica que las dificultades más comunes se asocian a la articulación de palabras y a la capacidad para expresar ideas o comprender el lenguaje, lo que impide un correcto proceso de comunicación con el entorno.

Son muchos los niños que cuando comienzan a hablar, presentan trastornos en el lenguaje y/o en habla, lo que podría ocasionarles problemas que podría restringir su comunicación con el resto de las personas, ocasionando timidez, introversión o tartamudeo. La fonoaudióloga infantil de Clínica Dávila, Camila Torres, explica que,el trastorno del lenguaje consiste en una limitación significativa en el desarrollo del lenguaje oral, interfiriendo en la capacidad para relacionarse”.

La especialista además agrega que “esta alteración puede afectar el área comprensiva o expresiva de un niño, el que puede presentar problemas para entender lo que le están diciendo o dificultades para decir palabras o estructurar oraciones acordes a la edad”.

Los casos de trastornos del habla, se pueden clasificar en dislalias y disfluencias. “La primera corresponde a una dificultad en la articulación de un fonema (letra), donde el niño sustituye siempre una letra por otra (ejemplo: la L por la D). Esto se debe a dificultades en los movimientos linguales o por alguna anomalía en los órganos articuladores de los sonidos que impiden una adecuada ejecución del movimiento. La disfluencia o tartamudez, se caracteriza por la interrupción en la fluidez de las palabras, la que se manifiesta con bloqueos o repeticiones al momento de hablar” explica la profesional de Clínica Dávila.

Tratamiento

Éste se centra en estimular y fortalecer la vocalización de fonemas (letras), sílabas,  palabras,  frases y oraciones. Además de potenciar el área comprensiva. La fonoaudióloga de la Clínica Dávila, explica que, “es indispensable realizar la terapia de una forma lúdica y didacta, con el propósito de que el niño se involucre y quiera seguir mejorando en la medida de sus capacidades”. Además, enfatiza que, “es fundamental que el hogar apoye lo que el niño va aprendiendo en la consulta; por tanto, los padres deben estar muy comprometidos en este proceso”.  

 

Prevención

La especialista recomienda llevar al menor de inmediato donde un especialista si visualiza alguna señal que se asocie a este tipo de patologías, y en caso de notar un leve problema con el lenguaje o habla, es importante realizar un reforzamiento en la estructuración de letras, palabras, frases y oraciones, para asegurarse bien. La fonoaudióloga entrega algunas recomendaciones al respecto:

• Si el niño se equivoca al decir algo o lo hace de forma truncada, no lo rete; enséñele la manera correcta de decir lo que quiere.

• Si da a entender que quiere algo, pero lo hace por medio de un sonido o gesto, pídale que vocalice lo que necesita.

• Aproveche  todas las instancias cotidianas para fortalecer la comunicación, enseñándole cómo se llaman las cosas, cómo se pronuncian y haciendo que asocie el objeto con la palabra.

• Separe las palabras en sílabas.

• Evite el uso de mamadera o chupete.

Recordatorio

Es importante destacar que si este problema no se trata a tiempo, el niño puede presentar problemas de aprendizaje serios a la hora de comenzar a leer y a escribir.