Es el factor esencial para determinar por qué las dietas alimenticias no tienen los mismos resultados en todas las personas y cuál es la adecuada de acuerdo a la genética de cada persona.

Según estudios clínicos realizados por la Universidad de Stanford en Estados Unidos, los tratamientos nutricionales basados en el ADN de cada persona tienen el doble de efectividad respecto de las dietas comunes que atienden a todos los pacientes como iguales. De este modo, la nutrigenómica, que opera a través del estudio del genoma humano, que permite estudiar específicamente los efectos que tienen los diferentes alimentos en nuestro cuerpo y cómo estos se metabolizan en él, se ha convertido en la clave para bajar de peso de forma eficiente, inteligente y además, permanente en el tiempo.

En este contexto, los chilenos también contamos con este tipo de tratamientos nutricionales basados en el estudio del ADN.  La clínica OriGen es la líder y pionera en este tipo de medicina personalizada con TuFit. A la fecha ha atendido a más de 6000 pacientes con resultados satisfactorios

Sebastián Salinas, Bioquímico especialista en genética humana y gerente general de OriGen explica que la obesidad está influenciada hasta en un 70% por la genética y en un 30% por el medio ambiente. La genética determina las acciones alimenticias que tiene cada persona y la forma particular de reaccionar a las dietas. Sin embargo, es posible educar la genética para que juegue a nuestro favor y no en contra, ese es nuestro trabajo”.

Así, el tratamiento TuFit se inicia mediante la toma de una muestra de saliva del paciente y se analizan genes vinculados con la nutrición, metabolismo y ejercicio. “El examen de ADN estudia genes relacionados con la metabolización de macronutrientes entre muchos aspectos de la persona y con ello es posible determinar el tipo de dieta específico para cada persona, conductas alimenticias que lo pueden predisponer al sobrepeso y por lo tanto como mejorarlas, tipo de ejercicio más efectivo para quemar grasa, el funcionamiento metabólico, así como también el riesgo de diabetes y enfermedades metabólicas, riesgo de efecto rebote y la respuesta a alimentos y sabores”, agrega Salinas.

Desde el 2010 cuando iniciaron los estudio de alimentación personalizada a la fecha, se ha demostrado que una persona que mantiene una dieta basada en sus características genéticas únicas, puede incrementar 2,5 veces la pérdida de grasa y reducir hasta 2 tallas de su cintura en el mismo período de tiempo que una persona que realiza una dieta común. En consecuencia, hoy se sabe que no es factible y tampoco saludable estandarizar los  planes de alimentación, menos realizar dietas de moda o extremas.

En el caso de la alimentación inteligente de TuFit, durante el tratamiento el paciente recibe un informe personalizado sobre sus características genéticas, el cual junto al apoyo de un equipo multidisciplinario compuesto por médicos, nutricionistas, kinesiólogo y bioquímico, permite un camino seguro, efectivo y sin vuelta atrás hacia una vida más saludable.