La otitis se asocia al uso de piscinas en verano pero en invierno las enfermedades respiratorias altas son el origen directo de las otitis media en los niños.

Gloria Sanguinetti, fonoaudióloga de Centros GAES entrega consejos para evitar molestias con los cambios de temperatura.

Con las bajas temperaturas aparecen los catarros, bronquitis, faringitis o gripe, todas afecciones que pueden incidir directamente en la salud auditiva. Los niños y los adultos mayores, son los grupos más propensos a padecer estos problemas, debido a que su sistema inmunológico es más frágil.

La fonoaudióloga Gloria Sanguinetti, coordinadora de calidad de GAES Chile,  asegura que el invierno suele implicar riesgos para los oídos, más aún si no se tomas ciertas precauciones. En ese sentido, la especialista propuso una serie de consejos para evitar posibles trastornos auditivos durante esta época, la más fría del año.

Los padres con niños que han tenido episodios de otitis, pueden pedir un control otorrinolaringológico previo a que comience el invierno de forma preventiva. En el caso, de que el pequeño aparezca con congestión nasal, la consulta debe ser inmediata ya que este tipo de cuadros favorecen la aparición de otitis. Afirma que ante la sensación de oídos tapados (hipoacusia), también es necesario consultar ya que esto puede deberse a la ocupación de moco en el oído medio, cuadro que suele preceder a las otitis.

Otra medida para esta esta época es mantener una alimentación saludable, rica en frutas y verduras que ayude a estimular el sistema inmunológico, lo que disminuye las probabilidades de padecer otitis y otras enfermedades. También es importante evitar los cambios bruscos de temperatura y abrigarse bien ya que el frío disminuye las defensas.

Además el cigarrillo favorece la acumulación de moco, un factor predisponente de otitis, por eso es fundamental no fumar activa ni pasivamente. Realizar lavados de manos y  utilizar alcohol en gel ayuda también a evitar contraer infecciones respiratorias altas.

¿Cómo cuidar los oídos de tus hijos?

  • Desde temprana edad evita someterlos a ruidos intensos para prevenir problemas auditivos e infecciones.
  • Ten cuidado cuando se presenten catarros, gripes o infecciones, ya que pueden causar pérdida auditiva.
  • Consulta con un especialista cuando notes molestias en los oídos.
  • Los oídos se encuentran expuestos ante cualquier infección de la vía aérea durante la época de invierno por las bajas temperaturas. Cuando bajan las temperaturas los virus se encuentran en mayor cantidad y también ocurre con  la mala ventilación del ambiente y de la calidad del aire.
  • La higiene de los oídos en los más pequeños solo debe realizarse luego del baño, en la parte de la oreja o pabellón auricular con toalla. Por ningún motivo hay que introducir cotonitos, está contraindicado ya que su tamaño es excesivo para el oído y pueden generar un daño severo.
  • Para evitar una otitis lo más eficaz es evitar la entrada de aire frío a la nariz y la boca, ya que son los conductos de entrada más habituales de los gérmenes.
  • No expongas a los niños a lugares muy concurridos donde puede haber proliferación de gérmenes como centros comerciales y servicios de urgencia.
  • También hay que evitar que los niños manipulen sus oídos y menos que ellos se introduzcan objetos. La lesión de la piel del conducto auditivo puede favorecer la aparición de infecciones localizadas, además de una lesión de la membrana timpánica que genera dolor intenso e hipoacusia.
  • Respecto a qué tan eficientes son las orejeras y gorros que se venden para evitar cambios de temperatura, la experta dijo que sirven para cuidar la piel que necesita ser protegida del frío, pero no para evitar una otitis.