Esta es una enfermedad que puede llegar a afectar a una de cada 10 mujeres en edad fértil, y aunque suele ser dolorosa, es poco conocida. Por lo mismo, el Dr. Aníbal Scarella, gineco-obstetra de Clínica Ciudad del Mar, enfatiza en la importancia de hablar sobre la patología y de que se diagnostique a tiempo, ya que es la tercera causa de infertilidad a nivel mundial.

En términos simples, la endometriosis es la implantación, desarrollo y crecimiento de tejido menstrual fuera del útero. Por lo general, adopta la forma de tumores o quistes benignos que provocan la inflamación y distorsión anatómica del propio útero y también de ovarios, trompas, vejiga, uréteres y otros órganos ubicados en la cavidad pélvica. Si bien no es mortal, para muchas mujeres sus síntomas la transforman en una afección altamente invalidante.

Y es que si bien sentir molestias durante el período es natural y esperable, hay mujeres que sufren dolores intensos o invalidantes que alteran significativamente su calidad de vida. “Habitualmente son pacientes que por su menstruación terminan alterando su vida diaria: faltan al colegio, a la universidad, el trabajo o a actividades sociales, producto del dolor. Incluso, muchas veces deben acudir a un servicio de urgencia por este motivo”, señala el Dr. Aníbal Scarella, ginecólogo experto en la patología de Clínica Ciudad del Mar, quien añade que precisamente en casos como los descritos se debe sospechar de la presencia de endometriosis.

El mayor problema de esta patología es que los síntomas son similares al de una regla o periodo menstrual común. Eso hace que en muchos casos sea difícil diagnosticar, estimándose un retraso de entre 7 a 10 años entre el inicio de los síntomas y que se establece un diagnóstico certero.

“Muchas mujeres se demoran en consultar porque se tiende a ‘normalizar’ las intensas molestias. Cuando se falta al trabajo durante el periodo, cuando lloran por no soportar el dolor e incomodidades, tienen que acudir a un especialista. Entre antes se detecte la anomalía, antes se puede iniciar un tratamiento”, afirma el doctor Scarella.

¿De dónde viene el dolor?

A lo largo de los años, se han realizado diferentes investigaciones para determinar las causas de la endometriosis; y aunque se ha avanzado mucho, aún no se ha encontrado ni determinado la etiología exacta de la enfermedad.

De igual forma, la posibilidad de diagnosticar con certeza la patología sigue siendo limitada. Hasta hace poco, los médicos debían recurrir a una laparoscopía pélvica en los casos cuyos síntomas eran evidentes. Lo anterior porque, básicamente, el examen pélvico de rutina y las ecografías transvaginales concesionales no siempre revelan la existencia de endometriosis.

Sin embargo, gracias a una técnica ecográfica desarrollada por especialistas brasileños, que poco a poco está siendo implementada a nivel mundial, hoy es factible descubrirla en forma mucho más oportuna, rápida y segura.

En Chile, existen pocos especialistas que realizan ese examen. Uno de ellos es precisamente el doctor Aníbal Scarella, de Clínica Ciudad del Mar, quien es pionero en la implementación de esta técnica, que aprendió directamente en Brasil. “A la fecha, ya hemos evaluado a más de 500 pacientes con una excelente tasa de detección de la enfermedad”, dice el profesional. Asimismo, destaca que tal práctica se realiza en Clínica Ciudad del Mar para las pacientes que tengan dudas o sospechas de la enfermedad.

Tratamiento

Una mujer con endometriosis debe recibir un tratamiento personalizado, multidisciplinario e integral, con expertos que puedan ayudar a superar la enfermedad con el paso del tiempo, pues es un proceso de largo plazo.

En pacientes que no desean embarazo, se recurre a los fármacos antiinflamatorios y terapia hormonal (anticonceptivos, como pastillas, parches o anillo vaginal), que ayudan a aliviar el dolor y que permiten, a través de su continuo consumo, suprimir por un tiempo la menstruación.

No obstante, hay quienes requieren de cirugía laparoscópica cuando hay dolor severo, se han probado medicamentos pero aún tienen dolor atribuible a la patología, hay un crecimiento o masa en el área pélvica, y si tiene problemas para quedar embarazada, siendo la endometriosis la principal causa. “El objetivo de la cirugía es eliminar los implantes de endometriosis y el tejido cicatricial, limpiando la pelvis y los órganos afectados. Más del 80% de las mujeres tienen menos dolor durante varios meses después de la cirugía”, dice el experto de Clínica Ciudad del Mar.

Asimismo, enfatiza el Dr. Scarella, este procedimiento no está indicado en todas las mujeres, ya que en algunos casos puede dañar los ovarios y con ello impactar en la fertilidad. Es por eso que la cirugía se reserva a pacientes que sufren de dolores que afectan de sobremanera su calidad de vida.

Enemigos del embarazo

Debido a que no siempre produce los síntomas antes descritos, hay mujeres que no experimentan dolor pese a tener endometriosis. Sin embargo, sí pueden ver afectada su fertilidad, por la distorsión anatómica e inflamación que la enfermedad genera en ovarios, útero y trompas de Falopio.

La infertilidad es un problema cada vez más común en la sociedad. Según la Organización Mundial de la Salud, un 10% de las parejas experimentan alguna forma la imposibilidad de concebir. En Chile, se estima que un 7% de las personas son infértiles y que un 4% de ellas continua presentando problemas para embarazarse tras ocho años de vida en pareja.

“Muchas pacientes, durante su estudio de infertilidad, descubren que tienen esta enfermedad. Lo que hacemos en estos casos es ayudarlas a embarazarse con diversos tratamientos y una vez que son madres las operamos si existe dolor asociado”, detalla el especialista.