A partir de septiembre, una gran cantidad de personas comienzan a sufrir rinitis alérgica, producto de la liberación de polen de árboles.  Sin embargo, la inmunóloga de Clínica Santa María, Dra. María Angélica Marinovic, explica que esto se puede evitar adelantando la consulta a un especialista y el tratamiento farmacológico, y en casos más graves, optando por la inmunoterapia, la cual tiene efectos más prolongados.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre un 10 a un 30% de las personas sufren rinitis alérgica, una enfermedad inflamatoria de la mucosa nasal desencadenada por la exposición a distintos alérgenos. “Aunque ésta se puede presentar durante todo el año –porque es desencadenada por alérgenos perennes como ácaros del polvo de habitación u hongos– durante la primavera tiende a intensificarse por la aparición de distintos pólenes de árboles, malezas o pastos”, manifiesta la inmunóloga de Clínica Santa María, Dra. María Angélica Marinovic.

Para enfrentar este tipo de alergia –que se manifiesta con picazón de nariz, paladar, estornudos y muchas veces con asma y/o conjuntivitis alérgica– la especialista recomienda iniciar el tratamiento antes de que comience la temporada polínica, para obtener una mejor respuesta. “Para esto, el paciente debe consultar con mucha anticipación a su médico tratante para que le indique los medicamentos adecuados para evitar los malestares”, añade la experta.

En general, la rinitis alérgica se controla a través de medidas de evitación del contacto con los alérgenos responsables de los síntomas, con antihistamínicos de segunda generación –los cuales no producen sedación– y en algunos casos también con corticoides nasales indicados por un especialista. “Una vez comenzada la temporada, se recomienda ventilar la casa en las mañanas y luego cerrar las ventanas para que no entren los pólenes, mantener las ventanas cerradas del auto y si se realiza deporte al aire libre, usar anteojos, ducharse y cambiarse de ropa inmediatamente después del ejercicio”, agrega la inmunóloga.

Inmunoterapia: Tratamiento efectivo contra alergias

La inmunoterapia combate la rinitis alérgica, conjuntivitis alérgica y/o asma, a través de la administración gradual del extracto del alérgeno más predominante en cada caso, con el fin de que el paciente se haga tolerante a éste, haciendo que sus síntomas sean más leves y no requiera el uso permanente de medicamentos.

“Generalmente se realiza en aquellas personas que no responden de forma adecuada al tratamiento con medicamentos o que no quieren seguir dependiendo de éstos para controlar su enfermedad”, indica la especialista. En el caso de los asmáticos, existen algunos requisitos, como tener la patología bien controlada y ser constantes en el tratamiento.

Ésta puede ser inyectable por vía subcutánea u oral, siendo el primero recomendado sobre los cinco años mientras que el segundo a partir de los tres. Sin embargo, la inmunóloga advierte que es más aconsejable la terapia subcutánea ya que tiene mejores resultados. Ésta consiste en una inyección semanal por tres semanas y luego una mensual por tres años, la cual va a tener un efecto prolongado de alrededor de 15 a 20 años. “A pesar de que es un tratamiento bastante seguro, se recomienda realizarlo en un centro asistencial y siempre por un médico especialista”, finaliza la Dra. Marinovic.