Los especialistas coinciden en que durante las celebraciones de fiestas patrias los chilenos subimos en promedio 3 kilos y como no, si las comidas típicas nacionales se caracterizan por tener un gran aporte calórico.  No se trata de no comer y disfrutar, sino más bien de hacerlo de manera inteligente para aminorar los efectos que le podemos causar a nuestro organismo en estos cinco días de fiesta. 

El doctor Pedro Barreda y la nutricionista Katherine Larraguibel, ambos asesores de la compañía de nutrición Herbalife en Chile, nos entregan su visión y prácticos consejos para disfrutar de los asados, pero sin exageraciones y de manera saludable.

A la parrilla 

La nutricionista aconseja evitar el lomo vetado o lomo liso y elegir carnes más magras como el abastero, asado carnicero o filete. El pollo cocinarlo sin cuero, pues poco sirve removerlo después, ya que la carne absorbe su grasa mientras se asa. “Trate de prescindir del choripán, salchichas, prietas y embutidos en general, son demasiado altos en grasas saturadas. Sea creativo, haga anticuchos con carnes magras, pechuga de pollo y verduras, y acompáñelo con un rico pebre”, dice Larraguibel.

Mientras que el doctor Barreda, sugiere primero que todo, disfrutar de las fiestas patrias y sentir la chilenidad. Aprovechar la instancia para compartir con la familia de las costumbres nacionales, vestirse de huaso, decorar el patio y gozar en torno a la parrilla. Eso sí, recomienda poner atención en los tiempos de cocción de los alimentos, evitar dar a los niños carnes rojas en el centro y poner atención a la contaminación cruzada. “Las cecinas contaminan el asado, requieren asarse aparte, en distintos momentos y ojalá primero las cocinemos en agua antes de ponerlas en la parrilla”. 

Acompañamientos 

Parte del menú patrio está compuesto por las ensaladas con los que acompañamos la carne. Acá la recomendación es favorecer el consumo de aquellas que no sean tan altas en calorías y aporten nutrientes. “Muchas personas dicen no saber por qué engordaron si comieron sólo ensaladas, entre ellas, papas con mayonesa, choclo y habas. Pero estas son altas en calorías. No hay que engañarse con las ensaladas”, asegura Barreda, quien además propone incorporar aceite de oliva, palta o nueces en las ensaladas por el beneficio a la salud cardiovascular que entregan.

Por su parte, la nutricionista Larraguibel, propone preferir las ensaladas verdes y crudas y aliñarlas sin aceite. “Independiente de su origen, si es de oliva, maravilla o palta, aporta 120 calorías por cucharada. Si queremos cuidar los kilos, lo ideal es cocinar sin aceite”.

Bebidas y alcohol 

“La alimentación dieciochera produce mucha sed por su alto contenido de sodio y calorías. Sáciela con agua, jugos o bebidas sin azúcar, ¡nunca con chicha!, un vaso promedio de 200 ml aporta 600 calorías”, afirma Barreda.

En relación con el alcohol, la nutricionista agrega que este ítem es gran responsable en la subida de peso de estas fechas. “El alcohol es azúcar, mientras más grados alcohólicos tiene un trago, más azúcar y más calorías posee. Prefiera vino, champaña brut o extra brut, incluso una cerveza, antes de destilados más fuertes como el pisco o ron”.

Buenas noticias 

El doctor Barreda reconoce la importancia de pasarlo bien y salir de la rutina es estas fechas y nos invita a activarnos, a poner el cuerpo en movimiento para ayudar a gastar las calorías consumidas. “Baile, salga a caminar, juegue con los niños, muévase, aproveche el tiempo libre y la naturaleza”.

Otra buena noticia, según Katherine Larraguibel, es que no pasa nada si nos comemos un asado más contundente (una vez). Lo importante es tener presente la compensación de calorías. Si nos vamos a exceder en el almuerzo, entonces, a la once comamos un lácteo descremado y a la cena una ensalada verde con un huevo duro, por ejemplo. Así contribuimos a mantener una ingesta calórica equilibrada, asegura.

Si no quiere exagerar este 18 y desea tener noción de lo que va a comer, acá lo ayudamos con una tabla calórica dieciochera:

Tabla de Calorías "Dieciochera”