Para la población de adultos mayores de hoy, vivir sus últimos años en soledad y encierro ya no es una opción. Por el contrario, actualmente se mantienen más activos, vitales y dispuestos a disfrutar de una etapa en la que se han complementado todos los ciclos importantes de la vida. El geriatra de Clínica Vespucio, Dr. Roberto Concha, explica que el deterioro de las funciones asociadas al envejecimiento se ha ido postergando porque las personas están expuestas a situaciones y actividades que les exigen mantener una vida física, mental y social activa.

Según la última encuesta Casen, la cifra de adultos mayores en nuestro país ha aumentado considerablemente desde 1990. De hecho, se estima que en la actualidad en Chile hay 86 personas mayores por cada 100 menores de 15 años. Sin duda, esta realidad se incrementará en los próximos años y, por ello, es fundamental gozar de una buena calidad de vida en esta etapa, lo que involucra una serie de factores basados principalmente en la prevención.

Se define como tercera edad a la fase de la vida que abarca de los 60  hasta los 80 años aproximadamente. “Posterior a dicha etapa, la persona entra en la fase de la cuarta edad, que involucra a aquellos que tienen más de 80 años”, asegura el geriatra de Clínica Vespucio, Dr. Roberto Concha.

Dado que este domingo se conmemora el “Día Internacional del Adulto Mayor”, es importante tener en cuenta varios factores que son claves para que podamos envejecer de manera saludable.  

Chequeos preventivos

Con el propósito de descartar enfermedades asociadas al envejecimiento y otro tipo de patologías que podrían complicar la salud del adulto mayor, es importante que el entorno que lo rodea, esté pendiente de acompañarlo en los chequeos periódicos, además de estar atentos a cualquier anomalía que pueda presentar el paciente. El Dr. Roberto Concha, afirma que “un diagnóstico oportuno de una enfermedad complicada, permitirá un tratamiento adecuado para combatir eficazmente cualquier patología y elevar su calidad de vida”. 

Al igual que un diagnóstico temprano, otra manera de prevenir enfermedades complejas es la vacunación, especialmente contra la influenza en invierno. Es por eso que el calendario de vacunas de un adulto mayor debe estar al día, para evitar contagios e infecciones, como la neumonía o patologías respiratorias. El profesional advierte que la prevención es esencial, ya que “hay enfermedades crónicas como la diabetes, problemas coronarios, insuficiencia renal e hipertensión arterial que hacen que una persona esté más susceptible a contraer ciertas afecciones”. 

Alimentación equilibrada

Siempre es importante mantener una alimentación balanceada, hábito que adquiere mayor relevancia pasado los 60 años. A esta edad el organismo no tiene la misma capacidad que antes para sobreponerse a una enfermedad, por lo que “es importante el consumo de vitaminas y nutrientes que se pueden encontrar en vegetales, frutas y verduras”, sostiene el profesional. 

Específicamente, se debe privilegiar la ingesta de carnes blancas, fibras, cereales, aceite de oliva y frutos secos como maní, nueces y almendras. Si la dieta equilibrada se combina con actividad física moderada, los efectos positivos para la salud son aún mayores. 

Actividades de esparcimiento

Hay ciertas experiencias que pueden resultar muy enriquecedoras para las personas de la tercera edad. Algunas son participar en voluntariados, tomar clases de pintura, fotografía o bordado. “Aquí lo importante es que el paciente se sienta útil mediante pequeñas acciones que no requieran de un esfuerzo excesivo”, sostiene el doctor Concha.

Otro tipo de actividades que pueden ayudar al adulto mayor están asociadas a trámites como el pago de cuentas, compartir con pares de su edad, cuidar a los nietos o preocuparse de algunos detalles del hogar. De la misma manera, el geriatra de Clínica Vespucio sostiene que, en el proceso de envejecimiento, es fundamental que el paciente cuente con una red de apoyo que se preocupe y le brinde la atención necesaria para mantenerse saludable y con un buen estado emocional.

Algunas recomendaciones para envejecer de forma saludable son:

  • Manténgase activo físicamente, ya que esto puede retrasar la aparición de algunas enfermedades
  • Privilegie una dieta balanceada en la que predominen las proteínas magras, frutas, vegetales, granos enteros
  • Acuda a controles preventivos y chequee las vacunas que necesita
  • Evite el consumo de alcohol y tabaco
  • Si toma remedios para tratar alguna enfermedad, coloque una alarma diaria para no olvidarlos
  • Escoja un pasatiempo y practíquelo, como por ejemplo bordar, coser, sacar fotografías, etc.
  • Busque instancias de vinculación, ya sea con amigos, familiares o en grupos. Estar conectados con la sociedad, impacta positivamente en la salud física y mental.