Si bien es una enfermedad de origen viral que muchos asocian al frío, el resfriado en ocasiones puede aparecer en pleno verano producto de los repetidos cambios de temperatura durante el día y sus actividades. El médico broncopulmonar de Clínica Vespucio, Dr. Javier Cerda, advierte sobre sus síntomas y explica cuáles son los cuidados que debemos considerar para evitar confundir este cuadro con alergias estacionales.

El sol y el calor son los principales protagonistas durante la época estival y estar resfriado en esta fecha, cuando todos queremos disfrutar de las últimas semanas de la temporada, suena como la peor forma de hacerlo. Aunque muchos relacionan esta enfermedad con el frío, en el verano puede llegar a ser el peor enemigo de nuestra salud producto del mal uso de los ventiladores y el aire acondicionado en las oficinas y el comercio.

Según el médico broncopulmonar de Clínica Vespucio, Dr. Javier Cerda, “los cambios bruscos de temperatura en verano pueden provocar resfriados que duran entre cinco y siete días. En estos casos, lo importante es tener claras las diferencias entre un cuadro viral y las alergias, dado que muchos pacientes confunden su diagnóstico”.

Resfríos vs alergias

Ante cualquier cuadro respiratorio que produzca fiebre durante más de tres días seguidos, se debe consultar con un médico. Esto porque “los resfriados, a diferencia de una alergia, pueden favorecer otros cuadros bacterianos que exponen al paciente a consecuencias más graves”, asegura el Dr. Cerda.

Además, el especialista detalla los síntomas que caracterizan un resfrío de verano y lo distinguen de una alergia:

ü  Romadizo: Es un síntoma para ambos que produce moco líquido y claro. Si tiende a ser amarillo o verde puede tratarse de una infección respiratoria.

ü  Molestias generales: El dolor de garganta o malestar general son indicios de un resfriado o gripe, muchas veces acompañado por fiebre o inflamación de glándulas.

ü  Presentación: En general, los síntomas del resfrío surgen en forma gradual, no súbitamente, como en el caso de las alergias.

ü  Duración: Los resfriados se prolongan cerca de una semana, mientras que las alergias pueden durar mucho más tiempo mientras se esté expuesto al agente que lo produce (polen, polvo, etc.)

“En general, las alergias son bien toleradas, sin compromiso del estado general y sólo incluyen molestias menores” explica el especialista.

Recomendaciones para evitar resfríos en verano

Para disfrutar del verano sin molestos resfríos, el broncopulmonar entrega las siguientes recomendaciones:

  • No exponerse a cambios bruscos de temperatura.
  • Apagar el aire acondicionado 15 minutos antes de salir al exterior.
  • Mantener el aire acondicionado lo más suave posible.
  • Aumentar el consumo de líquidos (aguas e infusiones).
  • Lavarse las manos con frecuencia.
  • Evitar el exceso de ropa de abrigo.
  • Cubrir la garganta y la boca en ambientes fríos.
  • En caso de estar resfriado, no bañarse en piscinas, playas ni ríos y evita la exposición al sol.

Tratamiento

El tratamiento del resfriado está enfocado en disminuir sus síntomas. En este sentido, es conveniente permanecer en reposo, tomar analgésicos para reducir los dolores y la fiebre. En verano, pese a las ganas de querer broncearse al sol, esto se debe evitar si se está cursando un cuadro viral y, junto con ello, es recomendable aumentar el consumo de líquidos.