Gripes y resfriados habituales en el regreso al colegio se pueden evitar con un correcto lavado de manos, que elimina hasta el 99% de los microorganismos y reduce el riesgo de contagio.

Falta poco para marzo y con el inicio del año escolar, se reactiva en los padres la preocupación por el peligro de contagio de sus hijos durante los primeros días de clases. Por ello, Kleenex Kids, la marca de pañuelos desechables infantiles de Kimberly-Clark, propone activar un eficaz protocolo para el cuidado de la salud de los niños: un correcto lavado de manos y medidas concretas para prevenir los accesos de tos y estornudos.

Entre los virus más comunes en los jardines infantiles y colegios se encuentran los responsables de enfermedades infecciosas como resfriados, dolores de garganta, tos, vómito y diarrea. Se ha establecido que un niño  puede sufrir en promedio ocho resfriados al año y estar cerca de 28 días con síntomas de resfrío durante cada temporada escolar.

Estos virus se contagian a través de la tos o los estornudos y pueden permanecer entre 6 y 8 horas en objetos, picaportes, teclados y cuadernos, entre otros. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los gérmenes que contaminan las manos son los mayores causantes de estas enfermedades y también de otras mucho más graves como la Hepatitis A. Un correcto lavado de manos es una de las principales medidas de prevención para evitar los contagios.

Para evitar contagiarse y eliminar hasta el 99% de los microorganismos, Kleenex Kids recomienda seguir siete simples pasos:

  • Humedecer las manos con abundante agua.
  • Aplicar jabón.
  • Refregar las manos de 20 a 30 segundos.
  • Utilizar agua para retirar el jabón.
  • Secar las manos con toallas de papel.
  • Tirar las toallas descartables en el cesto de basura.
  • Complementar el lavado con jabón alcohol gel.

Asimismo, ante los accesos de tos, es importante:

  • Cubrirse nariz y  boca con un pañuelo descartable al toser o estornudar.
  • Usar el tarro de basura más cercano para desechar los pañuelos utilizados y nunca reutilizar o guardar el pañuelo.
  • Higienizar las manos.
  • Mantener los escritorios del colegio, trabajo y de la casa limpios y desinfectados.

Tanto el lavado de manos, como cubrirse la boca y nariz al toser o estornudar representan medidas preventivas efectivas que es fundamental seguir incentivando en los niños para cortar la cadena de transmisión de gérmenes y así evitar la propagación de enfermedades que atentan contra la salud y bienestar.