Se trata de una enfermedad bucal generalmente bacteriana que provoca inflamación y sangrado en las encías. Si no se toman las medidas necesarias y la patología avanza, se puede transformar en una periodontitis, etapa en la cual el paciente corre el riesgo de perder sus piezas dentales. El odontólogo de Centros Médicos Vidaintegra, Dr. Felipe Rivera, explica cuáles son los síntomas de la gingivitis y se refiere a la importancia de la prevención.

La presencia de placa bacteriana adherida a los dientes provoca una inflamación de las encías llamada gingivitis. El especialista en periodoncia de Centros Médicos Vidaintegra, Dr. Felipe Rivera, explica que “los síntomas de esta patología son una respuesta del cuerpo, específicamente del sistema inmunológico, ante la presencia de organismos que generan daños en la estructura bucal”.

Si esta placa no se quita, se empieza a calcificar y se convierte en un depósito duro denominado “tártaro” que queda atrapado en la base del diente, lo cual genera que las encías se infecten, se inflamen y se tornen sensibles.

Síntomas

Para detectar la gingivitis, el dentista observa los signos típicos de la inflamación, además de revisar la presencia de sangramiento al sondaje, es decir, con instrumentos que verifican si la encía sangra al ser tocada. “Adicionalmente, el profesional pide radiografías para descartar que la enfermedad no haya progresado a una periodontitis, donde existe una destrucción del hueso”, precisa el odontólogo.

Los síntomas de la gingivitis son:

  • Hinchazón
  • Eritema o enrojecimiento
  • Sangramiento
  • Aumento de la temperatura local
  • Dolor (en algunos casos)

Tratamiento

Según explica el Dr. Rivera, el tratamiento consiste en la remoción de la placa bacteriana con limpiezas específicas para cada paciente, además de una buena instrucción de higiene. Lo anterior, tiene el objetivo de erradicar la infección e inflamación. “Después de realizado, el tratamiento debería terminar con  los signos y síntomas provocados por esta patología”, afirma.

Es importante considerar que la limpieza bucal realizada por un profesional idealmente debe ser cada seis meses. Incluso existen algunos casos donde el especialista puede citar al paciente en intervalos de tiempos menores, por ejemplo cada tres meses. “Una buena limpieza no sólo incluye las superficies libres de las piezas dentarías, sino también aquellas que están en contacto con piezas vecinas, con el uso de seda dental o cepillos interproximales”, especifica el doctor.

No debemos confundir la limpieza bucal con un blanqueamiento. Este último es un procedimiento en el cual se utilizan sustancias químicas, principalmente peróxidos, que alteran la estructura superficial del diente, afectando su color. En cambio la limpieza “elimina las tinciones, restos de comida o depósitos calcificados, adosados a las piezas dentarías. Por ende, puede dejar las piezas más blancas, pero sin cambiar la estructura química del esmalte”, precisa el Dr. Rivera.

Prevención

Así, una buena higiene oral es la mejor forma de prevenir la gingivitis. Como explica el odontólogo de Vidaintegra, además se debe visitar al dentista periódicamente cada seis meses y usar diariamente hilo dental.  “Si la enfermedad avanza de una gingivitis al paso siguiente que es una periodontitis, en el largo plazo el paciente puede sufrir pérdida de las piezas dentarias”, advierte el especialista.

No obstante, el progreso de una gingivitis hasta una periodontitis dependerá de los factores de riesgo a los cuáles se exponga el paciente. Los más importantes son:

  • Ser fumador
  • Padecer diabetes
  • Tener los dientes mal alineados
  • Restauraciones (tapaduras) defectuosas
  • Predisposiciones genéticas