A pesar de que la última Encuesta Nacional de Salud publicada por el Ministerio de Salud en 2017 reveló que el 86.7% de los chilenos es sedentario, al parecer, poco a poco nos estamos motivando a hacer más deporte. Así lo demostró la última maratón de Santiago del 8 de abril pasado, donde participaron 30 mil corredores, número muy superior a los casi 7 mil que corrieron en el año 2007. 

Es este contexto del boom de los runners y otras actividades físicas de moda -como el entrenamiento funcional-, que en el mercado de los suplementos alimenticios se ponen de moda algunos que prometen ayudar al rendimiento deportivo. Uno de los que se escucha con frecuencia es la L-Carnitina. ¿Le suena? ¿sabe qué es? ¿para qué sirve realmente?.

El doctor Pedro Barreda, miembro del Consejo Consultor de Nutrición (NAB) de Herbalife Nutrition y autor del libro éxito de ventas ¡Olvídese de las calorías! Coma sano y natural, nos habla y explica sobre este suplemento:

¿Qué es la L-Carnitina?

L-Carnitina es un producto sintetizado en nuestro hígado, los riñones y el cerebro a partir de dos aminoácidos esenciales, la lisina y la metionina. Es responsable del transporte de ácidos grasos al interior de las mitocondrias, orgánulos celulares encargados de la producción de energía.

Dicho en otras palabras, la L-Carnitina facilita la introducción de unidades de grasas a las células para transformarlas en energía y además participa en la eliminación de los residuos de estas grasas una vez quemada la energía. 

¿Para qué sirve?

La L-Carnitina es un transportador de los ácidos grasos (lípidos) a la mitocondria, encargada de la producción de la energía de las células, luego, es el lugar donde estos ácidos grasos son convertidos en energía, es decir, favorece la quema de grasa.

¿Es beneficioso su consumo?

Es importante tener en cuenta que existen dos formas de “Carnitina”: la L-Carnitina y la D-Carnitina. La primera es la que desarrolla el transporte y posterior combustión de la grasa, siempre y cuando se realice una actividad física con la intensidad y la duración adecuada que ayude a la movilización de los ácidos grasos, de lo contrario, la L-Carnitina no realizaría la función que nos interesa.

Es por este motivo que la recomendación más habitual con la finalidad de quemar grasa es combinar la L-Carnitina con la realización de actividad física aeróbica. Básicamente el objetivo es recomendar “una actividad que tenga una demanda de energía suficientemente elevada como para que el metabolismo estimule la movilización de los ácidos grasos del tejido adiposo y así poderlos emplear como fuente de energía (gracias a la acción posterior de la L-Carnitina). 

¿Dónde la encontramos?

La principal fuente de carnitina son en particular las carnes rojas. Los vegetales contienen cantidades muy pequeñas o incluso nulas de carnitina.

También se encuentra en el mercado en formato de suplemento alimenticio, donde viene combinadas con vitaminas. Ideal es consumirla unos 15 minutos antes de un entrenamiento aeróbico de 45 minutos de duración y de intensidad media a alta.

¿A quiénes aconsejaría su consumo?

A quienes realizan deporte. La L-Carnitina puede ser una gran ayuda para favorecer la quema de grasa siempre que la combinemos con una actividad física de intensidad moderada a alta y una duración de, al menos, 40-45 minutos. Por eso, salir a caminar no será la opción más aconsejable si queremos sacarle provecho a la L-Carnitina, ya que el gasto calórico que implica no es suficiente como para que el metabolismo tenga la necesidad de movilizar los lípidos almacenados.

¿Hay estudios científicos que respalden los beneficios asociados al deporte del consumo de L-Carnitina?

Según el doctor Barreda, los efectos en el rendimiento deportivo de la L-Carnitina han sido tema de diferentes investigaciones. Por ejemplo, en la Revista Metabolism se publicaron resultados de un estudio de la Universidad de Connecticut donde la suplementación con este producto mostró una menor generación de radicales libres causados por el ejercicio, así como también, menor dolor durante los cuatro días siguientes a las sesiones de entrenamiento.

La misma revista, publicó un estudio alemán que constató que la ingesta de 1,5 gramos tres veces al día de L-Carnitina, aumenta significativamente la conversión de grasa en energía. Junto a él, otras investigaciones que han medido la cantidad de peso perdido con y sin suplemento demostraron un claro beneficio para bajar de peso.

En 2004, concluye el doctor Pedro Barreda, investigadores en Austria revisaron toda la literatura de investigación disponible sobre los posibles beneficios de la L-Carnitina en un artículo publicado en la Revista Nutrition. Llegaron a la conclusión de que reduce el daño muscular, promueve la recuperación tras el ejercicio y disminuye los niveles de ácido láctico, además de ofrecer un beneficio potencial en el entrenamiento y la competición.