Se trata de el Glaucoma, enfermedad generalmente asintomática, se caracterizan por defectos en el campo visual y si no es tratada a tiempo puede hacerte perder la visión.

Si Ud. ya pasó los 40 años de edad uno de los chequeos recomendables es el del Glaucoma, que si bien puede presentarse a cualquier edad, aparece con mayor frecuencia pasada las cuatro décadas de vida.

Lo peligroso de esta enfermedad es que actúa de "forma silenciosa” en la mayoría de los casos, y que generalmente se produce en personas con historia familiar de glaucoma.

“La enfermedad consiste en una neuropatía óptica crónica y progresiva que se caracteriza por un aumento de la presión intraocular, lo que ocasiona daño en el nervio óptico y consecuentemente una alteración importante en el campo visual que de no detectarse o tratarse oportunamente conduce a la ceguera” señala el oftalmólogo de la Clínica Oftalmológica Providencia Dr. Eusebio García.

Esta es una enfermedad generalmente asintomática en su fase inicial. La persona sólo presenta síntomas cuando esta se encuentra en un estado avanzado y se caracterizan por defectos en el campo visual y pérdida de la visión. Sí pueden presentar síntomas desde su inicio aquellos pacientes que sufren glaucoma por cierre angular, estos síntomas son visión borrosa, arcoíris alrededor de las luces, dolores de cabeza o en los ojos y náuseas.

Hay varios tipos de glaucomas, pero los más frecuentes son:

Glaucoma primario de ángulo abierto: 
• Aumento de presión moderado. 
• Habitualmente asintomático. 
• Se va deteriorando lentamente la visión.

Glaucoma por cierre angular: 
Se presenta en forma aguda y repentina, con presiones intraoculares muy altas determinando una abrupta pérdida de la visión y mucho dolor

El tratamiento inicial es eminentemente médico a base de gotas que bajan la presión ocular preservando el daño ocurrido. Otra alternativa es la cirugía, donde existen variadas técnicas las cuales tu médico podrá sugerir, como son el láser o cirugías filtrantes convencionales. Pero sin duda el mejor de los tratamientos, para esta enfermedad es la PREVENCIÓN.

“Sí tienes más de 40 años la mejor forma de prevenir esta enfermedad es controlando la presión de tus ojos al menos una vez al año. El daño causado por el glaucoma es irreversible” señala el especialista de la Clínica Oftalmológica Providencia.