Bajo el lema de “Salud para Todos”, la OMS celebra este 7 de abril el Día Internacional del Salud. Dentro de este contexto, una buena nutrición garantiza la función adecuada del organismo y fortalece las defensas contra posibles enfermedades. Alimentos enriquecidos con ingredientes funcionales, por ejemplo, son importantes aliados y pueden traer beneficios efectivos para la salud. Por ejemplo:

  • Corazón:

Los fitoesteroles pueden contribuir a la reducción de hasta un 12% del colesterol total, incluyendo los niveles de colesterol LDL, conocido como colesterol "malo", que puede depositarse en las arterias y provocar su obstrucción. También disminuyen efectivamente los triglicéridos. Por su parte el Omega 3 también tiene una importante actuación en la prevención de enfermedades cardiovasculares, pues ayuda a regular la presión arterial y la frecuencia cardiaca, además de prevenir arteriosclerosis e infarto del miocardio. También presenta un impacto positivo sobre los síndromes metabólicos y la diabetes tipo 2. Los dos nutrientes forman parte de las directrices para la prevención de la Sociedad Europea de Arteriosclerosis y de la Sociedad Europea de Cardiología.

  • Ojos:

La luteína, un carotenoide presente en vegetales verdes y de muchas hojas, tiene una importante acción en la salud de los ojos, previniendo la catarata y la Degeneración Macular relacionada con la Edad. Las vitaminas B12 y D3 también contribuyen a la prevención de estas enfermedades. La vitamina A facilita la función visual y mejora la integridad estructural de la córnea. Antioxidantes como los carotenoides y la vitamina E también ayudan a proteger las células del ojo y son importantes en la prevención del glaucoma y en el mantenimiento de las funciones de la retina, incluyendo la prevención de la retinopatía, común en los diabéticos.

  • Huesos:

Las vitaminas D y K desempeñan un papel importante en la salud de los huesos, garantizando la deposición del calcio y previniendo contra el desarrollo de la osteoporosis. La vitamina D también evita problemas como raquitismo y sarcopenia.

  • Gestación y primera infancia:

En las mujeres embarazadas se recomenda el Omega 3 para reducir el riesgo de parto prematuro, apoya el desarrollo del sistema nervioso y los ojos del feto, además de ayudar en la prevención de la depresión posparto. Investigaciones demuestran que la suplementación con omega 3 desde la gestación hasta la primera infancia, presenta una ventana de oportunidad para influenciar positivamente el desarrollo del sistema inmunológico del bebé, incluso previniendo alergias y enfermedades inflamatorias, como el asma. Para los bebés, la vitamina D también es interesante para asegurar el desarrollo saludable de los huesos, contribuye al funcionamiento del corazón y del cerebro, además de ser necesaria para el desarrollo adecuado del sistema inmunológico. La vitamina B12 previene la anemia.

  • Envejecimiento:

Los carotenoides betacaroteno, licopeno y luteína poseen una importante acción antioxidante, combatiendo los radicales libres y retardando el envejecimiento de la piel. La luteína tambien tiene acción efectiva en la protección del ADN, inmunidad, anti-estrés y bienestar. BASF desarrolló un estudio clínico para determinar los efectos de los suplementos de luteína en niveles sanguíneos y daños al ADN entre mujeres americanas sanas con edades entre 50 y 70 años. Se ha comprobado clínicamente que la suplementación diaria de hasta 15mg de luteína ofrece biodisponibilidad y eficacia en la protección del ADN.

  • Cerebro:

La vitamina B12 en combinación con vitamina B6 y B9 protegen la salud del cerebro y la función cognitiva. Son importantes en la prevención de enfermedades como Alzheimer, Mal de Parkinson y demencia vascular. Ayudan también en disturbios del humor como depresión y ansiedad. Los Vegetarianos estrictos corren un alto riesgo de desarrollar deficiencia de vitamina B12, haciendo importante la suplementación o el consumo de alimentos fortificados. 

  • Higado:

Complementando esta oferta, BASF lanzó recientemente Hepaxa, el primer producto en los Estados Unidos de América específicamente diseñado para tratar el hígado graso no alcohólico, conocido como esteatosis, en pacientes con EHGNA.

Hepaxa es fabricado utilizando una tecnología patentada de purificación que elimina los contaminantes orgánicos persistentes y otros lípidos no deseados como el colesterol, que se encuentran de forma natural en todos los productos de aceite de pescado. Investigaciones han demostrado que un contaminante en específico, el bifenilo policlorado PCB 153, es particularmente peligroso en los pacientes con EHGNA. La función hepática de los pacientes con EHGNA se ve comprometida y es importante evitar la exposición adicional a componentes no deseados del aceite de pescado tradicional.

BASF atiende los mercados de alimentos, bebidas y suplementos con una amplia cartera de Nutrición Humana, que incluye ingredientes que aportan beneficios directos a la salud, como la omega 3, las vitaminas y los carotenoides.