La publicación en The New England Journal of Medicine, presenta la tesis que las mujeres que dependen de las pastillas anticonceptivas o de los dispositivos intrauterinos tienen un ligero aumento en el riesgo de desarrollar cáncer de mama.

Esta investigación estudió por 10 años a 1,8 millones de mujeres danesas y concluyó que, por cada 100 mil mujeres, el uso de anticonceptivos hormonales es causante de 13 casos más de cáncer de mama anualmente. Es decir, por cada 100 mil mujeres que utilizan este método, se presentan 68 casos de cáncer de mama al año, en comparación con los 55 casos que se presentan entre quienes no los utilizan.

Aunque en estudios anteriores se había establecido una relación entre la píldora y el cáncer, esta investigación es la primera en analizar los riesgos asociados a las fórmulas actuales de las pastillas y dispositivos.

Realidad chilena

En nuestro país, el cáncer de mama es la primera causa de muerte, por cáncer en la mujer. Diariamente mueren 3 mujeres y cada 3 horas hay un nuevo diagnóstico.

Pero ¿cuáles son los factores de riesgo de esos cánceres?, ¿son realmente las pastillas anticonceptivas las que aumentan esta enfermedad?

“Los factores de riesgo son aquellos elementos que aumentan la probabilidad de desarrollar cáncer de mama, muchos de los cuales no se pueden controlar, como, por ejemplo: la edad, los antecedentes familiares y/o personales. Pero existen algunos que son controlables como son el peso, la actividad física, y el consumo de alcohol”, explica la Dra. Soledad Torres, directora del Simposio Internacional Cáncer de Mama.

Factores de riesgo controlables

Peso. El sobre peso puede ser un factor que eleva la posibilidad de padecer cáncer de mama, principalmente en las mujeres postmenopáusicas. La razón es porque el tejido graso es la principal fuente de estrógeno que posee el cuerpo tras la menopausia, cuando los ovarios dejan de producir la hormona. Una mayor cantidad de tejido graso implica un mayor nivel de estrógeno, lo que puede aumentar el riesgo de cáncer de mama.

Dieta. No existe una certeza de qué tipo de alimentos aumentan el riesgo de cáncer.

Ejercicio. Cada día hay más pruebas de que el ejercicio ayuda a reducir el riesgo de cáncer de mama. Se recomienda hacer ejercicio físico entre 45 y 60 minutos al menos 5 días a la semana.

Consumo de alcohol. El riesgo de cáncer de mama aumenta levemente en relación con ingesta de alcohol.

El Estrógeno es una hormona que produce principalmente el ovario y está presente en las pastillas anticonceptivas. Se sabe que el estrógeno estimula el crecimiento de las células mamarias en las mujeres, y la exposición a esta hormona durante largos períodos ininterrumpidos podría aumentar el riesgo de cáncer de mama.