Existen formas y estrategias para bajar de peso sin ejercitarse, pero según explican los expertos, puede llegar a ser perjudicial para la salud.

Estamos en invierno y muchos aún no comienzan la conocida “operación verano o bikini”, sin embargo nutricionistas recomiendan empezar desde ya porque si una persona está a 10 a 15 kilos sobre tu peso ideal, la baja saludable, sostenida y sin efecto rebote toma al menos unos cinco meses.

Para Josefina Jorquera nutricionista y Directora de operaciones de Nutrifit Training, ante la pregunta de si bajar de peso sin ejercicio puede ser perjudicial, su respuesta es tajante. “Nuestro organismo tenderá a perder grasa, pero también mucho peso en masa muscular y esto como consecuencia puede traer mayor riesgo de resistencia a la insulina, sarcopenia, pérdida de fuerza, provocando aumento de discapacidad física y una calidad de vida deficiente”

Expertos concuerdan que es vital cuando se quiere bajar de peso saludablemente además de seguir una alimentación adecuada realizar actividad física para lograr mejores resultados no solo estéticos sino de salud.

Junto a ello, en Nutrifit Training (www.nft.cl) resaltan que la práctica del ejercicio aumentar la sensibilidad a la insulina y disminuye el riesgo de desarrollar diabete. Disminuye las posibilidades de contraer enfermedad coronaria, el colesterol, riesgo de cáncer, entre otros. Además, brinda bienestar psicológico y genera ganancias de masa muscular, lo que evitará el famoso efecto rebote.

Junto a ello, Jorquera resalta que las personas no deben confiarse, porque pasa mucho que creen que si hacen ejercicio pueden comer de más, pero no es así. “Por ejemplo, en una mujer promedio, una hora de ejercicios moderados puede gastar entre 150 a 300 calorías, lo que en comida se traduce entre máximo 1 a 2 “dientes” de marraqueta y un trozo de torta va entre las 400 a 500 calorías. Por lo tanto, aún realizando ejercicio es necesario cuidar la alimentación y no “premiarse” con comida en exceso por realizar esta actividad, con el fin de lograr los objetivos”.

Los expertos coinciden que lo mejor es tener un plan de alimentación adecuado con ejercicios orientados en un mismo objetivo. Para ello es importante consultar un nutricionista que a su vez tenga un plan de entrenamiento físico, para maximizar los resultados y mejorar la adhesión (la falta de adhesión es la principal causa de falla al tratar de seguir un plan de alimentación y/o rutina).

“En mi experiencia, lo que mejor resulta es crear planes 100% adaptados y personalizados para cada caso. Por ejemplo, si la persona tiene 30 minutos, dos veces a la semana para realizar un plan de entrenamiento en tu casa, o tiene cinco días para entrenar en el gimnasio, se debe realizar una planificación para ello, de la mano con la alimentación, explica Jorquera.

“Además, la persona irá aprendiendo sobre nutrición y entrenamiento y no solo intentando cumplir una dieta, sino, un estilo de vida sustentable en el tiempo”, añade.