Visión borrosa, sensación de peso en los ojos, así como también dolor de cabeza o cefaleas, pueden ser algunas de la señales de algún defecto óptico.

Los defectos ópticos más comunes que sufren las personas son la hipermetropía, el astigmatismo, la miopía y la presbicia. Todos estos son problemas ópticos que se pueden tratar con lentes ópticos o lentes de contacto, es decir, no son consideradas enfermedades, sino más bien problemas que no constituyen una patología. Ahora bien, dentro de las enfermedades oculares más frecuentes y más comunes se encuentran  las cataratas, la retinopatía diabética y el glaucoma; que requieren mayores tratamientos e incluso cirugía.

¿Cómo saber si podría estar teniendo algún problema ocular? Caja 18, siempre preocupados por el bienestar de las personas, junto al Director Médico de IOI, Instituto Oftalmológico Integral, Gabriel Hammer, explican que síntomas como visión borrosa de cerca, de lejos o en distancias intermedias; sensación de peso en la zona superior a los ojos; cansancio visual; mala visión nocturna al conducir o al ir al cine; visión imperfecta de las luces en las noches; así como también cefalea o dolor de cabeza, pueden ser señales de la necesidad de usar lentes. 

Controles 

Si bien es necesario estar atentos a las alertas señaladas anteriormente, es muy importante que “desde el primer control sano, idealmente hay que controlarse una vez al año hasta los 18 años”, explica Hammer. Ahora bien, si no hay ninguna patología o defecto óptico, “entre los 18 y los 40 años uno debería mantener un control oftalmológico cada dos años y a partir de los 40 años nuevamente hay que controlarse anualmente porque inicia el riesgo de enfermedades silenciosas que solamente son diagnosticable a través de un examen clínico”, señala el director de IOI.

 

Por otra parte, las personas adultas que usan lentes requieren controlarse una vez al año para evaluar si es necesario un cambio de lentes o no. En este contexto, el experto explica que “uno debe cambiar sus lentes ópticos ya sea porque ha aumentado la graduación o bien porque los lentes estén en mala condición o mal estado, lo que genera que el paciente no vea bien”.