Imprimir
Categoría: Salud y estilo
Visto: 1942

alt

Se acerca con gran rapidez la gran fiesta futbolera, donde aumentan los encuentros en torno a asados y “picoteos”. La preocupación de muchas mujeres es que no quieren terminar la fiesta mundialera y menos el invierno con esos “kilitos” demás  y con la piel dañada. Es por eso,  que el Centro Dermoestético Le Ciel (www.leciel.cl)  entrega las siguientes recomendaciones para llegar al verano con la “tarea lista”.

Con la llegada del frío durante estos meses, algunos hábitos alimenticios se modifican y las ganas de ir al gimnasio o de salir a correr se evaporan. Al mismo tiempo comienza a aflorar las ganas de consumir comidas que están más cargadas de calorías y si a esto le sumamos que se acerca el Mundial de Fútbol, los asados y “picoteos” se hacen más comunes en nuestra dieta, que comienza el remordimiento cuando vemos en la pesa los “kilitos” demás.

Es por eso que la doctora y directora del Centro Dermoestético Le Ciel, Ylé López, quiere poner énfasis en los cuidados que las mujeres deben tener durante la época de frío y por sobre todo durante la Copa Mundial de Fútbol.

“Está claro que aunque el fútbol es de mayor gusto masculino, muchas mujeres se sumarán al asado y a las “comilonas” que se organizan en torno a los partidos de la  Selección. Por lo mismo, debemos desde ya ser conscientes de que el famoso “choripan”, las bebidas gaseosas y la cerveza pueden sumar entre sí, las calorías necesarias para un día normal”, comenta la experta.

Es por eso que, para quienes quieren mantenerse en forma y llegar al verano como una “diosa”, es ahora el momento ideal para realizar aquellos tratamientos que requieren de varias sesiones como: peeling, radiofrecuencia, mesoterapia y ultra cavitación. Cualquiera de ellos debe ir acompañado de una dieta sana, ya que es importante comprender que si se mantiene un buen estado físico durante el invierno y se trabaja la estética a tiempo, no habrá apuro en adelgazar para verse lindas en verano.

RADIOFRECUENCIA EN INVIERNO:

 La  radiofrecuencia permite eliminar líquidos, toxinas y celulitis de la piel, y para lograr óptimos resultados requiere al menos de  3 y 8 sesiones según cada caso y las zonas a tratar. Esto es así porque entre cada sesión de radiofrecuencia hay que dejar que la piel y el tejido subcutáneo forme un nuevo colágeno de manera que el conjunto adquiera firmeza gracias a la reorganización de los septos fibrosos y engrosamiento dérmico suprayacente. Por lo tanto el invierno que es cuando más tapadas andamos es el mejor momento para que la piel se recupere y el tratamiento de radiofrecuencia logre su máxima eficiencia.

PEELING EN INVIERNO:

El peeling es ideal realizarlo en invierno ya que la piel no está expuesta al sol y permite su mejor recuperación. El Peeling requiere generalmente como mínimo  4 sesiones que por lo general van espaciadas cada 7 días. Por lo tanto la mejor época para realizar un tratamiento de peeling es en el invierno cuando el sol no es un riesgo.

MESOTERAPIA EN INVIERNO:

La  mesoterapia es ideal para aplicar en invierno ya que recupera la piel del castigo del verano.  Con el tratamiento de mesoterapia se consigue una piel tersa y muy luminosa. Es un tratamiento indoloro en base a la aplicación de ácido hialurónico y vitaminas mediante inyecciones en las zonas a tratar con una aguja súper fina. Si aplicamos la mesoterapia en invierno lograremos que la piel se prepare en profundidad y esté perfecta para la primavera y el verano ya que se necesitan como mínimo de 2 a 5 sesiones.

 Para que los resultados sean aún más óptimos Ylé López recalca que la alimentación es clave en cada uno de estos tratamientos. “Es ideal mantener una dieta equilibrada, nos podemos dar “gustitos”, pero siempre con mesura. Podemos comer carne asada, pero ojalá nos inclinemos por el pollo y combinarlo con muchas ensaladas verdes, ya que de esta manera no contribuimos con el almacenamiento de tejidos adiposos  en nuestro cuerpo”. Además entrega las siguientes recomendaciones:

1.    Comer verduras: Aunque en esta época las ensaladas frías se alejan de la mesa, se pueden consumir en otras preparaciones como, verduras asadas, al vapor, en budines, soufflés o ensaladas calientes con verduras grilladas”

2.    También es de utilidad volver a la sopa, una preparación de gran volumen y que no aporta muchas calorías, sino más bien agua, sobre todo si se elabora a base de verduras. Utilizar la sopa como primer plato y beberla antes de comer reduce el apetito y permite disminuir las calorías ingeridas en el resto de la comida.

3.    Las pastas y las legumbres suelen reaparecer en la dieta y es importante derribar mitos y dejar de temerles. Lo único que debemos hacer es controlar las porciones que ingerimos e intentar acompañar estos alimentos con hortalizas. Por ejemplo, podemos preparar una pasta con brócoli y unas legumbres con calabaza y zanahoria. Además, recurrir a salsas naturales, elaboradas a base de tomate, caldos o espinacas. Son una buena estrategia para reducir calorías, así como reemplazar la crema de leche por salsa blanca o queso crema.

4.    En cuanto a las frutas, nada mejor que prepararlas en compotas o asadas. Tomar conciencia de que las frutas y verduras de temporada son las que proveen los nutrientes necesarios para prevenir enfermedades como la gripe u otras específicas del invierno.

5.    Reemplazar los lácteos enteros por descremados, las carnes grasas por las más magras y el azúcar por edulcorante son otros de los recursos que no debemos olvidar.

Para mayor información: www.leciel.cl                                                                                        

https://www.facebook.com/LeCiel.cl