Con el inicio del verano, aumentan los casos de contagio del virus Hanta, una enfermedad de alta mortalidad que es transmitida por los ratones de cola larga, roedor que habita en zonas rurales entre las regiones de Coquimbo y de Aysén. El coordinador médico de Help, Dr. Fernando Martínez, explica en qué consiste esta infección y cómo se contagia, además de entregar algunas recomendaciones para su prevención.

Según el departamento de Epidemiología del Ministerio de Salud, hasta el 29 de septiembre del 2018 se han confirmado 30 casos de Síndrome Cardiopulmonar por Hantavirus (SCPH) en Chile, con 6 personas fallecidas, lo cual representa un 20% de letalidad. A igual fecha del 2017, se habían confirmado 75 casos en el país, con un 30% de letalidad.

“El Hanta es una infección viral que se presenta de forma endémica en Chile con aumento estacional, principalmente en los meses de primavera y verano. Se consideran actividades de riesgo manipular leña, internarse en bosques, observar roedores, entrar a recintos cerrados y realizar actividades agrícolas”, asegura el coordinador médico de Help, Dr. Fernando Martínez.

Asimismo, el virus se caracteriza en la fase inicial con síntomas de fiebre, mialgias, vómitos, diarrea náuseas, dolor abdominal y cefalea y puede tener un periodo de incubación en el cuerpo de hasta 45 días, sin presentar ningún síntoma. En la  fase inicial aparece  sintomatología  inespecífica  que  fácilmente  puede  confundirse  con otras  enfermedades  como la  influenza.

Luego, en aquellos pacientes que la infección se desarrolla con mayor intensidad, se produce un abrupto deterioro del estado general, dado fundamentalmente por la aparición de inestabilidad  hemodinámica o hipotensión,  con  tendencia incluso al shock y falla respiratoria. “Es en esta  fase, las  medidas  de  contención que se  pueden  aportar sólo en unidades de cuidados críticos son fundamentales para una recuperación. Así, hoy la infección por virus Hanta en nuestro país tiene una mortalidad del 30% aproximadamente”, explica el Dr. Martínez.

Respecto a la transmisión de este virus, se produce a través de la inhalación de aerosoles provenientes de excretas, orina o saliva de roedores infectados; por contacto directo con excrementos y secreciones, o al ser mordido por un ratón.

¿Cómo sospechar que alguien está contagiado?

Debemos levantar sospechas cuando las personas ―previamente sanas― presentan síntomas como fiebre, dolores musculares, dolor de cabeza y/o síntomas gastrointestinales, tras haber estado expuestos a las siguientes condiciones en las últimas seis semanas:

  • Vivir o trabajar en zonas rurales con la presencia de ratón colilarga (reservorio natural del virus en Chile).
  • Ir de paseo o excursión a zonas rurales.
  • Ser trabajador agrícola, forestal o ganadero.
  • Ingresar a recintos que han permanecido cerrados por largo tiempo.
  • Desmalezar o talar árboles.
  • Estar expuesto o en contacto con roedores silvestres.
  • Introducirse en matorrales como zarzamoras o espinos.

Recomendaciones

Para evitar el contagio, el Dr. Fernando Martínez entrega una serie de recomendaciones: 

  • Sellar con elementos duros, como cemento o mallas de acero, cualquier rendija mayor a dos centímetros de altura.
  • Guardar comida en envases resistentes a ratones.
  • Mantener la basura doméstica en tarros cerrados, resistentes a roedores. Si no existe recolección domiciliaria, la basura debe ser enterrada.
  • Limpiar diariamente pisos, repisas y mesones, idealmente con soluciones de agua con cloro. Antes de hacerlo, cubrir las manos con guantes.
  • Cortar arbustos, pasto y maleza en un radio de 30 metros de la casa.
  • No dejar restos de alimentos al aire; éstos se guardan o botan. Lo mismo que con la comida para las mascotas.

Finalmente, el especialista de Help recuerda que en caso de ser víctima de una mordedura de ratón colilargo, se debe acudir a un servicio de urgencia lo antes posible para evaluar la herida y realizar aseo.

 

Descubre aquí las bondades para la salud de tu pescado favorito y cómo identificar si está fresco a la hora de comprarlo. 

Es temporada de vacaciones y muchos chilenos se trasladan a la costa a disfrutar del verano. A pasos del mar, es el momento perfecto para comer pescados y disfrutar de sus múltiples beneficios para la salud. Más aún cuando según la última Encuesta Nacional de Salud (ENS) 2016-2017, sólo el 9,2% de los chilenos cumple con la recomendación de consumir este alimento al menos dos veces por semana.

Los expertos en nutrición coinciden en que las personas que comen pescados tienen una mejor salud cardiovascular y tienden a ser más saludables en general. La carne de pescado es rica en vitaminas A, D, E, B6 y B12, yodo, fósforo y magnesio, y también en Omega-3 (EPA y DHA), un ácido graso esencial que desempeña funciones importantes en nuestro cuerpo, como el apoyo al crecimiento, la visión, función cerebral, disminuye la formación de coágulos en la sangre, decrecen los niveles de triglicéridos, promueve la reactividad de las arterias y baja la presión arterial, entre muchos otros beneficios.

La nutricionista Katherine Larraguibel, directora de Clínica Dyet y asesora de Herbalife Nutrition, agrega que los ácidos grasos DHA y EPA son sumamente importantes para las distintas etapas de la vida, desde la intrauterina para el desarrollo del cerebro del niño hasta etapas adultas para mejorar la salud cardiovascular y ayudar a prevenir el Alzheimer. Estos ácidos grasos se encuentran principalmente en la calidad óptima en pescados y mariscos, a su vez nos aportan proteínas de alto valor biológico que tienen la facultad de ayudarnos a bajar de peso, porque aceleran el metabolismo y estimulan la reducción de grasa corporal. Por eso es tan importante incorporarlos en nuestra alimentación, además, nos generan saciedad. 

La profesional recomienda consumir los pescados sin aceite, cocinarlo a la plancha o al horno y evitar comerlo frito. Y si lo que buscamos es perder peso, es importante tener claro que se trata de un alimento bajo en calorías en general, pero hay algunos más convenientes que otros para este propósito y debemos preferir los bajos en grasa, por encima de los semigrasos y grasos, afirma Larraguibel.

Los bajos en grasa y con bajo aporte calórico, de unas 70 Kcal por porción, son principalmente los que más consumimos en Chile: merluza, reineta, bacalao y lenguado. Los pescados semigrasos como el congrio, la trucha, carpa y rodaballo, aportan unas 150 kcal y los grasos como el atún, jurel, salmón y sardina, contribuyen con unas 250 kcal por porción.

“Es importante entender que hay pescados que tienen más Omega-3, pero que lamentablemente son los que tiene más grasa. Entonces si queremos sólo un beneficio cardiovascular y cerebral tenemos que tratar de privilegiar el consumo de sardina, corvina, atún, jaiba y los camarones.”

Aporte de Omega-3 de los pescados y mariscos* 

Sardinas en aceite                          1,5 grs.

Camarón                                            1,2 grs.

Salmón, ostras, jurel                     1 grs.

Corvina, congrio, merluza           0,6 grs.

Jaiba cocida                                       0,6 grs.

Atún en aceite                                 0,2 grs.

Atún al agua                                      0,1 grs.

El Omega-3 es un ácido graso “esencial”, esto significa que nuestro cuerpo no lo produce, por lo tanto, si queremos beneficiarnos de sus propiedades, debemos ingerirlo. La nutricionista Larraguibel aconseja suplementarnos con algún tipo de Omega-3 de muy buena calidad con DHA y EPA, en caso de que no podamos seguir la recomendación internacional de comer pescado y mariscos dos a tres veces a la semana para completar los 500 mg de DHA y EPA requeridos.

¿Cómo saber si el pescado está fresco?

La experta en nutrición también nos enseña en qué fijarnos a la hora de comprar pescado y asegurarnos de que esté fresco:

  1. Olor tenue. Que su olor no sea fuerte.
  2. Piel húmeda y firme. Si tiene una capa cerosa y no está terso y firme, es que ese pescado ya no

está bien.

  1. Agallas rojas. Las agallas deben estar bien rojas y firmes a la piel. Si están café, no lo compre.
  2. Ojos brillantes. Y no con una capa cerosa o membrana que tienen algunos.

“Lo ideal es consumir pescados y mariscos de forma inmediata. Si es que lo vamos a comer al día siguiente, refrigerarlo máximo por 1 día.  Y si lo vamos a descongelar, pasar al refrigerador, no descongelarlo a temperatura ambiente. Eso es importante porque la descomposición es muy rápida y podemos tener problemas gastrointestinales”.

Los pescados y mariscos congelados y enlatados tienen las mismas propiedades que los frescos.  La única recomendación con los últimos es que se pasen por agua antes de consumirlos para sacar el exceso de sodio.

La directora de Clínica Dyet y asesora de Herbalife Nutrition hace un llamado a aprovechar nuestra costa chilena y todo lo que nos entrega. “Hay cosas que son baratas y con muchas propiedades y que la gente no consume, como la jibia o la lapa. Ahí no hay excusas”, concluye la profesional.

 

*En 100 gramos de parte comestible. Según Estudio Chile Sustentable 2016 – Fundación Chile

 

¡Sugar free, gluten free y libres de gelatina animal! Las nuevas Gummies de Gummy Nutrition son ideales para cuidar el organismo de forma rica y saludable, pues sus deliciosos sabores y delicada textura, hace que comerlas sea un agrado ¡Apuesto que no podrás consumir sólo la porción indicada!

Gummy Nutrition llega a Chile con dos productos; Nutrifiber y 8 Vitamins, ambos en Gummies Multrifrutales.

Nutrifiber es un suplemento alimenticio que aporta fibra a nuestro organismo. Es una forma divertida e innovadora de consumirlas y así facilitar la ingesta. El consumo diario de Nutrifiber colabora con la flora intestinal, provoca la sensación de saciedad, aporta volumen a la dieta, reduce la absorción de colesterol, glucosa y contribuye a mantener limpio y sano el intestino.

8 Vitamins es un suplemento alimenticio ideal para incorporar de forma divertida y amigable, la dosis diaria de vitaminas. Estas son necesarias para que nuestra mente y cuerpo funcionen correctamente, el organismo las necesita para que éste asimile los nutrientes, promoviendo la regeneración de la piel, fortaleciendo el cabello, aumentando las defensas, fortaleciendo nuestros huesos, entre otros beneficios.

Encuentra los productos GummyNutrition ingresando a www.gummynutrition.cl o a www.farmanativa.cl sección Gummies. El valor referencial es de $14.990 por producto y también puedes encontrar pack de 1, 3 y 6 meses.   

 

Preferir cocciones al horno o al vapor, carnes blancas y ensaladas con verduras de varios colores, son algunos de los consejos que entregan los especialistas para evitar el aumento de peso por la ingesta excesiva durante estas fiestas.

Mantener una alimentación saludable en pleno periodo de celebraciones es todo un desafío, sobre todo cuando se trata de asistir a diferentes encuentros sociales, con los compañeros de trabajo, la familia y los amigos, y es así como se pierde el control de lo que comemos. Es por esto que Myriam Musalem, nutricionista de IntegraMédica, parte de Bupa, asegura que los chilenos pueden llegar a comer hasta 2.000 calorías más de lo normal, llegando a subir fácilmente 3 kilos durante las fiestas de fin de año.

Según la especialista, los alimentos más calóricos que se consumen en estas fechas corresponden a bebidas alcohólicas, aderezos y postres.

Respecto de las bebidas alcohólicas, la nutricionista de IntegraMédica sugiere preferir las bebidas fermentadas, como el vino y los espumantes, en vez de bebidas destiladas, como el pisco, ya que tienen un mayor aporte calórico.

En cuanto a los aderezos, la recomendación es evitar las preparaciones con exceso de crema o mantequilla, por su alto aporte en grasas. Misma sugerencia para las ensaladas. “Con aderezos en base a yogurt, mostaza, aceite de oliva, aceto balsámico o miel de abeja, se le puede dar una buena textura y sabor a ensaladas que son muy hipocalóricas” explicó Musalem.

Respecto de los postres, la especialista hace énfasis en aprovechar las frutas de temporada. “Se puede cortar un melón pequeño por la mitad y rellenarlo con frutas de la estación, por ejemplo, mango, sandía, piña, cerezas y un sinfín de opciones, y con eso creamos un postre sano y colorido”.

Además, Musalem entregó los 6 consejos para disfrutar sanamente de estas celebraciones:

  • Cocina saludable: Prefiere cocciones al horno o al vapor, condimentando con especias como eneldo, romero, pimienta o ajo. Adoba con vino blanco o jerez.
  • Prefiere carnes blancas: El pavo es una tradición en Navidad. Se puede elegir pechuga de pavo deshuesada y rellenar con una mezcla molida de almendras, ciruelas, manzana verde y jerez.
  • Acompañamiento de ensaladas: Prepara ensaladas en que se combinen diferentes colores, sirviendo lechuga, rúcula, espinaca, choclo, zapallos italianos, berros con palmitos o una ensalada Caprese mezclando tomate cherry, queso mozzarella y albahaca.
  • Alcohol con moderación: Evita los destilados como whisky, pisco o vodka, por su alto grado alcohólico y contenido calórico.
  • Previo a las celebraciones: Come normal, prefiriendo verduras, frutas y lácteos descremados. Es importante evitar tener muchas horas de ayuno, de esta manera podrás controlar el consumo de alimentos calóricos durante Navidad.
  • Recuperación post- Navidad y Año Nuevo: Luego de la celebración, la nutricionista recomienda bailar para quemar calorías y acostarse por lo menos 3 horas después de haber cenado, para evitar molestias como reflujo. Al día siguiente, consume por lo menos 2 litros de agua y aumenta el consumo de frutas y verduras, ya que actúan como diuréticos y antioxidantes.

“Lo importante es celebrar y pasarlo bien, hay que encontrar el equilibrio entre la celebración y comer rico con preparaciones más livianas”, aseguró Musalem.

 

Entre sus múltiples funciones en el cuerpo, el agua es esencial para una digestión saludable y apoyar el proceso de principio a fin. 

El calor del verano es una gran oportunidad para acostumbrarte a beber mucha agua, no sólo evitarás la deshidratación, además, favorecerás tu sistema digestivo. En este artículo, Susan Bowerman, Directora Senior de Educación y Capacitación en Nutrición Mundial de Herbalife Nutrition, nos lo explica.

En la actualidad, la digestión saludable es más importante de lo que solía ser. Parte de este renovado interés en la salud digestiva puede estar relacionado a la abundante información científica sobre la importancia de mantener un “microbioma intestinal” saludable que no es otra cosa que la colección de bacterias que habita el tracto digestivo y que afecta la salud de muchos sistemas en el cuerpo.

Y, para mantener tu sistema digestivo saludable y feliz, puede que estés consciente sobre la importancia de tomar probióticos (las bacterias “buenas”) así como prebióticos (ciertos tipos de fibra que sirven como “alimento” para los probióticos) y la fibra adecuada que ayuda a mover residuos a través de tu sistema y promover la regularidad.

Pero hay algo mucho más sencillo y básico para mantener tu sistema digestivo funcionando sin problema: el agua. El agua es, literalmente, parte de cada paso del proceso digestivo, otra razón por la cual mantenerte adecuadamente hidratado es crucial para tu salud.

Desde el comienzo del proceso digestivo, el agua es un componente principal de la saliva. La saliva cumple varias funciones: ayuda a humedecer tus alimentos, lo cual hace más fácil masticar y tragar, y también es un vehículo para las enzimas que comienzan el proceso de descomponer químicamente las grasas y los carbohidratos al masticar.

Mientras la comida pasa al estómago, jugos gástricos acuosos son liberados. Estos jugos también contienen enzimas que comienzan a descomponer las proteínas y los carbohidratos de los alimentos que comes en partes más pequeñas, preparándolos para su viaje al intestino delgado, donde se lleva a cabo la mayor parte de la digestión de alimentos. “Por cierto, es un mito que beber agua con las comidas diluye los jugos digestivos de tal manera que no pueden hacer su trabajo. La cantidad adecuada de líquidos con las comidas ayuda a promover el proceso”, afirma Bowerman. El agua también es necesaria para producir la mucosidad que recubre el interior del estómago, lo que lo protege de los jugos digestivos altamente ácidos.

A medida que los alimento viajan a través del intestino delgado, hay mucha actividad digestiva que es facilitada por el agua. Las secreciones acuosas se envían al intestino delgado desde el revestimiento intestinal, el páncreas y el hígado. Las enzimas trabajan para acelerar los procesos químicos y ayudan a prepararte para la absorción de los productos finales de la digestión: los aminoácidos de las proteínas, los ácidos grasos de las grasas y las moléculas individuales de azúcar de los carbohidratos. La mayor parte de la absorción de nutrientes ocurre en el intestino delgado, y luego esos nutrientes digeridos pasan al torrente sanguíneo.

A medida que el proceso digestivo continúa en el intestino grueso, el agua continúa siendo críticamente importante. Las fibras solubles que comes (de alimentos como la avena, los frijoles y la cebada) se disuelven en agua, lo que les permite crecer y adquirir volumen. Y la fibra insoluble que ingieres (de alimentos como granos integrales y la mayoría de los vegetales) tiende a atrapar y atraer agua en lugar de absorberla, lo que ayuda a promover la digestión regular. En adición, el intestino grueso es donde el cuerpo absorbe la mayor parte de los minerales que consumes, y su medio ambiente acuoso es lo que facilita este proceso.

“No hay duda de que una digestión saludable depende de la fibra adecuada (y no te olvides de los probióticos). El ejercicio también es importante – al mover los músculos esqueléticos durante el ejercicio, estás estimulando los músculos de tu tracto digestivo, lo que ayuda a promover la regularidad. Pero no olvides la cosa aún más simple y básica – asegúrate de tomar muchos líquidos diariamente para mantener tu sistema funcionando correctamente”, concluye la Directora Senior de Educación y Capacitación en Nutrición Mundial de Herbalife Nutrition.

 

Lucir unas piernas perfectas, sobre todo en verano, es el sueño de cualquier mujer. El problema es que más del 80% de las mujeres sobre los 20 años sufre de arañas vasculares o telangectasias, definidas como pequeños vasos sanguíneos que aparecen en las piernas con forma de ramillete de color rojo, azulado o violáceo.

Las más afortunadas pueden tener pocas y son casi invisibles, pero hay otras mujeres que tienen muchas y, por lo tanto, la llegada del sol puede convertirse en una verdadera pesadilla.

Las arañas vasculares generalmente son hereditarias, pero hay factores como el uso de anticonceptivos, sedentarismo o los tacos altos que aceleran su aparición.

Desde el punto de vista clínico, las arañas vasculares no son de cuidado, su principal problema radica en lo estético, lo cual puede acomplejar a muchas mujeres.

Sin embargo, con el avance de la tecnología, hoy en día sí existen muy buenas soluciones para resolver esta patología. Una de ellas se ofrece en Clínica Donka Avdaloff.

Según Beatriz Villanueva, médico cirujano de la Universidad de Chile, especialista en estética de la Clínica Donka Avdaloff, uno de los tratamientos efectivos es el que se hace a través del Láser Fotona, una moderna plataforma que actúa como un rayo de luz altamente enfocado y que es aplicado en la parte externa de la piel.

El número de sesiones dependerá de la cantidad de lesiones que existan, pero generalmente podría ser más de una.

Lo cierto es que los resultados son espectaculares, puedes notarlo desde la primera sesión. Por otra parte, la recuperación es corta, pudiendo regresar a la rutina diaria rápidamente. Además, el tratamiento no necesita anestesia y tampoco tiene efectos secundarios.

 

El verano ya está a la vuelta de la esquina. Cada vez queda menos tiempo para eliminar esos kilitos de más acumulados en el año, sobre todo post 18. En ese contexto, muchos ya volvieron al gimnasio, retomaron la zumba o adquirieron una disciplina espartana con el crossfit para llegar al período estival “sin polera”. Sin embargo, hay un método alternativo, el cual requiere menos tiempo de dedicación, con resultados muy potentes y tangibles.

EMS ó Electric Muscle Estimulation es un entrenamiento funcional desarrollado en Alemania. Con más de 15 años de vida, es un acondicionamiento que une ejercicios físicos y la electroterapia, muy empleado por la medicina deportiva de élite.

“A través de este método, se trabaja simultáneamente más de 300 músculos en el cuerpo, permitiendo focalizarse y recibir un entrenamiento personalizado dependiendo de las necesidades de cada persona”, explica José Manuel Fernández, cocreador de FitClub, organización especializada en este acondicionamiento físico-tecnológico.

¿Cómo funciona el EMS?

Cada movimiento que efectuamos en nuestra vida diaria es el resultado de la reacción de un nervio que mediante impulsos bioeléctricos da la orden a los músculos para realizar una cierta contracción.

EMS toma esto para constituir entrenamientos en sesiones sólo de 25 minutos, tiempo en el cual un trainer certificado y capacitado dirige la realización de una serie de movimientos, estiramientos y acciones de intensidad para trabajar distintas secciones de la anatomía, buscando maximizar el impacto del acondicionamiento.

En este sentido, el entrenamiento EMS reduce la presión sobre las articulaciones y se basa en el equilibrio muscular, trabajando simultáneamente múltiples grupos musculares y aumentando la intensidad en las zonas específicas que se deseen trabajar más arduamente.

¿Qué se necesita?

Para realizar estas rutinas se requiere de la unión de tres mundos: Un entrenador certificado, tecnología aplicada y herramientas tradicionales de ejercicios. Esto es porque para realizar el entrenamiento, cada “paciente” debe usar un traje especializado -muy parecido a un traje de surf-, el cual posee en diferentes puntos aplicaciones eléctricas, las que emiten electroestimulación a los músculos que se ejercitan, junto con barras de ejercicios, mancuernas y colchonetas.

“En 25 minutos, puedes lograr los mismos resultados que estando casi 2 horas en un gimnasio tradicional, quemando entre 500 y 600 calorías por sesión. Además, al trabajar la musculatura en 360 grados, se despiertan músculos que las personas no utilizan comúnmente”, explica Francisco Salcedo profesor de educación física, titulado de la Universidad Andrés Bello y personal trainer especializado en EMS.

Costos y contraindicaciones

La tecnología cada vez es más barata. Gracias a eso, los costos del entrenamiento EMS han ido bajando. Hoy, se puede acceder a este acondicionamiento -ideal para personas con muy poco tiempo disponible- a $240.000 pesos por 25 sesiones (que corresponden a tres meses, en base a dos sesiones a la semana), con lo que cada entrenamiento tiene un costo de 24.000 por sesión”.

No obstante, esa no es la única modalidad. También existen planes o rutinas de 8 y 16 sesiones, aunque “La sugerencia es a enfrentar un primer ciclo de 3 meses, el cual asegura ofrecer resultados constatables, los que van desde una mejor condición aeróbica, disminución de la grasa corporal, baja de peso y una mejor sensación corporal”, añade Valdivieso.

El entrenamiento es apto para cualquier persona, con los cuidados mínimos que se requieren para el desarrollo de una actividad física “No está recomendado para personas que hayan tenido un infarto o que tengan lesiones severas o crónicas”, añade José Manuel Fernández de FitClub. Para conocer más de este método, puedes ingresar a www.fitclub.cl

 

La etiqueta de Información Nutricional de los alimentos puede brindarnos mucha información, siempre y cuando sepamos cómo interpretarla correctamente. Susan Bowerman, Directora Senior de Educación y Capacitación en Nutrición Mundial de Herbalife Nutrition, nos enseña cómo hacerlo y de manera rápida.

Una “porción” del alimento es la cantidad oficial enumerada en la etiqueta, mientras que una “ración” es la cantidad que realmente consumimos. Si bien es posible que su ración no sea siempre del mismo tamaño que la porción oficial, toda la información nutricional indicada en la tabla de Información Nutricional hace referencia al tamaño de la porción. Es por eso que familiarizarse con el tamaño de la porción es el primer paso para decodificar la etiqueta de Información Nutricional, aclara la especialista norteamericana.

Paso 1: Tamaño de la Ración

Muchas personas suponen, en general incorrectamente, que los paquetes pequeños de galletitas dulces, galletitas saladas o papas fritas, o los envases de bebidas de un tamaño moderado contienen una sola porción. Pero esto no es siempre así.

La porción oficial actual de una bebida es de 250ml. Sin embargo, muchas bebidas vienen en latas o botellas mucho más grandes que pueden contener dos o más porciones. Por lo tanto, al beber una botella de ½ litro de té endulzado, estaría consumiendo dos porciones. Esto significa que debería duplicar toda la información incluida en la tabla de información nutricional (como, por ejemplo, las calorías y el contenido de azúcar) para saber cuánto consumió.

De igual modo, para los fines de etiquetado, una porción de papas fritas de 30g, equivale a 15 papas fritas aproximadamente. Pero al comerse una bolsa grande, probablemente esté consumiendo muchas porciones. De esta manera, para saber cuántas calorías consumió en realidad, deberá contar o pesar las papas fritas.

 

Paso 2: Nutrientes, Colesterol y Fibra

El etiquetado para el contenido de proteínas, grasas y carbohidratos también se establece por porción. Lo mismo ocurre para el azúcar, la fibra, el colesterol y el sodio. Al igual que con el ejemplo anterior, deberá saber cuántas porciones está consumiendo para poder estimar con precisión la ingesta de estos nutrientes.

Tenga en cuenta que los carbohidratos totales enumerados incluyen todas las formas de carbohidratos: almidón, azúcar y fibra. Y debajo de ese número encontrará listas separadas para fibra y azúcar. La lista de azúcares incluye los azúcares agregados y el azúcar naturalmente presente (como el azúcar natural en la leche o las frutas). Entonces, no siempre es fácil distinguir la procedencia del azúcar sin mirar la lista real de ingredientes.

 

Paso 3: % Valor Diario

La etiqueta también incluye una columna con el “% Valor Diario”. Los Valores Diarios son niveles de ingesta estándar recomendados de diversos nutrientes establecidos por las Agencias Regulatorias de cada país. La información de esta columna nos dice el porcentaje de ingesta recomendado para cada nutriente presente en una porción del alimento. Como estos valores están basados en una dieta de 2000 calorías, es posible que no sean aplicables a todas las personas. Pero incluso si una dieta de 2000 calorías no es aplicable para usted, igual puede utilizar el % Valor Diario para ver si un alimento en particular tiene un contenido alto o bajo de algún nutriente que le interese.

 

Comparar alimentos similares puede ser engañoso

En general, leer una etiqueta es bastante sencillo, sin embargo, todo tiene que ver con el tamaño de la porción. Susan Bowerman, nos explica que hay que prestar mucha atención al tamaño de las porciones, especialmente cuando se intenta comparar la información nutricional entre alimentos similares. Tomemos, por ejemplo, una pizza congelada:

Una porción de pizza congelada se determina por peso y no por porción. El razonamiento es el siguiente: Si cada porción pesa más o menos lo mismo, se supone que es más fácil realizar comparaciones entre diversos productos.

Pero cuando se intenta comparar la Información Nutricional de distintas variedades de pizza, todas de la misma marca, se descubre lo siguiente:

  • Pizza de Pepperoni con Masa Fina – tamaño de la porción: ¼ pizza (122g) Calorías: 310 Grasas: 15g
  • Pizza de Pepperoni con Masa de Ajo – tamaño de la porción: 1/6 pizza (145g) Calorías: 380 Grasas: 17g
  • Pizza de Pepperoni con Masa Rellena – tamaño de la porción: 1/5 pizza (150g) Calorías: 380 Grasas: 16g
  • Pizza de Pepperoni Fina y Crocante – tamaño de la porción: ½ pizza (150g) Calorías: 370 Grasas: 19g

Ahora bien, el peso de las porciones, las calorías y las grasas son fácilmente comparables. Pero tenemos porciones que van desde 1/6 de pizza a ½ pizza y todas las porciones intermedias. (¿Y 1/5 de una pizza? ¿Quién corta una pizza en 5 porciones?) Con certeza, ½ pizza “Fina y Crocante” tiene 370 calorías. Pero si suponemos que el mismo tamaño de porción aporta lo mismo en la versión con “Masa de Ajo” terminaremos consumiendo 770 calorías más de las que habíamos contado.

Lo mismo ocurre con el cereal frío: los tamaños de las raciones y los pesos de las porciones son todos distintos. El razonamiento que subyace es bastante más complicado, pero tiene que ver con el hecho que algunos cereales son relativamente livianos (como cereales inflados), y otros (como la granola) tienen mayor densidad.

Bowerman dice que ha visto tamaños de porciones de cereales tan pequeños como ¼ de taza (30g) para granola y 1¼ de taza (15g) para trigo inflado. Pero ésta es la cuestión: ese ¼ de taza de granola tiene aproximadamente 140 calorías, mientras que la porción oficial de trigo inflado tiene solo 55 calorías. Como muchos de nosotros nos servimos “un bol” de cereal, en realidad, lo que nos importa es saber el tamaño de la ración. Si siempre nos servimos el mismo volumen de cereal en un bol, ya sea de granola o de trigo inflado, debemos saber que la granola tiene casi 13 veces más calorías que el trigo inflado.

Conclusión: Conozca sus raciones y compárelas con las porciones

La etiqueta de Información Nutricional puede ser de gran ayuda a la hora de tomar mejores decisiones, siempre que pueda comparar las cantidades de alimento que está consumiendo realmente con los tamaños de las porciones que se enumeran en el paquete.

“Así que a practicar una y otra vez. Pese y mida sus alimentos con una balanza y con vasos medidores durante un tiempo hasta que aprenda bien a medir sus propias raciones “a ojo". Porque llevar un registro de las calorías no servirá de mucho a menos que sepa cuánto está consumiendo realmente”, concluye la Directora Senior de Educación y Capacitación en Nutrición Mundial de Herbalife Nutrition.