Se vienen las celebraciones de fiestas patrias y la mayoría de nosotros “pecará” con empanadas, choripanes, mote con huesillos y muchos asados. Te invitamos a comenzar desde ahora a acelerar tu metabolismo y a activarte con sólo 10 minutos diarios de ejercicio cardiovascular. Te sentirás mejor, aumentará tú energía y podrás sobrellevar de mejor manera este período que suele ser de excesos en la alimentación.

Aquí, la ex atleta olímpica y Directora de Educación Física de Herbalife, Samantha Clayton, nos enseña una rutina para realizar en cualquier lugar y donde la falta de tiempo no es excusa: 

Rutina cardiovascular de 10 minutos

Tu rutina de calentamiento siempre debe ser dinámica: relajando el cuerpo suavemente desde la cabeza hasta los dedos de los pies. Tus movimientos deben de ser suaves:

  • Gira los brazos mientras marchas en lugar durante 30 segundos.
  • Marcha con las rodillas en alto mientras mueves los brazos por 30 segundos.
  • Haz 10 levantamientos de pantorrilla con los pies separados a la altura de los hombros y levántate de puntillas; mantenlo por un segundo, luego baja otra vez.
  • Haz 10 sentadillas con los pies separados a la altura de los hombros y los dedos de los pies hacia delante. Recuéstate como si te fueras a sentar en una silla, mantenlo por un segundo, luego ponte de pie usando las caderas.
  • Haz 10 zancadas ligeras. Una zancada es simplemente un paso adelante y luego un paso atrás con una pierna. Pon las manos en las caderas, mantén la espalda erguida y da un paso exagerado hacia adelante, bajando la rodilla de atrás hacia el suelo. Mantén la zancada por 2 segundos y repítelo con la otra pierna.
  • Correr en lugar por 30 segundos.

Haz cada ejercicio durante 30 segundos y luego continúa con el siguiente:

Ejercicio 1: Marcha en el mismo lugar (de la misma forma que lo hiciste durante el calentamiento).

Ejercicio 2: Sentadillas ligeras con los brazos alzados. Mientras te recuestas, levanta ambos brazos de forma paralela al piso y mantén la postura. Utiliza la cadera como guía. Levanta tu cuerpo y baja los brazos al costado del cuerpo.

Ejercicio 3: Correr en lugar.

Ejercicio 4: Sentadillas más profundas con presión en los hombros. Recuéstate con los brazos cruzados sobre el pecho. A medida que te levantas, has una flexión tradicional de hombros y levanta las manos lo más alto que puedas sobre la cabeza.

Ejercicio 5: Saltos. Puedes levantar los brazos a la altura de los hombros o sobre la cabeza.

Ejercicio 6: Zancada dividida. Un paso adelante con una pierna y levanta los brazos. Coloca un pie adelante del otro para hacer una estocada, los brazos a un lado, bajando la rodilla de atrás hacia el suelo. Manteniendo la posición, levanta los brazos y vuelve a la posición original. Repite este paso por 30 segundos.

Ejercicio 7: Saltar o dar pasos de lado a lado.

Ejercicio 8: Zancada izquierda dividida es simplemente un paso adelante con una pierna y encoge los hombros. Coloca el pie opuesto adelante del pie que usaste en el ejercicio 6, baja las rodillas con los brazos a un lado. Mientras te levantas, mantén los pies en la misma posición y encoge ambos hombros. Repite este ejercicio por 30 segundos.

Samantha Clayton dice que no tenemos que hacer su rutina de forma exacta, invita a ser creativos, divertirnos e incluso hacerla con pijama al despertar.

 Te invitamos a ver el video con esta rutina de ejercicios aquí:    

                 http://es.discovergoodnutrition.com/2016/09/video-rutina-intensa-de-ejercicios-aerobicos-la-mejor-rutina-cardio/

 

 

 

No sólo lo sufren por oficinistas y aficionados a la computación, sino también por quienes practican deporte y  disfrutan de realizar actividades manuales de forma constante, por ejemplo tejer. El traumatólogo de Clínica Vespucio, Dr. Rodrigo Rivera, explica en qué consiste en Síndrome del Túnel Carpiano, aborda los síntomas y entrega recomendaciones para evitar sufrir este malestar.

Algunos la denominan la “enfermedad del nuevo siglo”, principalmente por las causas que la producen, ligadas, en la mayoría de los casos, a excesivas horas de trabajo frente a un computador y también por el movimiento repetitivo de la zona de la muñeca, el cual termina desencadenando esta molesta patología.

El Síndrome del Túnel Carpiano, de acuerdo al traumatólogo de Clínica Vespucio, Dr. Rodrigo Rivera, “es un mal que se produce al aumentar la presión dentro del compartimento flexor poco extensible de la muñeca, donde se origina falta de irrigación del nervio mediano (isquemia neural), provocando síntomas característicos como adormecimiento, sensación de corriente y dolor en el brazo, mano y dedos.

La causa de este problema es desconocida y según el especialista “generalmente, este mal afecta a mujeres, de entre 40 y 60 años, siendo siempre más susceptibles a padecer el síndrome que los hombres”.

Síntomas y diagnóstico

El especialista explica que los síntomas son dolor en las manos, principalmente en la zona del pulgar, dedo índice, dedo medio y anular. “El malestar se produce principalmente durante la noche, es común que quienes sufren esto despierten a causa del dolor. También se asocia a esto el adormecimiento de la mano y hormigueo, lo que se conoce como parestesia”, asegura el profesional.

El diagnóstico se realiza una vez verificados los síntomas y se confirma con un examen especial, llamado electromiografía que consiste en ver la velocidad de conducción de los nervios.

Tratamiento

El profesional afirma que el tratamiento depende del tiempo de evolución del malestar. “Al inicio se recomiendan analgésicos, posteriormente se utilizan algunas órtesis que mantienen en extensión la manos durante la noche. En etapas más avanzadas, se realiza una intervención quirúrgica donde se corta el ligamento que está ejerciendo presión sobre el nervio.

El doctor de Clínica Vespucio, afirma que no está comprobado que la temperatura influya directamente en el padecimiento de este mal, pero que sí es usual que el frío aumente los síntomas.

Recomendaciones

Con un tratamiento adecuado para tratar la enfermedad y tomando en consideración algunas medidas, la persona se puede mantener bien. El doctor Rodrigo Rivera de Clínica Vespucio, explica que, sumado a lo anterior, siempre es importante tomar en consideración algunos aspectos que pueden ayudar a reducir la tensión puesta sobre la muñeca.

  • Si trabaja en computador, asegúrese de que el teclado esté lo suficientemente bajo para que las muñecas no se doblen hacia arriba al digitar.
  • Haga micropausas de descanso. Varias pausas pequeñas son más aconsejables.
  • que una pausa prolongada. U
  • Realice extensión de los dedos y muñecas.
  • Es posible que también necesite hacer cambios en las actividades recreativas.
  • Tenga elementos ergonómicos adecuados si trabaja en escritorio (descansapies, apoya muñeca, cojín lumbar, muñequera, etc).
  • Si el síndrome persiste puede ser necesario un procedimiento quirúrgico.

 

 

A partir de septiembre, una gran cantidad de personas comienzan a sufrir rinitis alérgica, producto de la liberación de polen de árboles.  Sin embargo, la inmunóloga de Clínica Santa María, Dra. María Angélica Marinovic, explica que esto se puede evitar adelantando la consulta a un especialista y el tratamiento farmacológico, y en casos más graves, optando por la inmunoterapia, la cual tiene efectos más prolongados.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre un 10 a un 30% de las personas sufren rinitis alérgica, una enfermedad inflamatoria de la mucosa nasal desencadenada por la exposición a distintos alérgenos. “Aunque ésta se puede presentar durante todo el año –porque es desencadenada por alérgenos perennes como ácaros del polvo de habitación u hongos– durante la primavera tiende a intensificarse por la aparición de distintos pólenes de árboles, malezas o pastos”, manifiesta la inmunóloga de Clínica Santa María, Dra. María Angélica Marinovic.

Para enfrentar este tipo de alergia –que se manifiesta con picazón de nariz, paladar, estornudos y muchas veces con asma y/o conjuntivitis alérgica– la especialista recomienda iniciar el tratamiento antes de que comience la temporada polínica, para obtener una mejor respuesta. “Para esto, el paciente debe consultar con mucha anticipación a su médico tratante para que le indique los medicamentos adecuados para evitar los malestares”, añade la experta.

En general, la rinitis alérgica se controla a través de medidas de evitación del contacto con los alérgenos responsables de los síntomas, con antihistamínicos de segunda generación –los cuales no producen sedación– y en algunos casos también con corticoides nasales indicados por un especialista. “Una vez comenzada la temporada, se recomienda ventilar la casa en las mañanas y luego cerrar las ventanas para que no entren los pólenes, mantener las ventanas cerradas del auto y si se realiza deporte al aire libre, usar anteojos, ducharse y cambiarse de ropa inmediatamente después del ejercicio”, agrega la inmunóloga.

Inmunoterapia: Tratamiento efectivo contra alergias

La inmunoterapia combate la rinitis alérgica, conjuntivitis alérgica y/o asma, a través de la administración gradual del extracto del alérgeno más predominante en cada caso, con el fin de que el paciente se haga tolerante a éste, haciendo que sus síntomas sean más leves y no requiera el uso permanente de medicamentos.

“Generalmente se realiza en aquellas personas que no responden de forma adecuada al tratamiento con medicamentos o que no quieren seguir dependiendo de éstos para controlar su enfermedad”, indica la especialista. En el caso de los asmáticos, existen algunos requisitos, como tener la patología bien controlada y ser constantes en el tratamiento.

Ésta puede ser inyectable por vía subcutánea u oral, siendo el primero recomendado sobre los cinco años mientras que el segundo a partir de los tres. Sin embargo, la inmunóloga advierte que es más aconsejable la terapia subcutánea ya que tiene mejores resultados. Ésta consiste en una inyección semanal por tres semanas y luego una mensual por tres años, la cual va a tener un efecto prolongado de alrededor de 15 a 20 años. “A pesar de que es un tratamiento bastante seguro, se recomienda realizarlo en un centro asistencial y siempre por un médico especialista”, finaliza la Dra. Marinovic.

 

También llamado deficiencia o ceguera de color, es la falla de la percepción real de los colores. Según el oftalmólogo de Centros Médicos Vidaintegra, Dr. Antonio Cornejo, la mayoría de las veces a los pacientes afectados les cuesta distinguir entre verdes y rojos, y ocasionalmente azules. Además, es más frecuente que se presente en hombres que en mujeres.

El daltonismo ocurre cuando hay un problema con los pigmentos en ciertas células nerviosas del ojo que perciben el color. Estas células se llaman conos y se encuentran en la capa de tejido sensible a la luz que recubre la parte posterior del ojo, llamada retina.

Según el oftalmólogo de Centros Médicos Vidaintegra, Dr. Antonio Cornejo, la mayoría de los casos se producen por un problema genético. “Puede ocurrir cuando uno o más conos están ausentes, no funcionan correctamente, o detectan un color diferente al normal”, asegura el especialista.

Hay diferentes grados de daltonismo. Algunas personas con deficiencias leves de color pueden ver los colores normalmente con buena luz, pero tienen dificultades cuando la luz es tenue. “Otras no pueden distinguir ciertos colores con cualquier tipo de luz. La forma más grave de daltonismo, en la que todo se ve en tonos grises, es poco común”, agrega el Dr. Cornejo.

Síntomas

Los síntomas varían de una persona a otra, pero pueden abarcar:

  • Dificultad para ver los colores y su brillo en la forma usual.
  • Incapacidad para establecer la diferencia entre sombras del mismo color o de colores similares.

De acuerdo al especialista de Centros Médicos Vidaintegra, las señales pueden ser tan leves que algunos pacientes no son conscientes de su daltonismo y sólo se percatan de que lo padecen cuando son sometidos a test por razones laborales o exámenes para conducir vehículos.

Diagnóstico

Hay varias pruebas que buscan detectar el daltonismo, siendo el Test de Ishihara el más difundido. Este consiste en una serie de cartas que contienen círculos con puntos de colores y tamaños aleatorios. En el patrón de puntos se forma un número visible para aquellos con visión normal e invisible o difícil de ver para aquellos con un defecto de visión. “Según el grado del defecto, los pacientes leen más o menos láminas correctamente” precisa el Dr. Cornejo.

 

Tratamiento

El oftalmólogo de Centros Médicos Vidaintegra, asegura que no existe tratamiento para el daltonismo, pero que “en general, esta condición no es impedimento para realizar actividades habituales y no implica ningún tipo de peligro para la salud. Lo que sí sucede, es que puede ser una limitante para desempeñar determinadas profesiones, especialmente aquellas relacionadas con las señales lumínicas (controladores aéreos, policías, etc.)”, asegura el especialista.

La recomendación es, insiste el doctor, prestar atención en los niños, puesto que si la alteración es detectada de forma precoz, facilitará el conocimiento de hábitos y trucos que mejoran la convivencia del paciente con el trastorno.

 

El aborto, un parto prematuro, malformaciones congénitas y alteraciones del neurodesarrollo, son algunos de los riesgos asociados al consumo de medicamentos durante los nueve meses de gestación. El ginecólogo de Clínica Vespucio, Dr. Alfredo Núñez, explica que ante la necesidad de un tratamiento, es fundamental la evaluación profesional previa, considerando los beneficios, peligros, alternativas terapéuticas y las consecuencias de los fármacos. 

Según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), existen alrededor de 700 nacimientos diarios en nuestro país y se estima que, la gran mayoría de las mujeres en esta etapa, consume algún medicamento  durante este periodo. El especialista de Clínica Vespucio, Dr. Alfredo Núñez, sostiene que “se debe evitar la automedicación, ya que durante el embarazo se producen cambios fisiológicos importantes que interfieren en la eficacia de los fármacos y en la seguridad del feto”.

Cuando hay un tratamiento con fármacos y se confirma la existencia de un embarazo; en la mayoría de los casos, la medicación se continúa bajo vigilancia médica y en otros, se suspende o se cambia por otro tratamiento que no ponga en riesgo la salud del feto. El doctor Alfredo Núñez, puntualiza que lo importante “es que la madre esté consciente de que el consumo de éstos, puede tener efectos nocivos, como: parto prematuro, malformaciones congénitas, déficit neurológico e incluso, un aborto”.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU (FDA), creó una clasificación de categorías de riesgo para el embarazo e indicó remedios que no deben ser consumidos durante esta etapa:

  • Algunos antibióticos como Ciprofloxacino
  • Antineoplásicos.
  • Psicofármacos.

Distintos casos: cómo enfrentarlos

  • En el caso de las embarazadas que sufren diabetes, el especialista de Clínica Vespucio, Dr. Alfredo Núñez, advierte que “es fundamental que mantengan controlados los niveles de glucosa en la sangre, porque un alto nivel de azúcar puede ser perjudicial, tanto para la primera etapa del embarazo (alteraciones en el desarrollo), como también en la última fase de éste (asfixia intrauterina)”. Si no se toman las medidas necesarias, respecto de los medicamentos, comidas y controles médicos, pueden aumentar las probabilidades de que el hijo nazca prematuro, tenga problemas respiratorios, exceso de peso o, que tenga bajos niveles de glucosa en la sangre al nacer.
  • En el caso las mujeres que están en tratamientos con psicofármacos, el profesional debe encargarse de evaluar y decidir, si mantiene la dosis, complementa con psicoterapia o si indica otra opción que no afecte al feto. El especialista de Clínica Vespucio, advierte que “alguno de estos medicamentos son teratogénicos, lo que podría exponer al feto a cierto grado de riesgo, como malformaciones y, alteración en el desarrollo y funcionamiento de determinados órganos.
  • Una de las opciones de medicación durante el embarazo que, generalmente, no produce daño a la madre ni al feto en dosis adecuadas, es el Paracetamol. Se puede administrar hasta 1 gramo en caso de malestar general, dolor de cabeza o fiebre, mientras se consulta con un profesional.
  • En relación a las vacunas, es importante que la mujer embarazada quede protegida contra la influenza; de esta manera, la madre reduce el riesgo de adquirir algún tipo de infección respiratoria. De hecho, se estima que el hijo, cuya madre fue inoculada durante la gestación, nace con los anticuerpos necesarios para defenderse durante sus primeros meses de vida.

Para finalizar, el doctor Alfredo Núñez, concluye que “no existen medicamentos que puedan ser usados libremente durante el embarazo” y, por ello siempre es importante consultar a un especialista antes de consumirlos, disminuyendo así la posibilidad de poner en riesgo el adecuado desarrollo del embrión.

 

Si comienza a cuidarse en agosto puede reducir los síntomas entre un 70% y 80%.

Muchos disfrutan la llegada de la primavera y el verano. Si bien algunos aprovechan las temperaturas más cálidas para disfrutar al aire libre, hay quienes desatan fuertes síntomas de alergia, que afecta principalmente el sistema respiratorio e impacta fuertemente en su salud y calidad de vida.

La realidad es que un 20% de los chilenos sufre alergia. Se trata de una cifra que irá paulatinamente aumentando debido al cambio climático y el aumento de los alérgenos, sustancias que se generan por la polinización de árboles entre agosto y septiembre, del pasto de octubre a diciembre, y malezas, desde diciembre a febrero.

La Dra. María Pía Zañartu, especialista en Alergología de Clínica Universidad de los Andes, explica que la alergia o rinoconjuntivitis alérgica (RCA) tiene algunos síntomas determinantes. “Principalmente se manifiesta con picazón nasal, ocular, de oído y la garganta. A ello, se suma la obstrucción nasal y goteo, fuertes estornudos y en ciertas ocasiones anosmia. Esta última, es la pérdida del olfato cuando hay una obstrucción intensa, lo que puede provocar cefalea, tos y fatiga por la alteración de sueño, debido a la congestión y mala oxigenación”.

Si bien son síntomas muy molestos, se pueden prevenir. “Si iniciamos un tratamiento médico precoz durante agosto, es posible reducir entre un 70% y 80% los síntomas, y evitar llegar a un estado inflamatorio avanzado de las vías aéreas, que en algunos casos es difícil de revertir”, enfatiza la especialista.

Sobre el tratamiento que se recomienda, la experta sostiene que se basa en tres pilares. Primero se deben tomar medidas ambientales como el uso de mascarillas durante los periodos de mayor polinización, mantener las ventanas cerradas durante gran parte del día, evitar actividades al aire libre, usar anteojos y dejar ventanas cerradas en medios de transporte.

Complementariamente, hay tratamientos farmacológicos que revierten los síntomas. “Los antihistamínicos y los corticoides intranasales se usan en forma complementaria. Los primeros alivian la picazón, el goteo y los estornudos; los segundos ayudan a desinflamar la mucosa nasal y mejorar la calidad de la respiración. Por otro lado existen los descongestionantes nasales pero estos solo deben usarse por periodos cortos”, explica.

Por otro lado, la inmunoterapia subcutánea y sublingual es el único tratamiento curativo de las alergias. “Este consiste en la administración gradual del alérgeno. La duración mínima de este procedimiento son tres años, pero lo ideal es que sean cinco, ya que reduce los síntomas alérgicos de forma significativa”.

Cada vez más pacientes se han beneficiado de este tratamiento porque suprime el uso de antihistamínicos y sobretodo de corticoides a largo plazo. Sin embargo, no es la solución para todos los alérgicos por lo que es importante que sea indicado por un especialista.

 

Esta es una enfermedad que puede llegar a afectar a una de cada 10 mujeres en edad fértil, y aunque suele ser dolorosa, es poco conocida. Por lo mismo, el Dr. Aníbal Scarella, gineco-obstetra de Clínica Ciudad del Mar, enfatiza en la importancia de hablar sobre la patología y de que se diagnostique a tiempo, ya que es la tercera causa de infertilidad a nivel mundial.

En términos simples, la endometriosis es la implantación, desarrollo y crecimiento de tejido menstrual fuera del útero. Por lo general, adopta la forma de tumores o quistes benignos que provocan la inflamación y distorsión anatómica del propio útero y también de ovarios, trompas, vejiga, uréteres y otros órganos ubicados en la cavidad pélvica. Si bien no es mortal, para muchas mujeres sus síntomas la transforman en una afección altamente invalidante.

Y es que si bien sentir molestias durante el período es natural y esperable, hay mujeres que sufren dolores intensos o invalidantes que alteran significativamente su calidad de vida. “Habitualmente son pacientes que por su menstruación terminan alterando su vida diaria: faltan al colegio, a la universidad, el trabajo o a actividades sociales, producto del dolor. Incluso, muchas veces deben acudir a un servicio de urgencia por este motivo”, señala el Dr. Aníbal Scarella, ginecólogo experto en la patología de Clínica Ciudad del Mar, quien añade que precisamente en casos como los descritos se debe sospechar de la presencia de endometriosis.

El mayor problema de esta patología es que los síntomas son similares al de una regla o periodo menstrual común. Eso hace que en muchos casos sea difícil diagnosticar, estimándose un retraso de entre 7 a 10 años entre el inicio de los síntomas y que se establece un diagnóstico certero.

“Muchas mujeres se demoran en consultar porque se tiende a ‘normalizar’ las intensas molestias. Cuando se falta al trabajo durante el periodo, cuando lloran por no soportar el dolor e incomodidades, tienen que acudir a un especialista. Entre antes se detecte la anomalía, antes se puede iniciar un tratamiento”, afirma el doctor Scarella.

¿De dónde viene el dolor?

A lo largo de los años, se han realizado diferentes investigaciones para determinar las causas de la endometriosis; y aunque se ha avanzado mucho, aún no se ha encontrado ni determinado la etiología exacta de la enfermedad.

De igual forma, la posibilidad de diagnosticar con certeza la patología sigue siendo limitada. Hasta hace poco, los médicos debían recurrir a una laparoscopía pélvica en los casos cuyos síntomas eran evidentes. Lo anterior porque, básicamente, el examen pélvico de rutina y las ecografías transvaginales concesionales no siempre revelan la existencia de endometriosis.

Sin embargo, gracias a una técnica ecográfica desarrollada por especialistas brasileños, que poco a poco está siendo implementada a nivel mundial, hoy es factible descubrirla en forma mucho más oportuna, rápida y segura.

En Chile, existen pocos especialistas que realizan ese examen. Uno de ellos es precisamente el doctor Aníbal Scarella, de Clínica Ciudad del Mar, quien es pionero en la implementación de esta técnica, que aprendió directamente en Brasil. “A la fecha, ya hemos evaluado a más de 500 pacientes con una excelente tasa de detección de la enfermedad”, dice el profesional. Asimismo, destaca que tal práctica se realiza en Clínica Ciudad del Mar para las pacientes que tengan dudas o sospechas de la enfermedad.

Tratamiento

Una mujer con endometriosis debe recibir un tratamiento personalizado, multidisciplinario e integral, con expertos que puedan ayudar a superar la enfermedad con el paso del tiempo, pues es un proceso de largo plazo.

En pacientes que no desean embarazo, se recurre a los fármacos antiinflamatorios y terapia hormonal (anticonceptivos, como pastillas, parches o anillo vaginal), que ayudan a aliviar el dolor y que permiten, a través de su continuo consumo, suprimir por un tiempo la menstruación.

No obstante, hay quienes requieren de cirugía laparoscópica cuando hay dolor severo, se han probado medicamentos pero aún tienen dolor atribuible a la patología, hay un crecimiento o masa en el área pélvica, y si tiene problemas para quedar embarazada, siendo la endometriosis la principal causa. “El objetivo de la cirugía es eliminar los implantes de endometriosis y el tejido cicatricial, limpiando la pelvis y los órganos afectados. Más del 80% de las mujeres tienen menos dolor durante varios meses después de la cirugía”, dice el experto de Clínica Ciudad del Mar.

Asimismo, enfatiza el Dr. Scarella, este procedimiento no está indicado en todas las mujeres, ya que en algunos casos puede dañar los ovarios y con ello impactar en la fertilidad. Es por eso que la cirugía se reserva a pacientes que sufren de dolores que afectan de sobremanera su calidad de vida.

Enemigos del embarazo

Debido a que no siempre produce los síntomas antes descritos, hay mujeres que no experimentan dolor pese a tener endometriosis. Sin embargo, sí pueden ver afectada su fertilidad, por la distorsión anatómica e inflamación que la enfermedad genera en ovarios, útero y trompas de Falopio.

La infertilidad es un problema cada vez más común en la sociedad. Según la Organización Mundial de la Salud, un 10% de las parejas experimentan alguna forma la imposibilidad de concebir. En Chile, se estima que un 7% de las personas son infértiles y que un 4% de ellas continua presentando problemas para embarazarse tras ocho años de vida en pareja.

“Muchas pacientes, durante su estudio de infertilidad, descubren que tienen esta enfermedad. Lo que hacemos en estos casos es ayudarlas a embarazarse con diversos tratamientos y una vez que son madres las operamos si existe dolor asociado”, detalla el especialista.

 

En nuestro país “pasar agosto” -el mes más frío del año- es todo un reto para la salud. No sólo se trata de protegernos de las enfermedades respiratorias, sino que también de poner especial atención en el cuidado de nuestros huesos que tantas veces sufren con las bajas temperaturas.

Para muchos mantener una adecuada salud ósea es sinónimo de consumir calcio y vitamina D. Y están en lo correcto, asegura Susan Bowerman, Directora de Entrenamiento y Educación Global en Nutrición de Herbalife. “Pero la gente ignora que son varios otros los nutrientes que juegan un papel importante para que los huesos permanezcan fuertes y saludables”.

Los huesos son un tejido vivo, en crecimiento, compuesto de colágeno, una proteína que forma un marco suave para los huesos, y un componente mineral llamado hidroxiapatita (compuesto principalmente de calcio y fósforo) que se deposita en este marco para darle dureza y resistencia a los huesos. Además de la proteína, el calcio y el fósforo, existen otros nutrientes que apoyan la salud ósea, aquí la especialista nos cuenta cuáles son y en qué alimentos podemos encontrarlos:

El calcio se almacena principalmente en el esqueleto y representa aproximadamente el 2% del peso corporal total. Se obtiene de la leche, lácteos, almendras y hortalizas.

El segundo mineral que más abunda en el cuerpo es el fósforo y se mezcla con el calcio para formar la estructura cristalina de los huesos. Está presente en muchos alimentos, por lo que una persona que sigue una dieta balanceada debería tener los niveles suficientes para mantener sus huesos sanos. Las fuentes más importantes incluyen la leche, el pescado, las aves, la carne de vacuno, los porotos, las nueces y los granos enteros.

La vitamina D ayuda al cuerpo a absorber el calcio del sistema digestivo. Para obtenerla debemos consumir pescados, hígado y algunos alimentos fortificados, por lo que muchas personas tienen déficit de esta vitamina y deben recurrir a los suplementos alimenticios.

El magnesio estimula la producción de la hormona llamada calcitonina, la que promueve el traslado del calcio desde el sistema sanguíneo a los huesos, también es necesario para activar la vitamina D. Lo encontramos en hortalizas, porotos, nueces, semillas y granos enteros.

Para mantener el equilibrio del calcio en el cuerpo y disminuir su pérdida a través de la orina necesitamos potasio. Está en melones, tomates, plátanos, duraznos, naranjas, hortalizas, camotes y porotos.

La encargada de la formación del colágeno es la vitamina C, que está presente en cítricos, brócoli, tomates, frutillas, kiwis, pimientos y hortalizas.

La pieza final es el boro, elemento encargado de ayudar al organismo a utilizar los otros nutrientes que se necesitan para la construcción ósea. Está presente en frutas secas como pasas, mantequilla de maní y paltas.