Lograr el bronceado perfecto puede ser una buena idea cuando tienes veinte años, pero a medida que envejecemos, exponernos al sol sin protección solar puede afectar seriamente la piel. La compañía global de nutrición y venta directa Herbalife Nutrition nos explica cómo cuidarla todos los días para asegurar que luzca radiante y joven durante los años.

Cuando se trata de proteger el cuerpo del sol, es primordial entender por qué es importante la protección solar sin importar tu edad o la época del año. Necesitas estar consciente de los rayos dañinos UVA y UVB. Por lo general vemos acrónimos en bloqueadores solares, en los cosméticos y en la ropa, pero ¿sabes lo que significan?

  • FPS = Factor de Protección Solar
  • UVA = Ultra Violeta A (onda larga)
  • UVB = Ultra Violeta B (onda corta)

Los rayos UVA y UVB, son dos tipos de radiación diferente que pueden dañar la piel. Para hacerlo simple, recuerda UVA como los rayos de envejecimiento, y piensa en UVB como los rayos que queman la piel. 

Los rayos UVA pueden causar envejecimiento de la piel

Los rayos UVA son responsables del envejecimiento de la piel y de las arrugas, y pueden contribuir al cáncer de la piel. Debido a que los rayos UVA atraviesan la capa de ozono fácilmente, contienen la mayor cantidad de exposición solar. Los rayos UVA atraviesan las nubes, el vidrio y la ropa. Puede que no los sientas, pero están presentes. 

Los rayos UVB pueden causar quemaduras

Los rayos UVB son responsables de las quemaduras de sol y las cataratas, ya que afectan el sistema inmune. Lo más importante es que los rayos UVB también contribuyen al cáncer de la piel. 

El FPS te deja saber cuento tiempo puedes permanecer bajo en sol

El Factor de Protección Solar (FPS) se encuentra en los productos de protección solar, y no te indica la protección que vas a recibir, pero te da una idea de cuánto tiempo puedes permanecer bajo el sol antes de que la piel comience a quemarse. Y todas las personas son diferentes. FPS SOLAMENTE aplica a los rayos UVB. No aplica a los rayos UVA. El FPS en los productos viene en varios niveles, incluyendo FPS 15, FPS 30, FPS 50 y más. Así es cómo funciona: vamos a decir que tu piel comienza a enrojecer después de estar 10 minutos bajo el sol. Vas a tomar ese número y multiplicarlo por el número de FPS que estás usando. 

Por ejemplo, si utilizas un producto con un FPS 30:
• 10 minutos x 30 (FPS) = 300 minutos
• Divide los 300 minutos para 60 minutos que equivale 1 hora
• 300 minutos / 60 minutos = 5
• El resultado: aproximadamente 5 horas de protección contra los rayos solares estándar

Si estás en la playa o exponiéndote directamente a los rayos solares por un período extenso de tiempo, entonces siempre utiliza medidas preventivas con la protección solar y el factor de protección solar. Es importante no crear un sentimiento de confianza falso, pues muchos productos no son resistentes al agua, por lo que no puedes confiar en cinco horas de protección si estas nadando o haciendo ejercicio. También, la mayoría de los protectores solares son para una exposición solar normal, no para cuando pasas todo el día bajo el sol. Si estás en la playa o haciendo deportes, deberías de considerar un protector solar más fuerte que lo usual. Y siempre aplica una, dos, tres o cuantas veces sea necesario.

Recuerda leer las indicaciones y las advertencias de la etiqueta para entender los beneficios y limitaciones del producto. 

11 consejos para el uso de protección solar
  • Siempre aplica protección solar, cualquiera que sea la temporada.
  • Al comprar un protector solar, siempre busca uno que ofrezca “protección de amplio espectro” para protegerte contra los rayos UVA y UVB.
  • La cantidad apropiada de protector solar para el cuerpo es de 30 ml que es lo suficiente para llenar una copita pequeña. Y necesitas una cucharadita (5 gramos) de protector solar para la cara.
  • Aplica protector solar por lo menos de 15 a 20 minutos antes de salir al sol. Si la piel está roja por los rayos solares, el daño ya fue hecho.
  • Es muy importante proteger las áreas de la piel expuestas al sol, incluyendo las orejas y las zonas calvas.
  • Usa ropa que te proteja como camisetas de manga larga, pantalones largos y gorras.
  • Utiliza gafas de sol que ofrecen protección contra los rayos UVA y UVB. No solo puedes quemarte los párpados, pero exponerse a los rayos UVB pueden producir cataratas.
  • No pienses que estás protegido cuando estás dentro del auto o mirando a través de una ventana. Los rayos solares pueden penetrar el vidrio. Entonces, protégete aunque no estés directamente bajo los rayos solares.
  • Crea el hábito de reaplicar protector solar cada dos horas o después de nadar o sudar.
  • Mantente fuera del sol durante las horas más calientes del día, y busca las áreas con sombra la mayor cantidad de veces posible.
  • Si tienes que broncearte, utiliza un autobronceador. (Pero recuerda también usar protector solar).

El sol es algo maravilloso que todos podemos disfrutar, pero la información es clara. El exponerte al sol sin protección es la causa principal del envejecimiento y cáncer a la piel. Debemos protegernos todos los días para asegurar una vida larga y saludable.

 

El cáncer de mama representa la segunda causa de muerte en mujeres de nuestro país. La clave para un tratamiento exitoso y la mejoría del pronóstico a largo plazo, depende en gran medida de la detección oportuna de este tumor.

Uno de los métodos más certeros en la actualidad, que permite diagnosticar de forma precoz esta enfermedad es la Mamografía con Tomosíntesis (TS).

Pero, ¿qué es la tomosíntesis? La Dra. Tatiana Muñoz, Radióloga de Clínica Ciudad del Mar, explica que “La TS es una mamografía avanzada, en la que se obtienen cortes milimétricos seriados de baja radiación del tejido mamario, reproducidos en una imagen en 3D. Este procedimiento permite desproyectar el tejido mamario, facilitando el diagnóstico de lesiones de menor tamaño”.

¿Cuáles son los principales beneficios de la TS?

Aumenta la detección del cáncer mamario, en especial del tipo infiltrante, sin aumentar de forma importante la dosis de radiación.

La Dra. Muñoz, además asegura que “permite una mejor visualización de la lesión y el análisis de los márgenes de ésta, reduce los falsos positivos y aumenta la precisión para determinar su ubicación”.  

La Tomosíntesis simplifica el proceso diagnóstico de la patología mamaria, disminuyendo la necesidad de complementar con ecografía mamaria, en algunos casos de mamas densas.

¿Cómo es el examen?

La TS se realiza al mismo tiempo que la mamografía estándar, por lo cual es imperceptible para la paciente. Dicho procedimiento, extiende por algunos segundos la adquisición de las imágenes, mediante la misma compresión.

¿Quiénes pueden realizarse una tomosíntesis?

Ante esta pregunta, la especialista señala que “todas las mujeres que deseen evaluar en la forma más completa sus mamas, pueden acceder al examen de tomosíntesis. No existen contraindicaciones y está especialmente diseñada para evaluar las mamas de mayor densidad y tamaño, y a mujeres que presenten alto riesgo de cáncer de mamas”.

Conscientes de los beneficios que conlleva este examen, Clínica Ciudad del Mar se transformó en la primera institución de salud en la Región de Valparaíso, en implementar un equipo de Tomosíntesis mamaria, el cual permitirá mejorar la pesquisa de tumores de menor tamaño, en las etapas iniciales de la enfermedad.

El equipo de TS  está disponible en la Unidad de Imagenología de Centro Médico Bosques de Clínica Ciudad del Mar.

 

El pediatra y broncopulmonar de Clínica RedSalud Santiago, doctor Eduardo Jerez, señala que el concepto clave es prevenir antes que lamentar algún problema de salud, cuidando a los más pequeños de la casa de los factores externos.

Las consultas médicas por insolación, gastroenteritis y deshidratación, entre otros problemas de salud, aumentan a casi el doble en este periodo del año. El panorama se complica aún más cuando comienzan las vacaciones y aumentan las actividades al aire libre.

“Los padres deben tener especial precaución con sus hijos cuando llega el verano, ya sea con el sol y el calor, especialmente la hidratación de los niños y la protección de su piel, así como también las alergias asociadas a picaduras de insectos y sobre todo ante posibles infecciones estomacales e incluso algunos accidentes que se pueden prevenir”, aseguró Jerez.

A continuación, el experto entrega algunos consejos prácticos para enfrentar de manera exitosa este período del año:

¿Cómo actuar ante las picaduras de insectos?

Según el experto de Clínica RedSalud Santiago, se debe cuidar al niño a través del uso de insecticidas, dispositivos enchufados y repelentes. Llevar siempre crema con antihistamínicos y lo ideal es salir de vacaciones con una instrucción precisa del pediatra, sobre algún jarabe adecuado y sus dosis.

¿Cómo puedo cuidar a los niños de la insolación?

La exposición al sol de niños menores de seis meses debe ser mínima, ya que no está validado el uso de protectores solares para ellos. Es fundamental evitar los efectos de la radiación solar, por ejemplo, con sombrillas y ropa adecuada. “Sobre los seis meses de edad, la recomendación es usar bloqueador solar con factor superior a 30 FPS, que sea resistente al agua, e idealmente con dióxido de titanio que se utiliza como filtro UV en los productos de protección. El uso debe ser a diario, aunque se expongan poco al sol”, aseguró Jerez.

¿Qué puede provocar el exceso de humedad?

La humedad excesiva puede generar desarrollo de micosis (hongos) en los pies, por eso es necesario el uso de calzado con ventilación adecuada y usar siempre protección en los pies en bordes de piscinas y duchas públicas, para evitar el contacto directo con áreas de desarrollo habitual de hongos. “El secado de pies después del baño también es importante”, advierte el experto de Clínica RedSalud Santiago. 

¿Cómo detectar una alergia cutánea típica de verano y cómo actuar frente a ello?

Las alergias en el verano tienen en general que ver con dos situaciones: exposición al sol y picaduras de insectos. Según explicó el profesional de Clínica RedSalud Santiago, lo primero puede evitarse con exposición moderada, evitar horarios de radiación máxima que van entre las 11:00 y las 14:00 horas, y siempre con protector solar, manteniendo además una buena hidratación y uso de lociones humectantes. En el caso de las picaduras, deben ser prevenidas de acuerdo a los consejos anteriormente mencionados.

¿Cómo hidratarse adecuadamente y cuánta agua puede beber al día un niño?

La hidratación extra en el verano es muy importante, sobre todo en los niños más pequeños. Por ejemplo, aquellos que son alimentados con leche materna, no es obligatorio dar más agua, aunque tampoco está contraindicado. En niños mayores hasta aproximadamente los cuatro años, son los padres los que deben preocuparse, ya que en algunos casos los menores no expresan que están muy sedientos. En niños mayores se les debe inculcar el hábito de tomar líquido aproximadamente entre 1 a 2 litros al día, los que serían suficientes como complemento de su alimentación.

 

¿Cómo actuar y prevenir la otitis?

La otitis del verano, a diferencia de la que se produce en la época invernal, proviene del oído externo y se debe al ingreso de agua y/o microorganismos, a través del conducto auditivo durante el baño, especialmente cuando el niño sumerge su cabeza. El experto de RedSalud advierte que, en estos casos, “se puede recurrir al uso de tapones de oídos (existen distintas marcas, materiales y calidades en el mercado). Una vez que el niño sale definitivamente del agua, realizar un secado bien prolijo de su oído”.

 

¿Cómo enfrentar la conjuntivitis?

La conjuntivitis se relaciona con la exposición al agua de las piscinas, públicas y privadas con mantenciones deficientes que permiten la colonización de gérmenes y también al efecto irritante del cloro. La sugerencia, según Jerez “es que, si un niño tiene una hipersensibilidad al cloro o es muy alérgico, se bañe con lentes de agua. Respecto a la mantención de las piscinas públicas, los padres deben exigir que se cumplan las normativas vigentes para mantener el agua de manera segura”.

 

¿Cómo mantengo la rutina de alimentación de mis hijos?

El verano es una buena época para aprovechar la gran cantidad de verduras y frutas de la estación, incorporándolas en la alimentación de los niños. Sin embargo, “hay que cuidar el estado de frescura, el buen lavado de los alimentos, su manipulación y el efecto que puedan tener las altas temperaturas. Intoxicaciones alimentarias o infecciones estomacales son mucho más frecuentes en el período estival”, advierte el pediatra y broncopulmonar de Clínica RedSalud Santiago.

¿Cómo usar adecuadamente la silla para autos o el Sistema de Retención Infantil?

Este es uno de los mayores riesgos asociados a los viajes en verano y a las actividades al aire libre, fuera del ámbito protector del hogar. “El traslado de menores en un auto debe ser siguiendo la normativa modificada en marzo de 2016, que obliga a todo menor de 9 años a viajar con un sistema de retención infantil y en sillas nido a los pequeños menores de 9 meses, mirando hacia atrás. Son los padres quienes deben preocuparse de la calidad y certificación de las sillas a usar”, explicó el pediatra y broncopulmonar de RedSalud.

 

Las vacaciones son sinónimo de relajo y descanso, sin embargo, uno de los principales perjudicados son los dientes debido a la falta de higiene y los cambios alimenticios.

De hecho, de acuerdo con la última Encuesta Nacional de Salud, el cuidado de los dientes no es un tema prioritario entre los chilenos. El 25% de la población no ha visitado nunca a un odontólogo o no lo ha hecho en los últimos 5 años, un 90% de la población chilena tendría problemas dentales, siendo la tercera edad uno de los grupos más afectados, mientras que un 70% de los niños de seis años presenta caries.

Según explicó Carolina Patillo, Director Odontológico Nacional de RedSalud Santiago, “durante las vacaciones puede haber un aumento de la placa bacteriana generando enfermedades gingivales y periodontales, además de halitosis y desmineralización dentaria que se traducen en lesiones, causando caries e hipersensibilidad”.

Es por ello que la especialista recomienda “la visita periódica al odontólogo como un hábito permanente, que nos permita mantener un adecuado control de nuestra salud oral, en especial con un enfoque en la prevención. Si no estamos acostumbrados a visitar a un dentista, al menos tener una visita diagnóstica que permita detectar cualquier condición desfavorable que pudiera complicarse cuando estemos fuera del hogar por varias semanas”.

A continuación, entregamos algunos consejos prácticos para proteger nuestra salud bucal durante la temporada estival:

La clave es prevenir

La principal recomendación, según Patillo, es la prevención a través de hábitos saludables de higiene, como es el cepillado y el uso de seda dental en una frecuencia adecuada. “Esto se puede complementar, por ejemplo, con el uso del flúor, sumado a una dieta equilibrada, evitando el exceso de alimentos azucarados o ácidos que influyen en los procesos de desmineralización de los tejidos duros dentarios”. 

No dejar de beber agua 

No sólo durante el verano hay que preocuparse del consumo de agua, ya que es un elemento vital para favorecer una adecuada salud bucal. La especialista de RedSalud aseguró que “los beneficiosos de tomar agua fluorada, es que permite remineralizar los tejidos duros dentarios que han sido afectados por los ácidos en la dieta y de los producidos por algunas bacterias. También ayuda a mantener un adecuado flujo de saliva, la cual cumple un rol muy importante en la protección dentogingival al aportar minerales (calcio, fosfato y flúor) y otros componentes protectores, evitando además la resequedad bucal que está directamente relacionada con la aparición de lesiones por caries. Beber agua cumple un rol importante al limpiar la boca de restos de alimentos y ayuda a diluir los ácidos y aquellos aportados por los alimentos”.

¿Qué alimentos preferir? 

La principal fuente de ácidos viene de los cítricos presentes en ensaladas o bebidas de fantasía, y los producidos al metabolizar los carbohidratos y azúcares presentes en los alimentos que consumimos. La mejor forma de neutralizarlos, según cuenta la odontóloga, es restringir o disminuir la frecuencia de consumo de estos alimentos. “Si no se pueden evitar, consuma después de ingerirlos, ya que permite diluir la acidez y eliminar los residuos de alimentos”.

Otra forma de neutralizar la acidez, es el uso controlado de goma de mascar sin azúcar, por períodos no mayores a 5 a 7 minutos, ya que ayudaría a estimular la salivación y limpiar los restos de alimentos de las superficies orales. Sin embargo, Patiilo advierte que no se recomienda el cepillado inmediatamente posterior al consumo de alimentos ácidos por el efecto desmineralizante de éstos, que en conjunto podrían generar erosión, debilitamiento y aparición de hipersensibilidad en nuestros dientes”.

Cuidado con el cloro de las piscinas

El cloro presente en altas concentraciones en el agua de las piscinas, en caso de exposiciones prolongadas, puede generar un efecto en las proteínas de la saliva y elevar la capacidad de desarrollo de sarro. La presencia de cloro incrementa además el riesgo de aparición de patologías dentogingivales, halitosis y tinciones que tienen impacto en la estética bucodental. Según la especialista de RedSalud, una forma de disminuir este riesgo “es el cepillado posterior a la exposición del agua de la piscina. En el caso de los niños, como precaución, es aconsejable evitar que ingieran el agua de la piscina”.

¿Aumenta la placa bacteriana en verano?

Efectivamente el aumento de la presencia de placa bacteriana, se debe a que dejamos de lado los hábitos de higiene oral y a la modificación del consumo de los alimentos que ingerimos, en relación con la estacionalidad. En este caso durante las vacaciones -según explicó la experta- aumenta la ingesta de azúcares y carbohidratos presentes en frutas, helados, bebidas azucaradas, etc., a los que se suman las comidas a deshoras o a altas horas de la noche, lo cual favorecerían el desarrollo de bacterias.

¿Consumir líquidos muy fríos en verano afectan la hipersensibilidad de los dientes? 

La hipersensibilidad dentaria tiene múltiples causas, siendo más un síntoma que una patología por sí misma. “El consumo de hielo y bebidas frías actúan exacerbando esta situación. Por eso es importante consultar con un profesional para determinar la causa de estos cuadros hipersensibles y evitar complicaciones más severas que pudieran comprometer la salud oral del paciente”, agregó Patillo.

¿Es recomendable visitar a un dentista antes de salir de vacaciones? 

Lo ideal es que, si se va a encontrar fuera de su hogar o realiza un viaje fuera del país o en zonas remotas, visite antes a un odontólogo, asegura la experta. “También es el momento para fomentar la educación y prevención en salud oral, tomando las medidas necesarias para enfrentar de la mejor forma posible el descanso de las vacaciones. Sin embargo, visitar un especialista es algo que no solo se debe hacer durante el verano“, concluyó.

 

Si de picaduras se trata, el verano es la época más complicada y con mayor prevalencia de estas lesiones, tanto en niños como en adultos. Cuando la mayoría de las actividades son al aire libre y las temperaturas son ideales para la presencia de diferentes insectos, es importante estar alerta a las reacciones y alergias que estos pueden provocar. La directora de la Central Médica y Desarrollo Clínico de Help, Dra. Katherin Falck, entrega recomendaciones para tratar las picaduras y explica cómo reconocer casos de mayor gravedad.

Una de las pocas cosas que puede interferir con el descanso durante las vacaciones son los mosquitos, que en días de calor suelen invadir los lugares de veraneo. Aunque este y otros insectos característicos del verano chileno suelen generar picaduras molestas pero inofensivas, en algunos casos pueden derivar en cuadros peligrosos para el organismo. Por ejemplo, en el caso de los arácnidos, “entre un 10 y 15% de las personas que han sido mordidas por una araña de rincón pueden sufrir complicaciones severas que comprometan su estado de salud, por lo que hay que estar atento a la evolución de la zona afectada y consultar al médico”, asegura la directora de la Central Médica y Desarrollo Clínico de Help, Dra. Katherin Falck.

La mayoría de los insectos comunes -zancudos, abejas, chaquetas amarillas y pulgas- tienden a producir reacciones inflamatorias locales leves, pero en cambio los arácnidos pueden producir reacciones severas que, en casos poco frecuentes, llegan a ser incluso mortales. Específicamente, la mordedura de la araña de rincón produce una brusca sensación punzante en la piel y un profundo dolor desde el momento exacto de la picadura, seguida de una hinchazón en la zona afectada. Además, “la piel que rodea la mordedura se transforma en una placa roja con un centro de color violáceo y generalmente aparece en el centro una ampolla con contenido hemorrágico”, explica la especialista.

En el caso de una picadura causada por zancudos, abejas o pulgas, se recomienda observar el comportamiento de la lesión mientras se aplica hielo local en la zona afectada. Si la inflamación inicial es intensa y si hay mucha picazón, se puede utilizar un antihistamínico. En cambio,  en una mordedura de araña, se debe acudir inmediatamente a un centro asistencial, idealmente con el arácnido en cuestión, para una evaluación médica.

Prevenir antes que lamentar

El sol y el aumento de las temperaturas son dos factores que influyen en el aumento de mosquitos e insectos en el ambiente, lo que ocurre principalmente porque en este periodo se encuentran en etapa de proliferación. Por ello, y para evitar cualquier emergencia, la especialista recomienda agitar y revisar toda la ropa al momento de vestirse, sacudir las toallas, separar las camas de los muros, sellar con silicona las ranuras de puertas y ventanas, y realizar aseos prolijos en el hogar, especialmente en los lugares oscuros y con poca luz como el clóset, muebles y bodegas.

Los más propensos a sufrir una picadura son los niños, porque realizan más actividades y juegos al aire libre que los exponen a estos riesgos de la naturaleza. La Dra. Falck agrega que generalmente los menores tienden a rascarse la zona afectada, “aumentando el peligro de generar un infección que requiera de atención médica”.

Recomendaciones

La doctora de Help entrega una serie de recomendaciones para evitar un episodio de este tipo y el riesgo de una posterior infección:

  • Vestir ropa blanca o clara que cubra los brazos y piernas.
  • Usar repelentes.
  • Evitar el consumo de alimentos dulces al aire libre.
  • No acercarse a los nidos abejas, avispas y, sobre todo, no provocar a los insectos.
  • Contar con un botiquín de emergencia, sobre todo cuando hay casos de cuadros alérgicos.
  • Consultar con el médico de cabecera sobre las recomendaciones en esta materia, previas a salir de vacaciones.

 

Hasta un 80% de las consultas ambulatorias se refieren a problemas funcionales del tipo estreñimiento en los lactantes y niños, generalmente asociados a transiciones alimentarias, del pecho al relleno, o a la alimentación sólida; junto con falta de fibra en la dieta. En cuanto a las alergias, la más frecuente es a la proteína de la leche de vaca, y aunque sobrediagnosticada en opinión de los expertos, suele verse superadas al año de vida en un 90%.

Según la Dra. Colomba Cofré, gastroenteróloga pediátrica de la Sociedad Chilena de Gastroenterología (SChGE) y de su filial ACTECCU (Agrupación Chilena de Trabajo en Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa), el 80% de las consultas pediátricas de la especialidad, se refieren a consultas del tipo funcional por constipación y por alergias alimentarias. Educación a los padres y desarrollo temprano de una cultura alimenticia y de hábitos saludables, serían la principal recomendación.

Las alergias alimentarias infantiles han aumentado su incidencia en los últimos años, sostiene la especialista. Pese a que en su opinión existe un generalizado sobrediagnóstico, en la edad pediátrica ocurren distintos mecanismos que conducen a alergias, cuyas manifestaciones son variadas y van desde la aparición de ronchas en la piel, a vómitos o diarrea tras la ingesta de ciertos alimentos. “El síntoma más frecuente es la presencia de sangre en las deposiciones (proctocolitis alérgica), principalmente en lactantes menores de 6 meses. Son niños que se ven sanos y la causa más común es la proteína de la leche de vaca”. 

En estos casos, la doctora Cofré señala que la recomendación es suspender la leche de vaca y sus derivados, y observar si persiste el sangrado. En caso de mantenerse el síntoma, se aumentan las restricciones a otros alimentos como los frutos secos, pescados y mariscos. En general, como se trata de niños menores de un año alimentados de leche materna, la dieta parte por la madre, restringiéndosele la leche y sus derivados, y la soya por similitud; mientras el niño mantiene el tratamiento por al menos 6 meses. 

“Habiendo pasado por un periodo de prueba, en que se suspenden los lácteos y el niño mejora, se realiza una contraprueba en que la mamá vuelve a ingerir lácteos. Si el niño vuelve a tener los síntomas; es decir, sangre en sus deposiciones, entonces se confirma el diagnóstico. Ahora bien, si la mamá no tiene leche suficiente o si el niño no está siendo alimentado al pecho, se indica una fórmula láctea en base a proteína de la leche de vaca altamente hidrolizada (proteína fraccionada), eliminando así el alergeno mediante la hidrolización”. En el 90% de los casos, cerca del año de vida, es superada esta alergia alimentaria pediátrica, mientras que otros lo hacen a los 2 años.

Los gastroenterólogos señalan que el mejor modo de prevenir este tipo de alergias, es prolongando al máximo la lactancia materna exclusiva, al menos hasta los 6 meses. También, es aconsejable evitar el uso de antibióticos en forma indiscriminada en la infancia, principalmente en los primeros 2 años del bebé.  “Hoy existe un problema de sobrediagnóstico de alergias alimentarias, ya que en los bebés existen procesos fisiológicos que se solucionan a medida que crecen, como son, por ejemplo, los cólicos del lactante o el reflujo gastroesofágico. La causa suele ser una inmadurez anatómica y por ello lloran  por aparente dolor o vomitan la leche; pero estos no son una patología y muchas veces se atribuyen a alguna alergia alimentaria”, sostiene Cofré. 

Para la Dra. Colomba, cerca del 80% de la consulta gastroenterológica pediátrica ambulatoria es del tipo funcional, especialmente por constipación crónica o estreñimiento. Suelen asociarse a procesos de transición, como es el paso del pecho materno al relleno, o cuando se inicia la alimentación sólida. Más tarde, también es recurrente la constipación para dejar los pañales y estrenar el hábito defecatorio en el baño, y ya luego en la etapa escolar, asociada a hábitos alimenticios por la falta de fibra y el sedentarismo. “Es importante que las mamás y papás eduquen los hábitos alimenticios desde muy pequeños, así como también el momento de ir al baño, promoviendo la dedicación de tiempo a la defecación”, puntualiza la experta.

APROVECHEMOS EL VERANO: EDUCAR ALIMENTACIÓN Y DIGESTIÓN

El tiempo de descanso en casa, propio de las vacaciones, es el ideal para promover el consumo diverso de frutas y verduras, especialmente altos en fibra, como el apio, la lechuga, la espinaca, el kiwi, la naranja, el durazno, la sandía y la ciruela; beber al menos 2 litros de agua, y de enseñar lo importante de dedicar tiempo al baño. El ejercicio físico es muy importante también para mover los intestinos y favorecer una buena salud digestiva.

La Dra. Colomba asegura que el mejor formato para comer las 5 porciones diarias de frutas de verduras, es en su estado original, con piel o cáscara. Asimismo, aconseja extremar los esfuerzos para evitar la comida chatarra, ya que las grasas enlentecen el tránsito intestinal y favorece la constipación. 

La especialista señala que en la primera infancia es muy importante ofrecer y degustar distintas consistencias, sabores y texturas naturales, de modo de ampliar la variedad de nutrientes en el paladar del niño o niña. En vacaciones hay más tiempo para preparar platos elaborados y disfrutar de mesas coloridas, con porotos granados, cazuela, carbonada; y el énfasis solo debe estar en un adecuado lavado de los ingredientes y evitar el uso de sal y azúcar, aprovechando los sabores originales.

Los principales diagnósticos y complicaciones asociados al tubo digestivo a lo largo del ciclo de vida, serán el foco de la próxima versión del 40° Curso de Avances en Gastroenterología: “Desarrollo y Envejecimiento en Gastroenterología”, organizado por la Sociedad Chilena de Gastroenterología (SChGE), entre los días 3 y 5 de julio.

 

Michael Stewart, kinesiólogo especialista de la Universidad de Brighton en Reino Unido, se ha especializado durante 23 años en la atención de pacientes con fibromialgia, bursitis crónica, artritis reumatoidea, y síndrome de fatiga crónica, entre otras afecciones que generan dolor persistente. Estados Unidos registra 100 millones de personas que viven con dolor persistente, mientras que Reino Unido alcanza los 15 millones.

Michael Stewart fue el invitado internacional experto que dictó el Curso “Conociendo el dolor: una guía práctica para la terapia del dolor persistente”, dirigido a profesionales kinesiólogos, médicos, terapeutas ocupacionales y otras disciplinas que intervienen en programas de manejo del dolor. La actividad fue organizada por la Carrera de Kinesiología de la Universidad Católica, entre los días 4 y 6 de enero.

Solo en Reino Unido hay 15 millones de personas que tienen dolor persistente todos los días. En un estudio europeo del año 2012, comenta el especialista, se informó que un 45% de los adultos en Europa tienen un dolor persistente y en su opinión, al menos la mitad de ellos asegura que los cuidados recibidos no son efectivos, presentando recurrencia de los cuadros clínicos. Asimismo, en Estados Unidos, un informe del Gobierno afirmó que 100 millones de personas viven con dolor persistente. 

El kinesiólogo Michael Stewart comentó que en su trayectoria, ha sido testigo de pacientes con patologías o dolores de larga data, con dolor cervical, de hombro, o lumbar; que aunque experimentan periodos de mejoría, tienen recurrencias constantes, impidiendo o dificultando sus actividades físicas cotidianas, laborales o deportivas, convirtiéndose en pacientes que deambulan durante años en el sistema de salud, muchas veces sin diagnósticos claros. “Son personas con un alto nivel de frustración, que suelen gastar dinero en el sistema de salud privado en busca de soluciones, consumiendo por años antiinflamatorios y analgésicos. También son personas que no tienen muy claro qué medicamentos consumen y para qué sirven, y otro segmento de pacientes está consiente del dolor, pero se niega a consumir fármacos para evitar problemas colaterales. La mayor parte de ellos, aseguran que el dolor no ha cesado durante años de tratamiento”, comenta el experto.

La kinesiología ha logrado significativos avances en la intervención de pacientes con patologías asociadas a dolor crónico. “Sabemos que es difícil tratar a este perfil de pacientes, dado que sus altos niveles de dolor lo convierten en pacientes hipersensibles. Es momento de promover e implementar un aprendizaje interdisciplinario que reúna a médicos, kinesiólogos, enfermeras, psicólogos; todos trabajando en torno al dolor persistente”, añadió.

Stewart explica que es muy importante enseñarle al paciente cómo y cuándo identificar el dolor. Las terapias de educación, técnicas manuales, ejercicios y medicamentos, es una fórmula dinámica que debe adaptarse en el tiempo, opina el docente invitado. El especialista puntualizó: “Esto es como enseñar a conducir un auto, ya que debemos empoderar y educar al paciente para que sepa cómo combinar las herramientas en el manejo de su dolor, y además poner énfasis en la prevención”.

Durante las primeras dos a tres sesiones de kinesiología, el equipo junto al paciente entiende el tipo de dolor y definen un plan de trabajo. En este sentido, el especialista asegura que no existe una receta única según el diagnóstico, sino un plan individual para cada persona, y ante todo escuchar al paciente, que es quien mejor conoce su cuerpo y problema. 

Otro punto importante es que la kinesiología para el tratamiento dolor es una herramienta que hoy es capaz de intervenir transversalmente, no solo a nivel musculoesquelético, sino respiratorio, oncológico, reumatológico, entre muchos otros. En la medida que las enfermedades o condiciones de dolor persistente se aborden de forma conjunta y transdisciplinaria, se podrá enriquecer la mirada del paciente como un ser integral, dándole más y mejores técnicas para mejorar su bienestar y anticipar crisis con una mejor preparación, además de construir redes locales de intervención multidisciplinarias en atención al paciente y sus necesidades en su ciclo vital.

Bajo el lema “empoderando el funcionamiento a través de la educación”, Michael Stewart dicta el curso-taller Conociendo el Dolor en diversas universidades del mundo, difundiendo herramientas que permitan abordar de forma conjunta y efectiva, el manejo del dolor en diversas patologías y perfiles de pacientes.

 

Desde otitis, hongos, dermatitis y herpes, hasta insectos introducidos accidentalmente en el oído, son algunos de los problemas más recurrentes en otorrinolaringología

Desde otitis, hongos, dermatitis y herpes, hasta insectos introducidos accidentalmente en el oído, son algunos de los problemas más recurrentes en otorrinolaringología en temporada de vacaciones de verano.

Las extendidas horas expuestos a aguas en movimiento y estancadas, cambios de temperaturas y el sol, e incluso la introducción accidental de insectos en el conducto auditivo, son algunas de las razones para dedicar especial cuidado a los oídos este verano. Especialistas de la Universidad Católica comparten algunas recomendaciones para evitar y solucionar a tiempo, cuadros delicados que afectan al oído en niños y adultos.

Según el Dr. David Jofré, Jefe del Departamento de Otorrinolaringología de la Universidad Católica, la otitis externa es un cuadro clínico bastante frecuente en Chile, y si bien en algún momento fue más propio de climas cálidos y países tropicales, hoy con el alza de los viajes y de los deportes acuáticos, se ha transformado en algo más generalizado. “Consiste en una inflamación habitualmente de causa infecciosa en la piel y en la subdermis del conducto auditivo externo, y puede comprometer la primera capa del tímpano. La llamada otitis difusa tienes algunos grupos etarios que son más característicos, principalmente niños menores de 12 años, adultos mayores y quienes practican natación u otros deportes acuáticos, particularmente en condiciones de alta humedad y en meses de calurosos, siendo un factor predisponente la inmersión en aguas cálidas y/o temperadas”.

En caso de acompañarse por fiebre, se sospecha el curso de una otitis media que es un cuadro clínico distinto no relacionado con el agua, sino con congestión de la vía aérea. El especialista comenta que existen otras lesiones en la piel del conducto aiditivo, como la dermatitis seborreica, en que el paciente presenta una descamación de la piel, observándose un conducto seco, brillante y escamoso; siendo un problema crónico que puede aumentar en determinada época del año. Asimismo, el Dr. Jofré destaca que existen otras enfermedades de la piel que producen síntomas de oído externo como la psoriasis o dermatitis de contacto, o bien cuadros virales como el herpes.

Por su parte, Karina Aracena, tecnólogo médico especialista en otorrinolaringología y docente de la carrera de Fonoaudiología de la Universidad Católica, explica que una de las enfermedades más comunes del verano es la otitis externas. “La principal causa es el daño que sufre la piel del interior del oído, tras el contacto prolongado con el agua, algunas veces contaminadas, y la erosión por el secado con objetos como los cotonitos. Hay agentes patógenos en las aguas, que usualmente infectan pequeñas heridas que se forman en el oído”, explica la docente.

Las otitis o inflamación del oído es una enfermedad de cuidado que requiere de la indicación de analgésico y antibiótico en caso de infección, y por ende debe ser tratado en un centro asistencial. En el transcurso del cuadro y hasta la consulta médica, la especialista comenta que es necesario administrar analgésico. En la evolución de este cuadro, el médico comenta que dentro de las primeras 48 horas, el paciente presenta dolor de oído, sensación de calor en el mismo y dolor al mover la mandíbula o masticar, también algunos pacientes manifiestan sensación de oído tapado y salida de líquido desde su interior.

El Dr. David Jofré explica que en el caso de la otitis externa, el tratamiento es local. Y en la otitis media aguda, cuando se corrobora el origen bacteriano, el tratamiento es con antibiótico. “Si hay mucha supuración y otros síntomas, es bueno que lo vea un otorrino, para que pueda drenar la secreción del oído, aspirar la otorrea, con lo cual se alivia el dolor y la sensación de oído tapado también. Hay determinados pacientes que pueden evolucionar y complicarse con hongos en los oídos. Es importante evitar el abuso de las gotas con antibióticos y siempre consultar a un especialista”.

Aracena añade que: “En caso de veranear en lugares ventosos o fríos, deben usarse gorros u orejera. Y si se presentan otitis, jamás introducir objetos o productos, tampoco aire caliente con conos encendidos, ya que el daño podría ser gravísimo si se quema el tímpano”. El secado debe ser suave con tocaciones, sin restregar el oído, con toalla suave o con papel absorbente. En temporada de calor, el oído se seca rápida y espontáneamente.

En caso de que tras zambullidos o piqueros, la persona sienta el oído tapado; Aracena señala que es solo la sensación, pero son gotas depositadas en el sinuoso conducto del oído que se absorben por sí solas en muy poco tiempo. Cabe señalar que en  personas que tienen previamente perforaciones timpánicas, como en la otitis media crónica; al zambullirse en agua tienen alto riesgo de infección por contaminación del oído medio a través de la perforación, que generalmente se manifiesta por salida de líquido desde el oído, sin dolor. 

Finalmente, la tecnóloga recomienda evitar la exposición al sol para disminuir el riesgo de cáncer de piel, y poner cada 3 horas bloqueador en las orejas. Asimismo, en caso de camping, el consejo es tener precaución con insectos que se introduzcan en el oído y si ello ocurriera, que mientras se busca ayuda en un centro asistencial, introducir aceite casero para evitar que el insecto perfore el tímpano. “Este tipo de episodios es muy común en campistas y si bien muchos se desesperan, la idea es empantanar en aceite al insecto en el oído hasta que un especialista lo extraiga con el instrumental adecuado en un centro asistencial”, finaliza la docente.