Se trata de Ribociclib, una droga que en combinación con la terapia endócrina logra disminuir el tamaño del tumor a las 8 semanas de tratamiento en el 76% de las pacientes.

Además, aporta una mediana de sobrevida libre de progresión de 25.3 meses, la más alta reportada en medicaciones de su tipo en pacientes que padecen Cáncer de mama Hormono dependiente HER2 negativo.

Ribociclib permite retrasar la necesidad de administración de quimioterapia.

El cáncer de mama es la primera causa de muerte en mujeres chilenas en edad reproductiva, con una tasa de mortalidad de 12 por 100.000 mujeres. En 2014 el Ministerio de Salud reportó 1.422 personas fallecidas por esta causa.

En Chile, el cáncer de mama es la primera causa de muerte en mujeres en edad fértil, representa el tumor femenino más frecuente y es el segundo cáncer más común. En 2014 el Ministerio de Salud informó 1.422 fallecidos por esta causa; 14 de ellos hombres, cuyos casos -al ser detectados tardíamente- tienen peor pronóstico.

Al respecto, la doctora Geraldine Melgoza, oncóloga médica de la Clínica Dávila señala que “la incidencia del cáncer de mama ha ido en aumento en Chile y el mundo. En nuestro país es de 43 por 100.000 mujeres. De éstas, aproximadamente un 5% ya es metastásica al momento del diagnóstico y un 30% se hará metastásica durante la evolución de la enfermedad”. El cáncer de mama ha tenido una importante progresión en los últimos 10 años, “transformándose en la primera causa de muerte en mujeres por cáncer, con una tasa de mortalidad de 12 por 100.000 mujeres”, complementa la especialista.

El Ministerio reporta que el 75% de los tumores de mama son producidos por alteraciones hormonales. Este tipo de tumores afecta principalmente a mujeres de entre 45 y 70 años de edad[1] y, detectado a tiempo presenta buenos índices de curación, por lo que los especialistas destacan la necesidad de que las mujeres hagan controles periódicos, consulten anualmente al ginecólogo, y se realicen las respectivas mamografías y/o ecografías mamarias, según la edad.

Los médicos coinciden en que el principal factor de riesgo de padecer cáncer de mama es “ser mujer”, ya que el 90 por ciento de los casos se presenta en mujeres. Reconocen que hay otros elementos que predisponen la aparición de la enfermedad como son la obesidad, el sedentarismo, el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol, la exposición a radioterapia dirigida a la mama, la administración de hormonas -como estrógenos o progesterona- y, en menor medida, el factor hereditario

Nuevo tratamiento

El Instituto de Salud Pública (ISP) anunció la aprobación de una nueva droga “blanco específica” indicada para el tratamiento en primera línea del Cáncer de mama en estadio avanzado, que abarca entre un 65 y un 70 por ciento de todas las pacientes afectadas por este tumor. Se denomina Ribociclib y actúa bloqueando la proliferación de las células tumorales.

Combinado con la terapia hormonal, Ribociclib demostró reducir el avance de la enfermedad en un 54,7% de las pacientes y alcanzar una mediana de sobrevida libre de progresión de 25.3 meses, en comparación con los 16 meses que se alcanzan con terapia hormonal como único tratamiento, según los resultados del estudio MONALEESA-2 publicados en el 2017, durante el Congreso Americano de Oncología (ASCO)

Perteneciente al grupo de drogas denominado “inhibidores selectivos de quinasas dependientes de ciclinas”, Ribociclib ha demostrado mejorar rotundamente la duración de la primera línea de tratamiento para el cáncer de mama. De acuerdo con las cifras aportadas por el Ministerio de Salud, en catorce años se ha evidenciado un crecimiento sostenido en los índices de mortalidad de esta enfermedad en un 37%

El Doctor César Sánchez, oncólogo de la Red de Salud UC Christus, resalta que “estos tratamientos nuevos disponibles para tratar pacientes con cáncer de mama avanzado son muy relevantes por la frecuencia de la enfermedad y de esta situación de nicho”. Aún en los casos en los que el diagnóstico se realiza en estadios tempranos, se estima que uno de cada tres evolucionará a estadios avanzados, que son aquellos en los que el tumor deja de estar localizado en la mama y puede expandirse a otros tejidos u órganos del cuerpo. Este grupo de pacientes, sensible al tratamiento hormonal, es el que se beneficia de ribociclib. Los médicos especialistas ven con optimismo la posibilidad de contar con una nueva alternativa terapéutica para actuar como primera línea en el tratamiento de este tipo de tumor, logrando aumentar la expectativa de vida libre de progresión de la enfermedad y postergar el inicio de tratamientos con quimioterapia.

Además señala la doctora Geraldine Melgoza, este medicamento supone “una nueva herramienta terapéutica, que se agrega al arsenal farmacológico que tenemos para tratar esta enfermedad”.

Hoy se utilizan medicamentos administrados por vía oral que han demostrado una excelente tolerancia con buena efectividad. Sin embargo, existe un grupo de mujeres cuya enfermedad sigue progresando. Al respecto la doctora Geraldine Melgoza explica que “existen diversos tipos de tratamientos para el cáncer de mama dependiendo de las características que presenta cada tumor. Uno de estos tipos de cáncer son los que expresan receptores hormonales. En ellos una forma de tratarlos es bloquear estos receptores, a esto le llamamos hormonoterapia. La hormonoterapia es, en general, mejor tolerada que la quimioterapia y es una buena alternativa para muchas pacientes con este tipo de tumores. Sin embargo, en algún momento, el tumor se hace resistente a estos medicamentos y dejan de funcionar”.

Por otro lado, para el doctor Sánchez “estos tratamientos, que combinan la terapia endocrina con inhibidores del ciclo celular, han demostrado que las posibilidades de respuesta del paciente, es decir, que el tumor disminuya su tamaño o se mantenga estable, son superiores. Además, se ha demostrado que la terapia combinada aumenta el tiempo en que las pacientes se mantienen sin los síntomas derivados de la enfermedad, mejorando su calidad de vida”.

Ribociclib de laboratorio Novartis, es un medicamento que responde a estas necesidades, en compromiso con las pacientes y trabajando para descubrir nuevas terapias que puedan aportar a mejorar la calidad de vida. Pertenece a este grupo de fármacos, los inhibidores de kinasa dependientes de ciclina, que pueden ayudar a revertir o retardar la resistencia de los tumores a la hormonoterapia y así retardar la necesidad de terapias como la quimioterapia.

Para Sandra Cabezas Hurtado, Gerente General Novartis Oncología Chile & Country President “es un gran orgullo poner a disposición de la comunidad médica esta terapia para las mujeres que sufren de cáncer de mama metastásico, con la cual reafirmamos nuestro compromiso de descubrir nuevas formas de mejorar sus expectativas de vida. Esperamos que el mayor número de pacientes pueda beneficiarse de este tratamiento ya que en Chile esta patología representa la primera causa de muerte por cáncer en la mujer”.

Al respecto el doctor Sánchez señala que “a diferencia de la quimioterapia una terapia con Ribociclib tiene menos efectos colaterales para el paciente”.

Este medicamento fue aprobado por la Food and Drugs Administration (FDA) de los Estados Unidos en marzo de 2017 luego de ser evaluado por un programa de revisión prioritaria, tras este proceso fue considerada una “terapia innovadora”, rótulo recibido por haber demostrado beneficios respecto de las opciones disponibles para combatir una enfermedad grave o potencialmente mortal.

Sobre Novartis:

Novartis brinda soluciones innovadoras para el cuidado de la salud acorde con las necesidades de pacientes y sociedades. Con su casa matriz en Basilea, Suiza, Novartis ofrece un portfolio diversificado para responder de la mejor manera a estas necesidades: fármacos innovadores, cuidado de la visión y medicamentos genéricos de alta calidad que colaboran en el ahorro de costos.

Para mayor información visite el sitio web: www.novartis.com y/o escriba a nuestro correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

[1] Ministerio de Salud Chile. http://web.minsal.cl/dia-contra-el-cancer-mama/

 

Se trata de el Glaucoma, enfermedad generalmente asintomática, se caracterizan por defectos en el campo visual y si no es tratada a tiempo puede hacerte perder la visión.

Si Ud. ya pasó los 40 años de edad uno de los chequeos recomendables es el del Glaucoma, que si bien puede presentarse a cualquier edad, aparece con mayor frecuencia pasada las cuatro décadas de vida.

Lo peligroso de esta enfermedad es que actúa de "forma silenciosa” en la mayoría de los casos, y que generalmente se produce en personas con historia familiar de glaucoma.

“La enfermedad consiste en una neuropatía óptica crónica y progresiva que se caracteriza por un aumento de la presión intraocular, lo que ocasiona daño en el nervio óptico y consecuentemente una alteración importante en el campo visual que de no detectarse o tratarse oportunamente conduce a la ceguera” señala el oftalmólogo de la Clínica Oftalmológica Providencia Dr. Eusebio García.

Esta es una enfermedad generalmente asintomática en su fase inicial. La persona sólo presenta síntomas cuando esta se encuentra en un estado avanzado y se caracterizan por defectos en el campo visual y pérdida de la visión. Sí pueden presentar síntomas desde su inicio aquellos pacientes que sufren glaucoma por cierre angular, estos síntomas son visión borrosa, arcoíris alrededor de las luces, dolores de cabeza o en los ojos y náuseas.

Hay varios tipos de glaucomas, pero los más frecuentes son:

Glaucoma primario de ángulo abierto: 
• Aumento de presión moderado. 
• Habitualmente asintomático. 
• Se va deteriorando lentamente la visión.

Glaucoma por cierre angular: 
Se presenta en forma aguda y repentina, con presiones intraoculares muy altas determinando una abrupta pérdida de la visión y mucho dolor

El tratamiento inicial es eminentemente médico a base de gotas que bajan la presión ocular preservando el daño ocurrido. Otra alternativa es la cirugía, donde existen variadas técnicas las cuales tu médico podrá sugerir, como son el láser o cirugías filtrantes convencionales. Pero sin duda el mejor de los tratamientos, para esta enfermedad es la PREVENCIÓN.

“Sí tienes más de 40 años la mejor forma de prevenir esta enfermedad es controlando la presión de tus ojos al menos una vez al año. El daño causado por el glaucoma es irreversible” señala el especialista de la Clínica Oftalmológica Providencia.

 

A pesar de que la última Encuesta Nacional de Salud publicada por el Ministerio de Salud en 2017 reveló que el 86.7% de los chilenos es sedentario, al parecer, poco a poco nos estamos motivando a hacer más deporte. Así lo demostró la última maratón de Santiago del 8 de abril pasado, donde participaron 30 mil corredores, número muy superior a los casi 7 mil que corrieron en el año 2007. 

Es este contexto del boom de los runners y otras actividades físicas de moda -como el entrenamiento funcional-, que en el mercado de los suplementos alimenticios se ponen de moda algunos que prometen ayudar al rendimiento deportivo. Uno de los que se escucha con frecuencia es la L-Carnitina. ¿Le suena? ¿sabe qué es? ¿para qué sirve realmente?.

El doctor Pedro Barreda, miembro del Consejo Consultor de Nutrición (NAB) de Herbalife Nutrition y autor del libro éxito de ventas ¡Olvídese de las calorías! Coma sano y natural, nos habla y explica sobre este suplemento:

¿Qué es la L-Carnitina?

L-Carnitina es un producto sintetizado en nuestro hígado, los riñones y el cerebro a partir de dos aminoácidos esenciales, la lisina y la metionina. Es responsable del transporte de ácidos grasos al interior de las mitocondrias, orgánulos celulares encargados de la producción de energía.

Dicho en otras palabras, la L-Carnitina facilita la introducción de unidades de grasas a las células para transformarlas en energía y además participa en la eliminación de los residuos de estas grasas una vez quemada la energía. 

¿Para qué sirve?

La L-Carnitina es un transportador de los ácidos grasos (lípidos) a la mitocondria, encargada de la producción de la energía de las células, luego, es el lugar donde estos ácidos grasos son convertidos en energía, es decir, favorece la quema de grasa.

¿Es beneficioso su consumo?

Es importante tener en cuenta que existen dos formas de “Carnitina”: la L-Carnitina y la D-Carnitina. La primera es la que desarrolla el transporte y posterior combustión de la grasa, siempre y cuando se realice una actividad física con la intensidad y la duración adecuada que ayude a la movilización de los ácidos grasos, de lo contrario, la L-Carnitina no realizaría la función que nos interesa.

Es por este motivo que la recomendación más habitual con la finalidad de quemar grasa es combinar la L-Carnitina con la realización de actividad física aeróbica. Básicamente el objetivo es recomendar “una actividad que tenga una demanda de energía suficientemente elevada como para que el metabolismo estimule la movilización de los ácidos grasos del tejido adiposo y así poderlos emplear como fuente de energía (gracias a la acción posterior de la L-Carnitina). 

¿Dónde la encontramos?

La principal fuente de carnitina son en particular las carnes rojas. Los vegetales contienen cantidades muy pequeñas o incluso nulas de carnitina.

También se encuentra en el mercado en formato de suplemento alimenticio, donde viene combinadas con vitaminas. Ideal es consumirla unos 15 minutos antes de un entrenamiento aeróbico de 45 minutos de duración y de intensidad media a alta.

¿A quiénes aconsejaría su consumo?

A quienes realizan deporte. La L-Carnitina puede ser una gran ayuda para favorecer la quema de grasa siempre que la combinemos con una actividad física de intensidad moderada a alta y una duración de, al menos, 40-45 minutos. Por eso, salir a caminar no será la opción más aconsejable si queremos sacarle provecho a la L-Carnitina, ya que el gasto calórico que implica no es suficiente como para que el metabolismo tenga la necesidad de movilizar los lípidos almacenados.

¿Hay estudios científicos que respalden los beneficios asociados al deporte del consumo de L-Carnitina?

Según el doctor Barreda, los efectos en el rendimiento deportivo de la L-Carnitina han sido tema de diferentes investigaciones. Por ejemplo, en la Revista Metabolism se publicaron resultados de un estudio de la Universidad de Connecticut donde la suplementación con este producto mostró una menor generación de radicales libres causados por el ejercicio, así como también, menor dolor durante los cuatro días siguientes a las sesiones de entrenamiento.

La misma revista, publicó un estudio alemán que constató que la ingesta de 1,5 gramos tres veces al día de L-Carnitina, aumenta significativamente la conversión de grasa en energía. Junto a él, otras investigaciones que han medido la cantidad de peso perdido con y sin suplemento demostraron un claro beneficio para bajar de peso.

En 2004, concluye el doctor Pedro Barreda, investigadores en Austria revisaron toda la literatura de investigación disponible sobre los posibles beneficios de la L-Carnitina en un artículo publicado en la Revista Nutrition. Llegaron a la conclusión de que reduce el daño muscular, promueve la recuperación tras el ejercicio y disminuye los niveles de ácido láctico, además de ofrecer un beneficio potencial en el entrenamiento y la competición.

 

Los huesos tienen distintas funciones esenciales en nuestro organismo, por lo que es clave mantenerlos saludables y firmes. Realizar actividad física periódica y consumir suficiente calcio y vitamina D, es fundamental para su cuidado y evitar así el riesgo de sufrir alguna enfermedad ósea. 

En las últimas décadas han existido muchas corrientes y una cantidad excesiva de información que no siempre se sustenta en una base científica sólida. Lo que sí es cierto, y en lo que todos concuerdan, es que la salud ósea es un tema importante del que nadie debiera quedar ajeno.

En Chile, la prevalencia de problemas óseos ha ido en aumento y al contrario de lo que se cree, no solo afecta a mujeres. Un 52% de ellas (sobre los 50 años) tiene osteopenia, una condición previa a la osteoporosis y el 7,8% osteoporosis. Mientras que los hombres del mismo segmento etario llegan a cifras del orden del 40% y 2,9%, respectivamente. Si bien en hombres las cifras son menores, no hay que descuidar su atención, ya que en la población mayor de 80 años de ambos sexos, la osteoporosis alcanza un 22%.

“Las enfermedades a los huesos como la osteoporosis son progresivas y silenciosas, por lo que mantener hábitos que protejan nuestros huesos debiera ser impulsado desde edades tempranas”, destaca Paulina Hernández, nutricionista y jefa del Programa Vivir Bien de Sodexo Servicios de Beneficios e Incentivos. Para tener una salud ósea adecuada, uno de los componentes más importantes es el consumo de calcio, la adecuada cantidad de vitamina D en el cuerpo, y la actividad física.

Dentro de este contexto, Paulina Hernández explica algunos mitos y realidades para tener claridad sobre la salud ósea:

Mito 1: Después de la niñez no es necesario consumir calcio: Falso.

El calcio se fija en nuestros huesos hasta aproximadamente los 30 años. Después de esta edad se deja de “mineralizar” el hueso, es decir, ya no absorbe para formarlo y resguardarlo. Esto no significa que ya no sea útil. El calcio y otros minerales que están en los huesos, también se usan para otras funciones, como por ejemplo, la contracción muscular. Si no tenemos una cantidad suficiente de calcio, el músculo buscará de donde sacarlo para seguir funcionando, por lo que nuestros huesos serán los perjudicados. 

Mito 2: El calcio no solo está en la leche: Verdadero.

Si bien existe calcio en otros alimentos, como por ejemplo el sésamo, no se debe perder de vista que la cantidad a consumir debiese ser muy alta para alcanzar un aporte suficiente para nuestro organismo. Un vaso de leche, por ejemplo, aporta aproximadamente 200 mg de calcio, mientras que una cucharada de sésamo aporta 95 mg. Es decir, con alrededor de 4 vasos de leche, un niño obtiene el calcio suficiente, de lo contrario, tendría que comer 8 cucharas soperas de sésamo. Por otro lado, las almendras también tienen un buen aporte de calcio, pero para llegar a las dosis recomendadas, tendría que comer 400 mg de almendras en un día, lo cual sería un exceso, porque no solo se consume el calcio de ellas, sino también las calorías. 

Mito 3: Da lo mismo la fuente de donde se obtenga el calcio: Falso.

Para que el calcio se fije en los huesos también se necesita de otros componentes como la vitamina D. Ésta se obtiene a partir de la exposición al sol principalmente. Sin embargo, estudios han demostrado que los adultos que no consumen alimentos fortificados en vitamina D, presentan déficit de ésta a pesar de tener una exposición solar normal, por lo que alimentos como la leche, en la que se mezcla el calcio con la fortificación de la vitamina, hacen que la utilización y fijación del calcio en nuestro organismo sea óptima. 

Mito 4: Mantener los huesos sanos solo se trata de calcio y vitamina D: Falso. 

Se ha logrado demostrar que mantenerse activo y practicar actividad física previene la pérdida ósea y contribuye a ganar masa en los huesos durante la niñez. Además, el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol y café, favorece el deterioro de los huesos.

Con estos simples consejos podrás mantener tus huesos sanos y fuertes, y recuerda que es importante prevenir y no esperar hasta que ya sea demasiado tarde.

 

Este trastorno hematológico provoca hemorragias severas y complica la calidad de vida de quienes la padecen. Sin embargo, los avances en su tratamiento han ayudado a prevenir complicaciones mayores.  

En Chile, cerca de 1.500 personas sufren de hemofilia, una enfermedad genética que afecta a algunas de las proteínas de la sangre que controlan la coagulación. Este trastorno hematológico no tiene cura y, frecuentemente, se detecta en los primeros meses de vida.

Pese a que es una enfermedad compleja de llevar y a que tiene un alto impacto en la calidad de vida de los pacientes, la investigación y los avances científicos han permitido desarrollar nuevas soluciones para su tratamiento.

En el marco del Día Mundial de la Hemofilia, que se conmemora el 17 de abril, explicamos de qué se trata esta enfermedad, sus alcances, síntomas y opciones terapéuticas para enfrentarla.

  1. ¿Qué es la hemofilia?

La hemofilia es una enfermedad, que altera la coagulación de la sangre y que provoca que quienes la padecen tengan hemorragias por un período más prolongado y a la vez hemorragias espontáneas. Esta patología es provocada por la falta o deficiencia de factores o proteínas de coagulación, los cuales participan en el proceso normal de coagulación.

Existen 13 factores de coagulación que actúan con las plaquetas a la hora de curar las lesiones de los vasos sanguíneos. Los factores ayudan a las plaquetas a adherirse unas con otras para sellar las heridas y detener el sangrado.

  1. ¿Cuáles son sus síntomas y cómo se diagnostica?

Este trastorno generalmente se diagnostica en los primeros meses de vida y sus síntomas son hematomas extensos, sangrado dentro de los músculos y/o articulaciones, además de hemorragias espontáneas y prolongadas. Los sangrados pueden ser externos o internos, particularmente en rodillas, codos, tobillos y músculos del brazo, del muslo y de la pantorrilla.

La hemofilia se diagnostica a través de una muestra de sangre, la cual mide el grado de actividad del factor de coagulación. Al ser una enfermedad hereditaria, la madre que es portadora puede realizarse un diagnóstico prenatal.

  1. ¿Quiénes padecen la enfermedad?

La hemofilia se hereda en el 60% de los casos y no es contagioso. Sin embargo, debido a mutaciones genéticas de la madre o del niño, puede manifestarse en personas en que no había antecedentes familiares.

Se dice que una mujer es portadora y el hombre es quien manifiesta la enfermedad. Esto se debe a que el gen que codifica los factores VIII y IX se encuentran en el cromosoma X. La mujer, al presentar dos cromosomas X, puede complementar la deficiencia del gen en uno de ellos. Por otro lado, si el hombre hereda el gen, el cromosoma Y no es capaz de complementar esta deficiencia.

  1. Tipos de hemofilia

Existen tres tipos de hemofilia: la A, la B y la C. Estas se diferencian en el factor de coagulación deficiente, lo que finalmente va a direccionar el tratamiento a seguir.

La hemofilia A es la más común. Según las estadísticas, afecta a uno de cada 5.000-10.000 varones y representa el 85% de los casos. Este tipo de hemofilia es provocada por una deficiencia o ausencia del factor VIII de coagulación.

Por su parte, la hemofilia B implica la deficiencia o falta del factor IX de coagulación. Este tipo es menos común y representa el 15% de los casos. Por último, la hemofilia C se presenta por deficiencia o ausencia del factor XI y representa el 1% de los casos.

  1. ¿Cómo se trata la hemofilia?

Este trastorno hematológico no tiene cura, pero existen tratamientos que mejoran la calidad de vida de los pacientes. El tratamiento se basa en el reemplazo del factor deficiente, y tradicionalmente se han utilizado terapias que consisten en administrar productos concentrados del factor de coagulación requerido, ya sea de origen plasmático o recombinante.

Sin embargo, en algunos casos se generan complicaciones debido a que los pacientes crean anticuerpos (inhibidores) que impiden la acción del tratamiento administrado, produciendo resistencia a estas terapias, lo cual las complica y encarece, con alto impacto en la calidad de vida.

Por eso, la investigación y los avances científicos han permitido desarrollar nuevas soluciones para su tratamiento. Este es el caso de Emicizumab, un anticuerpo monoclonal biespecífico indicado para el tratamiento de pacientes con hemofilia tipo A.

Según los últimos estudios, este medicamento demostró reducir los episodios de sangrado en el 87% de los casos, en relación con quienes no lo recibieron, mientras que el 63% de los pacientes tratados no presentó eventos hemorrágicos en un año, algo inédito en el tratamiento de esta enfermedad. Además, se observó un impacto significativo en indicadores de calidad de vida.

 

Aumento de endorfinas, disminución del estrés, y más energía para el día a día son solo algunos de los múltiples beneficios de realizar actividad física.

El estrés, causados por la gran carga laboral que se vive hoy, es uno de los desórdenes emocionales más habituales. Según el estudio Chile Saludable, reveló que el porcentaje de chilenos estresados se duplicaron en cuatro años, de un 22% aumentó a un 42% entre 2012 y 2016.

El estudio, desarrollado por Fundación Chile en conjunto con Gfk Adimark, indica que un 61% de las personas no practica ningún deporte y un 50% declara que no duerme bien o que no descansa la mayoría de las noches. De todas formas, 6 de cada 10 personas tiene interés por llevar un estilo de vida saludable y un 71% está motivado a hacer ejercicios si contara con las oportunidades necesarias.

Entonces la pregunta es: ¿Qué podemos hacer para evitar el aumento del estrés?

Quienes hacen deporte de forma regular suelen ser más tranquilos, y afrontan los problemas de una forma más pausada. Además, el ejercicio promueve una reducción del nivel de ansiedad, y un mayor control del estrés emocional.

Según especialistas, el deporte es un excelente aliado para afrontar la carga laboral del día a día. “Realizar actividades aeróbicas como running, natación y ciclismo; o ejercicios anaeróbicos, como los entrenamientos de fuerza, no solo nos ayudan a vernos mejor, sino también a alcanzar la sensación de bienestar. La dosis recomendada son programas de entrenamiento de al menos 30 minutos, idealmente 3 veces a la semana”, explica Daniel Fernández, Gerente Sede El Golf de O2 Fit.

Para el especialista los 5 beneficios que la realización de ejercicio permanente entrega para tu salud mental son los siguientes. 

1.INYECCIÓN DE ENERGÍA

Está comprobado que quienes comienzan su día con actividad física, se sienten más activos y animados durante el día. Quienes lo hacen durante o al final del día lo terminan mucho mejor. Anímate a una inyección de energía mínimo 3 veces a la semana y notarás cambios en tu bienestar general por el efecto de las endorfinas, incluso con el tiempo notarás cambios en los niveles de estrés laboral.

2. AYUDA A REGULAR LA ANSIEDAD

El ejercicio constante ayuda a regular el apetito y la ansiedad, ya que el efecto de los entrenamientos funciona como un ansiolítico, lo que puede ayudarnos a controlar mejor las ganas de comer y así poder elegir de manera inteligente y más conscientes los alimentos.  

3. AYUDA A CONTROLAR MEJOR LAS EMOCIONES

El trabajo físico estimula la liberación de endorfinas, hormonas que funciona como analgésicos e inductores de la euforia; pone en marcha mecanismos de inhibición de genes orientados a la depresión; incrementa el efecto de la serotonina (neurotransmisor de la felicidad); y favorece a la activación de las vías endocannabinoides, encargadas de regular aspectos relacionados con el ánimo y la percepción del dolor.

4. MEJORA LA CALIDAD DEL SUEÑO

Permanentemente el organismo enfrenta cambios físicos, mentales y conductuales como respuesta a factores como la luz y la oscuridad (ciclo circadiano). Realizar un trabajo moderado o vigoroso, por lo menos 150 minutos a la semana, favorece el establecimiento de un ciclo de sueño-vigilia apropiado, manteniéndonos con energía durante el día y brindándonos de noche la tranquilidad necesaria para un descanso reparador. 

5. REGULA LOS NIVELES DE ESTRÉS

A nivel biológico, el realizar algún ejercicio físico de manera constante ayuda a la producción de determinados neurotransmisores a nivel cerebral (endorfinas u hormonas de la felicidad), facilitan el control del estrés y nos producen sensación de placer y bienestar. El ejercicio físico hace que los receptores sobre los que actúa la adrenalina sean más sensibles a estas moléculas. Es decir, que con menor cantidad de adrenalina se produzca un mismo efecto. De este modo, los niveles de adrenalina circulantes son cada vez menores influyendo no sólo en el estrés, sino también en factores de riesgo como la hipertensión arterial.

 

 

ISS entrega servicios de catering y alimentación en más 210 casinos, atendiendo diariamente a alrededor de 32.000 personas.

Con más de 25 años de experiencia en la provisión de servicios de alimentación institucional, ISS, empresa líder en Servicios de Facility Management, que provee al mercado servicios de Catering, Limpieza, Mantenimiento, Seguridad y Soporte, sugiere durante la época de otoño llevar una alimentación orientada en fortalecer el sistema inmunológico, es decir basada en el mayor consumo de minerales y vitaminas. 

  • Mayor consumo de Vitamina B: El grupo de vitaminas B tienen un papel muy importante para el correcto funcionamiento del organismo, ya que permiten obtener la energía de los alimentos y así optimizar naturalmente el metabolismo. Por lo mismo, durante la temporada otoño invierno debemos incrementar su consumo, el cual está presente en algunos tipos de carne, como hígado, riñones y pescados, además de cereales, pan y arroz integral, vegetales como brócoli y espinacas; legumbres, huevos y lácteos.
  • Sí a las legumbres y cereales: Ambos contienen un alto valor nutritivo, tienen fibras solubles que ayudan a mantener el peso, los niveles de colesterol y azúcar en la sangre normales; e insolubles, que mejoran el tránsito intestinal. Además, son ricas en proteínas, vitaminas, minerales y están exentas de grasas de mala calidad. Por su parte, cereales como la quínoa superan en valor biológico a otros tradicionales granos de este grupo, tienen un alto contenido de vitamina B, C y E y muy pocas calorías, por lo que se recomienda su consumo al menos dos veces a la semana.
  • Vitaminas y minerales: Los alimentos ricos en vitaminas A y C, como zanahorias, acelgas y tomates, cítricos y kiwis nos ayudan a fortalecer nuestro sistema inmunológico y a asimilar mejor el hierro de los alimentos.
  • Miel: Endulzar infusiones o jugos con miel es una excelente alternativa, ya que ésta actúa como un antibiótico natural.
  • Sopas: las sopas naturales y cremas de verduras caseras son una excelente opción en esta época, especialmente en la cena, ya que al ser más livianas facilitarán el sueño y una mejor digestión.
  • Verduras: alcachofas, berenjenas, zapallos o coliflores son también muy beneficiosas, porque además de contar con pocas calorías ejercen una acción tonificante y antioxidante, ideal para esta época.

¡Siguiendo estos simples consejos, tendremos un otoño más saludable!

 

Se trata de una enfermedad bucal generalmente bacteriana que provoca inflamación y sangrado en las encías. Si no se toman las medidas necesarias y la patología avanza, se puede transformar en una periodontitis, etapa en la cual el paciente corre el riesgo de perder sus piezas dentales. El odontólogo de Centros Médicos Vidaintegra, Dr. Felipe Rivera, explica cuáles son los síntomas de la gingivitis y se refiere a la importancia de la prevención.

La presencia de placa bacteriana adherida a los dientes provoca una inflamación de las encías llamada gingivitis. El especialista en periodoncia de Centros Médicos Vidaintegra, Dr. Felipe Rivera, explica que “los síntomas de esta patología son una respuesta del cuerpo, específicamente del sistema inmunológico, ante la presencia de organismos que generan daños en la estructura bucal”.

Si esta placa no se quita, se empieza a calcificar y se convierte en un depósito duro denominado “tártaro” que queda atrapado en la base del diente, lo cual genera que las encías se infecten, se inflamen y se tornen sensibles.

Síntomas

Para detectar la gingivitis, el dentista observa los signos típicos de la inflamación, además de revisar la presencia de sangramiento al sondaje, es decir, con instrumentos que verifican si la encía sangra al ser tocada. “Adicionalmente, el profesional pide radiografías para descartar que la enfermedad no haya progresado a una periodontitis, donde existe una destrucción del hueso”, precisa el odontólogo.

Los síntomas de la gingivitis son:

  • Hinchazón
  • Eritema o enrojecimiento
  • Sangramiento
  • Aumento de la temperatura local
  • Dolor (en algunos casos)

Tratamiento

Según explica el Dr. Rivera, el tratamiento consiste en la remoción de la placa bacteriana con limpiezas específicas para cada paciente, además de una buena instrucción de higiene. Lo anterior, tiene el objetivo de erradicar la infección e inflamación. “Después de realizado, el tratamiento debería terminar con  los signos y síntomas provocados por esta patología”, afirma.

Es importante considerar que la limpieza bucal realizada por un profesional idealmente debe ser cada seis meses. Incluso existen algunos casos donde el especialista puede citar al paciente en intervalos de tiempos menores, por ejemplo cada tres meses. “Una buena limpieza no sólo incluye las superficies libres de las piezas dentarías, sino también aquellas que están en contacto con piezas vecinas, con el uso de seda dental o cepillos interproximales”, especifica el doctor.

No debemos confundir la limpieza bucal con un blanqueamiento. Este último es un procedimiento en el cual se utilizan sustancias químicas, principalmente peróxidos, que alteran la estructura superficial del diente, afectando su color. En cambio la limpieza “elimina las tinciones, restos de comida o depósitos calcificados, adosados a las piezas dentarías. Por ende, puede dejar las piezas más blancas, pero sin cambiar la estructura química del esmalte”, precisa el Dr. Rivera.

Prevención

Así, una buena higiene oral es la mejor forma de prevenir la gingivitis. Como explica el odontólogo de Vidaintegra, además se debe visitar al dentista periódicamente cada seis meses y usar diariamente hilo dental.  “Si la enfermedad avanza de una gingivitis al paso siguiente que es una periodontitis, en el largo plazo el paciente puede sufrir pérdida de las piezas dentarias”, advierte el especialista.

No obstante, el progreso de una gingivitis hasta una periodontitis dependerá de los factores de riesgo a los cuáles se exponga el paciente. Los más importantes son:

  • Ser fumador
  • Padecer diabetes
  • Tener los dientes mal alineados
  • Restauraciones (tapaduras) defectuosas
  • Predisposiciones genéticas