Esta es una enfermedad que puede llegar a afectar a una de cada 10 mujeres en edad fértil, y aunque suele ser dolorosa, es poco conocida. Por lo mismo, el Dr. Aníbal Scarella, gineco-obstetra de Clínica Ciudad del Mar, enfatiza en la importancia de hablar sobre la patología y de que se diagnostique a tiempo, ya que es la tercera causa de infertilidad a nivel mundial.

En términos simples, la endometriosis es la implantación, desarrollo y crecimiento de tejido menstrual fuera del útero. Por lo general, adopta la forma de tumores o quistes benignos que provocan la inflamación y distorsión anatómica del propio útero y también de ovarios, trompas, vejiga, uréteres y otros órganos ubicados en la cavidad pélvica. Si bien no es mortal, para muchas mujeres sus síntomas la transforman en una afección altamente invalidante.

Y es que si bien sentir molestias durante el período es natural y esperable, hay mujeres que sufren dolores intensos o invalidantes que alteran significativamente su calidad de vida. “Habitualmente son pacientes que por su menstruación terminan alterando su vida diaria: faltan al colegio, a la universidad, el trabajo o a actividades sociales, producto del dolor. Incluso, muchas veces deben acudir a un servicio de urgencia por este motivo”, señala el Dr. Aníbal Scarella, ginecólogo experto en la patología de Clínica Ciudad del Mar, quien añade que precisamente en casos como los descritos se debe sospechar de la presencia de endometriosis.

El mayor problema de esta patología es que los síntomas son similares al de una regla o periodo menstrual común. Eso hace que en muchos casos sea difícil diagnosticar, estimándose un retraso de entre 7 a 10 años entre el inicio de los síntomas y que se establece un diagnóstico certero.

“Muchas mujeres se demoran en consultar porque se tiende a ‘normalizar’ las intensas molestias. Cuando se falta al trabajo durante el periodo, cuando lloran por no soportar el dolor e incomodidades, tienen que acudir a un especialista. Entre antes se detecte la anomalía, antes se puede iniciar un tratamiento”, afirma el doctor Scarella.

¿De dónde viene el dolor?

A lo largo de los años, se han realizado diferentes investigaciones para determinar las causas de la endometriosis; y aunque se ha avanzado mucho, aún no se ha encontrado ni determinado la etiología exacta de la enfermedad.

De igual forma, la posibilidad de diagnosticar con certeza la patología sigue siendo limitada. Hasta hace poco, los médicos debían recurrir a una laparoscopía pélvica en los casos cuyos síntomas eran evidentes. Lo anterior porque, básicamente, el examen pélvico de rutina y las ecografías transvaginales concesionales no siempre revelan la existencia de endometriosis.

Sin embargo, gracias a una técnica ecográfica desarrollada por especialistas brasileños, que poco a poco está siendo implementada a nivel mundial, hoy es factible descubrirla en forma mucho más oportuna, rápida y segura.

En Chile, existen pocos especialistas que realizan ese examen. Uno de ellos es precisamente el doctor Aníbal Scarella, de Clínica Ciudad del Mar, quien es pionero en la implementación de esta técnica, que aprendió directamente en Brasil. “A la fecha, ya hemos evaluado a más de 500 pacientes con una excelente tasa de detección de la enfermedad”, dice el profesional. Asimismo, destaca que tal práctica se realiza en Clínica Ciudad del Mar para las pacientes que tengan dudas o sospechas de la enfermedad.

Tratamiento

Una mujer con endometriosis debe recibir un tratamiento personalizado, multidisciplinario e integral, con expertos que puedan ayudar a superar la enfermedad con el paso del tiempo, pues es un proceso de largo plazo.

En pacientes que no desean embarazo, se recurre a los fármacos antiinflamatorios y terapia hormonal (anticonceptivos, como pastillas, parches o anillo vaginal), que ayudan a aliviar el dolor y que permiten, a través de su continuo consumo, suprimir por un tiempo la menstruación.

No obstante, hay quienes requieren de cirugía laparoscópica cuando hay dolor severo, se han probado medicamentos pero aún tienen dolor atribuible a la patología, hay un crecimiento o masa en el área pélvica, y si tiene problemas para quedar embarazada, siendo la endometriosis la principal causa. “El objetivo de la cirugía es eliminar los implantes de endometriosis y el tejido cicatricial, limpiando la pelvis y los órganos afectados. Más del 80% de las mujeres tienen menos dolor durante varios meses después de la cirugía”, dice el experto de Clínica Ciudad del Mar.

Asimismo, enfatiza el Dr. Scarella, este procedimiento no está indicado en todas las mujeres, ya que en algunos casos puede dañar los ovarios y con ello impactar en la fertilidad. Es por eso que la cirugía se reserva a pacientes que sufren de dolores que afectan de sobremanera su calidad de vida.

Enemigos del embarazo

Debido a que no siempre produce los síntomas antes descritos, hay mujeres que no experimentan dolor pese a tener endometriosis. Sin embargo, sí pueden ver afectada su fertilidad, por la distorsión anatómica e inflamación que la enfermedad genera en ovarios, útero y trompas de Falopio.

La infertilidad es un problema cada vez más común en la sociedad. Según la Organización Mundial de la Salud, un 10% de las parejas experimentan alguna forma la imposibilidad de concebir. En Chile, se estima que un 7% de las personas son infértiles y que un 4% de ellas continua presentando problemas para embarazarse tras ocho años de vida en pareja.

“Muchas pacientes, durante su estudio de infertilidad, descubren que tienen esta enfermedad. Lo que hacemos en estos casos es ayudarlas a embarazarse con diversos tratamientos y una vez que son madres las operamos si existe dolor asociado”, detalla el especialista.

 

En nuestro país “pasar agosto” -el mes más frío del año- es todo un reto para la salud. No sólo se trata de protegernos de las enfermedades respiratorias, sino que también de poner especial atención en el cuidado de nuestros huesos que tantas veces sufren con las bajas temperaturas.

Para muchos mantener una adecuada salud ósea es sinónimo de consumir calcio y vitamina D. Y están en lo correcto, asegura Susan Bowerman, Directora de Entrenamiento y Educación Global en Nutrición de Herbalife. “Pero la gente ignora que son varios otros los nutrientes que juegan un papel importante para que los huesos permanezcan fuertes y saludables”.

Los huesos son un tejido vivo, en crecimiento, compuesto de colágeno, una proteína que forma un marco suave para los huesos, y un componente mineral llamado hidroxiapatita (compuesto principalmente de calcio y fósforo) que se deposita en este marco para darle dureza y resistencia a los huesos. Además de la proteína, el calcio y el fósforo, existen otros nutrientes que apoyan la salud ósea, aquí la especialista nos cuenta cuáles son y en qué alimentos podemos encontrarlos:

El calcio se almacena principalmente en el esqueleto y representa aproximadamente el 2% del peso corporal total. Se obtiene de la leche, lácteos, almendras y hortalizas.

El segundo mineral que más abunda en el cuerpo es el fósforo y se mezcla con el calcio para formar la estructura cristalina de los huesos. Está presente en muchos alimentos, por lo que una persona que sigue una dieta balanceada debería tener los niveles suficientes para mantener sus huesos sanos. Las fuentes más importantes incluyen la leche, el pescado, las aves, la carne de vacuno, los porotos, las nueces y los granos enteros.

La vitamina D ayuda al cuerpo a absorber el calcio del sistema digestivo. Para obtenerla debemos consumir pescados, hígado y algunos alimentos fortificados, por lo que muchas personas tienen déficit de esta vitamina y deben recurrir a los suplementos alimenticios.

El magnesio estimula la producción de la hormona llamada calcitonina, la que promueve el traslado del calcio desde el sistema sanguíneo a los huesos, también es necesario para activar la vitamina D. Lo encontramos en hortalizas, porotos, nueces, semillas y granos enteros.

Para mantener el equilibrio del calcio en el cuerpo y disminuir su pérdida a través de la orina necesitamos potasio. Está en melones, tomates, plátanos, duraznos, naranjas, hortalizas, camotes y porotos.

La encargada de la formación del colágeno es la vitamina C, que está presente en cítricos, brócoli, tomates, frutillas, kiwis, pimientos y hortalizas.

La pieza final es el boro, elemento encargado de ayudar al organismo a utilizar los otros nutrientes que se necesitan para la construcción ósea. Está presente en frutas secas como pasas, mantequilla de maní y paltas.

 

Perfil lipídico, medición de la glicemia y electrocardiogramas de reposo y esfuerzo, son algunas de las pruebas que se recomiendan realizar al menos una vez al año para evitar sufrir alguna de estas patologías. El cardiólogo de Clínica Santa María, Dr. Pablo Pedreros, explica en qué consiste cada uno de ellos y cuándo es fundamental hacérselos.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en Chile y en el mundo, siendo el 31% del total de los fallecimientos tanto en hombres como en mujeres. De ellas, los infartos agudos al miocardio son los más prevalentes, con un 25%. “Por esto, es muy importante que al menos una vez al año las personas mayores de 30 años se realicen los exámenes necesarios para detectar este tipo de patologías y tratarlas a tiempo, o bien para poder descartarlas”, explica el cardiólogo de Clínica Santa María, Dr. Pablo Pedreros.

El especialista asegura que hay una gran cantidad de exámenes para medir los distintos factores de riesgos de estas enfermedades, por lo que es recomendable que el médico tratante indique si hay que realizarse alguno en especial. Las pruebas son las siguientes:

  • Perfil lipídico: Este examen mide las proteínas transportadoras de colesterol y los ácidos grasos existentes en la sangre, las cuales se clasifican en: de alta densidad (benignas) y de baja densidad (dañinas). Es importante realizarlo al menos una vez al año y mantener un estricto control, ya que ayudará a prevenir eventos cardiovasculares. La prueba debe ser interpretada por un especialista.

 

  • Glicemia: Evalúa los niveles de glucosa en la sangre durante el ayuno y colabora para saber si el paciente está frente a alguna alteración metabólica. Frente a síntomas como mucha sed durante la noche o exceso de orina, se debe realizar esta prueba ya que la hiperglicemia (diabetes o estados pre diabéticos) es un importante factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares. Se recomienda realizársela una vez al año.

 

  • Uricemia: El ácido úrico es derivado del metabolismo de las purinas, elemento que componen ciertas proteínas. Su aumento puede afectar a las articulaciones y ciertos órganos, como los riñones. Se debe controlar al menos una vez al año.

 

  • Electrocardiograma de reposo (ECG): Es una foto de la actividad eléctrica del corazón que ayuda a determinar el tipo de ritmo cardíaco, si existe algún defecto de conducción eléctrica, alteraciones morfológicas como la hipertrofia cardíaca o alguna secuela de infarto al miocardio. Además, durante los períodos de dolor agudo al tórax, permite al equipo médico saber si el paciente se encuentra cursando un infarto agudo al miocardio. Debe realizarse al menos una vez al año o cada vez que el paciente presente dolor opresivo en el pecho.

 

  • Electrocardiograma de esfuerzo: Consiste en realizar varios ECG al paciente, pero sometiendo al corazón a una exigencia mayor. Al aumentar la frecuencia cardíaca -que se consigue caminando rápido- el corazón requerirá más oxigenación. No constituye una prueba difícil, sólo se espera que la persona se agite y se canse.

 

  • TAC y score de calcio: Este examen cuantifica la cantidad de calcio depositado en las arterias coronarias –lo cual está relacionado a la probabilidad de enfermedad coronaria obstructiva- calculando así el riesgo existente de presentar un evento coronario agudo. Se puede realizar cada cierta cantidad de años y su indicación la debe decidir el cardiólogo.

 

  • Angio TAC coronario: Mediante este examen de altísima definición, se pueden visualizar las arterias coronarias y así evaluar la estructura y la presencia de placas ateromatosas (presencia de colesterol), como la severidad de obstrucción de éstas. Esta prueba es indicada por el especialista en el caso de sospecha de enfermedad coronaria.

 

Desde que comienza el mes, empieza a sonar la ya conocida frase sobre como “pasar agosto” y es que claro, este periodo del año se caracteriza por tener cambios bruscos de temperatura, que se suman a otros factores como la contaminación y el aumento de alérgenos por el inicio de primavera, facilitando así el desarrollo de enfermedades respiratorias. El residente de urgencia y médico general de Clínica Vespucio, Dr. Alvaro Gutiérrez, entrega algunas recomendaciones para llegar a septiembre sin mayores problemas.

Aún no finaliza el invierno; no obstante, con la llegada de agosto es posible observar un cambio repentino en las condiciones climáticas, por lo que aumentan las posibilidades de adquirir un virus respiratorio. Según el profesional de Clínica Vespucio, “esto ocurre porque el sistema inmunológico se ve enfrentado a temperaturas muy bajas y tiene que adaptarse a éstas. Es ahí cuando los virus atacan al organismo y se desencadenan enfermedades como infecciones por influenza, virus respiratorios y principalmente, gripes y resfríos”.

Además de las temperaturas, el doctor Álvaro Gutiérrez explica que es importante que las personas tengan ciertas precauciones para prevenir contagios. Por ello, enfatiza en la importancia del lavado de manos, ya que la mayoría de las infecciones se transmiten por el mismo contacto o por las gotas que se expulsan por la vía área superior. “De la misma manera, se sugiere mantener una buena ventilación en los ambientes cerrados, especialmente en la casa”, sostiene el profesional. 

El rol de las vitaminas

Respecto de que si son importantes para proteger el organismo; el  residente de urgencia y médico general de Clínica Vespucio, Dr. Álvaro Gutiérrez, asegura que “las vitaminas son micronutrientes que generalmente no necesitan suplementación, ya que el organismo requiere dosis tan bajas de éstas, que generalmente es suficiente con la alimentación diaria, siempre y cuando sea balanceada y no exista un déficit nutricional”.

El experto puntualiza que últimos estudios han demostrado que bajos niveles de vitamina D, podrían aumentar el riesgo de contraer infecciones agudas de la vía aérea. Por lo anterior, es importante obtener estos nutrientes de manera natural, a través de los alimentos, como el atún, cereales y lácteos, entre otros. Asimismo, se sintetiza en la piel tras la exposición al sol, por lo que en invierno es más probable que bajen los niveles de estos micronutrientes.

Atención: no confunda las alergias

En muchas ocasiones ocurre que se suele confundir un cuadro alérgico que no tiene tratamiento con una enfermedad respiratoria, generando ciertas complicaciones en el paciente. El Dr. Gutiérrez, sostiene que “no es necesario ningún tipo de chequeo, a menos que haya síntomas de congestión y estornudos o tos muy frecuentes, a repetición”. En caso de presentar estos síntomas, se sugiere acudir a la consulta general para realizar un chequeo y ver si hay necesidad de tomar exámenes complementarios.

La importancia de la actividad física  

Hacer ejercicio en este periodo tiene varios beneficios, porque se queman más calorías que en verano, aumenta la tolerancia al frío y se elevan los niveles de vitamina D. Asimismo, la actividad física, mejora considerablemente el equilibrio y la flexibilidad, generando grandes beneficios.

Sin embargo, hay que tener mucho cuidado con los niveles de contaminación, ya que en invierno son mayores, por lo que hay que evitar los días donde los niveles sean muy altos. El especialista recomienda no hacer ejercicio mientras haya síntomas respiratorios, ya que podría ocurrir una descompensación; asimismo, se debe tener especial cuidado con el sudor y al terminar la actividad física hay que procurar secar bien el sudor. 

Recomendaciones

Con el propósito de llegar sin mayores problemas a la primavera, es necesario toman en cuenta algunos consejos que entrega el doctor Gutiérrez de Clínica Vespucio:

  • Se debe acudir a una evaluación médica, en caso de presentar síntomas como fiebre muy elevada, tos con expectoración muy espesa, ruidos respiratorios inusuales, falta de aire y congestión nasal densa.
  • Mantenga una vestimenta apropiada para las temperaturas muy bajas. Evite el uso excesivo de ropa, ya que esto podría generar sudor y posteriormente cambios muy bruscos de temperatura al desvestirse.
  • Evite los lugares con mucho hacinamiento, ya que se transforman en un foco ideal de contagios.
  • En cuanto a las vacunas, es importante protegerse anualmente contra la influenza, y cada cinco años deben inocularse con la vacuna antineumocócica.

 

 

Estos conceptos generalmente se confunden, pero tienen objetivos distintos. Sepa cuál usar de acuerdo a su alimentación.

Muchas veces cuando vamos al supermercado debemos decidir si llevamos un producto diet o light. Si bien contamos con una amplia variedad de alimentos de ambos tipos, es importante saber cuál de ellos es el que mejor se adapta a lo que necesitamos.

La Dra. Eliana Reyes, nutrióloga e integrante del programa Vive más Sano, de Obesidad y Diabetes de Clínica Universidad de los Andes explica que “los productos light pueden ser reducidos en calorías, en sodio, en grasa, en azúcar, y no necesariamente todas juntas. Por lo tanto, decidir si compro un producto light va a depender del objetivo que tenga”.

En ese contexto, si el propósito es bajar de peso, lo adecuado es elegir un producto light porque es bajo en calorías. Sin embargo, eso no significa que debemos sobrepasarnos en las porciones que consumimos. Además, la especialista señala que “si existe colesterol alto, lo mejor es optar por los reducidos en grasas.  Para la hipertensión,  los más adecuados son los bajos en sodio”.

Por otro lado, los alimentos diet están diseñados para una dieta especial. “Se entiende por diet un producto que tiene 0% de azúcar añadida, por lo tanto le va a servir a personas que tienen diabetes, insulino resistencia, intolerancia a la glucosa e hiperinsulinemia”, enfatiza la especialista.

Es primordial leer el contenido nutricional de los productos. Conocer los componentes e ingredientes nos permitirá tomar decisiones más acertadas sobre los alimentos que consumimos.

Antes de iniciar cambios alimenticios o una dieta baja en calorías es importante consultar con  un especialista, que indicará el tratamiento adecuado según el peso, la estatura, el porcentaje de grasa, y actividad física que se realiza, con el fin de generar hábitos saludables.

 

La leche humana es un líquido que se compone no sólo de nutrientes, sino que contiene numerosos compuestos biológicamente activos que se adaptan a las necesidades específicas de cada niño y que juegan un papel importante para la salud de los lactantes y futuros adultos.

Todos los años, a principios de agosto, se conmemora el Día internacional de la Lactancia Materna, el cual busca relevar la importancia de este proceso. “Estudios en biología molecular han demostrado que los nutrientes de la leche materna, ya sea directamente o a través de una actividad hormonal, son capaces de influir significativamente en la expresión de los genes”, afirma la doctora Cecilia Castillo, pediatra de Clínica Avansalud.

“Aunque los genes son críticos en la determinación de numerosas funciones, la nutrición modifica el grado en que éstos se expresan y, con ello, modula el potencial genético que trae cada individuo. La evidencia científica acumulada muestra que la programación genética es un factor importante en el desarrollo del sistema inmune y que diferentes eventos, o una exposición específica durante el embarazo, puede modificar su expresión a través de mecanismos epigenéticos y - de ese modo -determinar la funcionalidad del sistema inmune. Por lo tanto, la nutrición y los genes parecen relacionarse mutuamente”, añade la especialista.

Cabe señalar que la epigenética hace referencia al estudio de los factores que, sin corresponderse a elementos de la genética clásica, básicamente los genes, juegan un papel muy importante en la genética moderna interaccionando con estos primeros.

En ese contexto, la Dra. Castillo explica que tanto una nutrición deficiente como una “sobre-nutrición” pueden cambiar la manifestación de algunos genes implicados en el metabolismo de lípidos y carbohidratos. “Un ejemplo es la mayor prevalencia de enfermedades crónicas no transmisibles que evidencian adultos que fueron hijos de madres que sufrieron la hambruna, durante la Segunda Guerra Mundial. Así también, la nutrición en el período postnatal temprano puede determinar la salud del adulto, dado por el impacto que ésta tiene en el desarrollo y la función de la microbiota intestinal (gérmenes que viven en el intestino). Una composición inadecuada de esta microbiota y su función en la vida temprana parecen explicar la programación y la desviación de la inmunidad a posteriori, así como el estado de salud en general”, añade.

 La evidencia de los beneficios de la leche materna 

En síntesis, la especialista afirma que “los niños alimentados con leche materna exclusiva muestran, no solo mejores parámetros con relación a crecimiento, sino que también beneficios neurológicos, describiéndose además un efecto preventivo en el desarrollo de algunas enfermedades crónicas no transmisibles”.

Algunos estudios muestran que la lactancia materna tendría un efecto beneficioso sobre el riesgo de obesidad en etapa adulta, en algunos grupos predispuestos genéticamente, y que ésta puede tener un efecto epigenético asociado a la adiposidad.

Por otra parte, los recién nacidos prematuros que reciben leche materna muestran una menor frecuencia de enterocolitis necrotizante (EC) con relación a los alimentados con fórmulas. La enterocolitis corresponde a una enfermedad inflamatoria intestinal grave. Una explicación del beneficio de la leche materna sería su contenido de inmunoglobulina A (IgA), así como, de proteínas anti-inflamatorias.

En resumen, la evidencia sugiere que existiría una relación directa de algunos componentes de la leche materna con cambios epigenéticos. Estos mecanismos aún no totalmente esclarecidos están siendo investigados y descritos en numerosos estudios recientes.

Es decir, se sigue comprobando que la leche materna es el mejor alimento para el niño en forma exclusiva durante los primeros seis meses de vida y, complementada con otros alimentos desde esa edad, puede mantenerse hasta los dos años como lo recomienda la Organización de la Salud (OMS), según concluye la doctora.

 

Las innovaciones para el cáncer de mama han elevado la sobrevida de las pacientes, mientras que en el caso del cáncer de ovario se abre una posibilidad de incorporar medicamentos que han demostrado una gran eficacia.

El cáncer de mama es la primera causa de muerte por cáncer entre las chilenas. Según las últimas cifras del Ministerio de Salud, solo en 2012, 1.367 pacientes fallecieron por este motivo. Esta realidad coincide con el panorama mundial, ya que cada año más de 450.000 mujeres pierden la vida por esa razón, lo que lo convierte en el cáncer más mortal para el género femenino.

Frente a este escenario, la incorporación de nuevos tratamientos ha sido de vital importancia para mantener esta enfermedad controlada, según explicó el doctor Antonio González-Martín, jefe de Oncología Médica de la Clínica Universidad de Navarra, España, quien estuvo de visita en Chile esta semana y se refirió a las innovaciones en cánceres femeninos.

“La incorporación de nuevos tratamientos ha cambiado la historia natural de una paciente con cáncer de mama”, aseguró el especialista. Agregó que “uno de los avances más significativos se ha visto en el tratamiento del subtipo de cáncer HER2+, uno de los más agresivos y que lo padece entre el 15 y el 20% de las mujeres con cáncer de mama”.

Para este cáncer en específico, el anticuerpo monoclonal Pertuzumab, en combinación con Trastuzumab, ha demostrado incrementar de manera significativa el control de esta enfermedad y la supervivencia de las pacientes. Según el estudio CLEOPATRA, hoy las mujeres con cáncer de mama HER2+ en etapas metastásicas “tienen una expectativa de vida de casi cinco años o más, en comparación a los dos años de sobrevida que se veían hace diez o quince años”, explicó el oncólogo.

El doctor González-Martín afirmó que el último avance ha sido incorporar el Pertuzumab en pacientes con cáncer en etapas primarias en adyuvancia, es decir, después de la cirugía.

En ese contexto, el estudio APHINITY demostró de una manera “estadísticamente significativa un beneficio para las pacientes, evitando la recaída de la enfermedad, lo que hace reforzar la idea de que para las mujeres con cáncer de mama precoz Pertuzumab tiene un papel fundamental”, señaló el especialista.

Otros cánceres femeninos

En el caso de otros tumores específicos de las mujeres, también se han demostrado avances. En cuanto al cáncer de ovario, Antonio González-Martín -quien además es el presidente del Grupo Español de Investigación en esta patología- explicó que “los anticuerpos monoclonales, los cuales bloquean la capacidad de que el tumor desarrolle su propio sistema vascular, han ayudado a incrementar la sobrevida de las pacientes”.

En esa línea, expuso que el cáncer de ovario generalmente se detecta en estadios avanzados, “por lo que la probabilidad de cura es muy baja. Sin embargo, la incorporación de medicamentos como el Bevacizumab ha logrado cambiar la historia de estas pacientes”.

Sobre esa terapia en específico, en Chile no existe un acceso garantizado para todas las mujeres con cáncer de ovario, por lo que el doctor González-Martín recomendó que “sería bueno revisar esos protocolos de tratamiento, ya que existe una gran oportunidad para actualizar las guías clínicas”.

 

La Semana Mundial de la Lactancia Materna (1-7 de agosto) se celebra en todo el mundo, con el fin de mejorar la salud del niño y de las madres. Sodexo Servicios de Beneficios e Incentivos entrega algunos consejos para que las empresas se comprometan con el tema y para que las madres mantengan la lactancia cuando regresen a sus labores.

Este 2017, la semana de la lactancia materna, que se celebra entre 1 y 7 de agosto, se expone como un tema de responsabilidad social, bajo el título “Juntos podemos hacer que la lactancia materna sea sostenible”, donde todos somos responsables de promoverla, ya que nos impacta como sociedad de manera positiva.

Por un lado, está comprobado científicamente que la lactancia materna, durante los primeros seis meses de vida, es una de las principales estrategias para lograr una óptima salud infantil, por otro, contribuye a los logros académicos y a la economía tanto familiar como del país.

En esto, es importante destacar que las empresas tienen un rol fundamental para proteger la lactancia materna y apoyar a las madres en el retorno al trabajo luego del post natal. Estudios revelan que del total de las madres que trabajan en empresas que incorporan un programa de lactancia patrocinado por el empleador, un 98% opta por amamantar a sus hijos.

Si los empleadores apoyan la lactancia materna en las empresas, las mujeres que continúan amamantando tras volver al trabajo presentarán menos licencias médicas y trabajarán más motivadas y comprometidas.

Lo ideal es que sea un tema que las organizaciones pongan sobre el tapete y que éstas tengan un cambio en la mirada y la forma de abordar la maternidad y paternidad, permitiendo tomar acciones concretas, tales como:

  1. Existencia de una política escrita de promoción de la lactancia natural que se comunique sistemáticamente a los trabajadores. Esta política debe estar disponible para todos, en un lugar visible (por ejemplo intranet).
  2. Capacitar al personal de la empresa, especialmente a los que son padres y madres, en temas relacionados con la lactancia materna (beneficios y técnica) y la creación de hábitos de vida saludables en los niños.
  3. Permitir a los padres a que acudan a los controles de embarazo y de los hijos menores de 6 meses.
  4. Generar condiciones a nivel de la empresa para la mantención de la lactancia materna.
  5. Promover la mantención de la lactancia materna en forma exclusiva hasta los 6 meses de edad y su prolongación por lo menos hasta el año de vida. Informar esta postura a las jefaturas.
  6. Promover la formación de grupos de apoyo a la lactancia materna, al interior de la empresa.
  7. Establecer coordinación con Organismos de la Comunidad para el desarrollo de acciones conjuntas respecto al tema.

 Adicionalmente, Sodexo Servicios de Beneficios e Incentivos te da algunos consejos mantener la lactancia luego del regreso al trabajo:

  1. Primero debes tomar la decisión de hacerlo y programarte. Volver al trabajo y continuar alimentando a tu hijo con leche materna es posible, debes convencerte de ello, y tomarlo como la mejor opción.
  2. Prepárate para llevar a cabo tu plan: psicológicamente, estudia las técnicas y busca los implementos necesarios y que más se acomoden a tus necesidades.
  3. En tu programación pide ayuda a quien necesites. Comunica tu decisión a tu jefatura para que respeten tus tiempos.
  4. Respeta los horarios. Recuerda que la producción de leche está determinada por la demanda, si postergas la extracción de leche, terminas saltándote horas y alargando los intervalos, por lo que producirás menos leche.
  5. Para la extracción, considera tener cerca una foto u objetos que te recuerden a tu hijo, esto facilita la extracción.
  6. Busca un lugar cómodo e higiénico, donde se te permita de manera tranquila extraerte leche.
  7. Considera amamantar directamente al niño antes y después del trabajo y los fines de semana, es decir, cada vez que estés con tu bebé.