De acuerdo a un estudio difundido por el centro de investigación Dole Nutrition Institute, una dieta basada en verduras ayuda a reducir considerablemente el reflujo, patología que afecta a cerca del 25% de los chilenos.

Ahora con la llegada de marzo, época llena de actividades y donde la alimentación en exceso y de ciertos alimentos, pueden provocar mayor molestia a aquellos que padecen de una condición conocida como “reflujo”, y que en Chile padecen 1 de cada 10 personas.

Existen dos tipos de reflujo: el laringofaríngeo, que es cuando el ácido del estómago se acumula en la parte posterior de la garganta a nivel de la laringofaringe, y el reflujo de ácido gastroesofágico en el cual los contenidos gástricos fluyen de regreso hacia el esófago lo cual conduce a un daño del tejido o acidez también conocida como ERGE (enfermedad por reflujo gastroesofágico).

Un estudio publicado en el boletín médico llamado JAMA Otolaryngology-Head & Neck Surgery y que dio a conocer el centro de investigación Dole Nutrition Institute, descubrió que los pacientes que consumen una dieta basada en 90% de vegetales, estilo Mediterráneo*, obtienen los mismos resultados, por no decir mejores, en reducir los síntomas del reflujo, que aquellos que siguen un régimen basado en fármacos IBP (cuya acción principal es la reducción del ácido en el jugo gástrico).

Todos los participantes de la investigación tomaron precauciones normales contra el reflujo como: evitar comidas “desencadenantes” como la cafeína y bebidas carbonatadas, implementar cambios en el estilo de vida como por ejemplo evitar fumar y comer lentamente. Para medir las mejoras, se evaluó a los participantes utilizando inicialmente el ISR (índice de síntomas de reflujo) y se evaluaron nuevamente a las 6 semanas después del tratamiento.

Los hallazgos de los investigadores del Instituto Feinstein para Investigaciones Médicas de Northwell Health y el Medical College de New York son muy interesantes, ya que proveen una alternativa para el tratamiento de IBP regular, que es costoso y puede tener efectos secundarios no previstos.

Para aquellos pacientes que en nuestro país forman parte del 25% que padece de reflujo, presentamos algunas recomendaciones que hay que tener presentes para así evitar los molestos efectos que provoca esta condición:

  • Ingerir porciones pequeñas, no intentar acabar con las sobras, mejor guardarlas para otra ocasión
  • Evitar las comidas grasosas, el alcohol y el café
  • Permitirse suficiente tiempo entre dormir y comer (no acostarse después de una comida)
  • Finalmente, tal como lo sugiere este estudio, comer muchas ensaladas distintas y novedosas para estas fiestas

*Entre las muchas propiedades beneficiosas para la salud de la Dieta Mediterránea, se pueden destacar tres particularidades: el tipo de grasa que se consume (aceite de oliva, pescado y frutos secos), las proporciones en los nutrientes principales de algunas de sus recetas (cereales y vegetales como base de los platos y carnes o similares como “guarnición”) y la riqueza en micronutrientes que contiene, fruto de la utilización de verduras de temporada, hierbas aromáticas y condimentos.

Fuente: Dole Nutrition Institute

 

La terapeuta Lili Riquelme, explica la importancia de poner freno a tiempo a este mal, provocado por las exigencias del día a día, ya que si no se controla puede gatillar trastornos de salud más difíciles de tratar.

La sociedad es cada vez más consciente del daño que provocan los problemas emocionales en la salud. No por nada, aumentan las visitas al sicólogo, siquiatra y cada vez son más las personas que buscan una solución a través de terapias alternativas.

Según el último informe del Centro de Estudios del Conflicto y la Cohesión Social un 18,3% de los chilenos reconoce sufrir un síntoma o grado de depresión, que va de moderada a severa, siendo las mujeres las más afectadas por este mal. Un 9% de la población femenina padece depresión severa, mientras que un 43% sufre depresión moderada. Los hombres, por su parte, alcanzan cifras de un 5% en el caso de cuadros agudos y un 54% padece este mal de forma moderada.

Los expertos coinciden en que, para evitar problemas de salud mayores, es necesario detectar a tiempo síntomas como el cansancio físico y/o mental que experimenta una persona, cuando ha estado expuesta a situaciones reiteradas de adversidad, demasiado esfuerzo o peligro. De esta forma se puede lograr una solución temprana.

“Hay varios indicadores que permiten identificar el estrés, si estos síntomas son reiterativos, hay que poner atención. Algunos de ellos son: mal dormir, cansancio, dificultad para concentrarse, agobio, irritabilidad, disminución o aumento del apetito, sensibilidad, bruxismo, dolores musculares, cambios de ánimo, confusión, desgano, aumento en el consumo de tabaco o alcohol y dolores de cabeza” Lili Riquelme, Master en PNL y terapeuta floral.

El ser capaces de detectar en forma temprana el estrés, evitará que las emociones puedan gatillar alguna enfermedad mayor como depresión, adicciones, colon irritable o insomnio entre otras.

Si bien la sobrecarga laboral es uno de los factores más comunes que se conoce como generador de estrés, lo cierto es que la sociedad actual está inserta en un modelo de inmediatez y éxito, que exije estar en permanente estado de alerta, produciendo un desgaste en el organismo. Las exigencias van más allá del trabajo e influyen factores como las relaciones familiares, el dinero, el transporte colapsado, el rol maternal/paternal, conflictos de pareja, e incluso, el exceso de actividades.

La especialista, realiza terapias con Flores de Bach para tratar el estrés. Asegura que lo primero es detectar cuáles son las emociones que están complicando a la persona, de esta forma se prepara la mezcla de escencias florales  más adecuada para un resultado exitoso. Para obtener información precisa de cómo vive el estrés la persona que llega a su consulta, utiliza la técnica de Programación Neurolingüística (PNL).

La terapia con Flores de Bach mezcla esencias florales que ayudan a equilibrar las emociones que están en estado negativo, regresándolas a un estado positivo. Cada frasco de tratamiento es personalizado y las gotas se consumen diariamente, según indique la terapeuta, quien explica, “los resultados dependerán de cada persona y su nivel de estrés, pero en la primera semana se pueden comenzar a notar los cambios. En mis terapias siempre hago seguimiento desde la primera semana y  a la tercera semana  es necesario un control con reposición del frasco de tratamiento, ahí se chequea si se requiere continuar con lo mismo o realizar una mezcla distinta según las emociones de la persona”.

Como las Flores de Bach no tienen contraindicaciones, pueden ser consumidas por cualquier persona sin importar sexo, edad o tratamiento que lleve. Por lo tanto, estas esencias florales se convierten en una gran alternativa, para eliminar el estrés de forma natural.

Para agendar hora de evaluación con Lili Riquelme pueden llamar o enviar un mensaje de Whatsapp al +56991314323. Más información en www.terapiasintegrativas.cl

 

Es uno de los cinco cánceres más frecuentes en Chile. De hecho, sus tumores causan el 25% de las muertes en nuestro país y la incidencia de esta patología ha ido en aumento, debido al incremento de la expectativa de vida y al cambio en la dieta de la población. El gastroenterólogo de Clínica Vespucio, Dr. Daniel Bunout, explica cuál es la importancia de estos factores en la aparición de este tipo de cáncer y se refiere a los hábitos de vida saludables que debemos adquirir para evitarlo.

El 31 de marzo se celebra el Día Mundial Contra el Cáncer de Colon, uno de los tumores malignos más extendido en nuestra sociedad que, según cifras de Globocan, actualmente es el tercer cáncer con mayor tasa de mortalidad entre los chilenos. “Esta enfermedad demora muchos años en desarrollarse antes de presentar síntomas, por lo cual desafortunadamente muchos pacientes son diagnosticados cuando ya está afectando órganos sólidos, como el hígado, o la superficie peritoneal”, afirma el gastroenterólogo de Clínica Vespucio, Dr. Daniel Bunout.

Los hábitos de vida no saludables tales como fumar, consumir alcohol, no hacer ejercicio y comer en exceso, se asocian a un aumento de la frecuencia de aparición de tumores en general y en particular de cáncer de colon. Así lo sostiene el especialista, quien además define los dos factores que se asocian al aumento en la incidencia de esta patología en la población.

1.Estamos más viejos

“El primero es el aumento en la expectativa de vida. Tanto el cáncer gástrico como de colon, aparecen generalmente después de los 65 años, por lo tanto, en la medida que la población envejezca, aumentará la frecuencia de este tipo de tumores”, aclara el gastroenterólogo. De hecho, estos tumores son tan dependientes de la edad, que cuando aparecen en personas menores de 50 años, se debe sospechar la presencia de una predisposición genética.

2.La importancia de la fibra

El segundo factor es el cambio en la dieta, “los estudios epidemiológicos han demostrado que el alto consumo de fibra en sociedades primitivas, proveniente de alimentos no elaborados, reducía a un mínimo la frecuencia de cáncer de colon”, explica el doctor Bunout.

En las sociedades industrializadas también existe una relación inversa entre este cáncer y el consumo de fibra. “El mecanismo de acción de la fibra es que, al aumentar la velocidad de tránsito intestinal, reduce el contacto de carcinógenos ambientales con la mucosa colónica”, señala el especialista.

Exámenes preventivos

Cuando esta enfermedad se detecta en etapas tempranas con exámenes preventivos, las lesiones precursoras de cáncer son fácilmente extirpables. La manera más sencilla de identificarlo, y de bajo costo, es localizar sangre oculta en las deposiciones. “Este examen se basa en la premisa de que casi todos los tumores sangran en pequeñas cantidades no reconocidas a simple vista. Sin embargo, esta medición tiene una alta frecuencia de falsos positivos dados por el consumo de aspirina o antiinflamatorios”, comenta el especialista. Si el examen es positivo, se debe realizar una colonoscopía para confirmar el diagnóstico.            

 

#NoTeVayasANegro es el nombre de la campaña que ofrecerá la Clínica Oftalmológica Providencia en el contexto del mes del Glaucoma, ofreciendo un examen preventivo, recomendado principalmente para todas las personas mayores de 40 años.

Marzo es el mes dedicado al conocimiento y prevención del Glaucoma, enfermedad que aparece con mayor frecuencia pasados los 40 años de vida y donde lo más peligroso de esta patología es que actúa de "forma silenciosa” en la mayoría de los casos, y que generalmente se produce en personas con historia familiar de glaucoma.

“La enfermedad consiste en una neuropatía óptica crónica y progresiva que se caracteriza por un aumento de la presión intraocular, lo que ocasiona daño en el nervio óptico y consecuentemente una alteración importante en el campo visual que de no detectarse o tratarse oportunamente conduce a la ceguera”, señala el oftalmólogo de la Clínica Oftalmológica Providencia, Dr. Eusebio García.

Esta es una enfermedad generalmente asintomática en su fase inicial. La persona sólo presenta síntomas cuando esta se encuentra en un estado avanzado y se caracterizan por defectos en el campo visual y pérdida de la visión. Sí pueden presentar síntomas desde su inicio aquellos pacientes que sufren glaucoma por cierre angular, estos síntomas son visión borrosa, arcoíris alrededor de las luces, dolores de cabeza o en los ojos y náuseas.

Hay varios tipos de glaucomas, pero los más frecuentes son:

Glaucoma primario de ángulo abierto: 
• Aumento de presión moderado. 
• Habitualmente asintomático. 
• Se va deteriorando lentamente la visión.

Glaucoma por cierre angular: 
Se presenta en forma aguda y repentina, con presiones intraoculares muy altas determinando una abrupta pérdida de la visión y mucho dolor

El tratamiento inicial es eminentemente médico a base de gotas que bajan la presión ocular preservando el daño ocurrido. Otra alternativa es la cirugía, donde existen variadas técnicas las cuales tu médico podrá sugerir, como son el láser o cirugías filtrantes convencionales. Pero sin duda el mejor de los tratamientos, para esta enfermedad es la PREVENCIÓN.

“Sí tienes más de 40 años la mejor forma de prevenir esta enfermedad es controlando la presión de tus ojos al menos una vez al año. El daño causado por el glaucoma es irreversible” señala el especialista de la Clínica Oftalmológica Providencia.

EXAMEN PREVENTIVO GRATUITO:

En el marco de la campaña #NoTeVayasANegro la Clínica Oftalmológica Providencia (www.cop.cl) realizará un exámen para prevenir este mal. “Es rápido, es gratis y previene una enfermedad irreversible", señala el Doctor García.

Dirección: Av. Andres Bello 2167, providencia.

Horarios: 
- Viernes 23 de marzo: 10:00 a 16:30 hrs. 
- Sábado 24 de marzo: 10:00 a 13:00 hrs.

 

El agua forma parte de toda nuestra anatomía, desde las células hasta los órganos, y es el solvente donde ocurren las reacciones químicas que permiten la vida. Cuando existe un déficit de ella, las funciones del organismo se paralizan, aumentando el riesgo de falla renal, colapso de los vasos sanguíneos e incluso paro cardiaco. La médico internista de Centros Médicos Vidaintegra, Dra. Cristina Benavente, explica cuál es el rol que cumple el agua en el cuerpo y se refiere a la importancia de su consumo.

El jueves 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua, una oportunidad para llamar la atención sobre la importancia de este recurso y la defensa de su gestión sostenible. Además de que el acceso a ella se ha convertido en una necesidad básica del ser humano, también es un elemento esencial para el funcionamiento del organismo. “El principal rol del agua es ser el solvente en que estamos insertos y  donde ocurren las reacciones químicas que permiten la vida” explica la médico internista de Centros Médicos Vidaintega, Dra. Cristina Benavente.

El agua forma parte de toda nuestra anatomía, partiendo en las células, el espacio intracelular, los vasos sanguíneos y linfáticos, hasta llegar a los órganos vitales como el hígado y los riñones. De hecho, más del 90% de la sangre está compuesta por agua. Así, sus funciones en el cuerpo son variadas y la doctora detalla en qué consisten:

  1. Regular la temperatura corporal: cuando el ambiente está frío, el agua permite que el cuerpo libere calor, mientras que en verano, la evaporación del agua como reacción a las altas temperaturas genera sudor.
  2. Transportar nutrientes: permite que los componentes nutricionales que ingerimos a través de la comida lleguen hasta las células.
  3. Eliminar toxinas: a través de la orina y las heces se eliminan los elementos que los órganos rechazan.
  4. Lubricar articulaciones: mantiene las articulaciones activas.

“Al nacer tenemos el mayor porcentaje de agua en el cuerpo, el cual se va perdiendo con el paso de los años” aclara la especialista. El organismo pierde líquido por la transpiración, la respiración, la orina, la defecación y todos los fluidos normales y anormales del cuerpo.  Por ejemplo, “un deportista extremo transpira mucho pero también aumenta su frecuencia respiratoria, con lo cual aumenta  el riesgo de deshidratarse”, asevera la doctora.

¿Cuánto tiempo podemos sobrevivir sin agua?

Cuando existe un déficit de agua en el organismo, las funciones vitales se paralizan y corremos el riesgo de caer, por ejemplo, en una falla renal. “Los riñones no pueden eliminar las toxinas, los vasos sanguíneos se colapsan y el corazón ya no puede llevar sangre a los órganos, donde va el oxígeno que sustente la vida” afirma la especialista.

El tiempo que podamos sobrevivir sin este recurso dependerá de las condiciones ambientales y de los requerimientos a los que esté sometida la persona. “Un persona sana tiene distintas necesidades que una en estado febril y es diferente quedarse sin agua en el desierto que en un clima templado” aclara la médico internista.

No reemplazar el agua por bebidas

Considerando la importancia del agua en el cuerpo, la recomendación es ingerir dos litros de ella al día. No obstante, esto no incluye el consumo de bebidas gaseosas, ya que éstas son ricas en iones que sacan el agua del cuerpo, “por lo cual una parte importante del agua que contienen estos productos no es aprovechable” advierte la especialista.

 

La influenza es una enfermedad respiratoria aguda, causada por el virus de la influenza, el cual se transmite a través de las gotitas de saliva que genera un enfermo al toser o estornudar. Estas secreciones contaminan las superficies que luego son tocadas por personas sanas quienes, al llevarse las manos a la boca, permiten que el virus entre a las vías respiratorias[1].

Los síntomas de esta enfermedad son fiebre, dolor de garganta, secreción nasal, dolor de cabeza y cuerpo y tos. A veces, también puede causar vómito y diarrea. Se manifiesta de manera imprevista a través de fiebre alta (sobre 38°C), la cual puede durar días y hasta una semana1.

La influenza puede provocar cuadros más graves, como neumonía y otras complicaciones; siendo las mujeres embarazadas, lactantes, adultos mayores y personas con enfermedades crónicas, los grupos de mayor riesgo1.

Las mujeres embarazadas son especialmente vulnerables a sufrir complicaciones por esta enfermedad, debido a los cambios fisiológicos en el sistema inmune y el aparato cardiopulmonar que presentan durante el embarazo. Este riesgo aumenta mientras más edad tiene la madre y al tener otras enfermedades crónicas[2].

Según la Dra. Katia Abarca, infectóloga de la Red de Salud UC Christus, “las mujeres embarazadas tienen más riesgo de hacer un cuadro grave que las mujeres no embarazadas, se hospitalizan más pudiendo requerir cuidados intensivos. Además, pueden presentar abortos o partos prematuros como consecuencia de la influenza. Como principal medida de prevención se recomienda la vacuna a partir de la semana 13, es decir, desde el segundo trimestre del embarazo”.

De acuerdo con cifras de la OMS, anualmente las epidemias de influenza en América producen entre 40.000 y 160.000 muertes2. Cada año el Ministerio de Salud realiza una campaña para que todos los grupos de mayor riesgo, entre ellos, las embarazadas, puedan recibir esta vacuna de manera gratuita.

La inmunización contra la influenza durante el embarazo es altamente recomendable y segura, no observándose a la fecha ningún evento que haya puesto en riesgo la salud de la madre o del hijo por nacer[3].

La vacunación contra la gripe puede aportar ventajas a la madre y al recién nacido, ambos con mayor riesgo de complicaciones tras la infección gripal[4].

La especialista Katia Abarca entrega algunos consejos para evitar el contagio de esta enfermedad “durante el período de brote, las personas con síntomas sugerentes deben consultar y evitar contacto con otras personas sobre todas personas de riesgo; ante cuadros respiratorios lavado frecuente de manos, uso de pañuelos desechables, eliminarlos apenas se usan, y cubrirse boca y nariz al toser o estornudar; e intentar no acudir a lugares cerrados con aglomeración de personas”.

[1] 2015, 10 de septiembre, Influenza, Ministerio de Salud Chile. http://web.minsal.cl/influenza/

[2] 2017, 24 de octubre, La región de las Américas lidera la vacunación de embarazadas contra la influenza, Organización Panamericana de la Salud. http://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=13850%3Athe-region-of-theamericasleads-in-the-vaccination-of-pregnant-women-against-influenza&catid=740%3Apressreleases& Itemid=1926&lang=es

[3] Hechos y mitos sobre la seguridad de la vacuna contra la influenza pandémica (H1N1) 2009 http://www.paho.org/chi/index.php?option=com_content&view=article&id=248:hechos-mitos-sobre-seguridadvacuna-contra-influenza-pandemica-h1n1-2009-&Itemid=215

[4] http://www.elsevier.es/es-revista-atencion-primaria-27-articulo-vacunas-embarazo-y-ii-proteccion-13058058  

 

Actualmente, la enfermedad celiaca está muy en boga, pero antes de alarmarse, es importante saber la diferencia con otras enfermedades y los síntomas más comunes.

La enfermedad celiaca consiste en un daño provocado en el intestino delgado, dado que al consumir gluten, el sistema inmune ataca el revestimiento de este, impidiendo, por consecuencia, que absorba los nutrientes necesarios para el organismo. Para evitar que el daño se siga produciendo, las personas que padecen esta enfermedad deben prescindir de ese nutriente en su dieta.

El gluten es una proteína presente en el trigo, la avena, la cebada y el centeno (TACC), de ahí que muchos de los productos declarados sin gluten tengan la advertencia “Sin TACC”, la cual certifica que ese alimento está exento de gluten.

Es muy común que esta condición muchas veces se traspase de un familiar directo a otro. Además, puede presentarse a cualquier edad, desde los primeros años de vida hasta la adultez. “La enfermedad celiaca es difícil de diagnosticar a simple vista, porque tiene muchas formas y síntomas que pueden asociarse a otra condición, pero siempre debemos estar atentos a la posibilidad de la existencia de ésta en nuestros pacientes”, comenta Paulina Hernández, nutricionista y jefa del programa 'Vivir Bien' de Sodexo Servicios de Beneficios e Incentivos.

En Chile aún no se conoce con exactitud el número de personas celiacas, pero se estima que es similar a lo que sucede en Argentina: 1 caso por cada 200 habitantes. “Lo más importante es poner atención a los síntomas posibles, pues un hallazgo tardío de la enfermedad podría resultar en daños grandes en el intestino que provoquen otras enfermedades o alteraciones como anemia, osteoporosis, cansancio, desnutrición, entre otros”, explica la nutricionista.

Es relevante destacar que ser celiaco no es lo mismo que ser intolerante al gluten, ya que se trata de una condición diferente con distintos síntomas y recientemente descrita. A diferencia de la enfermedad celiaca, la intolerancia al gluten es una reacción causada por un alimento que contiene gluten, pero que no afecta al sistema inmune ni causa daños en los tejidos, y cuando se presenta, los exámenes para determinar la enfermedad celíaca resultan negativos.

¿Cuáles son los síntomas más comunes?

  • Diarrea persistente.
  • Dolor e hinchazón abdominal recurrente.
  • Meteorismo (gases excesivos).
  • Desnutrición que provoca diferentes carencias y se produce por la mala absorción de nutrientes como grasas, hierro, fosfato, calcio y vitaminas.
  • En las mujeres se puede presentar con retraso en la pubertad o en la primera menstruación, infertilidad y abortos repetitivos.
  • Otros síntomas frecuentes son fatiga, depresión, irritabilidad y otras alteraciones sicológicas.

Si presentas varios de estos síntomas es muy importante que acudas a un médico y te sometas a todo el proceso de exámenes que te indiquen para descartar o diagnosticar esta enfermedad. “Actualmente, llevar una dieta libre de gluten está muy de moda por los supuestos beneficios que esto trae, sin embargo, no se recomienda para todas las personas, sino que exclusivamente para quienes son diagnosticados médicamente como celiacos o intolerantes al gluten”, señala Hernández.

La enfermedad celiaca tiene un tratamiento que permite que la inflamación intestinal desaparezca y así recuperar la vellosidad del intestino delgado. De esta forma, disminuyen las complicaciones derivadas de la mala absorción intestinal y mejora notablemente la calidad de vida del paciente.

 

Uso en exceso de lentes de contacto puede causar serias infecciones y daños irreversibles a la vista, si estas infecciones no se diagnostican a tiempo la persona puede terminar sufriendo un trasplante de córnea o definitivamente perdiendo la vista.

Seguramente los lentes de contacto han ayudado a mucha gente a mejorar, no solo la vista, sino la seguridad y confianza en sí mismos. Sin embargo hay un grupo de usuarios que los usan de forma excesiva, o más bien abusan de ellos sin saber que corren un serio peligro y se exponen a infecciones y enfermedades que pueden ser irreversibles.

Desde la década de los 80, el uso de lentes de contacto se ha convertido en un factor de riesgo muy importante de padecer una queratitis ulcerativa infecciosa, esto es una inflamación de la córnea que puede tener complicadas consecuencias. 
El incremento en el número de usuarios de lentes de contacto en personas jóvenes da más relieve al impacto social que pueden tener estas dolencias.

El doctor Víctor Ortiz Ojeda de la Clínica Oftalmológica Providencia (www.cop.cl), conoce bien estos riesgos y explica cómo prevenir ante el uso y abuso de lentes de contacto:

1. La primera precaución es seguir las recomendaciones de los fabricantes. “Los lentes de contacto están hechos para usarlos tal y como se prescriben, uso semanal, quincenal, mensual, anual… pero con la limpieza adecuada y las recomendaciones de higiene precisas, como lavarse siempre las manos”, recuerda.

2. El riesgo de padecer una queratitis infecciosa es tres veces mayor en usuarios de lentes de contacto blandos de uso diario en comparación con lentes de contacto rígidas permeables al gas: el riesgo se incrementa cinco veces si se utilizan durante la noche.

3. Usarlos el menor tiempo posible, que nadie se acostumbre a 16 horas al día, cuantas menos horas mejor; y si hay intolerancia restringir o anular su uso. Cuanto menos se usen más años se podrá disfrutar de ellas”, indica.

4. No dormir con lentes de contacto, a menos que estén hechos especialmente para eso

5. Con los lentes de contacto no hay que bañarse nunca ni en la piscina ni en el mar, y jamás lavarlas con agua del grifo.

6. Es muy importante la higiene del estuche, el tipo y solución de limpieza utilizada y los hábitos de uso como bañarse o nadar con los lentes.

7. Evitar los lentes de colores.

8. La adquisición de lentes por internet también están catalogados como elementos que podrían aumentan el riesgo.

El doctor Ortiz alerta de un factor que ha producido en el último tiempo queratitis por hongo; se refiere a las marcas blancas de determinadas soluciones de limpieza que se venden en ópticas y supermercados. “Las marcas blancas no tienen el mismo control de calidad y los antisépticos suficientes para matar los hongos que pueden llegar a crecer en los estuches”, señala.

También lanza un mensaje de alerta sobre las infecciones de un muy peligrosos parásito, la acanthamoeba, que llega a producir infecciones muy severas y agresivas, difíciles de erradicar, mucho peores que los efectos de un hongo o una bacteria.

“Si estas infecciones no se diagnostican a tiempo, el paciente puede terminar con un trasplante de córnea o perdiendo la vista, por eso es importante controlarse a tiempo, más aún si ve que ve que algunos de los consejos no los ha seguido anteriormente” señala el especialista de la Clínica Oftalmológica Providencia. .