Los huesos tienen distintas funciones esenciales en nuestro organismo, por lo que es clave mantenerlos saludables y firmes. Realizar actividad física periódica y consumir suficiente calcio y vitamina D, es fundamental para su cuidado y evitar así el riesgo de sufrir alguna enfermedad ósea. 

En las últimas décadas han existido muchas corrientes y una cantidad excesiva de información que no siempre se sustenta en una base científica sólida. Lo que sí es cierto, y en lo que todos concuerdan, es que la salud ósea es un tema importante del que nadie debiera quedar ajeno.

En Chile, la prevalencia de problemas óseos ha ido en aumento y al contrario de lo que se cree, no solo afecta a mujeres. Un 52% de ellas (sobre los 50 años) tiene osteopenia, una condición previa a la osteoporosis y el 7,8% osteoporosis. Mientras que los hombres del mismo segmento etario llegan a cifras del orden del 40% y 2,9%, respectivamente. Si bien en hombres las cifras son menores, no hay que descuidar su atención, ya que en la población mayor de 80 años de ambos sexos, la osteoporosis alcanza un 22%.

“Las enfermedades a los huesos como la osteoporosis son progresivas y silenciosas, por lo que mantener hábitos que protejan nuestros huesos debiera ser impulsado desde edades tempranas”, destaca Paulina Hernández, nutricionista y jefa del Programa Vivir Bien de Sodexo Servicios de Beneficios e Incentivos. Para tener una salud ósea adecuada, uno de los componentes más importantes es el consumo de calcio, la adecuada cantidad de vitamina D en el cuerpo, y la actividad física.

Dentro de este contexto, Paulina Hernández explica algunos mitos y realidades para tener claridad sobre la salud ósea:

Mito 1: Después de la niñez no es necesario consumir calcio: Falso.

El calcio se fija en nuestros huesos hasta aproximadamente los 30 años. Después de esta edad se deja de “mineralizar” el hueso, es decir, ya no absorbe para formarlo y resguardarlo. Esto no significa que ya no sea útil. El calcio y otros minerales que están en los huesos, también se usan para otras funciones, como por ejemplo, la contracción muscular. Si no tenemos una cantidad suficiente de calcio, el músculo buscará de donde sacarlo para seguir funcionando, por lo que nuestros huesos serán los perjudicados. 

Mito 2: El calcio no solo está en la leche: Verdadero.

Si bien existe calcio en otros alimentos, como por ejemplo el sésamo, no se debe perder de vista que la cantidad a consumir debiese ser muy alta para alcanzar un aporte suficiente para nuestro organismo. Un vaso de leche, por ejemplo, aporta aproximadamente 200 mg de calcio, mientras que una cucharada de sésamo aporta 95 mg. Es decir, con alrededor de 4 vasos de leche, un niño obtiene el calcio suficiente, de lo contrario, tendría que comer 8 cucharas soperas de sésamo. Por otro lado, las almendras también tienen un buen aporte de calcio, pero para llegar a las dosis recomendadas, tendría que comer 400 mg de almendras en un día, lo cual sería un exceso, porque no solo se consume el calcio de ellas, sino también las calorías. 

Mito 3: Da lo mismo la fuente de donde se obtenga el calcio: Falso.

Para que el calcio se fije en los huesos también se necesita de otros componentes como la vitamina D. Ésta se obtiene a partir de la exposición al sol principalmente. Sin embargo, estudios han demostrado que los adultos que no consumen alimentos fortificados en vitamina D, presentan déficit de ésta a pesar de tener una exposición solar normal, por lo que alimentos como la leche, en la que se mezcla el calcio con la fortificación de la vitamina, hacen que la utilización y fijación del calcio en nuestro organismo sea óptima. 

Mito 4: Mantener los huesos sanos solo se trata de calcio y vitamina D: Falso. 

Se ha logrado demostrar que mantenerse activo y practicar actividad física previene la pérdida ósea y contribuye a ganar masa en los huesos durante la niñez. Además, el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol y café, favorece el deterioro de los huesos.

Con estos simples consejos podrás mantener tus huesos sanos y fuertes, y recuerda que es importante prevenir y no esperar hasta que ya sea demasiado tarde.

 

Este trastorno hematológico provoca hemorragias severas y complica la calidad de vida de quienes la padecen. Sin embargo, los avances en su tratamiento han ayudado a prevenir complicaciones mayores.  

En Chile, cerca de 1.500 personas sufren de hemofilia, una enfermedad genética que afecta a algunas de las proteínas de la sangre que controlan la coagulación. Este trastorno hematológico no tiene cura y, frecuentemente, se detecta en los primeros meses de vida.

Pese a que es una enfermedad compleja de llevar y a que tiene un alto impacto en la calidad de vida de los pacientes, la investigación y los avances científicos han permitido desarrollar nuevas soluciones para su tratamiento.

En el marco del Día Mundial de la Hemofilia, que se conmemora el 17 de abril, explicamos de qué se trata esta enfermedad, sus alcances, síntomas y opciones terapéuticas para enfrentarla.

  1. ¿Qué es la hemofilia?

La hemofilia es una enfermedad, que altera la coagulación de la sangre y que provoca que quienes la padecen tengan hemorragias por un período más prolongado y a la vez hemorragias espontáneas. Esta patología es provocada por la falta o deficiencia de factores o proteínas de coagulación, los cuales participan en el proceso normal de coagulación.

Existen 13 factores de coagulación que actúan con las plaquetas a la hora de curar las lesiones de los vasos sanguíneos. Los factores ayudan a las plaquetas a adherirse unas con otras para sellar las heridas y detener el sangrado.

  1. ¿Cuáles son sus síntomas y cómo se diagnostica?

Este trastorno generalmente se diagnostica en los primeros meses de vida y sus síntomas son hematomas extensos, sangrado dentro de los músculos y/o articulaciones, además de hemorragias espontáneas y prolongadas. Los sangrados pueden ser externos o internos, particularmente en rodillas, codos, tobillos y músculos del brazo, del muslo y de la pantorrilla.

La hemofilia se diagnostica a través de una muestra de sangre, la cual mide el grado de actividad del factor de coagulación. Al ser una enfermedad hereditaria, la madre que es portadora puede realizarse un diagnóstico prenatal.

  1. ¿Quiénes padecen la enfermedad?

La hemofilia se hereda en el 60% de los casos y no es contagioso. Sin embargo, debido a mutaciones genéticas de la madre o del niño, puede manifestarse en personas en que no había antecedentes familiares.

Se dice que una mujer es portadora y el hombre es quien manifiesta la enfermedad. Esto se debe a que el gen que codifica los factores VIII y IX se encuentran en el cromosoma X. La mujer, al presentar dos cromosomas X, puede complementar la deficiencia del gen en uno de ellos. Por otro lado, si el hombre hereda el gen, el cromosoma Y no es capaz de complementar esta deficiencia.

  1. Tipos de hemofilia

Existen tres tipos de hemofilia: la A, la B y la C. Estas se diferencian en el factor de coagulación deficiente, lo que finalmente va a direccionar el tratamiento a seguir.

La hemofilia A es la más común. Según las estadísticas, afecta a uno de cada 5.000-10.000 varones y representa el 85% de los casos. Este tipo de hemofilia es provocada por una deficiencia o ausencia del factor VIII de coagulación.

Por su parte, la hemofilia B implica la deficiencia o falta del factor IX de coagulación. Este tipo es menos común y representa el 15% de los casos. Por último, la hemofilia C se presenta por deficiencia o ausencia del factor XI y representa el 1% de los casos.

  1. ¿Cómo se trata la hemofilia?

Este trastorno hematológico no tiene cura, pero existen tratamientos que mejoran la calidad de vida de los pacientes. El tratamiento se basa en el reemplazo del factor deficiente, y tradicionalmente se han utilizado terapias que consisten en administrar productos concentrados del factor de coagulación requerido, ya sea de origen plasmático o recombinante.

Sin embargo, en algunos casos se generan complicaciones debido a que los pacientes crean anticuerpos (inhibidores) que impiden la acción del tratamiento administrado, produciendo resistencia a estas terapias, lo cual las complica y encarece, con alto impacto en la calidad de vida.

Por eso, la investigación y los avances científicos han permitido desarrollar nuevas soluciones para su tratamiento. Este es el caso de Emicizumab, un anticuerpo monoclonal biespecífico indicado para el tratamiento de pacientes con hemofilia tipo A.

Según los últimos estudios, este medicamento demostró reducir los episodios de sangrado en el 87% de los casos, en relación con quienes no lo recibieron, mientras que el 63% de los pacientes tratados no presentó eventos hemorrágicos en un año, algo inédito en el tratamiento de esta enfermedad. Además, se observó un impacto significativo en indicadores de calidad de vida.

 

Aumento de endorfinas, disminución del estrés, y más energía para el día a día son solo algunos de los múltiples beneficios de realizar actividad física.

El estrés, causados por la gran carga laboral que se vive hoy, es uno de los desórdenes emocionales más habituales. Según el estudio Chile Saludable, reveló que el porcentaje de chilenos estresados se duplicaron en cuatro años, de un 22% aumentó a un 42% entre 2012 y 2016.

El estudio, desarrollado por Fundación Chile en conjunto con Gfk Adimark, indica que un 61% de las personas no practica ningún deporte y un 50% declara que no duerme bien o que no descansa la mayoría de las noches. De todas formas, 6 de cada 10 personas tiene interés por llevar un estilo de vida saludable y un 71% está motivado a hacer ejercicios si contara con las oportunidades necesarias.

Entonces la pregunta es: ¿Qué podemos hacer para evitar el aumento del estrés?

Quienes hacen deporte de forma regular suelen ser más tranquilos, y afrontan los problemas de una forma más pausada. Además, el ejercicio promueve una reducción del nivel de ansiedad, y un mayor control del estrés emocional.

Según especialistas, el deporte es un excelente aliado para afrontar la carga laboral del día a día. “Realizar actividades aeróbicas como running, natación y ciclismo; o ejercicios anaeróbicos, como los entrenamientos de fuerza, no solo nos ayudan a vernos mejor, sino también a alcanzar la sensación de bienestar. La dosis recomendada son programas de entrenamiento de al menos 30 minutos, idealmente 3 veces a la semana”, explica Daniel Fernández, Gerente Sede El Golf de O2 Fit.

Para el especialista los 5 beneficios que la realización de ejercicio permanente entrega para tu salud mental son los siguientes. 

1.INYECCIÓN DE ENERGÍA

Está comprobado que quienes comienzan su día con actividad física, se sienten más activos y animados durante el día. Quienes lo hacen durante o al final del día lo terminan mucho mejor. Anímate a una inyección de energía mínimo 3 veces a la semana y notarás cambios en tu bienestar general por el efecto de las endorfinas, incluso con el tiempo notarás cambios en los niveles de estrés laboral.

2. AYUDA A REGULAR LA ANSIEDAD

El ejercicio constante ayuda a regular el apetito y la ansiedad, ya que el efecto de los entrenamientos funciona como un ansiolítico, lo que puede ayudarnos a controlar mejor las ganas de comer y así poder elegir de manera inteligente y más conscientes los alimentos.  

3. AYUDA A CONTROLAR MEJOR LAS EMOCIONES

El trabajo físico estimula la liberación de endorfinas, hormonas que funciona como analgésicos e inductores de la euforia; pone en marcha mecanismos de inhibición de genes orientados a la depresión; incrementa el efecto de la serotonina (neurotransmisor de la felicidad); y favorece a la activación de las vías endocannabinoides, encargadas de regular aspectos relacionados con el ánimo y la percepción del dolor.

4. MEJORA LA CALIDAD DEL SUEÑO

Permanentemente el organismo enfrenta cambios físicos, mentales y conductuales como respuesta a factores como la luz y la oscuridad (ciclo circadiano). Realizar un trabajo moderado o vigoroso, por lo menos 150 minutos a la semana, favorece el establecimiento de un ciclo de sueño-vigilia apropiado, manteniéndonos con energía durante el día y brindándonos de noche la tranquilidad necesaria para un descanso reparador. 

5. REGULA LOS NIVELES DE ESTRÉS

A nivel biológico, el realizar algún ejercicio físico de manera constante ayuda a la producción de determinados neurotransmisores a nivel cerebral (endorfinas u hormonas de la felicidad), facilitan el control del estrés y nos producen sensación de placer y bienestar. El ejercicio físico hace que los receptores sobre los que actúa la adrenalina sean más sensibles a estas moléculas. Es decir, que con menor cantidad de adrenalina se produzca un mismo efecto. De este modo, los niveles de adrenalina circulantes son cada vez menores influyendo no sólo en el estrés, sino también en factores de riesgo como la hipertensión arterial.

 

 

ISS entrega servicios de catering y alimentación en más 210 casinos, atendiendo diariamente a alrededor de 32.000 personas.

Con más de 25 años de experiencia en la provisión de servicios de alimentación institucional, ISS, empresa líder en Servicios de Facility Management, que provee al mercado servicios de Catering, Limpieza, Mantenimiento, Seguridad y Soporte, sugiere durante la época de otoño llevar una alimentación orientada en fortalecer el sistema inmunológico, es decir basada en el mayor consumo de minerales y vitaminas. 

  • Mayor consumo de Vitamina B: El grupo de vitaminas B tienen un papel muy importante para el correcto funcionamiento del organismo, ya que permiten obtener la energía de los alimentos y así optimizar naturalmente el metabolismo. Por lo mismo, durante la temporada otoño invierno debemos incrementar su consumo, el cual está presente en algunos tipos de carne, como hígado, riñones y pescados, además de cereales, pan y arroz integral, vegetales como brócoli y espinacas; legumbres, huevos y lácteos.
  • Sí a las legumbres y cereales: Ambos contienen un alto valor nutritivo, tienen fibras solubles que ayudan a mantener el peso, los niveles de colesterol y azúcar en la sangre normales; e insolubles, que mejoran el tránsito intestinal. Además, son ricas en proteínas, vitaminas, minerales y están exentas de grasas de mala calidad. Por su parte, cereales como la quínoa superan en valor biológico a otros tradicionales granos de este grupo, tienen un alto contenido de vitamina B, C y E y muy pocas calorías, por lo que se recomienda su consumo al menos dos veces a la semana.
  • Vitaminas y minerales: Los alimentos ricos en vitaminas A y C, como zanahorias, acelgas y tomates, cítricos y kiwis nos ayudan a fortalecer nuestro sistema inmunológico y a asimilar mejor el hierro de los alimentos.
  • Miel: Endulzar infusiones o jugos con miel es una excelente alternativa, ya que ésta actúa como un antibiótico natural.
  • Sopas: las sopas naturales y cremas de verduras caseras son una excelente opción en esta época, especialmente en la cena, ya que al ser más livianas facilitarán el sueño y una mejor digestión.
  • Verduras: alcachofas, berenjenas, zapallos o coliflores son también muy beneficiosas, porque además de contar con pocas calorías ejercen una acción tonificante y antioxidante, ideal para esta época.

¡Siguiendo estos simples consejos, tendremos un otoño más saludable!

 

Se trata de una enfermedad bucal generalmente bacteriana que provoca inflamación y sangrado en las encías. Si no se toman las medidas necesarias y la patología avanza, se puede transformar en una periodontitis, etapa en la cual el paciente corre el riesgo de perder sus piezas dentales. El odontólogo de Centros Médicos Vidaintegra, Dr. Felipe Rivera, explica cuáles son los síntomas de la gingivitis y se refiere a la importancia de la prevención.

La presencia de placa bacteriana adherida a los dientes provoca una inflamación de las encías llamada gingivitis. El especialista en periodoncia de Centros Médicos Vidaintegra, Dr. Felipe Rivera, explica que “los síntomas de esta patología son una respuesta del cuerpo, específicamente del sistema inmunológico, ante la presencia de organismos que generan daños en la estructura bucal”.

Si esta placa no se quita, se empieza a calcificar y se convierte en un depósito duro denominado “tártaro” que queda atrapado en la base del diente, lo cual genera que las encías se infecten, se inflamen y se tornen sensibles.

Síntomas

Para detectar la gingivitis, el dentista observa los signos típicos de la inflamación, además de revisar la presencia de sangramiento al sondaje, es decir, con instrumentos que verifican si la encía sangra al ser tocada. “Adicionalmente, el profesional pide radiografías para descartar que la enfermedad no haya progresado a una periodontitis, donde existe una destrucción del hueso”, precisa el odontólogo.

Los síntomas de la gingivitis son:

  • Hinchazón
  • Eritema o enrojecimiento
  • Sangramiento
  • Aumento de la temperatura local
  • Dolor (en algunos casos)

Tratamiento

Según explica el Dr. Rivera, el tratamiento consiste en la remoción de la placa bacteriana con limpiezas específicas para cada paciente, además de una buena instrucción de higiene. Lo anterior, tiene el objetivo de erradicar la infección e inflamación. “Después de realizado, el tratamiento debería terminar con  los signos y síntomas provocados por esta patología”, afirma.

Es importante considerar que la limpieza bucal realizada por un profesional idealmente debe ser cada seis meses. Incluso existen algunos casos donde el especialista puede citar al paciente en intervalos de tiempos menores, por ejemplo cada tres meses. “Una buena limpieza no sólo incluye las superficies libres de las piezas dentarías, sino también aquellas que están en contacto con piezas vecinas, con el uso de seda dental o cepillos interproximales”, especifica el doctor.

No debemos confundir la limpieza bucal con un blanqueamiento. Este último es un procedimiento en el cual se utilizan sustancias químicas, principalmente peróxidos, que alteran la estructura superficial del diente, afectando su color. En cambio la limpieza “elimina las tinciones, restos de comida o depósitos calcificados, adosados a las piezas dentarías. Por ende, puede dejar las piezas más blancas, pero sin cambiar la estructura química del esmalte”, precisa el Dr. Rivera.

Prevención

Así, una buena higiene oral es la mejor forma de prevenir la gingivitis. Como explica el odontólogo de Vidaintegra, además se debe visitar al dentista periódicamente cada seis meses y usar diariamente hilo dental.  “Si la enfermedad avanza de una gingivitis al paso siguiente que es una periodontitis, en el largo plazo el paciente puede sufrir pérdida de las piezas dentarias”, advierte el especialista.

No obstante, el progreso de una gingivitis hasta una periodontitis dependerá de los factores de riesgo a los cuáles se exponga el paciente. Los más importantes son:

  • Ser fumador
  • Padecer diabetes
  • Tener los dientes mal alineados
  • Restauraciones (tapaduras) defectuosas
  • Predisposiciones genéticas

 

Esta enfermedad neurodegenerativa se caracteriza por síntomas como el temblor, la rigidez y la disminución o pérdida del movimiento. No obstante, también puede manifestarse con trastornos del sueño, cognitivos y a veces cambios conductuales y psiquiátricos. La neuróloga de Clínica Vespucio, Dra. Evelyn Benavides, se refiere a las señales tempranas que caracterizan esta patología y explica cuáles son los últimos tratamientos disponibles para evitar su avance.

Según cifras del Ministerio de Salud, 40 mil chilenos sufren de Parkinson, una enfermedad neurodegenerativa cuyos síntomas principales son el temblor y la lentitud al realizar movimientos. “En etapas iniciales, pueden aparecer alteraciones en el olfato y trastornos del sueño relacionados a la fase REM, la cual comienza aproximadamente 90 minutos después que nos dormimos y se caracteriza por el movimiento acelerado de los ojos”, explica la neuróloga de Clínica Vespucio, Dra. Evelyn Benavides.

Esta patología se origina cuando las neuronas no producen una cantidad suficiente de dopamina, neurotransmisor presente en diversas áreas del cerebro y que es especialmente importante para la función motora del organismo. Según precisa la especialista, “cuando ya disminuyen en un 90% las neuronas responsables de generar este químico, aparecen los síntomas más característicos de la enfermedad”.

Es por esto que debemos considerar que no todo temblor es Parkinson. “Existen otros síntomas que no son evidentes y que muchas veces pasan inadvertidos, como los trastornos del sueño, cognitivos y a veces cambios conductuales y psiquiátricos”, asegura la neuróloga.

Detección precoz

De esta forma, si una persona nota que está más lenta, torpe, inexpresiva -con o sin temblor-, si hay una disminución del braceo en la marcha, le cuesta mover una pierna más que otra o a veces aparece un poco de temblor cuando está viendo televisión, se recomienda consultar con un neurólogo.

La detección precoz mejora el pronóstico del paciente en relación a la incapacidad que va generando el Parkinson, ya que permite una rehabilitación más efectiva. Desgraciadamente aún no se ha descubierto ningún tratamiento preventivo que pueda evitarlo, pero la medicina puede disminuir la sintomatología, entregándole a la persona una mejor calidad y expectativa de vida. “Existen fármacos con mejores resultados y con menos efectos secundarios, así como tratamientos quirúrgicos más eficaces y menos riesgosos”, aclara la Dra. Benavides.

Factores de riego

Pese a que existe una predisposición genética, el Parkinson afecta a la población en forma relativamente homogénea. No obstante, al ser un cuadro neurodegenerativo, crece la probabilidad de padecerlo al avanzar en edad. “En la medida en que la población envejece, nos encontramos cada vez más con cuadros parkinsonianos. La buena noticia es que es una de las enfermedades sobre la que más se ha estudiado en el mundo”, indica la Dra. Benavides.

¿Se puede prevenir de alguna manera?

El ejercicio es una buena forma de evitar todas las patologías neurodegenerativas y lo ideal es realizarlo de forma programada tres veces por semana.  “Es importante recalcar que los pacientes no mueren de Parkinson. Puede que, con los años de enfermedad, haya algunos impedimentos funcionales, pero no es limitante totalmente. Hay que derribar el mito de que el Parkinson va a dejar inválido al paciente, hoy existen tratamientos y se puede lograr una muy buena calidad de vida”, afirma la especialista.

 

Ocrelizumab es el primero en demostrar mejorías para una forma agresiva de la enfermedad, ya que ha disminuido significativamente la progresión de esta en comparación con otras terapias.

El Instituto de Salud Pública (ISP) aprobó un medicamento innovador para pacientes con esclerosis múltiple. Se trata de Ocrelizumab, un tratamiento que ha demostrado reducir significativamente los brotes en pacientes con esta enfermedad, así como la progresión de la discapacidad.

Esta afección es una patología autoinmune, poco común, degenerativa y que afecta al sistema nervioso central, principalmente al cerebro y a la médula espinal, provocando una inflamación debido a la pérdida de mielina, material que recubre los nervios y que permite una adecuada transmisión de los impulsos eléctricos entre neuronas del sistema nervioso. De no ser tratada adecuadamente, puede llevar a una discapacidad irreversible.

Se estima que en Chile hay 3.000 pacientes que sufren esta enfermedad, los que potencialmente podrían verse favorecidos con esta nueva opción de tratamiento. En ese sentido, la Dra. Jacqueline Scherpenisee, neuróloga de la Clínica Las Condes, sostiene que para la esclerosis múltiple “hemos tenido un avance gigantesco en los últimos años con la incorporación de los medicamentos biológicos, que cada vez son más específicos”.

Ocrelizumab es, además, el primer fármaco aprobado en el mundo para tratar la enfermedad en su forma primaria progresiva, un tipo de esclerosis múltiple agresiva que genera una discapacidad irreversible, acumulativa y de rápido avance.

La jefe de la sección de Neurología del Hospital San Carlos de Madrid, Celia Oreja- Guevara, explica que este medicamento “viene a cubrir una necesidad no cubierta, ya que hasta ahora no había tratamientos para la esclerosis múltiple primaria progresiva”.

Además, agrega que “es un tratamiento muy eficaz. Por ejemplo, en aquellos pacientes con esclerosis múltiple recurrente remitente, la reducción de brotes, en comparación con interferón beta-1ª, es de un 46%, lo que significa 1 brote cada 7 años”.

La Dra. Scherpenisse dice que su experiencia con Ocrelizumab ha sido “muy buena. Es un medicamento que se ha estado esperando mucho, porque los efectos colaterales son bajos, es muy eficaz, fácil de utilizar (se infunde dos veces al año) y es una droga que es capaz de inactivar la enfermedad”.

 

La terapia complementaria fue reconocida el año 1995 por el Organismo Mundial de la Salud (OMS) debido a los beneficios que aporta en el tratamiento de diferentes enfermedades, tanto físicas como emocionales.

El día a día y la actual vida acelerada afecta a nuestro organismo y es común que aparezcan dolencias físicas, emocionales o que algunas enfermedades demoren más en recuperar, pese a utilizar un tratamiento adecuado y seguirlo al pie de la letra.

Es por esto que las terapias complementarias han tomado cada vez más fuerza y muchos especialistas recomiendan a sus pacientes recurrir a este tipo de tratamientos. El Reiki es uno de ellos, sus beneficios permiten tratar dolencias tanto físicas como emocionales y el año 1995 fue reconocido como una técnica de sanación por el Organismo Mundial de la Salud (OMS).

“El método Reiki, es un sistema natural de armonización y recuperación energética. Se utiliza para sanación natural a través de la Energía Vital Universal, promoviendo la salud y la armonización en todos los niveles: físico, mental-emocional y espiritual”, explica Lili Riquelme, reikista y master en PNL.

Entre la extensa lista de dolencias que se pueden tratar con este método se encuentran dolores crónicos como artritis, artorsis, dolores de espalda cervicales, dorsales, lumbares, sacro/coxis. Los dolores menstruales pueden encontrar alivio a través de esta terpia complementaria, así como también la indeseable migraña.

El Reiki también es un excelente complemento a la hora de tratar lesiones óseas y acelerar el proceso de cicatrización. Reduce la inflamación en esguinces y músculos desgarrados.

Otro de sus usos está relacionado con infecciones, ya que una de sus cualidades es la capacidad de reforzar el sistema inmunológico. Males como otitis, grastoenteritis o infecciones de la piel pueden sanar más rápido si se recurre al Reiki.

Frente a casos de cáncer, esta terapia es utilizada con éxito, en combinación con quimioterapia u otros tratamientos oncológicos, para ayudar al organismo a mantener la fortaleza física necesaria para los tratamientos propios de la enfermedad. Sin embargo, en este caso es necesario tener en cuenta que se trata de una terapia complementaria a cualquier tratamiento de medicina tradicional.  Entre los beneficios que han podido experimentar pacientes que sufren de cáncer se encuentran mejoras en el estado de ánimo, disminución de los niveles de estrés y facilita la conciliación del sueño, según estudios de la Asociación de Oncología Integrativa de España.  “De hecho en Chile hay hospitales que tienen reikista para complementar los tratamientos oncológicos con esta armonización energética con muy buenos resultados”, explica la terapeuta integrativa y master en PNL, Lili Riquelme.

Si lo que queremos es tratar cuadros de intolerancia, irritabilidad o tristeza, el Reiki puede ser un excelente aliado. “Equilibra energética y espiritualmente a las personas. Como resultado, las enfermedades mentales se reducen y/o desaparecen, cuando la persona se encuentra en un estado de equilibrio y bienestar”, señala la especialista y agrega que el Reiki actúa en aquellos centros energéticos que están con muy baja energía y les devuelve la energía vital que se  requiere. “En casos de problemas emocionales es una gran ayuda porque logra relajar y equilibrar la mente. Para un resultado más rápido, yo lo complemento con  Flores de Bach sin ningun costo adicional”, afirma la reikista.

Cualquier persona puede someterse a una terapia de Reiki, incluso si está lejos de la consulta de la terapeuta. “Esta terapia se puede realizar de foma presencial que es lo más común, pero también a distancia sobretodo cuando la persona está inmovilizada (no puede ir a la consulta) o vive muy lejos”, señala Lili Riquelme.

La cantidad de sesiones varía dependiendo del motivo de consulta de cada paciente. “Si es solo para relajación y armozación energética con una sesión puede lograrse el objetivo. Cuando hay enfermedades pueden ser  de 3 a 6 sesiones. Se van evaluando los avances en cada sesión”, explica la terapeuta.

Una de las ventajas de Lili Riquelme es que la especialista puede complemetar esta terapia con otros métodos como Programación Neuro Lungüistica (PNL) y Flores de Bach, para obtener mejores resultados y aliviar los diferentes problemas que aquejan a los chilenos.

Para agendar hora de evaluación con Lili Riquelme pueden llamar o enviar un mensaje de Whatsapp al +56991314323. Más información en www.terapiasintegrativas.cl