alt

  • Salir del país puede ser una gran experiencia. Sin embargo, existen diferentes riesgos y la posibilidad de contraer diversas patologías, sobre todo para los más pequeños. La pediatra Infectóloga de Clínica Santa María, Cecilia González, explica cómo preparar a los niños antes de viajar.

Comienza el periodo de vacaciones y muchas familias aprovecharán esta época para viajar a conocer otros países junto a sus hijos. Y si bien los destinos turísticos son cada vez más seguros, es importante considerar la presencia de enfermedades infecciosas diferentes a las que existen en nuestro país.

Algunas de esas enfermedades  son evitables mediante el uso de vacunas, siendo el ejemplo más frecuente la Hepatitis A. En otros casos se pueden tomar medicamentos para prevenir enfermedades especificas como la Malaria, y en otros se puede usar repelentes para evitar picadura de mosquitos que son transmisores de infecciones.

La Dra. Cecilia González, pediatra Infectóloga de la Unidad de Medicina del Viajero de Clínica Santa María, explica que aunque los datos sobre la incidencia de enfermedades pediátricas asociadas a los viajes internacionales son limitados, los riesgos que enfrentan los niños durante la estadía en otro país son similares a los de sus padres.

“En el caso de las enfermedades prevenibles por vacunas la  recomendación de inocular dependerá de las condiciones de cada país de destino. Por ejemplo en gran parte del mundo existe la posibilidad de contagio con Fiebre Amarilla”, explica la especialista. En Latinoamérica los  destinos que tienen el riesgo de adquirir esta enfermedad, sobretodo en algunas áreas específicas, incluye a  Perú, Venezuela, Ecuador, Colombia, Brasil, Bolivia, Argentina, Paraguay, Panamá, entre otros. También es una enfermedad  endémica en África.

Vacunar a los pequeños para un viaje requiere de una evaluación cuidadosa por parte de especialistas. No todas las vacunas son eficaces en los menores y algunas podrían estar contraindicadas. Siempre que sea posible, los niños deben completar las vacunaciones de rutina de la infancia en esquema normal.

“Los calendarios de estas vacunas para lactantes y niños en general no proporcionan indicaciones específicas para los menores que realizarán viajes internacionales antes de la edad en que se recomienda rutinariamente una determinada vacuna. Es por eso que cada niño debe ser evaluado individualmente para verificar qué vacunas necesitará”, explica la especialista.

Asimismo, es importante realizar la evaluación con suficiente tiempo antes del viaje, ya que en su mayoría las vacunas necesitan en torno a 15 días para generar inmunidad.

La pediatra Infectóloga explica que en la evaluación de un menor que realizará una salida al extranjero se debe considerar: 


• Revisar si está al día con las vacunas de rutina de la infancia y analizar la necesidad de administrar vacunas previas al viaje.

• Evaluar todas las actividades previstas relacionadas con el viaje.

• Buscar asesoría para prevenir riesgos específicos, incluyendo los preparativos de viajes especiales y tratamientos que pueden requerir los lactantes y niños con condiciones subyacentes, como enfermedades crónicas o enfermedades con inmunodepresión.

• Dar especial atención a los riesgos de los niños que visitarán países en desarrollo, para evitar el contagio de malaria y parásitos intestinales.
 

 

 

 

 

alt

  • Los chilenos esperan todo el año para salir de vacaciones, sin embargo, existen diferentes riesgos y la posibilidad de contraer diversas patologías tanto en niños como en adultos. El médico de familia de Vidaintegra, Leonardo García, explica cómo se debe preparar la familia antes de viajar.

Lo primero que deben considerar aquellas personas que se van de viaje es que las vacaciones deben ser entretenidas y no transformarse en un problema. Si bien los destinos turísticos son cada vez más seguros, es importante considerar la presencia de enfermedades infecciosas diferentes a las que existen en nuestro país.

Algunas de esas enfermedades  son evitables mediante el uso de vacunas, siendo el ejemplo más frecuente la Hepatitis A. En otros casos se pueden tomar medicamentos para prevenir enfermedades específicas como la Malaria, y en otros se puede usar repelentes para evitar la picadura de mosquitos que son transmisores de infecciones.

El doctor García aconseja que “las vacunas, se deben poner de acuerdo al país al que se viaje. Se puede consultar en el Vacunatorio Internacional del MINSAL o en vacunatorios que tienen implementada la consejería para el viajero”.

El especialista, médico de familia de Vidaintegra, nos explica que uno de las variantes a considerar es el consumo de agua, “el consumo de agua en otros países debe provenir de agua embotellada. La razón es que las condiciones higiénicas pueden no ser las óptimas, y eventualmente la cantidad de minerales disueltos pueden provocar molestias abdominales. Hay que tener especial cuidado con el hielo que se usa para enfriar las bebidas, ya que si no es preparado con agua purificada puede ser foco de infecciones”.

VIAJANDO CON NIÑOS

Si el menor no sufre ninguna enfermedad, la recomendación es llevar algunos medicamentos para el manejo de la fiebre, como paracetamol o diclofenaco, siempre en una dosis recomendada por el pediatra.

Además, “algún antiespasmódico, para el dolor abdominal y sales de rehidratación oral en el caso de que se presente diarrea por haber comido algo en mal estado”, aconseja el especialista.

Lo importante es que los medicamentos deben estar fuera del alcance de los niños, ya que muchas grageas o cápsulas son de colores atractivos y pueden llevar a accidentes.

Finalmente, el doctor García aconseja que es importante realizar la evaluación con suficiente tiempo antes del viaje ya que, en su mayoría, las precauciones toman algunos días de preparación, además en el caso de necesitarlas, las vacunas demoran alrededor de 15 días para generar inmunidad.

El médico experto en familias de Vidaintegra explica los ítems que debemos considerar a la hora de preparar un viaje:

·         Evaluar todas las actividades previstas relacionadas con el viaje

·         Si el viaje es prolongado, y se puede mover poco, sugiero que se levante cada una hora de su asiento, camine un poco, por ejemplo ir al baño.

·         Tome abundante líquido.

·         Si va con niños pequeños, recuerde observar si hay piscina, ya que son fuente de accidentes graves. Lo mismo si se queda en un departamento que tiene terraza, porque los niños son capaces de subirse en algo y caer.

·         En general se deben implementar las mismas medidas de seguridad que se tienen en casa, las vacaciones no deben significar vacaciones de las reglas.

alt

Las várices son un problema común en Chile y el mundo. Tanto así, que afectan al 25-30% de las mujeres mayores de 30 años y a un porcentaje menor de hombres. Carlo Zúñiga, Cirujano Vascular de Clínica Ciudad del Mar, nos explica en que consiste su erradicación por medio de la safenectomía por radiofrecuencia, cirugía mínimamente invasiva con excelentes resultados.

Lo primero que debemos saber es por qué se produce esta condición en nuestras piernas. Las várices se producen en la gran mayoría de los casos por insuficiencia de la vena safena interna, esto significa que la sangre que normalmente debe seguir un flujo unidireccional, desde abajo hacia arriba, sufre una inversión del flujo producto del deterioro del sistema valvular de esta vena (lo cual es una condición hereditaria, pero también gatillada por múltiples  factores como: los embarazos, la obesidad y trabajar muchas horas de pie, entre otros). Esto va generando la dilatación progresiva de la red venosa superficial asociada a la vena safena interna, habitualmente en la cara medial del muslo y la pantorrilla.

Cirugía por Radiofrecuencia

El Dr. Zúñiga, Cirujano Vascular de Clínica Ciudad del Mar realiza este procedimiento y explica que “es un tratamiento endovascular mediante catéter de radiofrecuencia, lo que significa que se introduce una fibra por el interior de la vena safena, provocando el cierre de ésta, a través de energía térmica, sin necesidad de extirparla, con lo cual se elimina el reflujo patológico, descongestionando la red venosa superficial.”

Esta técnica ofrece una variedad de ventajas, sin embargo, la principal y más atractiva es la minimización del dolor post operatorio, así como de los moretones y hematomas (sangre retenida en el trayecto de la vena safena). Además, la posibilidad de infecciones también se reduce drásticamente dado que no se hacen incisiones. Otras ventajas sobre la cirugía convencional son:

·        No necesita anestesia epidural ni general. Se realiza con anestesia local

·        Se realiza de forma prácticamente ambulatoria

·        Recuperación rápida de las actividades habituales (la paciente sale caminando del quirófano).

El Dr. Carlo Zúñiga, aclara que “todo paciente portador de várices sintomáticas en las cuales se confirma la insuficiencia de la vena safena interna, es candidato potencial a esta técnica. Asimismo, se puede tratar la enfermedad varicosa en todos los estados de avance, desde várices simples, hasta varices asociadas a flebitis o úlcera.”

Los resultados

“Habitualmente junto con el tratamiento con radiofrecuencia, se extraen quirúrgicamente,  mediante mínimas incisiones, todas las várices de gran tamaño. Si un paciente tiene muchas várices, probablemente su recuperación y la obtención de resultados óptimos demorarán un poco más. Para aquellos pacientes con enfermedad menos extensa, se pueden obtener resultados muy satisfactorios en el corto plazo”, concluye el especialista.

 

alt

Sólo deben ser utilizados por recomendación médica, pero cada vez es más frecuente su uso para mejorar la figura, pasando por alto las contraindicaciones que pueden aparecer si se abusa de ellos.  

Los laxantes son medicamentos o sustancias naturales que se usan por vía oral o rectal, y cuya función es inducir el aumento del volumen o frecuencia de las deposiciones o, en ocasiones,  disminuir su consistencia.

Los diuréticos, en tanto, son medicamentos cuya función es aumentar el volumen de orina eliminado diariamente. Hay diferentes tipos que se usan por vía oral o intravenosa y actúan   aumentando la eliminación de agua y electrolitos (sodio, cloro, potasio) por el riñón. Existen también diuréticos naturales como cafeína y alcohol, pero son menos potentes.

El gastroenterólogo de Clínica Vespucio, doctor José Sánchez, explica que los laxantes están indicados principalmente para personas con  problemas relacionados con constipación, pero también  para manejo de pacientes con cirrosis hepática, complicados con encefalopatía, y como preparación del colon previo a algún examen relacionado. “Estos medicamentos están indicados para varios problemas médicos como la hipertensión arterial, insuficiencia cardiaca, enfermedades renales con retención de líquido o edema, cirrosis, edema cerebral por traumatismo y otras patologías poco frecuentes”.

El especialista afirma que el abuso de laxantes se da principalmente en pacientes con trastornos de colon, en pacientes con bulimia y en personas que quieren bajar de peso rápidamente. En todos estos casos, el uso de laxantes está mal indicado la mayoría de las veces, debido a lo anterior, tienen más riesgos de complicaciones como diarrea excesiva, deshidratación, pérdida de sodio, potasio y otros electrolitos, además de desnutrición a largo plazo.

“El abuso de diuréticos en cambio, especialmente cuando no tienen una indicación médica, puede producir deshidratación,  pérdida excesiva de potasio con consecuencias musculares, arritmias, merma de otros electrolitos como magnesio y baja de presión”, explica el doctor Sánchez.

Las principales patologías derivadas del abuso crónico de laxantes y diuréticos son:

-Desnutrición.

-Hipotensión.

-Insuficiencia renal.

-Aumento del riesgo de diabetes.

-Aumento de ácido úrico y gota.

Los laxantes y diuréticos no están indicados para bajar de peso, para eliminar toxinas o limpieza de intestino, si no hay una indicación médica precisa. Por esto, es importante consultar con un especialista antes de consumir estos medicamentos. El abuso y la automedicación de estos remedios pueden tener consecuencias graves e incluso letales.

alt

Saber cómo reaccionar ante una emergencia médica de este tipo es fundamental en esta época, donde la abundancia de comida y alcohol son un factor común de las fiestas de fin de año. La moderación es la clave para evitar inconvenientes.

La llegada del Año Nuevo es la ocasión perfecta para compartir con la familia y amigos. Bailes, brindis, fuegos artificiales y algunas cábalas son parte de la tradición en esta fecha, que comúnmente se celebra con abundantes cenas y largas fiestas.

Debido a eso, la moderación al momento de consumir comida y alcohol es fundamental para evitar que inconvenientes de salud puedan arruinarnos las celebraciones. “El consumo excesivo de comida y alcohol puede traer diversas consecuencias negativas en la salud y en el corto y largo plazo, razón por la cual es fundamental la moderación al momento de la ingesta”, señala la Dra. Katherin Falck, Médico Gestor de Calidad de Help.

Además del incremento de peso por una alta ingesta calórica y la descompensación de enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión arterial, insuficiencia renal, entre otras, tener una cena excesivamente abundante puede traer variadas molestias digestivas como dolor abdominal, vómitos, diarrea o constipación. Por eso, es importante que si la cena incluye gran variedad de alimentos, se prefieran pequeñas cantidades, para que la ingesta total no sea desmedida. Además, no se recomienda saltarse comidas durante ese día.

La especialista de Help indica que en caso que se produzca dolor abdominal, vómitos o diarrea, es importante preocuparse de mantener bien hidratado al paciente -puede ser con agua o bebidas isotónicas- y suministrar una dieta liviana. No es recomendable automedicar gotitas antiespasmódicas ni ningún otro tipo de medicamentos. En caso que el dolor sea muy intenso o que el afectado no tolere líquidos por boca ni siquiera de manera fraccionada, es importante consultar en un servicio de urgencias.

Demasiados brindis

Junto a la comida, es común que las cenas y fiestas de fin de año se acompañen de abundante alcohol, lo que puede derivar en una intoxicación etílica si es que el consumo es en forma brusca y en cantidad superior a la tolerancia individual.

Las consecuencias de este tipo de intoxicaciones pueden ir desde náuseas, vómitos y gastritis hasta un paro respiratorio, pasando por pérdida de conocimiento, hemorragia digestiva, alteraciones temporales de la visión, compromiso cardiovascular, entre otros.

En caso que una intoxicación se haya producido, la Dra. Katherin Falck de Help recomienda ubicar a la persona en una posición segura (tendido de costado) y abrigarlo, pues el alcohol altera el centro termorregulador y el paciente puede disminuir su temperatura sin sentir frío. Además, se debe acudir a un servicio de urgencia, donde el medico evaluará los síntomas, determinará la gravedad e iniciará el tratamiento correspondiente.

Sin duda, la mejor decisión es comer y beber con moderación, evitando así consecuencias a la salud en el corto y largo plazo. Es importante tomar en cuenta este consejo para que el exceso de entusiasmo no provoque que se arruinen las tan esperadas celebraciones, y sobre todo, para que un día de fiesta no termine afectando nuestra salud.

alt

Para muchos chilenos el consumo excesivo de calorías es un denominador común durante las fiestas de fin de año. Por esta razón, es importante tener presente que celebración, no es sinónimo de subir de peso y que se puede disfrutar de una deliciosa y nutritiva cena de Navidad y Año Nuevo, preparando platos saludables e ingiriendo alimentos bajos en azúcar, grasa y sal.

Durante la Navidad es tradición consumir pan de pascua y cola de mono. En este contexto, el nutricionista de Vidaintegra, Rafael Jiménez, explica que “es difícil eliminar el pan de pascua de nuestra dieta durante estas fechas, por lo que es recomendable reemplazarlo por algún alimento que comamos de manera habitual. Por ejemplo, si al desayuno ingerimos normalmente dos rebanas de pan de molde, éste podría ser suplido por un pedazo de esta masa dulce”.

Por su parte, la cola de mono, al igual que el pan de pascua, no es un producto que sea parte de nuestra dieta diaria y aporta un número significativo de calorías. Considerando esto, es importante preparar esta bebida con leche descremada y endulzante o preferir sus versiones light, además consumirla con moderación.

Respecto a la celebración de Año Nuevo, es importante tener en cuenta que “durante esta fecha lo idea es realizar los brindis con vino o espumantes. En el caso de querer consumir tragos preparados, es preferible agregarles hielo y soda. En relación a la cena, una buena recomendación es consumir una carne magra acompañada preferentemente con verduras, para finalizar con algún postre bajo en calorías y servido en pequeñas cantidades”, asegura el especialista de Vidaintegra.

En este sentido, el nutricionista Rafael Jiménez elaboró una cena tentativa que puede ser una buena alternativa para Navidad o Año Nuevo: “de entrada sugiero ensalada Warldorf (apio, manzanas verdes, nueces, yogurt natural, jugo limón), la cual contiene 87 calorías por porción. Como plato principal, un buen salmón a la naranja y mostaza con espinacas gratinadas, que aporta 501 calorías. Finalmente, el postre sería una mini tarta de frutas (frutilla, pera y granos de uva) endulzada con sucralosa, plato que proporciona tan sólo 51 calorías”.

CONSEJOS PARA NO SUBIR DE PESO

El nutricionista de Vidaintegra Rafael Jiménez, entrega algunos tips para no sumar kilos durante las celebraciones de fin de año:

·         Hacer ejercicios 3-4 veces a la semana

·         Evitar consumir gaseosas y jugos azucarados. Idealmente tomar agua

·         Consumir bebidas alcohólicas con moderación

·         Preferir frutas, verduras, cereales integrales, legumbres, lácteos descremados y carnes magras.

·         Reducir la ingesta de alimentos altos en sodio, grasas y azúcar. 

alt

Evitar regalos que contengan piezas pequeñas, cuerdas largas o componentes tóxicos son algunas de las recomendaciones para prevenir accidentes con los obsequios navideños de nuestros hijos.

Asfixias, intoxicaciones químicas y estrangulaciones son algunos de los accidentes ocurridos con juguetes. Por eso, es crucial poner atención en la seguridad al momento de escoger el regalo navideño para nuestros niños, pues un error en ese sentido podría provocar un accidente que arruine esta especial celebración.

 “Al momento de comprar el juguete es importante informarse bien, revisar con atención las advertencias de seguridad y comprar en el comercio establecido, pues un juguete inseguro puede provocar asfixia, intoxicaciones químicas y estrangulaciones en el menor”, señala la Dra. Katherin Falck, Médico Gestor de Calidad de Help.

Algunos de los riesgos más comunes que se corren al no escoger el juguete adecuado son que el niño se corte, pueda intoxicarse por la ingesta de alguna sustancia peligrosa, o incluso que se introduzca piezas en su boca, nariz u oídos.

Las principales recomendaciones que entrega la especialista de Help son las siguiente:

  • No regalar juguetes que tengan cuerdas largas que generen riesgo que el niño pueda ahorcarse mientras juega.
  • No regalar elementos que contengan sustancias tóxicas como PVC, madera pintada o cosméticos. Las pinturas de algunos juguetes contienen plomo, y la absorción este compuesto puede provocar daños severos en los niños.
  •  No regalar a menores de 3 años juguetes pequeños que puedan ser ingeridos por el niño. Para conocer el tamaño indicado, se recomienda hacer la prueba práctica de comprobar que el objeto no quepa por el tubo del papel higiénico.
  • Comprobar que los juguetes que usen pilas o baterías tengan sus compartimientos bien cerrados, para que el niño no pueda sacarlos y eventualmente introducirlos a la boca.
  • Antes de que el niño comience a jugar, se deben eliminar las bolsas y envoltorios que pudieran ser peligrosos.

La Dra. Katherin Falck de Help enfatiza en la importancia de la prevención en estos casos, siguiendo las recomendaciones del fabricante y comprando en el comercio establecido. Así, se puede evitar algún tipo de accidente en nuestros niños que le impida a la familia disfrutar de una feliz navidad.

alt

  • Los entrenamientos acuáticos aeróbicos y anaeróbicos son un aporte para el sistema cardio respiratorio, estimulando la circulación sanguínea y ayudando a mantener una presión arterial estable.
  • Aquaerobics, surf, buceo, squash, remo y  natación son algunas de las opciones para ejercitarse y escapar de las altas temperaturas.

Comienza diciembre y las temperaturas no bajan de los 25° por lo que una sesión de ejercicios en el agua siempre es una buena opción para amainar el calor sin dejar de hacer deporte. Considerada como una de las más efectivas formas de ejercitarse, puede ser practicado por bebes hasta personas de la tercera edad, embarazadas y personas con problemas de peso o con lesiones. Su principal beneficio es que se trabaja el cuerpo completo, tanto los grupos musculares, el sistema cardiovascular y el sistema respiratorio.

Diego Pérez, Gerente Técnico Corporativo de Gimnasios O2 Fit,  comenta que  todas las personas -de cualquier edad y condición física- pueden practicar deporte en el agua y, que tanto la natación como las clases o ejercicios específicos son una excelente actividad. “En primer lugar, son actividades de bajo impacto, es decir, el peso del cuerpo disminuye en el agua y, con ello se reduce el impacto articular. Gracias a los ejercicios acuáticos además, se puede mejorar la resistencia, fuerza, coordinación y retrasar los signos de envejecimiento; realizando este tipo de actividad de manera constante y a intensidades de media a alta, se puede evitar o mejorar enfermedades modernas no transmisibles como por ejemplo la insulino resistencia, e incluso tiene un impacto positivo en aspectos tales como la autoestima, la energía diaria, la calidad del sueño y el estrés.”, explica.

Estos deportes  permiten ejercitar todos los músculos del cuerpo, ya que  al suspenderse en el agua y traccionar para desplazarse, se pone en marcha toda la musculatura, y al utilizar diferentes implementos y movimientos intensos, con el tiempo se logra el objetivo de “tonificar”, algo muy frecuente en nuestros nuevos alumnos. Lo ideal es realizarlo 3 veces a la semana, 45 minutos por sesión en promedio, para ir obteniendo beneficios y resultados.

Es importante considerar comer “lejos” de la hora de la actividad, ojalá una hora por lo menos o más. Si no he comido en mucho rato y pronto inicio la actividad, es aconsejable un pequeño snack. Además, no se debe olvidar beber agua antes, durante y después de los ejercicios.

Diego Pérez, Gerente Técnico Corporativo de Gimnasios O2 Fit,  asegura que  es recomendable -ya sea fuera o dentro del agua- realizar una pequeña vuelta a la calma siempre acompañada de una breve elongación, evitando la detención abrupta de la actividad y el esfuerzo, para así evadir cualquier tipo de molestia post entrenamiento.