alt

Salir a pesar con los más pequeños siempre es un momento agradable, pero cuando se trata de recién nacidos, hay precauciones que no se deben pasar por alto.

Comienzan las temperaturas agradables y con ellas se hace más grato salir a dar un paseo, ya sea a un parque, plaza, mall o simplemente por la ciudad. Pero para aquellos que tienen bebés recién nacidos, hay precauciones especiales que no deben ser tomadas a la ligera, para que un buen momento no se vuelva una pesadilla para los más pequeños.

En general, se recomienda no sacar a los bebés antes de su primer mes de vida, salvo casos estrictamente necesarios como su control médico o el de la madre, también si existe alguna enfermedad importante del bebé. Los paseos, visitas a familiares y otras salidas, dentro de lo posible, deben efectuarse después de este período.

El doctor Rodrigo Ríos, pediatra de Clínica Vespucio, explica que antes de sacar al recién nacido, hay que primero observar si el clima lo permite. Que sea un día templado, pero no caluroso y que no haya viento fuerte. “Hay que evitar exponerlo a la luz directa del sol, manteniéndolo cubierto en su coche o con algún elemento protector si lo llevan en brazos. Las horas más apropiadas siempre son las de menor radiación solar, antes de las 11:00 y después de las 16:00”.

El especialista también aclara que el uso de protector solar está indicado después de los seis meses de edad, antes debe evitarse exponerlo a la luz directa del sol y su reflejo, en playas o la nieve. Además, recomienda llevar al niño a algún lugar donde se sienta cómodo, que no haya ruidos molestos o imprevistos (bocinazos) que puedan asustarlo. Debe ser un momento de agrado tanto para los padres como para el menor. 

En el caso de que se quiera llevar al pequeño a un mall u otro lugar cerrado, el doctor Ríos afirma que los sitios con mucha aglomeración de personas no son recomendables, debido a la alta probabilidad de contagio de infecciones, especialmente de tipo respiratorio. “Si fuera necesario llevar al bebé a los sitios mencionados, tratar de que sea una visita corta, y alejarse de las personas que estén tosiendo o estornudando”.

Beneficios y recomendaciones

El especialista explica que siempre es beneficioso salir a pasear con el bebé,  tanto para él mismo como para la madre, ya que a ella le permite cambiar de entorno, relajarse y salir de la rutina. Para el bebé significa también un cambio de ambiente, le permite adaptarse a los cambios de temperatura, estimula sus sentidos y le ayuda a asimilar el ambiente.

Para salir a pasear con el bebé siempre es recomendable llevar una muda completa de ropa, además de pañales y elementos de aseo en caso de requerir cambio. Si el bebé ya está en edad de recibir líquidos, además del pecho materno o mamaderas, llevarle un poco de jugo.