alt

Sólo deben ser utilizados por recomendación médica, pero cada vez es más frecuente su uso para mejorar la figura, pasando por alto las contraindicaciones que pueden aparecer si se abusa de ellos.  

Los laxantes son medicamentos o sustancias naturales que se usan por vía oral o rectal, y cuya función es inducir el aumento del volumen o frecuencia de las deposiciones o, en ocasiones,  disminuir su consistencia.

Los diuréticos, en tanto, son medicamentos cuya función es aumentar el volumen de orina eliminado diariamente. Hay diferentes tipos que se usan por vía oral o intravenosa y actúan   aumentando la eliminación de agua y electrolitos (sodio, cloro, potasio) por el riñón. Existen también diuréticos naturales como cafeína y alcohol, pero son menos potentes.

El gastroenterólogo de Clínica Vespucio, doctor José Sánchez, explica que los laxantes están indicados principalmente para personas con  problemas relacionados con constipación, pero también  para manejo de pacientes con cirrosis hepática, complicados con encefalopatía, y como preparación del colon previo a algún examen relacionado. “Estos medicamentos están indicados para varios problemas médicos como la hipertensión arterial, insuficiencia cardiaca, enfermedades renales con retención de líquido o edema, cirrosis, edema cerebral por traumatismo y otras patologías poco frecuentes”.

El especialista afirma que el abuso de laxantes se da principalmente en pacientes con trastornos de colon, en pacientes con bulimia y en personas que quieren bajar de peso rápidamente. En todos estos casos, el uso de laxantes está mal indicado la mayoría de las veces, debido a lo anterior, tienen más riesgos de complicaciones como diarrea excesiva, deshidratación, pérdida de sodio, potasio y otros electrolitos, además de desnutrición a largo plazo.

“El abuso de diuréticos en cambio, especialmente cuando no tienen una indicación médica, puede producir deshidratación,  pérdida excesiva de potasio con consecuencias musculares, arritmias, merma de otros electrolitos como magnesio y baja de presión”, explica el doctor Sánchez.

Las principales patologías derivadas del abuso crónico de laxantes y diuréticos son:

-Desnutrición.

-Hipotensión.

-Insuficiencia renal.

-Aumento del riesgo de diabetes.

-Aumento de ácido úrico y gota.

Los laxantes y diuréticos no están indicados para bajar de peso, para eliminar toxinas o limpieza de intestino, si no hay una indicación médica precisa. Por esto, es importante consultar con un especialista antes de consumir estos medicamentos. El abuso y la automedicación de estos remedios pueden tener consecuencias graves e incluso letales.

alt

Saber cómo reaccionar ante una emergencia médica de este tipo es fundamental en esta época, donde la abundancia de comida y alcohol son un factor común de las fiestas de fin de año. La moderación es la clave para evitar inconvenientes.

La llegada del Año Nuevo es la ocasión perfecta para compartir con la familia y amigos. Bailes, brindis, fuegos artificiales y algunas cábalas son parte de la tradición en esta fecha, que comúnmente se celebra con abundantes cenas y largas fiestas.

Debido a eso, la moderación al momento de consumir comida y alcohol es fundamental para evitar que inconvenientes de salud puedan arruinarnos las celebraciones. “El consumo excesivo de comida y alcohol puede traer diversas consecuencias negativas en la salud y en el corto y largo plazo, razón por la cual es fundamental la moderación al momento de la ingesta”, señala la Dra. Katherin Falck, Médico Gestor de Calidad de Help.

Además del incremento de peso por una alta ingesta calórica y la descompensación de enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión arterial, insuficiencia renal, entre otras, tener una cena excesivamente abundante puede traer variadas molestias digestivas como dolor abdominal, vómitos, diarrea o constipación. Por eso, es importante que si la cena incluye gran variedad de alimentos, se prefieran pequeñas cantidades, para que la ingesta total no sea desmedida. Además, no se recomienda saltarse comidas durante ese día.

La especialista de Help indica que en caso que se produzca dolor abdominal, vómitos o diarrea, es importante preocuparse de mantener bien hidratado al paciente -puede ser con agua o bebidas isotónicas- y suministrar una dieta liviana. No es recomendable automedicar gotitas antiespasmódicas ni ningún otro tipo de medicamentos. En caso que el dolor sea muy intenso o que el afectado no tolere líquidos por boca ni siquiera de manera fraccionada, es importante consultar en un servicio de urgencias.

Demasiados brindis

Junto a la comida, es común que las cenas y fiestas de fin de año se acompañen de abundante alcohol, lo que puede derivar en una intoxicación etílica si es que el consumo es en forma brusca y en cantidad superior a la tolerancia individual.

Las consecuencias de este tipo de intoxicaciones pueden ir desde náuseas, vómitos y gastritis hasta un paro respiratorio, pasando por pérdida de conocimiento, hemorragia digestiva, alteraciones temporales de la visión, compromiso cardiovascular, entre otros.

En caso que una intoxicación se haya producido, la Dra. Katherin Falck de Help recomienda ubicar a la persona en una posición segura (tendido de costado) y abrigarlo, pues el alcohol altera el centro termorregulador y el paciente puede disminuir su temperatura sin sentir frío. Además, se debe acudir a un servicio de urgencia, donde el medico evaluará los síntomas, determinará la gravedad e iniciará el tratamiento correspondiente.

Sin duda, la mejor decisión es comer y beber con moderación, evitando así consecuencias a la salud en el corto y largo plazo. Es importante tomar en cuenta este consejo para que el exceso de entusiasmo no provoque que se arruinen las tan esperadas celebraciones, y sobre todo, para que un día de fiesta no termine afectando nuestra salud.

alt

Para muchos chilenos el consumo excesivo de calorías es un denominador común durante las fiestas de fin de año. Por esta razón, es importante tener presente que celebración, no es sinónimo de subir de peso y que se puede disfrutar de una deliciosa y nutritiva cena de Navidad y Año Nuevo, preparando platos saludables e ingiriendo alimentos bajos en azúcar, grasa y sal.

Durante la Navidad es tradición consumir pan de pascua y cola de mono. En este contexto, el nutricionista de Vidaintegra, Rafael Jiménez, explica que “es difícil eliminar el pan de pascua de nuestra dieta durante estas fechas, por lo que es recomendable reemplazarlo por algún alimento que comamos de manera habitual. Por ejemplo, si al desayuno ingerimos normalmente dos rebanas de pan de molde, éste podría ser suplido por un pedazo de esta masa dulce”.

Por su parte, la cola de mono, al igual que el pan de pascua, no es un producto que sea parte de nuestra dieta diaria y aporta un número significativo de calorías. Considerando esto, es importante preparar esta bebida con leche descremada y endulzante o preferir sus versiones light, además consumirla con moderación.

Respecto a la celebración de Año Nuevo, es importante tener en cuenta que “durante esta fecha lo idea es realizar los brindis con vino o espumantes. En el caso de querer consumir tragos preparados, es preferible agregarles hielo y soda. En relación a la cena, una buena recomendación es consumir una carne magra acompañada preferentemente con verduras, para finalizar con algún postre bajo en calorías y servido en pequeñas cantidades”, asegura el especialista de Vidaintegra.

En este sentido, el nutricionista Rafael Jiménez elaboró una cena tentativa que puede ser una buena alternativa para Navidad o Año Nuevo: “de entrada sugiero ensalada Warldorf (apio, manzanas verdes, nueces, yogurt natural, jugo limón), la cual contiene 87 calorías por porción. Como plato principal, un buen salmón a la naranja y mostaza con espinacas gratinadas, que aporta 501 calorías. Finalmente, el postre sería una mini tarta de frutas (frutilla, pera y granos de uva) endulzada con sucralosa, plato que proporciona tan sólo 51 calorías”.

CONSEJOS PARA NO SUBIR DE PESO

El nutricionista de Vidaintegra Rafael Jiménez, entrega algunos tips para no sumar kilos durante las celebraciones de fin de año:

·         Hacer ejercicios 3-4 veces a la semana

·         Evitar consumir gaseosas y jugos azucarados. Idealmente tomar agua

·         Consumir bebidas alcohólicas con moderación

·         Preferir frutas, verduras, cereales integrales, legumbres, lácteos descremados y carnes magras.

·         Reducir la ingesta de alimentos altos en sodio, grasas y azúcar. 

alt

Evitar regalos que contengan piezas pequeñas, cuerdas largas o componentes tóxicos son algunas de las recomendaciones para prevenir accidentes con los obsequios navideños de nuestros hijos.

Asfixias, intoxicaciones químicas y estrangulaciones son algunos de los accidentes ocurridos con juguetes. Por eso, es crucial poner atención en la seguridad al momento de escoger el regalo navideño para nuestros niños, pues un error en ese sentido podría provocar un accidente que arruine esta especial celebración.

 “Al momento de comprar el juguete es importante informarse bien, revisar con atención las advertencias de seguridad y comprar en el comercio establecido, pues un juguete inseguro puede provocar asfixia, intoxicaciones químicas y estrangulaciones en el menor”, señala la Dra. Katherin Falck, Médico Gestor de Calidad de Help.

Algunos de los riesgos más comunes que se corren al no escoger el juguete adecuado son que el niño se corte, pueda intoxicarse por la ingesta de alguna sustancia peligrosa, o incluso que se introduzca piezas en su boca, nariz u oídos.

Las principales recomendaciones que entrega la especialista de Help son las siguiente:

  • No regalar juguetes que tengan cuerdas largas que generen riesgo que el niño pueda ahorcarse mientras juega.
  • No regalar elementos que contengan sustancias tóxicas como PVC, madera pintada o cosméticos. Las pinturas de algunos juguetes contienen plomo, y la absorción este compuesto puede provocar daños severos en los niños.
  •  No regalar a menores de 3 años juguetes pequeños que puedan ser ingeridos por el niño. Para conocer el tamaño indicado, se recomienda hacer la prueba práctica de comprobar que el objeto no quepa por el tubo del papel higiénico.
  • Comprobar que los juguetes que usen pilas o baterías tengan sus compartimientos bien cerrados, para que el niño no pueda sacarlos y eventualmente introducirlos a la boca.
  • Antes de que el niño comience a jugar, se deben eliminar las bolsas y envoltorios que pudieran ser peligrosos.

La Dra. Katherin Falck de Help enfatiza en la importancia de la prevención en estos casos, siguiendo las recomendaciones del fabricante y comprando en el comercio establecido. Así, se puede evitar algún tipo de accidente en nuestros niños que le impida a la familia disfrutar de una feliz navidad.

alt

  • Los entrenamientos acuáticos aeróbicos y anaeróbicos son un aporte para el sistema cardio respiratorio, estimulando la circulación sanguínea y ayudando a mantener una presión arterial estable.
  • Aquaerobics, surf, buceo, squash, remo y  natación son algunas de las opciones para ejercitarse y escapar de las altas temperaturas.

Comienza diciembre y las temperaturas no bajan de los 25° por lo que una sesión de ejercicios en el agua siempre es una buena opción para amainar el calor sin dejar de hacer deporte. Considerada como una de las más efectivas formas de ejercitarse, puede ser practicado por bebes hasta personas de la tercera edad, embarazadas y personas con problemas de peso o con lesiones. Su principal beneficio es que se trabaja el cuerpo completo, tanto los grupos musculares, el sistema cardiovascular y el sistema respiratorio.

Diego Pérez, Gerente Técnico Corporativo de Gimnasios O2 Fit,  comenta que  todas las personas -de cualquier edad y condición física- pueden practicar deporte en el agua y, que tanto la natación como las clases o ejercicios específicos son una excelente actividad. “En primer lugar, son actividades de bajo impacto, es decir, el peso del cuerpo disminuye en el agua y, con ello se reduce el impacto articular. Gracias a los ejercicios acuáticos además, se puede mejorar la resistencia, fuerza, coordinación y retrasar los signos de envejecimiento; realizando este tipo de actividad de manera constante y a intensidades de media a alta, se puede evitar o mejorar enfermedades modernas no transmisibles como por ejemplo la insulino resistencia, e incluso tiene un impacto positivo en aspectos tales como la autoestima, la energía diaria, la calidad del sueño y el estrés.”, explica.

Estos deportes  permiten ejercitar todos los músculos del cuerpo, ya que  al suspenderse en el agua y traccionar para desplazarse, se pone en marcha toda la musculatura, y al utilizar diferentes implementos y movimientos intensos, con el tiempo se logra el objetivo de “tonificar”, algo muy frecuente en nuestros nuevos alumnos. Lo ideal es realizarlo 3 veces a la semana, 45 minutos por sesión en promedio, para ir obteniendo beneficios y resultados.

Es importante considerar comer “lejos” de la hora de la actividad, ojalá una hora por lo menos o más. Si no he comido en mucho rato y pronto inicio la actividad, es aconsejable un pequeño snack. Además, no se debe olvidar beber agua antes, durante y después de los ejercicios.

Diego Pérez, Gerente Técnico Corporativo de Gimnasios O2 Fit,  asegura que  es recomendable -ya sea fuera o dentro del agua- realizar una pequeña vuelta a la calma siempre acompañada de una breve elongación, evitando la detención abrupta de la actividad y el esfuerzo, para así evadir cualquier tipo de molestia post entrenamiento.

alt

Desarrollar un calentamiento previo y posterior al ejercicio, utilizar zapatos de baile en vez de zapatillas y mantener una correcta postura de la columna, son algunas de las recomendaciones para mantenerse alejados de las complejas lesiones, en la práctica de éstas actividades.

Entre las  distintas alternativas que existen hoy para preparar el cuerpo ante el verano, realizar actividad física de manera entretenida y en ocasiones de bajo impacto para el organismo, sin duda una de las preferencias. Es el caso de la zumba, ejercicio aeróbico en base a baile y coreografías, y pilates, combinación de ejercicios que fortalecen la mente y cuerpo, ambas disciplinas que buscan mejorar el aspecto y rendimiento físico, y que tienen  la opción de ser practicadas por personas de casi todas las edades.

Para disfrutar a fondo de ambas actividades, es necesario abordar la preparación que se debe considerar al realizarlas, teniendo en cuenta que, si bien se trata de actividades de menor impacto, de igual forma pueden provocar lesiones si se realizan mal o sin la supervisión médica correspondiente.

Para hablar de las principales lesiones que se pueden generar en la práctica de estas actividades, el traumatólogo especialista en medicina deportiva de Clínica Vespucio, doctor Gonzalo Umaña, advierte sobre sus características y entrega recomendaciones para evitarlas.

En la práctica de la zumba, un sistema de baile dinámico, que combina ejercicios rápidos y lentos, el especialista manifiesta que con frecuencia es posible presentar diversas complicaciones que van desde “los calambres y desgarros musculares, la fascitis plantar (inflamación del tejido en la planta del pie) hasta los esguinces (torceduras) de tobillo o rodillas, lesiones meniscales de rodillas y la bursitis de cadera o rodillas (inflamación en las articulaciones)”, señala el especialista.

Desarrollar un calentamiento previo y posterior al ejercicio, estirar sus extremidades antes y después de la rutina, utilizar zapatos de baile en vez de zapatillas, “debido a que sus plantas  no se adhieren al suelo, permiten realizar giros y su contextura es más flexible. También hay que evitar sobreentrenarse y por último, evitar ir a clases demasiado congestionadas debido a que muchas veces se producen lesiones entre los participantes por la realización de un movimiento indebido en un espacio reducido”, argumenta.

El método de entrenamiento pilates, que busca una armonía y equilibrio muscular trabajando sobre el tronco inferior (abdominales, lumbares, músculos de las caderas y nalgas) tiene un impacto sobre el organismo más reducido que la zumba, “no obstante también puede generar lesiones”, afirma el doctor Umaña.

Las principales lesiones al practicarlo se desarrollan en la espalda. “Los lumbagos o dolor en la espalda baja (zona lumbar) y la dorsalgia, que es el malestar en la zona dorsal o alta de la espalda. Para prevenir estos, también es necesario el calentamiento previo y posterior a la realización del ejercicio, evitar los movimientos bruscos y desarrollar una correcta postura de la columna”, dice.

El traumatólogo de Clínica Vespucio comenta que pese a que estas actividades puedan ser menos invasivas para el organismo que los deportes de alto impacto en las articulaciones como el tenis, o el básquetbol, por mencionar algunos. Es fundamental que las personas puedan realizarse una evaluación médica para determinar el estado de su cuerpo para enfrentar el desarrollo de algún ejercicio y así poder  escoger técnicamente el más adecuado para sus condiciones físicas.

 

alt

Este es uno de aquellos síndromes que, no diferencia sexo, ni edad, y por lo habitual se manifiesta con hormigueos, dolor e hinchazón desmedida en las piernas.

Esta época del año,  donde las altas temperaturas no sólo nos avisan que se acerca el verano, es tiempo propicio también para que el llamado “Síndrome de las Piernas Cansadas” haga su estreno en sociedad;  no sólo en mujeres sino también en hombres, quienes experimentan hinchazón desmedida, retención de líquido, hormigueo y dolor en las piernas.

“Cada vez es más frecuente encontrar a personas que sufren de este problema” asegura Sandra Mazzeo,  Dermocosmiatra y Directora de Concepto DC (www.conceptodc.cl) quien entrega algunos datos para prevenir o combatir este desagradable síndrome, que no solo afecta la calidad de vida, sino también estéticamente puede llegar a ser limitante.

Recomendaciones de la Dermocosmiatra de Concepto DC:

¿Qué hacer?

  •  Ingerir diariamente 1 ½ litro de líquido, lo ideal es que sea infusión de romero, perejil o de la cascara de la piña, ya que son grandes activadores que ayudan al proceso de desintoxicación, desinflamación y un buen inductor de drenaje

  • Utilizar una venda elástica fría, (se mete en el congelador) que puede también estar mojada con estas infusiones de perejil o romero y se colocan en la pierna de forma envolvente circular ascendente, lo que proporcionara una deshinchazón y tonificará las piernas.

  • Colocar cremas de cuidado, relajantes en forma ascendente desde los pies hacia la ingle

  • Hacer baños de inmersión con lavanda o romero, que tiene efectos  desinflamatorio.

¿Qué no hacer?

  •  Evitar utilizar ropa rígida y dura (jeans), ya que limita la circulación, aprieta los colectores linfáticos  y paraliza el drenaje natural.

  • No cruzar durante mucho tiempo las piernas, ya que se bloquea un gran colector linfático, ubicado detrás de las rodillas, llamado el “Hueco Popliteo”, que drena  la parte inferior de las piernas.

“Pese que estos tips son de gran ayuda, se debe hacer la diferencia entre piernas hinchadas, piernas con flaccidez de la piel y piernas no tonificadas”, aclara la profesional,  quien además explica que por lo menos se debe caminar, al menos,  media hora todos los días, para activar la circulación sanguínea y hacer ejercicios o tratamientos para que aquellas piernas ya deshinchadas estén tonificadas también.

Para ello, Sandra Mazzeo explica que “Existen ejercicios que se pueden realizar, especialmente gimnasia isométrica, como pilates y que además pueden complementarse con tratamientos como la electroporación, con activos tensores, radiofrecuencia y una combinación de crioterapia,  utilizando productos que contengan elastina y colágeno”.

Mazzeo señala que “Todos quienes quieran realizarse estos tratamientos complementarios, deben hacerse una previa evaluación,  en el centro de estética que se lo realicen, ya que es la única forma seria y segura de saber cuántas sesiones necesitará esa piel para reincorporar su tonicidad”.

No obstante, la Directora de Concepto DC también señala que “En un promedio general nunca se tendrán resultados en menos de 10 o 12 sesiones, pero hay casos donde se requieren muchas más sesiones, por ello la importancia de pedir siempre una evaluación de la piel ya que la flacidez no sólo obedece a un descenso de peso, sino también a una mala oxigenación, alimentación o problemas de salud como diabetes”.

Más Información:

http://www.conceptodc.cl

Teatinos 630, dpto 62. Santiago Centro

Teléfono: 26974832 / 054171588

 

 

alt

Artículo desarrollado por investigadores del Departamento de Ciencias de la Nutrición, Pediatría y  Medicina  y Centro de para la Investigación de la Obesidad de la de Escuela de Salud Pública de la Universidad de Alabama en Birmingham; el Centro  OPUS del Departamento de Nutrición, Actividad Física y Deportes de la Universidad de Copenhagen, Dinamarca; el Departamento de Estudios sobre el Desarrollo Familiar y Ciencias de la Nutrición de la Universidad de Pennsylvania; el Centro Pennington para la investigación bio-médica de Baton Rouge, LA; el Centro para la Investigación de la Actividad Física Infantil y el Departamento de Ciencias de la Actividad Física de la Arnold School de Salud Pública de la Universidad de Carolina del Sur, Columbia; el Departamento de Pediatría y Epidemiología y Programa de Graduados en Gastronomía, Artes Culinarias y Estudios de Enología del Centro de Ciencias Médica de la Nutrición del Centro de Investigación de la Obesidad Cuantitativa de la Universidad Estatal Montclair NJ,  publicada originalmente en The New England Journal of Medicine en Junio de 2013.

Que si la dieta de sólo comer arroz en una semana, que si el efecto del rebote, que si hay que desayunar como rey, comer como príncipe y cenar como mendigo, que si el jabón que reduce de tallas en cuestión de minutos. Muchas de las creencias acerca de la obesidad persisten sobretodo por la ausencia de evidencia científica al respecto. Aunque también habrá que aceptar que en el ser humano es hasta cierto punto una normal desarrollar tendencia a dejarnos llevar por la ilusión, a pesar de tener la evidencia científica en nuestras narices, de esa forma los mitos se van perpetuando entre todos nosotros consolidándose en eso que se conoce como leyenda urbana.

Como leyenda urbana que se cuenta a manera de ponerle sabor a una conversación es hasta gracioso e interesante. Pero no siempre es así, motivos pueden ser muchos, pero lo cierto es que mucha gente pasa de la leyenda urbana a los actos, y sin más asesoramiento que las instrucciones de la amiga que supuestamente bajó 2 kilos en una semana, se empiezan dietas milagrosas poniendo en riesgo al propio organismo, dónde lo más probable es que además de que no se vean los resultados esperados, se ocasione un desbalance nutritivo, terminando por visitar al médico por un padecimiento más grave que el simple hecho de bajar unas cuantas tallas.

No sólo eso: cuándo el público, los medios de comunicación, instituciones gubernamentales, e incluso científicos y académicos llegan tan sólo a mencionar algunas  propuestas que carecen de demostración científica, se generan cadenas de desinformación que pueden provocar mensajes de salud publica ineficaces, inútiles o peligrosas, además de que se derrocharían grandes sumas de dinero provenientes del erario público sin que se vean resultados reales, en este caso, una disminución de sobrepeso y /u obesidad en la población.

A partir de los cientos de rumores populares que circulan de boca en boca a lo largo del continente respecto a la obesidad y lo propenso de mucha gente a llevarlos a cabo sin asesoría especializada, un grupo de científicos de prestigiadas universidades y centros de investigación especializados en nutrición o ciencias de la salud y el deporte se propuso la ardua tarea de desmentirlos o porque no, comprobarlos, desde rigurosas experimentaciones científica.  Este artículo pretende revisar algunas de las creencias más comunes acerca de la obesidad, pero que obviamente no son apoyadas por alguna evidencia científica contundente.

Hemos reunido un cúmulo de las creencias respecto a la obesidad más frecuentes y se han divididos en tres categorías: mitos, sospechas y realidades, dependiendo de su evidencia científica, donde los mitos son todas aquellas creencias populares pero carentes de evidencia científica sustancial; las sospechas como creencias populares que a pesar de tener una lógica científica convincente no es suficiente para considerarla como una realidad, y finalmente las realidades, hechos respaldados por pruebas científicas suficientes como para considerase empíricamente como una realidad probada.

Mitos (o lo que es lo mismo, falso):

1.    “Pequeños y constantes cambios en los hábitos de comer (sobre todo en el consumo excesivo de alimentos calóricos) y el ejercicio, producirán grandes cambios a largo plazo que se verán reflejados en una baja de peso”: muy sencillo, pequeños cambios, pequeños resultados. En cualquier caso, los cambios tendrían que ser graduales.

2.    "Lo más importante al momento de tomar la decisión de bajar de peso es establecer metas realistas, de lo contrario los pacientes se sienten frustrados y renuncian": ¿Qué es realista? ¿Bajar los kilos que por salud son necesarios, ¿Bonita figura? El sólo hecho de la meta como un objetivo aislado es un mal planteamiento, como si al llegar al peso deseado se pueda volver a ciertos malos hábitos alimenticios.

3.    “La pérdida de muchos kilogramos de peso en periodos cortos de tiempo se asocia con lo que popularmente se le conoce como efecto rebote, en unos cuantos meses se puede subir el doble de lo que se perdió; lo ideal es perder peso de forma lenta y gradual": Es una idea que estuvo asociada a las dietas bajas en calorías popularizadas en la década de los 60, pero hoy día no puede ser determinante.

4.    "Es importante hacer una evaluación psicológica del momento en que se toma la decisión de hacer una dieta para bajar de peso con el fin de ayudar a los pacientes que solicitan tratamiento para bajar de peso".

5.    "La lactancia materna tiene un efecto protector contra la obesidad".

6.    "La actividad física sexual quema entre 100 a 300 kilocalorías por persona": lamentablemente esto es mayoritariamente falso, la evidencia científica señala que para quemar tal cantidad de kilocalorías se necesitaría una hora de sexo, no dudamos que haya uno que semental capaz de durar tanto y alguien que le siga el paso. Pero de acuerdo con pruebas científicas, el promedio de una relación sexual con la actividad física requerida para quemar calorías es de 6 minutos, dónde sólo se queman 21 kilocalorías. Pero tampoco queremos que esto se tome como un desmotivador. Al contrario, bien puede ser un reto: a tener más sexo!

Sospechas

1.    "Desayunar bien para evitar las entrecomidas es un gran protector contra la obesidad ": Al parecer, saltarse el desayuno supuestamente lleva a comer en exceso durante el día pero aún faltas pruebas para demostrarlo.

2.    "La etapa de la primera infancia es el período en el que se puede hacer del ejercicio y el comer saludablemente hábitos que alimenticios influyen en nuestro metabolismo y acumulación de peso durante toda la vida": dependiendo de muchos factores individuales, esto puede ser cierto, pero de nuevo, no en todas las personas.

3.    “Si Comes más frutas y verduras verás en una pérdida real de peso, además  prevenir un aumento del mismo, independientemente de que se haga cualquier otro cambio en el comportamiento cotidiano o del propio entorno": hay lógica en esto, al comer más frutas y verduras, una persona puede satisfacer sus episodios de hambre y evitar ingerir otros alimentos de más densidad calórica. Esto evidentemente tendrá un impacto en el peso.

4.    "Subir y bajar de peso, casi como en una montaña rusa,  se asocia a un mayor riesgo de mortalidad..." estudios observacionales han demostrado que las tasas de mortalidad son más bajas entre las personas que mantienen un peso estable a diferencia de aquellos con frecuentes etapas de inestabilidad.

5.    "Los bocadillos contribuyen a un aumento de peso y  obesidad": muy sencillo ¿bocadillos de fruta o bocadillos de comida procesada, como un pastelito? La respuesta es obvia.

6.    "El medio ambiente que nos rodea, en términos de espacios públicos para la recreación física, influye en la obesidad": definitivamente, las características urbanas de un entorno pueden promover o inhibir los deseos de actividad física.

Realidades

1.    Aunque los factores genéticos juegan un papel importante, tenemos que subrayar una y otra vez que la herencia genética no tiene por qué significar destinos Hay muchas formas para modificarlo.

2.    Las dietas (sobre todo cuándo estas son planeadas como una reducción de ingesta calórica) pueden reducir de manera muy eficaz los kilogramos de peso, pero hay que entender que no se trata de estar a dieta toda la vida. A largo plazo no es una buena recomendación.

3.    Independientemente del peso corporal o la pérdida del mismo, un mayor nivel de ejercicio mejora las condiciones de salud para bien y en general, desde aspectos físicos hasta un estado psicológico y emocional más sano.

4.    La actividad física realizada en prolongadas sesiones de tiempo, definitivamente son eficientes en el largo plazo, sobretodo en niños. Por los que los programas de prevención de obesidad pensados desde los sistemas de salud pública deberían contemplara pero con esta intensidad.

5.    La continuación de las estrategia que promueven la pérdida de peso promueve al mismo tiempo el mantenimiento de un peso bajo o saludable, es decir, habría que transmitir el mensaje a la población que cualquier técnica saludable que te haga perder peso, si te funciona, tienes que seguir haciéndolo a manera de hábito.

6.    Los niños con sobrepeso tienen que ser insertados en programas dónde se involucre a los padres de familia de tal forma que se promueva en el hogar el hábito de perder peso y después mantenerlo.

7.    Empezar a sustituir alimentos (sobretodo aquellos de altos contenidos calóricos) por otros que emulen su sabor sin representar una sobrecarga calórica puede ayudar mucho a bajar de peso. Está demostrado que muchos productos etiquetados como light son altamente seguros.

8.    Algunos complementos farmacéuticos pueden ayudar a algunos pacientes en sus proyecto de pérdida de peso, desde luego, bajo una rigurosa supervisión médica y nutriológica.

9.    En pacientes seleccionados bajo estrictos protocolos médicos, la cirugía bariátrica puede ser una solución correcta a la obesidad y prevención de algún tipo de diabetes.