Depresión y ansiedad son las principales patologías que durante el 2016, tuvo unos 50 mil días de trabajo perdidos, debido a la alza en las licencias médicas. Ad portas de un nuevo año, Ignacia Achurra, psicóloga de IntegraMédica parte de Bupa, asegura que las mujeres son más propensas a sufrir este tipo de trastornos y que hay que estar atentos a los síntomas que florecen en esta época. 

Se acerca el fin del 2017 y con esto, la sobrecarga por terminar bien el año aumenta, especialmente para las mujeres. Hace solo unas semanas, el Ministerio de Salud, detectó una gran diferencia entre licencias de hombres y mujeres por enfermedades mentales,  donde las licencias tramitadas por mujeres duplican a las presentadas por los hombres. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en Chile, el 5% de la población padece de depresión, es decir unas 844.253 personas, mientras que 1.100.584 tienen ansiedad, lo que corresponde al 5,6% de los chilenos.

Cifras que van en aumento y que para la psicóloga de IntegraMédica, parte de Bupa, Ignacia Achurra, se observan más en las mujeres, donde las principales enfermedades mentales -producto del trabajo- se manifiestan en cuadros depresivos que pueden estar asociados a un difícil proceso de adaptación o a un cuadro de ansiedad

Ante esto, la especialista explica que, en general, las mujeres tienen una doble tarea: el trabajo y el hogar. “Las mujeres muchas veces se sienten sobrepasadas por todas las tareas que tienen que hacer y todo lo que tienen que rendir. Es un problema que es invisible en nuestro país debido a cómo construimos culturalmente lo que significa ser hombre y mujer”, asegura la doctora Achurra.

Para hacer frente a esta situación, la especialista recomienda que “para las que están en pareja, es importante que exista una división de las tareas domésticas”. 

¿Cómo saber si el trabajo me está pasando la cuenta?

El cansancio permanente, la falta de concentración y las dificultades para conciliar o mantener el sueño, son las primeras señales que indican la posible presencia de una enfermedad mental, según la doctora Achurra.

En el ámbito laboral, es importante detectar estas señales en nuestros colegas, quienes también pueden mostrarse incapaces de mantener un estado de ánimo alegre o de relacionarse correctamente con otras personas, en un contexto en que la actitud es contraria a la personalidad regular de la personas.  

Todos estos, son indicios de que algo no está bien y que probablemente existe una enfermedad mental laboral. Por esta razón, los expertos recomiendan consultar a un especialista, en caso de presentar estos síntomas, para comenzar de inmediato un tratamiento acorde y poder lidiar con patologías como la depresión o ansiedad a tiempo.

Según la experta, una depresión mal tratada o incluso no atendida por un médico, podría terminar, en el peor de los casos, en un suicidio. “Una persona que tiene depresión es alguien que lo está pasando muy mal y muchas veces no lo ve, por eso es importante que alguien con respeto y cariño lo oriente para recibir ayuda”.  

 

 

La Hipertensión es una enfermedad crónica, conocida como tensión arterial alta o elevada y afecta aproximadamente a 3,6 millones de personas en Chile  y alrededor de 1 billón de personas en el mundo. Sin embargo, con el paso de los años se observa un aumento considerable de esta enfermedad en adultos jóvenes, es decir, en menores de 30 años.

La Organización Mundial de Salud (OMS) estima que uno de cada tres adultos sufre de hipertensión y sólo en 2008, más de 17 millones de personas en el mundo murieron por alguna enfermedad cardiovascular. Por ello, resulta importante tener claridad de qué es la hipertensión y cómo identificarla si presenta síntomas de ésta enfermedad.

Datos Nacionales

Según la encuesta nacional de Salud, en Chile un 42% de los chilenos en edad adulta declaraban tener un familiar directo (padre, madre, hermanos o hijos) con hipertensión arterial o presión alta. Esto quiere decir, que cerca de 3 millones 600 mil personas tienen esa condición de hipertensión y un 29% hombres y 25,3% mujeres.

Los datos más relevantes, indican que pese a tener conocimiento de hipertensión (65% a nivel país), sólo un 37% se encuentra en tratamiento y un 17% declara tener control de la presión arterial.

Aumento de hipertensión en la población Joven

La especialista Dra. Carolina Herrera Médico de UPC comenta que el incremento de la obesidad y sedentarismo en los jóvenes, se traduce en la aparición de hipertensión arterial esencial a edad más temprana, lo cual trae un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares como infarto agudo al miocardio, accidentes vasculares cerebrales, muerte súbita y otras.

La mayor parte de quienes sufren de hipertensión no muestran síntoma alguno, aunque en ocasiones se puede provocar dolor de cabeza constaste, vértigos, dificultad respiratoria, dolor torácico, palpitaciones del corazón y hemorragias nasales.

Si la persona tiene antecedentes de hipertensión arterial en la familia significa que hay mayores probabilidades de desarrollar esta enfermedad, hay un grado hereditario importante, pero eso no significa que necesariamente la enfermedad se va desarrollar, porque también influyen factores externos como comer saludable, tabaquismo, alcoholismo o la presencia de otras enfermedades, enfatiza Herrera.

Prevención

La Organización Mundial de la Salud entrega cinco medida para minimizar las probabilidades de padecer la hipertensión:

  • Dieta saludable:
  • Promover un modo de vida saludable, haciendo hincapié en una nutrición adecuada de niños y jóvenes
  • Reducir la ingesta de sal a menos de 5g. al día (algo menos de una cucharilla de café al día)
  • Comer cinco porciones de fruta y verdura al día
  • Reducir la ingesta total de grasas, en especial las saturadas
  • Evitar el uso nocivo del alcohol
  • Esto es, limitar su ingesta a no más de una bebida estándar al día.
  • Actividad física:
  • Realizar actividad física de forma regular y promover la actividad física entre los niños y los jóvenes (al menos 30 minutos al día).
  • Mantener un peso normal: cada pérdida de 5 kg. De exceso de peso puede reducir la tensión arterial sistólica entre 2 y 10 puntos.
  • Abandonar el consumo de tabaco
  • Y la exposición a los productos de tabaco.
  • Gestionar el estrés de una forma saludable
  • Por ejemplo mediante meditación, ejercicio físico adecuado y relaciones sociales positivas.

Es muy importante un adecuado control y manejo de la hipertensión arterial ya que el factor de riesgo cardiovascular genera gran muerte en la población.

 

Enfermedades como cataratas, daño en la retina, quemaduras, tumores y hasta cáncer son algunas de las enfermedades que pueden provocar una exposición prolongada al sol sin tomar los resguardos necesarios

Empezamos a dejar atrás los días fríos, llegó el calor y el sol se empieza a transformar en un compañero frecuente del día a día, con ello la mayor exposición al sol resulta inminente y con ello sus temidos rayos Ultravioleta (UV). Frente a esto, recurrimos al protector solar para protegernos adecuadamente nuestra piel, sin embargo muchos ignoran que también es necesario tomar conciencia del daño que la exposición al sol puede provocarle a nuestros ojos.

El buen clima hace que pasemos más tiempo fuera, ya sea para divertirnos, hacer deporte o porque nuestro trabajo y vida cotidiana lo requieren. Con ello, una exposición a la luz solar excesiva y sin protección incrementa de manera significativa los riesgos de desarrollar una patología ocular en el mediano y corto plazo.

“Si bien resulta importante cuidar nuestros ojos de la exposición solar durante todo el año, en esta época los riesgos aumentan en conjunto con el aumento de las actividades al aire libre, por lo que la posibilidad de sufrir algún tipo de lesión aumenta exponencialmente”, afirma el doctor y director médico de la Clínica Oftalmológica Providencia (www.cop.cl), Eusebio García.

El especialista también explica que las consecuencias que ocasiona la exposición a los rayos UV son acumulativas, lo que quiere decir que el daño se va juntando a medida que pasa el tiempo. A ello se suma un factor clave, que es el que las células sensibles a la luz de nuestros ojos no se regeneran.

García comenta que algunas de las enfermedades que se producen son pterigion o carnosidad, cataratas, daño en la retina, quemaduras, úlceras y/o tumores y cáncer.

Ante ello la principal recomendación de García, tanto para niños como adultos, es usar anteojos de sol que tengan filtro de protección UVA y UVB de un 100% y tener la precaución de adquirirlos en comercios establecidos donde se pueda certificar que cuentan con esta protección, preferentemente en ópticas. También se aconseja que el modelo del lente sea lo suficientemente grande para cubrir frontal y lateralmente los ojos.

Para aquellas personas que utilizan lentes de contacto con protección UV, el médico señala que igualmente requieren usar lentes de sol. Lo mismo ocurre con aquellos pacientes que tienen un implante de lente intraocular.

Otra clave es evitar la exposición al sol entre las 11 de la mañana y 4 de la tarde, horario en el que hay altos niveles de radiación. Si es necesario exponerse, además de los lentes de sol, se aconseja el uso de sombrero.

Respecto de quienes usan lentes ópticos, García indica que estas personas tienen que usar lentes de sol graduados, con su respectiva receta oftalmológica. “El inconveniente en este caso, es que las Isapres y seguros complementarios por lo general no cubren este tipo de lentes. El otro problema es que no todos los lentes de sol se pueden graduar”.

Así, para estos casos recomienda como una opción la cirugía Lasik, ya que es una alternativa permanente, donde el paciente resuelve su problema óptico y por tanto, puede utilizar el lente de sol que más le convenga.

Finalmente, el experto de la Clínica Oftalmológica Providencia aclara que los lentes con tratamiento antirreflejo no filtran rayos UV y lo mismo ocurre con los fotocromáticos.

 

La lactancia materna tiene propiedades fundamentales para la formación del recién nacido, es por ello que lo natural sería proporcionar al infante este sustento desde su nacimiento, sin embargo, con el correr de los años y el ritmo de vida cada día más acelerado, amamantar se ha convertido en una opción.

La leche que produce de forma natural el ser humano, es la mejor opción para alimentar a un bebé, ya que contiene proteínas, azúcares, minerales, vitaminas, entre otros nutrientes, que proporcionan al organismo inmunidad frente a diferentes agentes infecciosos. Además, este alimento que produce la madre es especial para cada uno de los niños o niñas que son amamantados.

A pesar de ser una práctica esencial e instintiva, para Jessica Noack, jefe de carrera de la Escuela de Enfermería de la Universidad Santo Tomás, actualmente la lactancia materna “se considera un impedimento para el desarrollo profesional, visión que se origina porque se ha perdido la posibilidad de vivir en comunidad y, a su vez, las redes de apoyo han desparecido. Es así como muchas mujeres se embarcan solas en la experiencia de la maternidad y en ese escenario es difícil experimentar lo básico y ancestral que es amamantar a nuestros hijos”.

Además, Noack explica que otro gran factor que desincentiva a la madre a dar leche, consiste en que “culturalmente, existe una serie de mitos asociados que tensionan la posibilidad de llevar a cabo el proceso de lactancia, como por ejemplo, que sólo algunas mujeres pueden dar pecho, que la leche de algunas es “muy delgada” y no aporta los nutrientes necesarios o que los bebés necesitan relleno para dormir mejor”.

Para Ana María Acuña, jefa de carrera de Psicología de la Universidad Santo Tomás, la lactancia materna “no asegura pero si favorece la conformación de un apego seguro con el niño, en tanto la madre está más disponible para satisfacer oportunamente sus necesidades nutricionales y afectivas”.

Pero los beneficios de la lactancia materna no terminan ahí, ya que al amamantar el útero de la madre se retrae, se recuperan las mamas y hasta se favorece la recuperación del peso de la madre.

Sin duda, amamantar es un proceso que beneficia tanto al bebé como a la madre, sin embargo, la pregunta que surge es ¿qué hacemos como sociedad para favorecer este proceso? si la lactancia materna prolongada es tan favorable para el desarrollo de los niños ¿por qué nos empeñamos en tensionarla? Aún es común ver en lugares públicos cómo las mujeres deben aplazar el amamantamiento para no incomodar al que mira extrañado o de manera morbosa. Más aún, cuando la lactancia se sostiene por sobre el año de vida del niño, se criminaliza el acto de amamantar, mientras se acepta el llenar las mamaderas con bebidas gaseosas o jugos azucarados.

 

Estar en forma y saludables es una tarea que a las chilenas les resulta difícil. Es más, según el estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura de este 2017, el 32% de las mujeres chilenas mayores de 18 años presentan obesidad, liderando el índice a nivel Sudamericano.

Dado el nivel de consecuencias negativas que puede traer esta enfermedad a nuestro cuerpo, hay un gran porcentaje que decide llevar un estilo de vida más saludable. El problema está en cómo hacerlo y es ahí donde algunas mujeres cometen varios errores.

Acá te dejamos cinco datos útiles para mantener una vida sana a largo plazo y evitar caer en errores que sabotean:

  1. No admitir que la obesidad es una enfermedad crónica:

La obesidad es una enfermedad catalogada como crónica por la Organización Mundial de la Salud, por lo tanto debe ser tratada a largo plazo. Algunos de los errores más comunes incluyen no generar cambios permanentes en el estilo de vida o no consultar a un profesional de la salud. Muchas personas realizan un tratamiento y después lo dejan, con el riesgo de reganar el peso perdido.

Es importante generar hábitos alimentarios y de actividad física para no recaer en la enfermedad.

  1. Quítate la idea de “hacer dieta” y aprende a comer saludable:

Las dietas caseras creadas por las mismas personas sin un especialista en el tema, son un peligro. El estar saludable no significa comer únicamente verduras o proteínas para bajar de peso. Los cinco grupos de la pirámide alimenticia tienen que estar presentes en sus proporciones adecuadas (cereales, verduras, carbohidratos, lácteos y proteínas). Si bien podemos bajar de peso, no estaremos saludables. 

  1. Deporte todos los días una semana entera y la próxima nada, no sirve:

Una o dos veces a la semana o el únicamente hacer cardio, tampoco. Primero saber que sin actividad física no se llega a ningún lado. Es esencial crear una rutina semanal de un mínimo de media hora tres veces por semana de deporte. No solamente cardio, también hay que agregar un porcentaje de ejercicio de pesas para generar masa muscular y así acelerar el metabolismo. Un cuerpo con masa muscular no solo es más saludable, ¡también quema más calorías en reposo!

  1. Comer bien en la semana, pero salirse el fin de semana:

Este punto es esencial, pues cuando se lleva un estilo de alimentación saludable hay un equilibrio entre los nutrientes requeridos por el organismo,  las calorías consumidas para tener energía a diario. Sin embargo, si llega el fin de semana y comemos todo lo que nos limitamos en la semana, no se lograrán resultados. Se pueden dar gustos una vez a la semana, sí, pero siempre que sea de manera controlada y manteniendo la actividad física. Por ejemplo, una vez a la semana comer pizza en una de las comidas al día es distinto a desbandarse durante todo el fin de semana.

  1. Algunas comidas pueden ser engañosas:

Sé consciente de las calorías que estás consumiendo. Por ejemplo, muchas de las ensaladas preparadas que se compran en restaurantes traen aliños sumamente calóricos. Otro ejemplo son los jugos naturales. Imagina que una naranja promedio tiene 63 calorías, pero al llenar un vaso de jugo natural necesitas al menos cuatro, en total son 252 calorías (el cual no tiene los mismos nutrientes que contiene la fruta misma). No tengas miedo y escoge bien, controla y combina adecuadamente.

 

Ya comenzó una nueva ola de calor llegó al país, y ante ello es importante tomar en cuenta algunas precauciones  para mantener una hidratación adecuada, en especial los adultos mayores.

La coordinadora nacional de la Escuela de Nutrición y Dietética de la UST, María del Pilar Rodríguez, explica que hay que tener mucho cuidado con los líquidos que escogemos para hidratarnos, ya que no todos cumplen de forma eficaz esta función.

Durante los días de calor, una precaución que debemos tener en cuenta es mantener una hidratación adecuada, ya que los seres humanos perdemos líquidos a través de la orina, las lágrimas y el sudor, y éste último se incrementa con el calor.

Para la coordinadora nacional en una persona sana las necesidades de hidratación deben ser cubiertas en su mayoría por los alimentos con mayor contenido de agua, como líquidos, frutas y verduras, ya que como no existen depósitos de agua en el cuerpo, los riñones se encargan de mantener una regulación adecuada en condiciones normales de salud e ingesta. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado con los líquidos que escogemos para hidratarnos, ya que no todos cumplen de forma eficaz esta función.

“Es necesario precisar que la mejor hidratación para los adultos está dada por los líquidos rehidratantes (por su aporte de electrolitos) y el agua, ya que las bebidas carbonatadas o jugos en caja azucarados no hidratan eficientemente y contienen altas cantidades de azúcar por porción. Por otro lado, el té, café o bebidas alcohólicas, contribuyen a deshidratar debido a su efecto diurético”, explica la académica de la UST.

Aunque las  recomendaciones de hidratación están orientadas a la población en general, es necesario poner mayor atención a los lactantes, preescolares y adultos mayores, quienes además de beber abundante agua, deben utilicen ropa ligera, bloqueador y un sombrero, para así evitar la sudoración excesiva.

Importancia de la hidratación en adultos mayores

Entre los factores que afectan el consumo de agua en los adultos mayores podemos mencionar algunos cambios fisiológicos tales como: menor sensación de sed, saciedad precoz frente a menor ingesta de agua, función renal disminuida y aumento de la pérdida de líquidos, disminución  de las funciones gustativas y menor apetencia por los líquidos, y por consiguiente, se encuentran los cambios funcionales: como las restricciones de movilidad o acceso, y uso de medicamentos (diuréticos, laxantes, etc).

Por lo anterior, los adultos mayores son especialmente sensibles frente a la deshidratación. Para mejorar la hidratación en el adulto mayor se recomienda consumir agua aunque no se sienta la sensación de sed, esta ingesta debe ser de manera gradual a lo largo del día, principalmente en la mañana (300-400 ml), para evitar los despertares e incontinencia nocturna y prevenir el estreñimiento.

Finalmente, María del Pilar Rodríguez señala que una forma práctica de medir, en una persona saludable, si está consumiendo poca agua, es observar la orina, “ya que con poca hidratación tiende a tomar un color más oscuro”.

 

¿Eres de los que se queda pegado mirando con cierta envidia cuando ves a alguien trotando por la calle? ¿te encantaría poder hacerlo? ¿no sabes cómo empezar? Bueno, si ya tomaste la decisión, te compartimos los consejos y una guía de entrenamiento para principiantes de la exatleta olímpica y Directora de Educación Física de Herbalife, Samantha Clayton, que te permitirán empezar hoy mismo y alcanzar tus metas. 

El primer consejo es inscribirte en una carrera de 5 k. “Tener un objetivo y una fecha límite resulta ideal para mantenerte responsable, con motivación y con un compromiso con tu salud en general y tus metas de bienestar físico”, dice Clayton. En caso de que no sepas cómo empezar, lo primero es seguir los siguientes 8 consejos de la experta y luego seguir su programa de entrenamiento de 4 semanas:

1. Preparación

Antes de empezar con el entrenamiento, hay varias cosas que necesitamos hacer para prepararnos. De esta manera, lo único en lo que tienes que pensar cada día es la rutina para correr. Prepararte con antelación te ayudará los días en que tengas un horario ocupado.

2.Flexiona tu músculo pensante

El primer paso no es un paso para correr sino un paso mental. Haz el compromiso mental de empezar. Si antes no has cumplido con un plan, olvídate de eso; hoy es un nuevo día para empezar con la actitud de “Sí puedo hacerlo”.

3.Consigue un compañero de entrenamiento

Es mucho más fácil cumplir con un programa de entrenamiento cuando tienes un compañero que también lo haga. Encuentra a un amigo o familiar entusiasta para que juntos empiecen con el programa.

4.Busca una carrera para fijar una fecha

Tener una meta con una fecha específica hacia la cual trabajar resulta increíblemente útil. Te ayudará a mantenerte según lo planeado en tus metas de condición física y sabrás exactamente cuánto tiempo tienes para prepararte.

5.Ponte la zapatilla correcta

Utilizar el calzado incorrecto para correr interferirá con progreso y éxito. Correr con los pies adoloridos y con ampollas puede ser un obstáculo. Asegúrate de tener calzado ligero que te brinde la comodidad y el apoyo que necesitas.

6.Usa la ropa adecuada

Invierte en unas cuantas poleras que tengan propiedades de absorción y secado rápido. Y asegúrate de tener una visera o un sombrero que te proteja del sol en la cara. Si hace frío, comienza con varias capas de ropa que puedas ir quitándote para amarrarlas en la cintura.

7.Ve con el tanque lleno

Una vez que empieces a correr más de una hora, es importante que puedas tomar algo de “combustible” para hidratarte. Una botella portátil de agua o un cinturón para correr donde puedas llevar la botella es un accesorio excelente.

8.Sé flexible y mantén la concentración

Para avanzar en tu condición física, necesitas darte tiempo para correr. Pero no hay que ser demasiado estricto con un entrenamiento que te estrese. En su lugar, adopta una actitud flexible, trata al máximo de apegarte al plan, cambia los días y las horas según se adapten a tu vida cotidiana. Y, por último, escucha a tu cuerpo. Sintonizarte con lo que siente el cuerpo cada día y ajustar consecuentemente el entrenamiento, es una parte importante del proceso de entrenar.

Programa de entrenamiento de 4 semanas:

  1. Corre 3 días a la semana las distancias indicadas; corre a un ritmo constante.
  1. Haz otros ejercicios 2 días a la semana (entrenamiento cruzado X). Esto significa hacer de 30 a 45 minutos de ciclismo, natación, pilates, yoga, boxeo, baile, ejercicios aeróbicos de bajo impacto o cualquier actividad que disfrutes.
  1. Descansa 2 días a la semana.

Los días de descanso no significan quedarse todo el día en el sofá. Puedes disfrutar al estar activo, pero asegúrate de descansar para darle tiempo al cuerpo a que se regenere y se recupere. Si estar activo es algo nuevo para ti, puedes empezar simplemente con tres días caminando/corriendo y poco a poco agregar entrenamiento mezclado cuando sientas que estás listo. Si prefieres usar el tiempo como guía, considera unos 6 o 7 minutos como el tiempo promedio que se requiere para correr un kilómetro.

Después de la semana 4 de este programa, hacer una carrera de 5k sería una meta alcanzable. Si quieres una carrera de 10k, sigue trabajando con esta tabla aumentando un kilómetro de distancia cada semana. Este avance es adecuado y lento, lo que te dará tiempo para adaptarte y acostumbrarte a correr distancias más largas, asegura Samantha Clayton.

 

 

En cuanto a los procedimientos estéticos de blanqueamientos dentales, la Clínica Ortodontik no los recomienda durante el embarazo, lactancia, ni tratamientos de fertilidad, ya que aquellos que utilizan  Óxido Nitroso están contraindicados en las embarazadas -por el riesgo de aborto espontáneo en los primeros meses o parto prematuro en los últimos meses de gestación. No los recomienda porque no hay estudios suficientes acerca de su seguridad durante embarazo. 

Debido principalmente a los cambios hormonales que se presentan en el embarazo, las encías se vuelven más sensibles a la acumulación de placa bacteriana y esto favorece la aparición de gingivitis. Por otro lado, producto de los vómitos del embarazo cambia el PH de la boca haciendo más susceptible a la aparición de caries y erosión ácida del esmalte dental.

Frente a este panorama, la clínica Ortodontik -www.ortodontik.cl- elaboró una completa guía para cuidar tus dientes si es que estás esperando guagua o ya la tuviste. Siendo uno de las más importantes cuidar la higiene bucodental y tener una alimentación equilibrada, ambas medidas son fundamentales para prevenir problemas bucales en esta etapa tan especial.

Sobre los posibles tratamientos que se pueden realizar durante el primer trimestre del embarazo suelen ser sólo los de urgencia, ya que es durante este período cuando se van a formar las estructuras principales, tales como el Sistema Nervioso Central con el cerebro, el corazón y el Sistema Vascular de la guagua del feto.

“El segundo trimestre suele ser el momento ideal para realizar cualquier tratamiento dental, no existiendo ningún problema en utilizar anestesia local para asegurar la analgesia durante el tratamiento. El odontólogo usará fármacos anestésicos que no afectaran a tu bebé. Y en el tercer trimestre no es recomendable por la incomodidad que le produce a la embarazada la posición para los tratamientos”, sostiene la doctora Jaqueline Opazo Alveal, ortodoncista en Clínica Ortodontik.

Con respecto a las radiografías, la especialista comenta que éstas “son un elemento diagnóstico muy importante y la radiación que producen es mínima, por lo que, durante el embarazo, si se requiere, es posible realizar radiografías dentales siempre y cuando se ponga un delantal de plomo que cubra el abdomen de la embarazada y proteja al bebé”

Frente a los tratamientos estéticos de blanqueamientos dentales, no se recomienda realizarlos durante el embarazo, lactancia, ni durante tratamientos de fertilidad. Ello, porque los procedimientos con Óxido Nitroso están contraindicados en las embarazadas por el riesgo de aborto espontáneo, en los primeros meses, o parto prematuro en los últimos meses de gestación.  Y también porque no hay estudios suficientes acerca de su efecto.

Alguno de los mitos que escuchamos respecto de los dientes y el embarazo es “cada hijo me costó un diente”, sin embargo, los estudios clínicos demuestran que el embarazo no contribuye directamente al proceso de la caries, pues el calcio presente en los dientes de mamá permanece estable y no es factible que la demanda del feto de este elemento logre generar caries.

“La razón principal estaría asociada a mal control de la placa bacteriana, malos hábitos alimentarios, evaluación temprana por parte del Odontólogo para evitar el avance de la enfermedad” comenta Opazo.

Por otro lado, en la etapa la lactancia materna, la especialista asegura que no sólo tiene enormes beneficios nutritivos, inmunológicos y emocionales para el bebé. Sino que favorece el correcto posicionamiento de las arcadas dentarias y con ello, una buena oclusión dentaria (buena mordida entre los dientes superiores e inferiores). “La lactancia materna también facilita la respiración nasal del bebé, ayuda a un correcto posicionamiento de la lengua y a un buen desarrollo de la musculatura oral, previene patrones de deglución anormales, promueve una correcta forma del paladar, aumenta el flujo salival, entre muchas otras ventajas” comenta

Sin embargo, cuando se prolonga después del año -si es diurna y/o después de la erupción del primer diente de leche si es nocturna- puede favorecer a la aparición de caries en él bebé.

Finalmente, la especialista asegura que es de vital importancia la prevención y realización de examen odontológico antes y durante el embarazo, así como seguir correctamente las indicaciones de higiene bucal, el uso correcto cepillado de dientes, el cual permite la eliminación completa de la placa bacteriana. Como también, evitar alimentos azucarados, limpiar los dientes después de cada comida y después de malestares como náuseas y vómitos, nos ayudaran a prevenir los problemas bucales durante el embarazo.

Mayor información en www.ortodontik.cl