¿Existe alguien que pueda resistirse a un croissant o a un clásico ecleir? Esa debe haber sido la pregunta que se planteó Eric Kayser, Hijo, nieto y bisnieto de panaderos franceses. Eric decidió continuar con el legado familiar de trabajar la masa y adaptarla a las necesidades y preferencias de los clientes actuales. En el año 1996 estableció su primera panadería en Paris, con la que inmediatamente se consagró como uno de los grandes maestros de la repostería, expandiéndose a las principales ciudades del mundo.

A Chile llego de la mano de Christian Beaujanot y Julie Fouar, quienes ya cuentan con dos locales donde ofrecen una amplia variedad de panes, como el dulce y el salado, además de pasteles, quiches, sándwiches, ideales para consumir en cualquier temporada del año.

Todos sus panes están elaborados con levadura natural, harinas cuidadosamente seleccionadas y mucha pasión. El resultado es un pan aireado, con buen aroma, una miga muy tierna y una bonita corteza.

Para llegar al resultado perfecto utilizan una máquina que mantiene y conserva la levadura liquida natural a una temperatura ideal. La masa madre que logran crear les permite ofrecer un pan más sabroso que es amasado, hecho a mano, puesto sobre un lienzo y horneado en el segundo piso de su local de Augusto Leguía bajo la dirección de un chef panadero formado por maestros franceses.

En cualquiera de sus locales encontrarás el lugar perfecto para degustar de un auténtico croissant o baguette y podrás probar los diferentes panes artesanales; disfruta también de un eclair, guéralde o macarons. A cualquier hora recibirás un excelente servicio, tómate tu tiempo y deléitate con cada sabor de Paris.

Locales:

Luis Pasteur 5429, Vitacura.

+56 2 3245 0856

Augusto Leguía Norte 034. Las Condes.

+56 2 2335 0398