Las emergencias de belleza suceden y aparecen precisamente cuando estamos más apuradas, previo a esa cita importante.  ¿No te sube el cierre? ¿se ensució tu vestido con desodorante? No entres en pánico, todas las situaciones tienen una solución rápida y creativa. Laura Chacón-Garbato, Directora de Capacitación y Educación Mundial sobre Productos de Nutrición de Herbalife Nutrition, nos cuenta sus secretos para enfrentar algunas situaciones críticas de belleza justo cuando lo necesitas.

Elimina las manchas de desodorante en la ropa oscura

Una mancha de desodorante nunca se ve bien, pero no necesitas pasar todo el día cohibida ni cambiar tu atuendo perfecto. Toma un par de medias de nylon y frótalas sobre la mancha. El nylon es perfecto en telas delicadas como la seda y eliminará rápidamente el desodorante. ¿No tienes medias de nylon? Inténtalo con toallitas húmedas para bebé o simplemente humedece un paño limpio y frota la mancha con cuidado.

Evita el delineador corrido

Después de aplicar el delineador de gel o líquido, aplica encima sombra en polvo para ojos del mismo color. La sombra de ojos ayudará a sellar el delineador para que dure todo el día (o la noche) sin correrse. Solo asegúrate de quitarte el maquillaje en la noche antes de irte a dormir.

Haz que tu manicure dure más

Si tu manicure francesa no está en su mejor momento, usa un lápiz corrector para rellenarla. ¿Se nota que las uñas han crecido? Pasa una capa ligera de barniz contrastante en el blanco de la uña (el dorado o las chispas funcionan muy bien) y extiéndelo ligeramente. Nadie sabrá que no has tenido tiempo de ir al salón de belleza. ¿Se te rompió una uña en una cita para cenar? Pídele al camarero una cajita de fósforos. El raspador para frotar el cerillo es un excelente sustituto de una lima para uñas.

Oculta un mal día para el cabello

¿Hoy son verdaderamente evidentes las raíces? Intenta una partidura en zigzag para ayudar a ocultarlas. Los productos para esconder las raíces son fantásticos pero si no tienes, busca una sombra de ojos en tu bolsa de maquillaje que se acerque a tu tono de cabello y aplícala con cuidado en las raíces para que no sean tan evidentes. ¿Pelo rebelde y estático? Toma una hoja antiestática para la secadora y frótala ligeramente en el cabello para ayudar a domarlo. ¿La humedad hace que tu pelo se rebele? Frota un poco de crema para manos en las palmas y pásalas ligeramente por el pelo. Esto le dará peso y controlará su rebeldía.

Repara una basta descosida

¿Alguna vez has estado en un evento social y de repente te das cuenta de que la basta de tu falda o pantalón se descosió? Para resolver esto, puedes usar alfileres o mi solución favorita: cinta adhesiva o scotch. Inclusive una corchetera te puede ayudar como una reparación rápida.

Destraba un cierre trabado

¿Qué hacer cuando el cierre se traba? Simplemente aplica un poco de jabón a lo largo del cierre, ya sea de barra, espuma, líquido, del que tengas a la mano. Úsalo con moderación y con un pequeño movimiento deberá funcionar.

Evita las manchas verdes por las joyas de fantasía

Antes de usar un anillo, pinta la parte interior con barniz transparente para uñas. Déjalo secar y voilà. Este secreto de belleza funciona también en collares y pulseras. Sólo hay que sellar el metal antes de usarlo.

Quita las arrugas de la ropa

Esto es común al viajar y vivir de una maleta. ¿Pero qué se puede hacer cuando no tienes a la mano una plancha? Usa tus aparatos para el cabello. Una plancha o los alisadores para pelo son una solución rápida para eliminar las arrugas de la ropa. Esto no funcionará con todo tipo de arrugas, pero puede funcionar con las pequeñas. Empieza siempre con la configuración más baja de la plancha para pelo. Límpiala con un paño húmedo para eliminar cualquier residuo de productos para el cabello; coloca con cuidado la arruga entre las placas de la plancha y sostenla durante uno o dos segundos. Funciona de maravilla.

“Ya conoces y tienes a la mano estos ocho secretos de belleza, estarás mejor preparada para hacer frente a los percances de belleza de tu vida”, concluye Laura Chacón-Garbato.