RADIONECROSIS: EL ENEMIGO SILENCIOSO DE LA RADIOTERAPIA

0
276

Se estima que más del 50% de pacientes que padecen cáncer requerirán tratamiento con radioterapia para el control tumoral o como terapia paliativa. Sin embargo, existen algunos pacientes que sufrirán unos años después las consecuencias de este tratamiento que provocara complicaciones que afectarán su pronóstico y calidad de vida.

Tal como lo explica Yury Salinas, Médico evaluador de la Unidad de Medicina Hiperbática de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, “La radionecrosis es una complicación grave de la radioterapia que provoca la muerte del tejido sano al rededor del tejido tumoral que fue irradiado durante el tratamiento con radioterapia. Generalmente es una complicación que aparece mucho tiempo después de haber recibido la terapia”.

La radioterapia salva la vida de muchos pacientes con cáncer, pero también puede producir complicaciones que no han sido difundidas ni alertados a aquellos que se han sometido a dicho tratamiento. Según el doctor Salinas: “La radionecrosis puede por ejemplo, aparecer después de uno o dos años, incluso puede surgir después de 10 años de haber recibido la radioterapia”.

Es importante aclarar que no todos los pacientes oncológicos que son tratados con radioterapia desarrollan la radionecrosis. En Chile no se conocen cifras oficiales, pero se estima que un 8 o 10 por ciento de pacientes oncológicos que reciben radioterapia podrían desarrollarla según los datos observados en otros países. “En general tienen más posibilidad de contraerla los pacientes que reciben dosis de radiación superiores a 60 GY durante su tratamiento. Pero esto también depende del tipo de tecnología que se use y de las condiciones individuales de cada paciente, explica el doctor Salinas.

Aquellos pacientes que desarrollan radionecrosis experimentan diferentes dificultades y deterioros. “Por ejemplo en hombres por cáncer de próstata o en mujeres por cáncer cervico-utrerino- subraya el doctor Salinas-, tienen complicaciones más típicas como la cistitis actínica por daño en los vasos de la vejiga urinaria. Se presenta hematuria o sangre en la orina, el sangrado se acentúa y puede producir anemias graves o coágulos que impiden la salida de la orina con cuadros de obstrucción urinaria graves”.

En cuanto a los tratamientos para tratar las consecuencias de la radionecrosis, “Se pueden ccombinar diversas estrategias quirúrgicas con sesiones en Cámara Hiperbárica que es una terapia que ha ido ganando terreno en todo el mundo por ser no invasiva, segura para el paciente y efectiva en mejorar la calidad de los tejidos dañados por la radiación”, enfatiza el doctor Salinas.

La cámara hiperbárica sería el tratamiento idóneo para tratar a todos éstos pacientes. Sin embargo, los costos son elevados y la mayoría de los pacientes lamentablemente no puede acceder a este tratamiento. “En el caso de la cámara hiperbárica el costo para los pacientes bordea los 40- 50 mil pesos por cada sesión, en los pocos centros certificados que ofrecen esta terapia en el país. Y un tratamiento para aquellos pacientes en general requiere un número de 30-40 sesiones como mínimo”, afirma el doctor Salinas.

Es importante señalar que, pese a que la radio radioterapia es tan antigua como los rayos x, más de 100 años. En Chile sobre la enfermedad “Radionecrosis”, se conoce muy poco entre los propios pacientes. Y tampoco existe cobertura de los sistemas de atención de salud para que todos puedan acceder a las alternativas de tratamiento existentes. Por eso sería fundamental poder incluir la cámara hiperbárica en la Ley del Cáncer.

Anuncio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí