Efectos de la separación destructiva en los hijos

0
276

La separación conflictiva de los padres produce daño psicológico en los niños, esto debido a que ellos quedan triangulados -es decir, incorporados- en el conflicto. En el peor de los casos, ninguno de los padres cede y por el contrario, rigidiza su postura, por lo que el niño/a se siente como un trofeo en disputa.

En Chile, 7 de cada 10 parejas se divorcian. Muchos de ellos lo hacen con el objetivo de aliviar la tensión y conflictos que han generado que la convivencia familiar sea insostenible por motivos como la incompatibilidad de caracteres/proyectos de vida, diferencias en torno a la crianza de los hijos, inmadurez de la pareja e infidelidad, entre otros

La separación, especialmente cuando hay hijos constituye una crisis en el medio familiar, puesto que se desencadena un duelo en cada uno de sus integrantes y al mismo tiempo, enfrentan la presión de adaptarse a los cambios que inevitablemente se producirán mientras deben continuar rindiendo en las distintas áreas de sus vidas (social, familiar, laboral/educacional). Generalmente los niños experimentan sentimientos de soledad, desesperanza y/o culpa, y los padres, por su parte, dolor, frustración, rabia o angustia.

“La separación de la pareja parental puede producir un daño irreversible en los hijos si éstos son involucrados en sus problemas, especialmente si el conflicto entre los padres es sostenido a lo largo del tiempo. Mientras más pequeño/a es el niño/a, mayor impacto tendrá en su desarrollo. Esto se debe a que el niño/a se encuentra en proceso de estructuración del psiquismo -es decir, formación del Yo y de la personalidad- por lo que necesita que sus padres estén presentes en términos emocionales. De este modo podrán -o no- guiar, orientar, establecer límites y contener cuando sea necesario. Si la pareja parental está volcada al conflicto con el/la expareja disminuye la disponibilidad emocional hacia los hijos, por lo que estos quedan desamparados” comenta Mónica Gabler, psicóloga clínica y perito forense del Centro Ipsis.

La separación de los padres puede constituirse en una experiencia dañina o incluso traumática para los niños, ya que, en muchos casos, estos entran en una dinámica de separación destructiva. En este tipo de ruptura, los conflictos van en escalada y se torna imposible lograr acuerdos básicos en torno al cuidado personal de los hijos y a la relación directa y regular. En ese contexto, hay familias que recurren a tribunales, y aún después del proceso judicial, continúan en conflicto.

Una adecuada evaluación e intervención de especialistas puede contribuir a disminuir el daño en separaciones destructivas. La evaluación psicológica permite visualizar y/o cuantificar el sufrimiento de los/as niños/as además de proveer las bases para generar un plan de tratamiento. En cuanto a la intervención, es fundamental otorgar un espacio de confianza con el/la terapeuta en el que el niño/a pueda tramitar el duelo por la separación, salga del lugar de conflicto en el que lo han puesto los padres y así, a través del trabajo terapéutico, se pueda reparar el daño ocasionado.

De acuerdo con el Informe Anual de Justicia realizado el año 2017, en tribunales de familia ingresaron un total de 17,8 % por vulneración de derechos, un 2,3 % por cambio del cuidado personal de los hijos, y un 11,6% para modificar la relación directa y regular con los infantes. 

¿Cómo se puede reconocer si la separación es destructiva?:

  • El conflicto entre los padres va en escalada, aun cuando hayan cesado la convivencia.
  • Los hijos están involucrados en las dificultades de los padres y son sus mensajeros.
  • Ambos o uno de los padres habla mal del otro progenitor con el propósito de desprestigiarlo.
  • Uno o ambos padres realizan intentos por alejar al hijo/a al otro progenitor.
  • Cada uno de los padres se sostiene en una posición rígida respecto del otro por lo que no está dispuesta/o a ceder en ninguno de sus requerimientos.

Para ayudar a un niño/a en esta situación, es imprescindible activar las redes de apoyo dentro del entorno familiar, posibilitar que hable sobre cómo se siente (sin ser invasivos) e idealmente, proporcionar un espacio terapéutico en el que pueda elaborar las dificultades que ha experimentado.

Para mayor información visite www.ipsis.cl

Seminario:

Causas complejas en familia: exigencias técnicas y éticas del perito jurídico – forense

Sábado 30 de noviembre de 9:30 hrs a 14 hrs en el hotel park plaza

Destinado a:

– Peritos psicólogos, psiquiatras y asistentes sociales.

– Abogados.

Psicólogos que no aún no son peritos, pero quieren profundizar sus conocimientos en el área jurídico forense.

Ipsis es un Centro Clínico Pericial Psicoanalítico, con más de 10 años de experiencia, aplicado a la prevención y protección de la infancia, y orientado a contribuir a la comprensión y resolución de casos de tribunales de familia a través de la evaluación pericial psiquiátrica y psicológica en distintas materias.

Anuncio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí