Recetas para sorprender a tus invitados esta navidad

0
76

Llegaron las fechas más esperadas del año y seguramente, ya estés planeando qué menú llevar a cabo para que los banquetes navideños sean a pedir de todos los gustos.

Como sabemos que cada año toca superarse un poco más, hoy te traemos tres deliciosas ideas para darle un toque de creatividad a tus proezas culinarias, guardando que sean saludables pero sabrosas y atraigan hasta la atención de los más exquisitos gourmets.

Quinotto

Para abrir esta selección de recetas, te proponemos una adaptación del risotto clásico, en el cual se cambia el arroz por la quinoa, un súper alimento bajo en grasa y con una mejor proporción de proteína vegetal y grasas saludables que el arroz y otras pastas.

Lo cierto es que este plato lo descubrimos a partir de una compra masiva en Unimarc, ya que ante semejantes ofertas compramos demasiada quinoa y acelgas y como no queríamos desperdiciar comida, dimos a parar con esta receta, resultando tan deliciosa, que finalmente se ha vuelto un habitual en casa.

Para llevarlo a cabo necesitarás:

  • 2 tazas de quinoa
  • 4 tazas de caldo de verduras o de pollo
  • 1 taza de agua
  • 1 atado de acelgas
  • 1 cebolla
  • ½ taza de crema
  • ½ taza de queso parmesano rallado
  • 2 cucharadas de margarina
  • Aceite de oliva y sal al gusto

Preparación:

  1. Lavar bien la quinoa y colocarla a cocer a fuego medio en una olla con 3 tazas de caldo. Cuando el guiso comience a hervir, bajar el fuego a la potencia mínima y dejar reposar por 20 minutos.
  2. Transcurridos los 20 minutos, esparcir la quinoa en una bandeja para que se atempere, y, mientras tanto, cortar las acelgas, separando las hojas de los tallos, ya que estos últimos no se utilizarán hasta el final de la receta.
  3. En una sartén con fondo, agregar el agua (es posible que no haga falta toda, eso dependerá del tamaño de la sartén) hasta cubrir el fondo y agregar la sal. Colocar a fuego medio hasta que rompa a hervir y posteriormente añadir las hojas de acelga picadas. Tapar la sartén y dejar hervir durante 5 minutos. Transcurrido este tiempo, colocar las acelgas sobre un plato y dejar que tomen temperatura ambiente.
  4. Picar la cebolla mientras calientas en una sartén una cucharada de aceite y una cucharada de margarina. Cuando estén bien integradas, echar la cebolla en dados y remover hasta que comience a dorarse, agregar en ese entonces los tallos de acelga que no se habían cocido previamente y continuar removiendo con cuidado de que la mezcla no se queme hasta que la cebolla esté del todo pochada.
  5. Añadir la crema, el caldo restante y el queso. Cuando esté todo integrado echar la quinoa y las hojas de acelga cocida y mezclar todo bien.
  6. Apagar el fuego y añadir la cucharada de margarina restante y sazonar al gusto. El calor residual se ocupará de derretir la margarina.

Bombones rellenos de frambuesa

Este postre es elegante, y muy sabroso, ya que une el sabor agridulce de la frambuesa con la textura contundente del chocolate, siendo ideal para cualquier comida del día.

Los ingredientes que necesitarás son:

  • 100 gramos de aceite de coco
  • 5 cucharadas de cacao puro en polvo
  • 1 cuchara de agave
  • 20 gotas de edulcorante, en nuestro caso stevia
  • 2 cucharaditas de esencia de vainilla
  • 10 frambuesas bien lavadas

Preparación:

  1. Derretir el aceite de coco al baño maría.
  2. Añadir el cacao, la vainilla, el agave y el edulcorante. Dejar reposar, ya que la mezcla estará demasiado caliente como para poder trabajarla.
  3. Una vez atemperado, verter el chocolate en un molde para bombones o en su defecto cubitera, cubriendo aproximadamente la mitad de la capacidad de cada hueco.
  4. En cada hueco del molde, colocar una frambuesa justo en el centro y terminar de cubrirla con la mezcla de chocolate.
  5. Dejar reposar en el refrigerador por unas horas antes de consumir.

Clery de duraznos chilenos

Aprovechando las fechas, nunca está de más recomendar un trago delicioso que a todo el mundo gusta, ya que une la fragancia y regusto del vino con el dulzor y frescor de la fruta, dando lugar a una explosión de sabor sumamente refrescante, que, además, es un buen digestivo frente a las comilonas navideñas.

Ingredientes:

  • 1 botella de vino blanco
  • 2 duraznos naturales o en conserva
  • 2 tazas de frutillas
  • Azúcar blanco al gusto

Preparación:

  1. Trocear los duraznos y las frutillas en pequeños daditos.
  2. Disponer la fruta troceada en un bowl y espolvorear azúcar por lo alto. La idea es dejar reposar la fruta para que el azúcar evite la oxidación y facilite la supuración, de modo que la fruta quede bañada en sus propios jugos y adquiera un sabor aún más dulce del que tendría en crudo.
  3. Llenar una jarra con el vino y echar la fruta, removiendo con cuidado, para que no se rompan los trozos de durazno.
  4. Dejar reposar por una hora o más en el refrigerador, ya que este trago está más delicioso si se toma muy frío.

*Nota: Para la presentación, prueba a decorar cada copa con un par de hojas de menta, dará un toque más elegante y potenciará el sabor del vino.

Anuncio