Dieta de moda: ¿Es el ayuno intermitente una buena alternativa para bajar de peso?

0
364

 Seguramente ya escuchó por ahí sobre la dieta de ayuno intermitente. Chilenos como Gary Medel o Giancarlo Petaccia la han popularizado atribuyendo su baja de peso a este régimen alimenticio. Básicamente se trata de dejar de comer varias horas al día, o días a la semana. Por ejemplo, existe la modalidad 5/2, que consiste en ayunar 2 días no consecutivos, pero la que más popularidad ha alcanzado, es el 8/16 o ayuno intermitente diario, donde puedes comer sólo 8 horas al día y ayunar las 16 siguientes, que incluye las horas que pasamos durmiendo, lo que facilitaría su cumplimiento.

Esta dieta, como todas las de moda, no ha estado libre de críticas. De defensores y detractores. Un reportaje del New York Times* tras consultar a varios especialistas mundiales, concluyó que esta dieta sí resulta, pero que ofrece una pérdida de peso similar a cualquier otra dieta de reducción de calorías. “La mejor dieta es aquella en la que estás sano, hidratado y viviendo tu mejor vida. Si el ayuno funciona para ti, hágalo”, consigna el artículo.

Con esta conclusión coincide el médico pediatra, doctor Pedro Barreda, miembro del Consejo Consultor de Nutrición de Herbalife Nutrition y también autor del libro ¡Olvídese de las calorías! Coma sano y natural.

 “El problema del sobrepeso y obesidad es tan grande que cualquier cosa llama la atención. Y cualquier cosa que pudiera solucionarlo, aún más. Puede probar, ver si le da resultado, que escuche a su cuerpo, porque debemos darle a la gente una ventana de opciones en un ambiente que es obesógeno y sin movimiento. Pero lo realmente importante acá es entender que la obesidad es una enfermedad y debe ser tratada como tal.  No podemos guiarnos por internet, lo que es bueno para uno, no necesariamente lo es para otro”.

El especialista en nutrición es claro en manifestar que lo importante es estar enfocado en la pérdida de grasa y no de músculo, y muchas dietas restrictivas consiguen justamente lo segundo, sin favorecer la pérdida de grasa corporal, cuyo exceso es lo dañino para la salud. Por eso es importante conocer nuestro metabolismo basal, pues si ingerimos menos calorías de las que necesitamos para las funciones básicas del cuerpo, como respirar o latir del corazón, las personas no solo pierden musculatura, sino que además no lo resisten y viene el famoso “rebote” de las dietas.

“Nuestro organismo no puede estar ni un segundo sin el aporte de energía a través de la glucosa. Entonces, deposita en el hígado y en los músculos una reserva que se llama glucógeno. La energía para nuestras funciones básica durante la noche -cuando el cuerpo repara lo dañado durante el día- la saca del hígado. Sin embargo, lo acumulado en los músculos, solo se consume a través de la actividad de los mismos, y si no se utiliza, se convierte en grasa”.

Al margen de las dietas de moda, el doctor Pedro Barreda prefiere hablar de una buena nutrición. Una que se adopte como estilo de vida, no como algo temporal y que incluya el movimiento y la actividad física. Una nutrición basada en los macronutrientes: proteínas, lípidos y carbohidratos. Los primeros, intocables y claves para las funciones del organismo, generar saciedad y mantener la musculatura; los segundos, privilegiando siempre las grasas saludables como salmón, frutos secos o palta. Y los terceros, con restricciones, pero no eliminarlos. Preferir los integrales y evitar las harinas refinadas y azúcares.

“Si una persona quiere bajar su porcentaje de grasa, no debe pasar hambre. Cuando pasa hambre con una dieta, debe cambiar de opinión, porque los alimentos adecuados para una dieta son justamente aquellos que no hacen pasar hambre, como las proteínas, grasas y carbohidratos con restricción”.

*https://www.nytimes.com/2019/11/23/style/self-care/intermittent-fasting-benefits.html

Anuncio