¡Bienvenida temporada de sopas!

0
72

Conoce las últimas tendencias y recomendaciones para que sean una rica y nutritiva opción para acompañar este otoño-invierno.

Sinceramente no nos dan muchas ganas de comer ensaladas frías, más bien, buscamos alimentos reconfortantes que nos acompañen en los días grises. Entonces, qué mejor que disfrutar de una rica y nutritiva sopa.

Susan Bowerman, Directora de Educación y Capacitación en Nutrición Mundial de Herbalife Nutrition destaca las virtudes de este plato caliente que satisfacen el apetito y pueden aportar nutrientes esenciales que favorecen nuestro bienestar.

“No existe duda de que las sopas preparadas en casa son deliciosas. Pero cuando no tienes tiempo para cocinar o no tienes los ingredientes necesarios, hay otras alternativas para nutrirse de una manera práctica, rápida y deliciosa”.

Nutri Soup, fácil y nutritiva

Herbalife Nutrition estrenó este año una sopa sabor pollo con vegetales que aporta proteínas, fibra y vitaminas y minerales, sin agregar caloría en exceso.

Nutri Soup es una buena fuente de proteína que ayuda a satisfacer el hambre y mantener la masa muscular, y es una buena fuente de fibra dietética, que entrega saciedad.  Es baja en grasa y aporta 21 vitaminas y minerales, que cumplen diversas funciones en el cuerpo.

Esta sopa de rico aroma, cremosa consistencia y sabor casero, se prepara mezclando 3 cucharadas con agua o leche descremada caliente. La primera opción, aporta 8 gramos de proteína y 109 calorías; la segunda, 16 gramos de proteína y 211 calorías.

Es una buena alternativa para disfrutar de una sopa este invierno, que no solo es fácil, rápida de preparar y deliciosa, sino que también, aporta nutrientes esenciales favoreciendo nuestra buena nutrición.

Recomendaciones para preparar sopas caseras

Si tienes tiempo y los ingredientes necesarios, entonces Susan Bowerman comparte las siguientes recomendaciones para que sean un alimento balanceado, nutritivo y de buen sabor:

  1. Necesitas empezar con un líquido, y tu mejor opción son los consomés enlatados o en cajitas, los cuales vienen en una variedad de sabores (carne, pollo, vegetales o mariscos). Por lo general, estos aportarán un sabor más fresco a las sopas que el que obtendrías con cubitos de caldo (los cuales tienden a ser muy altos en sodio). Los tomates en su jugo en lata también son una forma maravillosa para comenzar, después de ponerlos en la licuadora.

Los porotos en conserva también son una buena base para sopas. Agrégales más líquido para lograr una consistencia de caldo. El puré de tomate complementa bien a los porotos negros, mientras que el consomé de pollo o vegetales combinan con los porotos blancos.

  1. Una vez que escojas el líquido deseado, necesitarás agregarle proteína. Puedes usar una base de zapallo o brócoli y crear una sopa cremosa al agregarle leche normal o de soya, o también puedes agregarle tofu y licuarla. Las sopas cremosas son un buen complemento para los mariscos, así que asegúrate de tener en tu congelador, camarones, salmón, o almejas picadas en su jugo para preparar una crema. El pollo o pechuga de pavo son muy convenientes para tus sopas con base de consomé; si tu supermercado vende pollos asados enteros, mucho mejor. Compra uno y agrégale pedacitos a la sopa para que tenga un sabor casero.
  1. El siguiente paso es el condimento. ¿Quieres que tenga sabor asiático? Agrégale una pizca de salsa de soya, un poquito de pimienta blanca, una pizca de jengibre en polvo o unas gotitas de aceite de sésamo. Para agregarle un sabor southwest a tu sopa de porotos, agrégale un poquito de chile en polvo, comino, orégano y ajo en polvo. Dale un sabor mediterráneo a tu sopa de tomate con albahaca o romero y una pizca de queso parmesano. Para la crema, un poquito de ajo, semillas de apio, pimentón y tomillo serán los condimentos perfectos.
Anuncio