Fotoprotección ultraligera para entornos urbanos y espacios interiores con revolucionaria fórmula

0
71

Fusion Water URBAN se encuentra de manera exclusiva –durante el mes de septiembre-, en la cadena de farmacias Cruz Verde en todo el país.

Un hito ha marcado el lanzamiento de Isdin Fusion Water Urban, el nuevo Fotoprotector facial de base acuosa y textura ultraligera que protege la piel del daño oxidativo inducido por la polución urbana y ofrece una protección reforzada frente a radiaciones UVA y Luz Azul.

Su nueva fórmula, que ha sido especialmente diseñada para personas que trabajan frente a un computador por horas, se exponen a la luz solar a través de ventanales o simplemente, disfrutan de paseos y viajes dentro de la ciudad, proporciona una mejora en los signos de fatiga en la piel aportándole luminosidad y aspecto saludable.

Fusion Water Urban es la protección ideal para entornos urbanos, con alta protección UV con SPF30 y protección reforzada UVA y Luz Azul, además de contener activos antipolución, es un fotoprotector especialmente diseñado para integrarse en la rutina de belleza diaria.

Beneficios

  • No irrita los ojos: Evaluado bajo control oftalmológico.
  • Tolerancia óptima:

o   Textura ultraligera de absorción inmediata que no deja residuo.

o   Base ideal de maquillaje.

o   Apto para todo tipo de pieles, incluida piel atópica

o   Oil-free. No comedogénico.

  • Wet skin
    Puede aplicarse sobre piel húmeda.
    Sea friendly
    Fórmula con la mayoría de ingredientes biodegradables y/o inorgánicos.
Modo de uso

Aplicar generosamente sobre la piel seca como último paso de la rutina de cuidado de la piel, antes del maquillaje. Si la exposición solar es superior a dos horas, se recomienda reaplicar el producto cada 2 o 3 horas, dependiendo de la intensidad de la exposición a las radiaciones solares y a la luz azul.

Si quieres saber cuál es el mejor fotoprotector ISDIN para ti puedes responder esta encuesta

La luz visible es mucho más compleja de lo que uno se puede imaginar

Salir al aire libre y recibir la luz del sol, encender el interruptor en una pared dentro de la casa, encender la computadora, el celular o cualquier otro dispositivo digital, son actividades que dan como resultado que su piel y ojos estén expuestos a una variedad de rayos de luz visible (y a veces invisible) que pueden tener diferentes efectos.

La mayoría de las personas son conscientes de que la luz solar contiene rayos de luz visible y rayos ultravioleta invisibles que pueden broncear o quemar la piel. Pero lo que muchos no saben es que la luz visible emitida por el sol está compuesta por una serie de rayos de luz de diferentes colores que contienen diferentes cantidades de energía.

¿Cuál es la luz azul?

La luz solar contiene rojo, naranja, amarillo, verde y azul, así como muchos tonos de cada uno de estos colores dependiendo de la energía y longitud de onda de los rayos individuales (llamada también radiación electromagnética). Combinados, este espectro de rayos de luz de colores crea lo que llamamos la «luz blanca» o la luz solar.

El espectro de luz

Sin adentrarnos en física complicada, existe una relación inversa entre la longitud de onda de los rayos de luz y la cantidad de energía que contienen. Los rayos de luz que tienen longitudes de onda relativamente largas contienen menos energía, y aquellos con longitudes de onda cortas tienen más energía.

Los rayos en el extremo rojo del espectro de luz visible tienen longitudes de onda más largas y, por lo tanto, menos energía. Los rayos en el extremo azul del espectro tienen longitudes de onda más cortas y más energía.

Los rayos electromagnéticos que están más allá del extremo rojo del espectro de luz visible se denominan infrarrojos —están calentando, pero son invisibles. Las lámparas de calentamiento para mantener los alimentos calientes que se ven en los locales de comida emiten radiación infrarroja. Pero estas lámparas también emiten luz roja visible para que la gente sepa que están encendidas. Lo mismo sucede para otros tipos de lámparas de calor.

En el otro extremo del espectro de luz visible están los rayos de luz azul con las longitudes de onda más corta (y mayor energía), y se les denomina a veces luz azul-violeta o luz violeta. Este es el motivo por el cual los rayos electromagnéticos invisibles más allá del espectro de luz visible se llaman radiación ultravioleta (UV).

Los peligros y beneficios de la luz UV

Los rayos UV tienen mayor energía que los rayos de luz visible, lo que les hace capaces de producir cambios en la piel y crear un bronceado. De hecho, las lámparas en las cabinas de bronceado emiten una cantidad controlada de radiación UV específicamente por ese motivo.

Sin embargo, la exposición excesiva a los rayos UV provoca una quemadura dolorosa e inclusive puede derivar en cáncer de piel. Estos rayos también pueden causar quemaduras de sol en los ojos —una condición llamada fotoqueratitis o ceguera de la nieve. Pero la radiación ultravioleta, con moderación, también tiene efectos beneficiosos; como por ejemplo, ayudar al cuerpo a fabricar cantidades adecuadas de vitamina D.

Los científicos dicen que el espectro de luz visible se compone de radiación electromagnética con longitudes de onda que van desde 380 nanómetros (nm) en el extremo azul del espectro a aproximadamente 700 nm en el extremo rojo. Un nanómetro es la milmillonésima parte de un metro, es decir, 0.000000001 metros.

La luz azul se dice que es una luz visible que va desde 380 a 500 nm. A veces, la luz azul se descompone en luz azul-violeta (aproximadamente de 380 a 450 nm) y en luz azul-turquesa (alrededor de 450 a 500 nm).

De manera que, aproximadamente, un tercio de toda la luz visible se considera luz visible de alta energía (HEV, en inglés) o «luz azul».

Aspectos clave sobre la luz azul

Al igual que la radiación ultravioleta, la luz azul visible —la porción del espectro de luz visible con longitudes de onda más cortas y con mayor energía— tiene tanto ventajas como peligros. A continuación, destacamos algunos detalles importantes sobre la luz azul:

  1. La luz azul está en todas partes.

La luz solar es la fuente principal de luz azul, y estar al aire libre durante el día es como la mayoría de nosotros nos vemos expuestos a ella. No obstante, también hay muchas fuentes interiores de luz azul fabricadas por el hombre; entre ellas, los fluorescentes, las lámparas LED y los televisores de pantalla plana.

En particular, las pantallas de visualización de equipos electrónicos, computadores portátiles, smartphones y otros dispositivos digitales emiten cantidades considerables de luz azul. La cantidad de luz HEV que estos dispositivos emiten es solo una fracción de la emitida por el sol, pero la cantidad de tiempo que la gente pasa con ellos y la proximidad de estas pantallas a la cara del usuario preocupa a muchos doctores de la visión y a otros profesionales de la salud por los posibles efectos a largo plazo que la luz azul pueda tener sobre la salud visual.

  1. Los rayos de luz HEV hacen que el cielo se vea azul.

Los rayos de luz de alta energía y corta longitud de onda que se encuentran en el extremo azul del espectro de luz visible se dispersan más fácilmente que otros rayos de luz visible cuando golpean el aire y las moléculas de agua en la atmósfera. El mayor grado de dispersión de estos rayos es lo que hace que el cielo sin nubes se vea azul.

  1. No toda la luz azul es mala.

Entonces, ¿toda la luz azul es mala? ¿Por qué no bloquear toda la luz azul todo el tiempo?

No es aconsejable. Está bien documentado que un poco de exposición a la luz azul es esencial para una buena salud. Las investigaciones han demostrado que la luz visible de alta energía aumenta la agudeza mental, ayuda a la memoria y la función cognitiva, y eleva el estado de ánimo.

De hecho, existe la terapia de luz para tratar el trastorno afectivo estacional (TAE), que es un tipo de depresión relacionada con los cambios de las estaciones, y cuyos síntomas comienzan en el otoño y continúan durante el invierno. Las fuentes de luz para esta terapia emiten una luz blanca brillante que contiene una cantidad significativa de rayos de luz azul HEV.

Además, la luz azul es muy importante en la regulación del ritmo circadiano (el ciclo de sueño y vigilia natural del cuerpo). La exposición a la luz azul durante el día ayuda a mantener un saludable ritmo circadiano. Pero demasiada luz azul en la noche (leer una novela en una tableta o en un lector electrónico a la hora de acostarse, por ejemplo) pueden interrumpir este ciclo, lo que puede provocar noches de insomnio y fatiga diurna.

Anuncio